Cáncer de mama metastásico: Cuidados paliativos

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 04/2019

EN ESTA PÁGINA: leerá acerca del manejo de los síntomas y los efectos secundarios del cáncer de mama metastásico y su tratamiento. Use el menú para ver otras páginas.

El cáncer y su tratamiento producen síntomas y efectos secundarios físicos, así como efectos emocionales, sociales y económicos. El manejo de estos efectos se denomina cuidados paliativos o atención médica de apoyo. Es una parte importante de su atención que se incluye junto con los tratamientos destinados a tratar el cáncer.

La atención paliativa se centra en mejorar cómo se siente durante el tratamiento a través del manejo de los síntomas y el apoyo a los pacientes y sus familias con otras necesidades no médicas. Cualquier persona, independientemente de la edad o del tipo y estadio de cáncer, puede recibir este tipo de atención. Y en general funciona mejor cuando se inicia poco después del diagnóstico de cáncer. Las personas que reciben cuidados paliativos junto con el tratamiento para el cáncer con frecuencia tienen síntomas menos graves y mejor calidad de vida, e informan que están más satisfechas con el tratamiento.

Antes de comenzar con el tratamiento, hable con su médico sobre los objetivos de cada tratamiento en el plan de tratamiento. También debe hablar sobre los efectos secundarios posibles del plan de tratamiento específico y las opciones de cuidados paliativos.

Durante el tratamiento, su equipo de atención médica puede pedirle que responda preguntas sobre sus síntomas y efectos secundarios y que describa cada problema. Asegúrese de informar al equipo de atención médica si experimenta algún problema. Esto ayuda a que el equipo de atención médica pueda tratar cualquier síntoma y efecto secundario lo más rápido posible. También puede ayudar a prevenir problemas más graves en el futuro.

Obtenga más información sobre la importancia de llevar un registro de los efectos secundarios en otra parte de esta guía. Obtenga más información sobre los cuidados paliativos en una sección diferente de este sitio web.

Los tratamientos paliativos varían ampliamente y, con frecuencia, incluyen medicamentos, cambios nutricionales, técnicas de relajación, apoyo emocional y espiritual, y otras terapias. Usted también puede recibir tratamientos paliativos similares a los utilizados para manejar el cáncer, como quimioterapia, cirugía o radioterapia.

Las siguientes opciones pueden usarse para manejar los síntomas y los efectos secundarios del cáncer de mama metastásico.

Fármacos modificadores de huesos

Si el cáncer se ha diseminado a los huesos, se pueden usar medicamentos que ayudan a fortalecer los huesos para disminuir el riesgo de dolor óseo, las fracturas y la necesidad de radioterapia en los huesos. La American Society of Clinical Oncology recomienda fármacos modificadores de huesos para personas con cáncer de mama cuando los estudios por imágenes muestran que existe metástasis en el hueso.

Existen 2 clases diferentes de fármacos modificadores de huesos y ambos ayudan a detener la descomposición del hueso. Ambas clases de fármacos ayudan a reducir el riesgo de problemas óseos a raíz del cáncer metastásico. La elección de los fármacos depende de su salud en general, su riesgo individual de presentar efectos secundarios, la cobertura del seguro y el modo en que prefiere que se le administre el fármaco.

  • Los bifosfonatos, tales como el ácido zoledrónico (Reclast, Zometa) y el pamidronato (Aredia), bloquean las células que disuelven los huesos, llamadas osteoclastos. El ácido zoledrónico se administra por vía i.v. durante, al menos, 15 minutos cada 3 a 4 semanas o cada 12 semanas. El pamidronato se administra por vía i.v. cada 3 a 4 semanas durante, al menos, 2 horas. Los efectos secundarios pueden incluir síntomas similares a los de la gripe y problemas renales. Si usted está recibiendo pamidronato o ácido zoledrónico, debe realizarse un análisis de sangre para controlar qué tan bien están funcionando sus riñones antes de cada vez que se le administre el fármaco.

  • El denosumab (Prolia, Xgeva) es una terapia dirigida antiosteoclástica, llamada inhibidor del ligando RANK. Denosumab se administra mediante una inyección debajo de la piel (lo que se denomina inyección subcutánea) cada 4 semanas. Denosumab puede provocar niveles bajos de calcio en la sangre; por lo tanto, es posible que necesite hacerse análisis de sangre para controlar sus niveles de calcio en sangre. Es posible que se le realicen análisis para controlar la función renal.

Una posible afección asociada con los fármacos modificadores de huesos es la osteonecrosis de la mandíbula. Es poco frecuente, alrededor del 1 % al 2 % de los pacientes la desarrollan, pero puede ser una afección grave. Los síntomas de la osteonecrosis de la mandíbula incluyen dolor, hinchazón e infección de la mandíbula, dientes flojos y huesos expuestos. Se recomienda que se realice un examen dental completo, y todo procedimiento invasivo en el hueso de la mandíbula o los tratamientos para infecciones bucales deben hacerse antes de comenzar a recibir estos fármacos. Mientras esté recibiendo los fármacos modificadores de huesos, debe cuidarse bien los dientes, la boca y las encías y evitar realizarse cualquier trabajo dental invasivo e innecesario, tal como cirugía dental electiva. Seguir estas recomendaciones puede ayudar a reducir el riesgo de padecer osteonecrosis de la mandíbula.

Pese a que los fármacos modificadores de hueso pueden ayudar a reducir o a atenuar el dolor a largo plazo, estos no deben sustituir otros tratamientos para reducir el dolor. Los pacientes que experimentan dolor óseo deberían recibir otros medicamentos, radioterapia y/o cirugía que se usan con frecuencia para controlar el dolor.

Esta información se basa en las recomendaciones de la American Society of Clinical Oncology para los fármacos modificadores de hueso para el cáncer de mama metastásico. Tenga en cuenta que este enlace lo llevará a un sitio web diferente al de la American Society of Clinical Oncology en inglés.

Factores de crecimiento de glóbulos blancos.

Los factores de crecimiento de los glóbulos blancos son proteínas que ayudan al cuerpo a producir glóbulos blancos. También se llaman hematopoyéticas, lo cual significa que son factores estimuladores de colonias (Colony-Stimulating Factors, CSF) y formadores de sangre. Los glóbulos blancos ayudan a combatir infecciones y pueden destruirse durante algunos tipos de tratamientos contra el cáncer. Su médico puede recomendar CSF para ayudarla a evitar las infecciones.

Cuando el tratamiento deja de funcionar

Sin embargo, en algún punto, las opciones de tratamiento del cáncer de mama metastásico se vuelven muy limitadas y el cáncer se volverá difícil de controlar. Cuando esto sucede, los pacientes pueden elegir detener el tratamiento y centrarse en los cuidados paliativos.

Es importante que mantenga conversaciones abiertas y sinceras con su equipo de atención médica, a fin de expresar sus sentimientos, preferencias e inquietudes. El equipo de atención médica tiene habilidades especiales, experiencia y conocimientos para brindar apoyo a los pacientes y a sus familiares, y está aquí para ayudar. Es extremadamente importante asegurarse de que una persona se sienta físicamente cómoda, que no tenga dolor y que reciba apoyo emocional.

Es posible que las personas con cáncer de mama metastásico y con una expectativa de vida inferior a 6 meses quieran considerar los cuidados para enfermos terminales. Los cuidados para enfermos terminales están pensados para proporcionar la mejor calidad de vida posible para las personas que están cerca de la etapa final de la vida. Es recomendable que usted y su familia hablen con el equipo de atención médica respecto a las opciones de cuidados para enfermos terminales, que incluyen cuidados domiciliarios para enfermos terminales, cuidados en un hospital de cuidados paliativos u otros lugares de atención médica. El cuidado de enfermería y los equipos especiales pueden hacer que permanecer en el hogar sea una opción factible y más deseable para muchas familias. Obtenga más información sobre la planificación de la atención del cáncer avanzado.

El papel cambiante de los cuidadores

Un cuidador familiar juega un papel muy importante en cuanto a brindar apoyo a una persona a quien se le diagnosticó cáncer y brindar atención física, emocional y práctica todos los días o según sea necesario. Muchos cuidadores se centran en brindar este apoyo, especialmente si el período de tratamiento dura muchos meses o un tiempo más prolongado.

Además, el papel del cuidador con frecuencia cambia durante el tratamiento, y a menudo se vuelve más intensivo si el cáncer empeora.

Eventualmente, la necesidad de tener un cuidador relacionado con el diagnóstico de cáncer llega a su fin. Después de la muerte de un ser querido, muchas personas necesitan apoyo para ayudarlas a sobrellevar la pérdida. Obtenga más información sobre sufrimiento y pérdida.

La siguiente sección de esta guía es Cómo sobrellevar el tratamiento. Ofrece orientación sobre cómo sobrellevar los cambios físicos, emocionales, sociales y económicos que el cáncer y su tratamiento pueden ocasionar. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.