Cáncer de útero: Introducción

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 06/2017

EN ESTA PÁGINA: encontrará algo de información básica sobre esta enfermedad y las partes del cuerpo que puede afectar. Esta es la primera página de la Guía para el cáncer de útero de Cancer.Net. Use el menú para ver otras páginas. Piense en ese menú como un mapa para recorrer la guía completa.

Acerca del útero

El útero es un órgano hueco que tiene forma de pera y está ubicado en la pelvis de la mujer entre la vejiga y el recto. Es en el útero, también conocido como vientre, donde un bebé crece cuando una mujer está embarazada. Tiene tres partes: la parte más baja y angosta llamada cuello uterino; la parte ancha en el medio llamada istmo; y la parte superior con forma de cúpula llamada fondo uterino. La pared dentro del útero tiene dos capas de tejido: el endometrio (capa interna) y el miometrio (capa externa), que es tejido muscular.

Durante el tiempo en el que una mujer se encuentra en edad fértil, generalmente, los ovarios liberan un ovocito todos los meses, y el endometrio crece y se engrosa para prepararse para el embarazo. Si la mujer no queda embarazada, este revestimiento grueso sale del cuerpo a través de la vagina, un proceso conocido como menstruación. Este proceso continúa hasta la menopausia, cuando los ovarios de una mujer dejan de liberar ovocitos.

Acerca del cáncer de útero

El cáncer de útero es el cáncer que se presenta con mayor frecuencia en el sistema reproductivo de una mujer. El cáncer de útero se origina cuando las células sanas del útero cambian y proliferan sin control, y forman una masa llamada tumor. Un tumor puede ser canceroso o benigno. Un tumor canceroso es maligno, lo que significa que puede crecer y diseminarse a otras partes del cuerpo. Un tumor benigno puede crecer pero, en general, no invadirá otros tejidos.

Las afecciones no cancerosas del útero incluyen las siguientes:

  • Fibromas: tumores benignos en el músculo del útero.

  • Pólipos benignos: crecimientos anormales del endometrio.

  • Endometriosis: afección en la que el tejido endometrial, que por lo general cubre el interior del útero, se encuentra fuera del útero o en otros órganos.

  • Hiperplasia endometrial: afección en la que hay un aumento de células y estructuras glandulares en el endometrio. La hiperplasia endometrial puede tener células normales o atípicas y estructuras glandulares simples o complejas. El riesgo de desarrollar cáncer en el endometrio es más elevado cuando la hiperplasia endometrial tiene células atípicas y glándulas complejas.

Existen 2 tipos principales de cáncer de útero:

  • Adenocarcinoma. Este tipo constituye más del 80 % de los cánceres de útero. Se desarrolla a partir de las células del endometrio. Este cáncer se llama frecuentemente cáncer endometrial. Un adenocarcinoma endometrial frecuente se llama carcinoma endometrioide, y el tratamiento varía según el grado del tumor, cuánto se ha diseminado en el útero, y el estadio o el alcance de la enfermedad (consulte Estadios y grados). Un tipo menos frecuente se llama carcinoma endometrial seroso. Esta forma se trata como el cáncer de ovario, que también es, frecuentemente, de tipo seroso.

  • Sarcoma. Este tipo de cáncer de útero se desarrolla en los tejidos que sostienen las glándulas del útero o en el miometrio, que es el músculo del útero. El sarcoma representa aproximadamente del 2 % al 4 % de los cánceres de útero. En la mayoría de las situaciones, los sarcomas se tratan de manera diferente a los adenocarcinomas. Los tipos de sarcomas endometriales incluyen leiomiosarcoma y sarcoma estromal endometrial. Obtenga más información sobre el sarcoma.

El cáncer limitado al cuello uterino se trata de manera diferente al cáncer de útero; obtenga más información sobre el cáncer de cuello uterino. El resto de esta sección cubre el cáncer endometrial (adenocarcinoma) más frecuente.

Acerca de la genética y los antecedentes familiares y el cáncer de útero

Se puede heredar un mayor riesgo de contraer cánceres de útero, que se transmite de generación en generación, o puede saltear 1 generación y aparecer en la siguiente. Esto ocurre alrededor del 5 % de las veces, y el síndrome asociado con el cáncer de útero hereditario se llama síndrome de Lynch. El síndrome de Lynch está asociado con varios tipos de cáncer, que incluyen el cáncer de colon, riñón, vejiga y ovario.

Cuando las células se dividen y se multiplican, pueden ocurrir errores en el ADN. En el cuerpo, existen 6 proteínas que corrigen estos errores. Si 1 de estas proteínas no funciona correctamente, los errores en el ADN se pueden acumular y producir un daño suficiente en el ADN y se puede desarrollar cáncer. Este problema con la reparación del ADN se llama defecto de la reparación de los errores de emparejamiento (mismatch repair, MMR). La MMR es el signo principal del síndrome de Lynch.

Se puede evaluar su cáncer para detectar el síndrome de Lynch mediante un proceso de tinción especial llamado inmunohistoquímica (immunohistochemistry, IHC). Si la IHC muestra que a su cáncer le falta 1 de estas proteínas de reparación del ADN o si tiene antecedentes familiares de un cáncer asociado con el síndrome de Lynch, analice esto con su médico o hable con su consejero genético. Es posible que los familiares también quieran ser evaluados. Las personas afectadas por el síndrome de Lynch deben decírselo a sus médicos para que puedan recibir más pruebas para cánceres asociados con el Lynch. Es posible que otros familiares consideren la cirugía preventiva para el cáncer de útero y de ovario. Obtenga más información sobre el síndrome de Lynch (en inglés).

¿Busca algo más que una introducción?

Si desea obtener algo más que una introducción, explore el siguiente tema. Tenga en cuenta que estos enlaces la llevan a otras secciones en Cancer.Net:

La siguiente sección de esta guía es Estadísticas. Ayuda a explicar la cantidad de personas que reciben un diagnóstico de esta enfermedad y las tasas de supervivencia generales. Puede usar el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.