Obesidad, peso y riesgo de cáncer

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 02/2019

Más de dos tercios de los adultos estadounidenses tienen sobrepeso y obesidad, lo que convierte el tema del peso en un aspecto importante para las personas con cáncer. Cuando una persona tiene sobrepeso u obesidad, significa que tiene demasiada grasa en el cuerpo en relación al tejido corporal magro, como los músculos.

Numerosos factores hacen que las personas tengan obesidad. Estos incluyen factores genéticos, hormonales, ambientales, emocionales y culturales. Las personas con sobrepeso tienen mayor riesgo de desarrollar muchas afecciones médicas graves, incluida la diabetes tipo 2, presión arterial alta y cardiopatía. El sobrepeso también está asociado a un mayor riesgo de muchos tipos de cáncer.

Comprender el aumento de peso y el riesgo de cáncer

Varios estudios han explorado por qué el sobrepeso o la obesidad pueden aumentar el riesgo y desarrollo del cáncer. Los posibles motivos por los que la obesidad está relacionada con el cáncer incluyen los siguientes:

  • Aumento de los niveles de insulina y del factor de crecimiento insulínico tipo 1 (Insulin Growth Factor-1, IGF-1), lo que puede contribuir para que algunos tipos de cáncer se produzcan.

  • Inflamación crónica de nivel bajo, la cual es más frecuente en las personas con obesidad y la cual se encuentra relacionada con un aumento en el riesgo de cáncer.

  • Cantidades más elevadas de estrógenos producidas por el tejido graso, lo que puede desencadenar el crecimiento de algunos tipos de cáncer, como el cáncer de mama o de endometrio.

  • Las células grasas pueden afectar los procesos que regulan el crecimiento de las células cancerosas.

La manera en que su peso cambia durante toda su vida también puede afectar el riesgo de cáncer. Algunos estudios han demostrado que los siguientes factores pueden afectar el riesgo de cáncer:

  • Alto peso al nacer.

  • Aumento de peso durante la adultez.

  • Pérdida y recuperación de peso de forma repetida.

Las investigaciones sugieren que mantener un peso saludable está asociado con un menor riesgo de cáncer y de reaparición del cáncer en los sobrevivientes.

Tipos de cáncer relacionados con el aumento de peso

Se ha relacionado el sobrepeso o la obesidad con estos tipos de cáncer:

  • Mama.

  • Colorrectal.

  • Uterino.

  • Riñón.

  • Cabeza y cuello.

  • Esófago.

  • Páncreas.

  • Endometrio.

  • Próstata.

  • Vesícula biliar.

  • Tiroides.

Medición del aumento de peso

La obesidad, en general, se mide con el índice de masa corporal (IMC) y las medidas de la cintura. El IMC es la relación entre el peso y la estatura de una persona. En general, un IMC saludable se encuentra entre 18.5 y 24.9. Un IMC entre 25 y 29.5 se considera sobrepeso, mientras que un IMC de 30 o más se considera obesidad.

Además, las personas con medidas de cintura más grandes tienen un mayor riesgo de padecer diversas enfermedades, como por ejemplo, cardiopatía. Una medida de cintura saludable es de menos de 40 pulgadas para los hombres y menos de 35 pulgadas para las mujeres.

Consejos para el control del peso

Para controlar el aumento de peso, preste atención a qué come y qué cantidad de actividad física hace. También debe tomar decisiones saludables en lo que respecta a lo que come y bebe. Esto puede ser difícil, ya que en los Estados Unidos la dieta típica posee un alto contenido calórico. Los motivos de esto incluyen un suministro de alimentos completo y relativamente económico, y porciones de gran tamaño. Aquí se ofrecen algunos consejos que pueden ayudar:

  • Comer más frutas, verduras, proteínas magras y granos integrales. Algunos tipos de alimentos, como las sopas a base de caldos, también ayudan a que una persona se “llene” más rápido.

  • Evitar los alimentos y las bebidas con alto contenido de azúcar, como los jugos y los refrescos.

  • Comer y beber solo las calorías que necesita para mantener un peso saludable y complementar su nivel de actividad física.

  • Realizar como objetivo entre 30 y 60 minutos de actividad física de moderada a intensa al día, la mayoría de los días. Pero incluso los leves aumentos en la actividad física son beneficiosos.

Sugerencias para personas con sobrepeso u obesidad

Si actualmente tiene sobrepeso u obesidad, lo mejor es comenzar a tomar medidas para bajar de peso a través de la nutrición y la actividad física. Concéntrese en bajar de un 5 % a un 10 % de su peso corporal como primer objetivo. Si bien esta cantidad puede parecer insignificante, las investigaciones muestran que incluso bajar de un 5 % a un 10 % de su peso es beneficioso. La mayoría de los hospitales y organizaciones de atención médica cuentan con profesionales, como dietistas, que pueden brindar tratamiento y asesoramiento para el control del peso.

A veces, los cambios nutricionales y el aumento de la actividad física no son suficientes. Pero, existen otras medidas que puede tomar. El enfoque de los Institutos Nacionales de Salud en cuanto al tratamiento de la obesidad incluye lo siguiente:

Un cambio en los comportamientos de estilo de vida. Primero, cambie los comportamientos para reducir la cantidad de alimentos que consume y aumentar la actividad física. Un dietista matriculado, un fisiólogo del ejercicio, un psicólogo clínico o un médico especialista en pérdida de peso pueden ayudar.

Apoyo para el cambio en la conducta. En el caso de muchas personas, tener sobrepeso u obesidad es más complejo que simplemente comer demasiado o hacer demasiado poca actividad física. Es importante recibir apoyo cuando se intenta perder peso. La mayoría de los programas para bajar de peso incluyen sesiones con un dietista o un especialista en reducción de peso para ayudarlo a hacer cambios saludables en su estilo de vida y mantenerlos a lo largo del tiempo.

Medicamentos. Generalmente, los medicamentos para bajar de peso se recomiendan solo cuando una combinación de dieta, actividad física y cambios en la conducta no han funcionado. O bien, si tiene otras afecciones médicas graves causadas por la obesidad.

Cirugía. Una variedad de procedimientos pueden hacer que el estómago de una persona se achique. Esto se denomina cirugía de pérdida de peso o cirugía bariátrica. Esta puede ser una opción para las personas con un IMC de 40 o más. O bien, para aquellas personas que tienen un IMC de 35 o más que tienen otra afección médica grave relacionada con la obesidad.

Preguntas para hacerle a un profesional médico sobre la pérdida de peso

Hable con su equipo de atención médica sobre su peso. Ellos pueden ofrecerle orientación y ayudarlo a encontrar recursos. Considere preguntarles lo siguiente:

  • ¿Tengo un peso poco saludable?

  • ¿De qué manera mi exceso de peso daña mi salud?

  • ¿De qué manera una reducción en mi peso mejoraría mi salud?

  • ¿Cuánto peso debo bajar?

  • ¿Cuánto peso debo bajar por semana?

  • ¿Qué programas y tratamientos existen para ayudarme a bajar de peso?

  • ¿Puede recomendarme profesionales que me puedan ayudar a desarrollar un programa de pérdida de peso?

  • ¿Dónde puedo obtener información sobre alimentación saludable?

  • ¿Dónde puedo obtener información sobre actividad física?

Recursos relacionados

Actividad física y riesgo de cáncer

Cambios que pueden hacer las personas para reducir su riesgo de cáncer (en inglés)

Los alimentos y la prevención del cáncer

Más información

Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute): Obesidad y riesgo de cáncer

Descargue el cuadernillo gratuito de la ASCO: Controlar el peso después del diagnóstico de cáncer: Una guía para pacientes y familias, en versión de PDF para imprimir en español (16 páginas), inglés (16 páginas), o francés (16 páginas).