Gammagrafía ósea

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 02/2017

Una gammagrafía ósea ayuda a detectar el cáncer que se ha generado o diseminado en los huesos. Además, una gammagrafía ósea puede ayudar a controlar cómo está funcionando el tratamiento contra el cáncer en los huesos.

¿Cómo funciona una gammagrafía ósea?

Una gammagrafía ósea es una prueba de medicina nuclear. Esto significa que el procedimiento utiliza una cantidad muy pequeña de una sustancia radioactiva, denominada marcador. El marcador se inyecta en una vena. Las áreas en las que se ha absorbido demasiado marcador o demasiado poco pueden ser indicadoras de cáncer.

Generalmente, se explora todo el cuerpo durante este procedimiento. Si los resultados muestran daño en los huesos que puede ser a causa del cáncer, es posible que deban realizarse más pruebas. Estas pruebas pueden incluir una tomografía computarizada (computed tomography, CT; en inglés), una tomografía por emisión de positrones (positron-emission tomography, PET; en inglés), una resonancia magnética (magnetic resonance imaging, MRI; en inglés) o una biopsia (en inglés).

¿Quién realiza mi gammagrafía ósea?

La prueba es realizada por un técnico en medicina nuclear que está especialmente capacitado y certificado. El técnico es supervisado por un radiólogo o por un médico especialista en medicina nuclear. Un radiólogo es un médico que se especializa en utilizar pruebas por imágenes para diagnosticar enfermedades. Un médico especialista en medicina nuclear es un médico que se especializa en usar marcadores para diagnosticar y tratar enfermedades. Los resultados de la gammagrafía son interpretados por el radiólogo o por el médico especialista en medicina nuclear.

Los centros que ofrecen gammagrafías óseas incluyen los siguientes:

  • El departamento de radiología o medicina nuclear de un hospital

  • Un centro ambulatorio de pruebas por imágenes

Cómo prepararse para una gammagrafía ósea

Por lo general, no necesita preparaciones especiales antes de una gammagrafía ósea. Por ejemplo, puede comer y beber de forma habitual antes de la cita.

No obstante, cuéntele a su médico todos los medicamentos que toma. Los medicamentos que contienen bario o bismuto pueden afectar los resultados de la prueba. Por lo tanto, es posible que el médico le recomiende no tomarlos antes de la gammagrafía.

También mencione si tiene alergias a fármacos u otras afecciones médicas. Las mujeres deben comunicarle al médico si están amamantando o si existe alguna posibilidad de que estén embarazadas.

Además, consulte con su proveedor de seguros con anticipación. Averigüe cuánto del costo de la prueba estará cubierto y cuánto deberá pagar.

Una vez que llegue para la gammagrafía, se le solicitará que firme un formulario de consentimiento. El formulario declara que usted comprende los beneficios y los riesgos de la gammagrafía ósea y acepta realizarse la prueba. Hable con su médico sobre cualquier inquietud que tenga acerca de la gammagrafía ósea.

Antes de la prueba, se quitará las alhajas y cualquier otro objeto de metal. También es posible que deba cambiarse la ropa por una bata de hospital.

Durante el procedimiento

Primero, se le inyectará un marcador en el cuerpo a través de una vena de su brazo. Es posible que la inyección pinche un poquito. Pero no sentirá el marcador moverse a lo largo del cuerpo. Los huesos tardan entre 1 y 4 horas en absorber el marcador.

Mientras espere, usted tomará varios vasos de agua. Al orinar con frecuencia, eliminará el material radioactivo que no haya sido absorbido por los huesos. Durante este tiempo, la cantidad de radioactividad en su cuerpo no es peligrosa para otras personas. Es menor que la cantidad de una radiografía normal.

A continuación, deberá recostarse boca arriba en una camilla. El técnico colocará una gran cámara de exploración sobre su cuerpo. Deberá permanecer quieto para evitar que las imágenes salgan borrosas.

Durante la gammagrafía, la cámara se moverá lentamente alrededor del cuerpo. Toma imágenes del marcador que hay en sus huesos. El técnico puede solicitarle que cambie de posición durante el procedimiento para obtener imágenes desde diferentes ángulos.

Una gammagrafía de todo el cuerpo puede llevar aproximadamente una hora. Si bien la gammagrafía no es dolorosa, permanecer recostado y sin moverse puede resultarle incómodo.

Después del procedimiento

Después de la gammagrafía, puede regresar a sus actividades habituales. Esto incluye conducir.

No debería sentir ningún efecto secundario del marcador o de la prueba en sí. No obstante, es posible que el médico le indique que beba mucha agua durante las próximas 24 a 48 horas. Esto eliminará cualquier resto de marcador que pueda haber quedado en el cuerpo. Generalmente, todo el material radioactivo se va al cabo de dos días.

Si nota dolor, enrojecimiento o hinchazón alrededor del lugar de la inyección en el brazo, llame a su médico de inmediato.

Preguntas para hacerle a su médico

Antes de realizarse una gammagrafía ósea, tenga en cuenta hacer las siguientes preguntas:

  • ¿Quién realizará la gammagrafía ósea?

  • ¿El radiólogo o el médico especialista en medicina nuclear está matriculado?

  • ¿El centro está acreditado por el Colegio Americano de Radiología (en inglés) para realizar gammagrafías óseas?

  • ¿Qué sucederá durante esta prueba?

  • ¿Cuánto tiempo requerirá el procedimiento?

  • ¿Cuáles son los riesgos y los beneficios de realizarse una gammagrafía ósea?

  • ¿Con qué exactitud una gammagrafía ósea puede detectar el cáncer?

  • ¿Cuándo y cómo conoceré los resultados?

  • ¿Quién me explicará los resultados?

  • ¿Qué otras pruebas deberé realizarme si la gammagrafía ósea detecta evidencia de cáncer?

Más información

Pruebas y procedimientos

Cáncer de huesos (en inglés)

Hoja informativa: Cuando el cáncer se disemina al hueso (PDF; en inglés)

Recursos adicionales

RadiologyInfo.org: Medicina nuclear general

Biblioteca Nacional de Medicina (National Library of Medicine): Gammagrafía ósea