Cáncer de mama metastásico: Tipos de tratamiento

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 09/2020

EN ESTA PÁGINA: obtendrá información sobre los diferentes tipos de tratamientos que los médicos usan para las personas con cáncer de mama metastásico. Use el menú para ver otras páginas.

Esta sección explica los tipos de tratamientos que son la norma de atención para el cáncer de testículo. “Norma de atención” significa los mejores tratamientos conocidos. Al tomar decisiones relacionadas con el plan de tratamiento, se le recomienda que considere la opción de participar en ensayos clínicos. Un ensayo clínico es un estudio de investigación que prueba un nuevo enfoque al tratamiento. Los médicos quieren conocer si el nuevo tratamiento es seguro, eficaz y posiblemente mejor que el tratamiento estándar. Los ensayos clínicos pueden probar un nuevo fármaco, una nueva combinación de tratamientos estándares o nuevas dosis de fármacos estándares u otros tratamientos. Los ensayos clínicos son una opción para tener en cuenta para el tratamiento y la atención en todos los estadios del cáncer. Su médico puede ayudarlo a considerar todas sus opciones de tratamiento. Obtenga más información sobre los ensayos clínicos en las secciones Acerca de los ensayos clínicos y Últimas investigaciones de esta guía.

Los investigadores también usan otros métodos para comprender mejor el cáncer de mama metastásico e identificar nuevos enfoques de tratamiento. Por ejemplo, el Proyecto para el cáncer de mama metastásico permite a las personas con cáncer de mama metastásico inscribirse por su cuenta. Tenga en cuenta que este enlace lo llevará a un sitio web distinto e independiente.

Si usted recibe un diagnóstico de cáncer de mama metastásico es aconsejable consultar a médicos que tengan experiencia en el tratamiento de ese tipo de cáncer. Los médicos pueden tener opiniones diferentes sobre el mejor plan de tratamiento estándar. Obtenga más información sobre la búsqueda de una segunda opinión antes de comenzar el tratamiento, de manera que se sienta cómodo con el plan de tratamiento elegido.

Descripción general del tratamiento

En la atención del cáncer, a menudo trabajan juntos distintos tipos de médicos para crear un plan de tratamiento integral de los pacientes que combine distintos tipos de tratamientos. Esto se denomina equipo multidisciplinario. Los equipos de atención del cáncer incluyen una variedad de otros profesionales de atención médica, por ejemplo, auxiliares médicos, personal de enfermería de oncología, trabajadores sociales, farmacéuticos, asesores, dietistas y otros. Pregunte al médico a cargo de su tratamiento qué profesionales de atención médica formarán parte de su equipo de tratamiento y qué hacen. Esto puede cambiar con el transcurso del tiempo conforme su atención médica necesite modificaciones.

Un plan de tratamiento (en inglés) es un resumen de su cáncer y el tratamiento planeado contra este. Tiene como fin brindar información básica sobre sus antecedentes médicos a cualquier médico que lo atienda durante su vida. Antes de que comience el tratamiento, pida al médico una copia de su plan de tratamiento. El plan de tratamiento se puede actualizar con el tiempo a medida que cambian sus tratamientos.

Los objetivos principales del tratamiento del cáncer de mama metastásico consisten en garantizar que usted tenga:

  • La supervivencia más prolongada posible con la enfermedad

  • La menor cantidad de efectos secundarios producto del cáncer y su tratamiento

  • La mejor y más prolongada calidad de vida posible

No hay cura para el cáncer metastásico, pero es posible una buena calidad de vida durante meses o incluso años.

Las opciones de tratamiento del cáncer de mama metastásico varían de acuerdo con lo siguiente:

  • A qué parte del cuerpo se ha diseminado el cáncer

  • La presencia y el nivel de receptores de hormonas o HER2 en el tumor

  • Mutaciones de genes en el tumor

  • Síntomas específicos

  • Tratamientos previos contra el cáncer

  • Su estado de salud general

Qué tan bien funcione el tratamiento dependerá de muchos factores también, que incluyen qué tan diseminado esté el cáncer y qué tratamientos ya se hayan usado. Debido a que no es inusual que el cáncer de mama metastásico deje de responder a los fármacos con el tiempo, es posible que deba cambiar de tratamiento con bastante frecuencia.

Después de realizar las pruebas, usted y su médico hablarán sobre sus opciones de tratamiento. El plan de tratamiento puede incluir determinados tratamientos que se describen a continuación, pero pueden usarse en una combinación diferente o a un ritmo diferente. Su plan de atención también incluye el tratamiento de síntomas y efectos secundarios, una parte importante de la atención para el cáncer.

Tómese tiempo para obtener información sobre todas sus opciones de tratamiento y asegúrese de hacer preguntas sobre cosas que no estén claras. Hable con su médico acerca de los objetivos de cada tratamiento y lo que puede esperar mientras recibe el tratamiento. Estos tipos de conversaciones se denominan “toma de decisiones compartida”. La toma de decisiones compartida es cuando usted y sus médicos trabajan juntos para elegir tratamientos que se ajusten a los objetivos de su atención. La toma de decisiones compartida es especialmente importante en los casos de cáncer de mama metastásico, ya que existen diferentes opciones de tratamiento. Obtenga más información sobre cómo tomar decisiones sobre el tratamiento.

Terapias con medicamentos

La terapia sistémica es el uso de medicamentos para destruir las células cancerosas. Este tipo de medicamento se administra a través del torrente sanguíneo para alcanzar las células cancerosas en todo el cuerpo. Generalmente, el profesional que receta las terapias sistémicas es un oncólogo clínico, un médico que se especializa en el tratamiento del cáncer con medicamentos.

Algunos de los métodos frecuentes para administrar terapias sistémicas incluyen un tubo intravenoso (i.v.) que se coloca en una vena con una aguja, o una pastilla o cápsula que se traga (por vía oral).

Los tipos de terapias sistémicas que se utilizan para el cáncer de mama metastásico incluyen:

  • Terapia hormonal

  • Quimioterapia

  • Terapia dirigida

  • Inmunoterapia

Cada uno de estos tipos de terapias se analiza a continuación en más detalle. Una persona puede recibir 1 tipo de terapia sistémica a la vez o una combinación de terapias sistémicas al mismo tiempo. El primer grupo de fármacos utilizados para la enfermedad metastásica se denomina tratamiento de primera línea. Si el cáncer empeora o regresa, puede usarse otra combinación de fármacos, denominada tratamiento de segunda línea. Estas terapias también pueden administrarse como parte de un plan de tratamiento que incluya cirugía o radioterapia.

Los medicamentos utilizados para tratar el cáncer se evalúan constantemente. Hablar con su médico es la mejor forma de obtener información sobre los medicamentos que le recetaron, su finalidad y sus potenciales efectos secundarios o interacciones con otros medicamentos. También es importante informar a su médico si está tomando algún otro medicamento con receta o de venta libre o suplementos. Las hierbas, los suplementos y otros fármacos pueden interactuar con los medicamentos para el cáncer. Obtenga más información sobre sus medicamentos recetados usando las bases de datos de fármacos en las que se pueden realizar búsquedas (en inglés).

Los medicamentos utilizados para tratar el cáncer se evalúan constantemente. Con frecuencia, hablar con su médico es la mejor forma de obtener información sobre los medicamentos que le recetaron, su finalidad y sus potenciales efectos secundarios o interacciones con otros medicamentos. También es importante informar a su médico si está tomando algún otro medicamento con receta o de venta libre, o suplementos. Las hierbas, los suplementos y otros fármacos pueden interactuar con los medicamentos para el cáncer. Conozca más sobre sus medicamentos recetados en las bases de datos de medicamentos en las que puede realizar búsquedas.

Terapia hormonal

La terapia hormonal, también llamada terapia endocrina, es un tratamiento eficaz para muchos tumores que dan resultado positivo para RE o RP.

Los tumores con receptor hormonal positivos pueden usar hormonas para estimular su crecimiento. El objetivo de este tipo de terapia consiste en reducir los niveles de estrógeno y progesterona en el cuerpo o evitar que estas hormonas lleguen a las células cancerosas. Si las hormonas no pueden llegar a las células cancerosas, el cáncer no puede usarlas para crecer.

En general, se recomienda la terapia hormonal para todos los pacientes con cáncer de mama con receptor hormonal positivo. Las opciones de tratamiento están disponibles en función de varios factores:

  • Si está menstruando todavía o ha transitado la menopausia

  • El tipo de tratamiento que usted ya ha recibido o está recibiendo

  • Cuánto tiempo pasó hasta la recurrencia del cáncer

  • Qué tan diseminado está el cáncer y si tiene síntomas que necesiten ser manejados

  • Cuál es tu genero

Las opciones de terapia hormonal incluyen:

  • Tamoxifeno (Soltamox; disponible como fármaco genérico). El tamoxifeno es un medicamento que bloquea el estrógeno e impide su fijación a las células del cáncer de mama. Es una pastilla que se toma diariamente. Los efectos secundarios frecuentes del tamoxifeno incluyen sofocos y también secreción o sangrado vaginal. Riesgos muy raros incluyen, cáncer de la pared interior del útero, cataratas y coágulos sanguíneos. El tratamiento es una opción para las mujeres premenopáusicas y posmenopáusicas y los hombres.

  • Inhibidores de la aromatasa (IA). Los inhibidores de la aromatasa disminuyen la cantidad de estrógeno producido por los tejidos distintos de los ovarios al bloquear la enzima aromatasa. Esta enzima cambia las hormonas llamadas andrógenos a estrógenos cuando los ovarios dejan de producir estrógenos después de la menopausia. Entre estos medicamentos se incluyen el anastrozol (Arimidex), el exemestano (Aromasin) y el letrozol (Femara). Todos los IA son pastillas que se toman diariamente por vía oral.

    Los efectos secundarios de los IA pueden incluir rigidez de las articulaciones, en ocasiones con dolores articulares. Los IA también pueden causar sofocos, sequedad vaginal, un mayor riesgo de osteoporosis y fracturas, y aumentos en los niveles del colesterol. Las investigaciones demuestran que los 3 inhibidores de la aromatasa funcionan igual de bien y tienen efectos secundarios similares. Sin embargo, los pacientes que experimentan demasiados efectos secundarios al tomar un IA pueden tener menos efectos secundarios con otro IA por razones poco claras. Tanto las mujeres premenopáusicas como los hombres pueden tomar IA siempre que se administren en combinación con un medicamento inyectable. Las mujeres que no han transitado la menopausia no deben tomar los IA sin los medicamentos inyectables que bloquean la función ovárica, ya que los IA no bloquean los efectos de los estrógenos producidos por los ovarios. A menudo, los médicos controlarán los niveles de estrógeno en la sangre de mujeres cuyos períodos cesaron recientemente o cuyos períodos cesaron debido a la quimioterapia para asegurarse de que los ovarios ya no estén produciendo estrógeno. Los ovarios suelen dejar de producir estrógenos cuando la mujer tiene entre 50 y 55 años aproximadamente.

  • Supresión ovárica. La supresión ovárica es el uso de fármacos o cirugía para evitar que los ovarios produzcan estrógeno. Puede usarse en combinación con tamoxifeno, un IA, o el fulvestrant (consulte a continuación). Los fármacos llamados análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) u hormona liberadora de luteinizante (LHRH) pueden detener la producción de estrógeno en los ovarios, ocasionando una menopausia temporal. Algunos ejemplos de estos medicamentos incluyen la goserelina (Zoladex) o la leuprolida (Eligard, Leupron), que habitualmente se toman mensualmente. La cirugía interrumpe permanentemente la producción de estrógeno.

    La supresión ovárica se usa frecuentemente para tratar el cáncer de mama metastásico con receptor hormonal positivo en las mujeres que no han tenido la menopausia. Esto es porque el bloqueo total del estrógeno puede ser útil contra el cáncer.

  • Fulvestrant (Faslodex). El fulvestrant es un modulador selectivo de los receptores del estrógeno (MSRE) que bloquea la capacidad del estrógeno para unirse a los receptores de estrógeno. A diferencia de las otras terapias hormonales, el fulvestrant se aplica mensualmente por inyección intramuscular. Lo más frecuente es que se administren 2 inyecciones cada 2 semanas para las primeras 3 dosis y, luego, se continúa mensualmente. El fulvestrant es solo para mujeres que han pasado por la menopausia o que también reciben una inyección para detener la función ovárica, aunque, como se indica a continuación, también se puede utilizar para tratar a hombres. Una combinación de anastrozol o letrozol y fulvestrant es una opción para las pacientes que no han recibido terapia hormonal previamente.

  • Otras terapias hormonales. Otras terapias hormonales que se utilizan ocasionalmente para tratar el cáncer de mama metastásico incluyen acetato de megestrol (Megace) y dosis altas de estradiol.

Si la primera terapia hormonal ya no funciona o no se tolera, cambiar a otro tipo de terapia hormonal puede ser una opción a menos que el cáncer haya empeorado rápidamente y esté afectando el buen funcionamiento de los órganos del cuerpo.

Algunos tipos de terapia dirigida (consulte a continuación) pueden combinarse con terapia hormonal para el cáncer de mama metastásico. Sin embargo, no se recomienda el uso de quimioterapia en combinación con la terapia hormonal.

En el caso de los hombres con cáncer de mama metastásico positivo para receptores hormonales y HER2 negativo, la American Society of Clinical Oncology recomienda la terapia hormonal con tamoxifeno. Otras opciones incluyen un IA combinado con un medicamento para reducir la producción de andrógenos, como goserelina (Zoladex) o leuprolida (Eligard, Lupron) o fulvestrant. Si el cáncer de mama metastásico positivo para receptores hormonales y HER2 negativo reaparece o evoluciona durante la terapia hormonal, debe ofrecerse una terapia hormonal diferente cuando sea posible. Obtenga más información sobre los tipos de tratamiento contra el cáncer de mama en hombres en una guía diferente de este sitio web (en inglés).

Esta información se basa en las recomendaciones de la American Society of Clinical Oncology para el tratamiento del cáncer de mama en hombres. Tenga en cuenta que este enlace lo llevará a un sitio web diferente y en inglés de la American Society of Clinical Oncology.

Quimioterapia

La quimioterapia es el uso de fármacos para destruir las células cancerosas, generalmente al evitar que las células cancerosas crezcan, se dividan y produzcan más células.

La quimioterapia para el cáncer de mama metastásico puede administrarse con muchos cronogramas diversos, según lo que haya funcionado mejor en los ensayos clínicos para ese tipo de régimen o cronograma en particular. Se puede administrar una vez por semana, una vez cada 2 semanas (esto también se denomina “dosis densa”), una vez cada 3 semanas e incluso una vez cada 4 semanas. Los cronogramas semanales a menudo incluyen semanas sin administración a modo de receso. En general, la quimioterapia con frecuencia se administra de manera continua mientras funcione contra el cáncer y siempre que el paciente no experimente demasiados efectos secundarios.

Una persona con cáncer de mama metastásico generalmente recibe 1 fármaco a la vez, lo cual significa uno después del otro, en lugar de una combinación, a pesar de que ocasionalmente se recomienda un régimen de combinación. La mejor opción de quimioterapia para cada paciente depende de varios factores, que incluyen el tratamiento anterior recibido, los posibles efectos secundarios, la salud general del paciente y sus preferencias. A las personas con mutaciones hereditarias del gen BRCA que tengan cáncer de mama metastásico se les debe ofrecer quimioterapia con platino, si es posible.

Los fármacos que pueden usarse para el cáncer de mama metastásico incluyen:

  • Capecitabina (disponible como fármaco genérico)

  • Carboplatino (disponible como fármaco genérico)

  • Cisplatino (disponible como fármaco genérico)

  • Ciclofosfamida (disponible como fármaco genérico)

  • Docetaxel (Taxotere)

  • Doxorrubicina (disponible como fármaco genérico)

  • Doxorrubicina liposomal pegilada (Doxil)

  • Epirrubicina (disponible como fármaco genérico)

  • Eribulina (Halaven)

  • Fluorouracilo (5-FU)

  • Gemcitabina (disponible como fármaco genérico)

  • Ixabepilona (Ixempra)

  • Metotrexato (disponible como fármaco genérico)

  • Paclitaxel (Taxol)

  • Paclitaxel fijado a proteínas (Abraxane)

  • Vinorelbina (Navelbine)

La quimioterapia puede combinarse con otros tipos de tratamientos. Por ejemplo, las terapias dirigidas al receptor del HER2, como el trastuzumab para anticuerpos, pueden administrarse con la quimioterapia para el cáncer de mama HER2 positivo (consulte Terapia dirigida a continuación).

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen de la persona, del (de los) fármaco(s) utilizado(s) y del cronograma y la dosis utilizados. Estos efectos secundarios pueden incluir fatiga, riesgo de infección, náuseas y vómitos, caída de cabello, pérdida del apetito, entumecimiento por daños en los nervios y diarrea. Estos efectos secundarios, muchas veces, se pueden prevenir o controlar satisfactoriamente durante el tratamiento con medicamentos de apoyo y, generalmente, desaparecen después de finalizar el tratamiento.

Muchos pacientes se sienten razonablemente bien durante el tratamiento de quimioterapia y cuidan activamente a sus familias, viajan y se ejercitan durante el tratamiento, aunque las experiencias pueden variar de acuerdo con las personas. Hable con el equipo de atención médica acerca de los posibles efectos secundarios de su plan de quimioterapia específico.

Obtenga más información sobre los aspectos básicos de la quimioterapia.

Terapia dirigida

La terapia dirigida es un tratamiento que se dirige a los genes y las proteínas específicas del cáncer, o a las condiciones del tejido que contribuyen al crecimiento y la supervivencia del cáncer. Estos tratamientos son muy focalizados y su función es diferente de la quimioterapia o de la terapia hormonal. Este tipo de tratamiento bloquea el crecimiento y la diseminación de las células cancerosas y, a la vez, limita el daño a las células sanas.

No todos los tumores tienen los mismos objetivos. Para determinar cuál es el tratamiento más eficaz, el médico puede realizar pruebas para identificar los genes, las proteínas y otros factores involucrados en el tumor. Esto ayuda a que los médicos puedan encontrar el tratamiento más eficaz que mejor se adapte a cada paciente, siempre que sea posible. Además, continúan realizándose estudios de investigación para obtener más información sobre objetivos moleculares específicos y tratamientos nuevos dirigidos a ellos. Obtenga más información sobre los aspectos básicos de los tratamientos dirigidos.

Existen tipos diferentes de terapias dirigidas que varían en cuanto a la forma en que atacan las células cancerosas:

  • Anticuerpos monoclonales. Un anticuerpo monoclonal reconoce una proteína específica y se une a esta, pero no afecta las células que no tienen esa proteína. Entre los ejemplos de anticuerpos monoclonales usados para el cáncer de mama se incluyen el trastuzumab, el pertuzumab, el trastuzumab deruxtecan, el ado-trastuzumab emtansine, el sacituzumab govitecan-hziy y pembrolizumab (consulte a continuación).

  • Inhibidores de moléculas pequeñas. Los inhibidores de moléculas pequeñas son fármacos diseñados para atacar específicamente partes de una célula cancerosa que contribuyan con su crecimiento y supervivencia. Las partes de una célula cancerosa que combaten estos fármacos pueden ser receptores situados en la parte exterior de la célula, enzimas de la parte interior de la célula o una proteína de importancia para el crecimiento celular. Algunos de estos tipos de fármacos pueden ser dirigidos a partes diferentes de una célula. Se denominan de “múltiples objetivos”. Los ejemplos usados para el cáncer de mama incluyen lapatinib, neratinib, palbociclib, ribociclib, abemaciclib, olaparib, talazoparib, alpelisib y everolimus (consulte a continuación).

  • Tratamientos agnósticos del tumor. El tratamiento agnóstico del tumor es una terapia farmacológica que se usa para tratar cualquier tipo de cáncer, independientemente del lugar del cuerpo donde se inició o del tipo de tejido a partir del cual se desarrolló. Este tipo de tratamiento se puede usar cuando el tumor tiene una alteración molecular muy específica a la cual se dirige el fármaco. El fármaco larotrectinib (Vitrakvi) es un ejemplo de una terapia agnóstica dirigida del tumor. Está aprobado para cualquier tipo de cáncer con una fusión NTRK, incluido el cáncer de mama que sea metastásico o que no se pueda extirpar con cirugía y haya empeorado con otros tratamientos. Otro tipo de tratamiento agnóstico del tumor para cáncer de mama es un tipo de inmunoterapia llamado pembrolizumab (Keytruda; consulte Inmunoterapia a continuación).


Las recomendaciones de la American Society of Clinical Oncology
(en inglés) respaldan el uso de las mismas terapias dirigidas para tratar el cáncer de mama metastásico tanto en hombres como en mujeres. Hable con el médico sobre los posibles efectos secundarios de terapias dirigidas específicas y sobre cómo se pueden manejar.

Terapia dirigida para el cáncer de mama metastásico HER2 positivo (actualizado 01/2021)

Las terapias dirigidas al HER2 pueden usarse para tratar el cáncer de mama metastásico HER2 positivo. Algunos de estos fármacos pueden usarse junto con la quimioterapia. En general, en el caso de una persona con un cáncer de mama metastásico HER2 positivo, casi siempre existe una terapia dirigida para el HER2 que se usa junto con otra terapia sistémica.

Algunas de las terapias dirigidas al HER2 pueden no penetrar en el cerebro con la misma facilidad que el resto del cuerpo. Por ello, el cáncer de mama metastásico HER2 positivo que se haya diseminado al cerebro con frecuencia se trata con cirugía o radioterapia (consulte a continuación) además de la medicación.

  • Trastuzumab (Herceptin, Herceptin Hylecta, Herzuma, Ogivri, Ontruzant). Para el cáncer de mama metastásico, el trastuzumab se puede administrar en combinación con diferentes tipos de quimioterapia o con terapia hormonal. El trastuzumab puede administrarse como infusión semanal o bien una vez cada 3 semanas. Los pacientes que reciben trastuzumab tienen un pequeño riesgo (del 2% al 5%) de tener problemas cardíacos y se los debe vigilar mediante un ecocardiograma.

  • Margetuximab-cmkb (Margenza). Este fármaco, que es similar al trastuzumab, se combina con quimioterapia para tratar a personas con cáncer de mama metastásico HER2 positivo que ya han recibido al menos 2 terapias dirigidas al HER2. Margetuximab-cmkb se administra por vía intravenosa una vez cada 3 semanas. Este fármaco tiene el riesgo de causar problemas cardíacos y debe controlarse con un ecocardiograma.

  • Pertuzumab (Perjeta). Las investigaciones demuestran que agregar pertuzumab al trastuzumab y la quimioterapia como parte del tratamiento de primera línea para el cáncer de mama metastásico HER2 positivo prolonga vidas y presenta pocos efectos secundarios. En función de estos datos, la combinación de trastuzumab, pertuzumab y quimioterapia se ha convertido en una norma de atención para el tratamiento de primera línea del cáncer de mama metastásico HER2 positivo. El pertuzumab es un medicamento intravenoso y generalmente produce pocos efectos secundarios, aunque en ocasiones puede generar diarrea y sarpullido.

  • Pertuzumab, trastuzumab e hialuronidasa-zzxf (Phesgo). Este fármaco combinado, que contiene pertuzumab, trastuzumab y hialuronidasa-zzxf en una dosis única, está aprobado para personas con cáncer de mama metastásico HER2 positivo. Se administra mediante inyección debajo de la piel en combinación con docetaxel y puede ser administrada en un centro de tratamiento o en su casa por un profesional de atención médica. Los efectos secundarios más frecuentes de este fármaco cuando se administra con quimioterapia son pérdida de cabello, náuseas, diarrea, disminución del recuento de glóbulos rojos y falta de energía.

  • Ado-trastuzumab emtansina o T-DM1 (Kadcyla). Está aprobado para el tratamiento del cáncer de mama metastásico para pacientes que anteriormente recibieron tratamiento con trastuzumab y quimioterapia con paclitaxel o docetaxel. La T-DM1 es una combinación de trastuzumab relacionado con una cantidad muy pequeña de una quimioterapia muy fuerte. Esto permite que el fármaco administre quimioterapia en la célula cancerosa mientras disminuye la quimioterapia que reciben las células sanas. La T-DM1 se administra por vía intravenosa cada 3 semanas. Los pacientes que reciben T-DM1 tienen un pequeño riesgo de tener problemas cardíacos y anomalías hepáticas y deben ser controlados.

  • Trastuzumab deruxtecan (Enhertu). Trastuzumab deruxtecan está aprobado para el tratamiento de pacientes con cáncer de mama metastásico HER2 positivo, que ya han recibido 2 o más terapias dirigidas al HER2. Esta terapia dirigida al HER2 es una combinación de un fármaco que es similar a trastuzumab, denominado biosimilar (en inglés), asociado a una pequeña cantidad de una quimioterapia potente. El biosimilar de trastuzumab lleva la quimioterapia a las células cancerosas HER2 positivas, por lo que puede eliminarlas y limitar el daño de las células sanas. Se administra por vía intravenosa cada 3 semanas. El tratamiento tiene un bajo riesgo de enfermedad pulmonar intersticial (interstitial lung disease, ILD), que causa la formación de cicatrices en los pulmones y puede dificultar la respiración o provocar tos.

  • Tucatinib (Tukysa). El tucatinib, cuando se añade a la quimioterapia con capecitabina y trastuzumab, está aprobado para el tratamiento contra el cáncer de mama avanzado no extirpable HER2 positivo, incluido el cáncer que se ha diseminado al cerebro, en aquellas personas que ya han recibido 1 o más terapias dirigidas al HER2. No extirpable significa que la cirugía no es una opción. Tucatinib es un inhibidor de la tirosina cinasa diseñado para desactivar el HER2 Es un medicamento oral que se toma dos veces al día. Este fármaco puede causar diarrea y afectar el hígado.

  • Neratinib (Nerlynx). Neratinib, en combinación con quimioterapia con capecitabina, está aprobado para el tratamiento de pacientes con cáncer de mama avanzado o metastásico HER2 positivo, que ya han recibido 2 o más terapias dirigidas al HER2. El neratinib es un inhibidor de la tirosina cinasa. Es un medicamento oral que se toma una vez al día. Este fármaco puede causar diarrea y también puede afectar el hígado.

  • Lapatinib (Tykerb). Las mujeres con cáncer de mama metastásico HER2 positivo pueden beneficiarse del lapatinib cuando otros medicamentos ya no son eficaces para controlar el crecimiento del cáncer. La combinación de lapatinib y quimioterapia con capecitabina está aprobada para tratar el cáncer de mama metastásico HER2 positivo cuando la paciente ya ha recibido quimioterapia y trastuzumab. La combinación de lapatinib y letrozol también está aprobada para el cáncer metastásico HER2 y RE positivo. El lapatinib también se utiliza en combinación con trastuzumab para pacientes cuyo cáncer está creciendo mientras reciben trastuzumab. El lapatinib puede penetrar en el cerebro y podría constituir una opción para el cáncer de mama HER2 positivo que se ha diseminado al cerebro. Este fármaco puede afectar el hígado y también puede causar diarrea.

Terapia dirigida para el cáncer de mama metastásico con receptor hormonal positivo, HER2 negativo
  • Palbociclib (Ibrance). Este fármaco oral apunta a una proteína en las células mamarias cancerosas llamada CDK4/6, la cual puede estimular el crecimiento de células cancerosas. Cuando se usa junto con el IA letrozol, el fármaco es una opción para las mujeres que han transitado la menopausia y tienen cáncer de mama metastásico RE positivo, HER2 negativo. El palbociclib también se puede emplear con fulvestrant si el cáncer ha empeorado después de recibir otra terapia hormonal. Generalmente, el palbociclib tiene pocos efectos secundarios. Puede reducir la cantidad de glóbulos blancos. Sin embargo, no parece aumentar el riesgo de infecciones graves vinculadas con pocas cantidades de glóbulos blancos.

  • Ribociclib (Kisqali). Este fármaco oral también se dirige a la CDK4/6. Cuando se usa con un IA, es una opción para las mujeres que han transitado la menopausia y tienen cáncer de mama metastásico RE-positivo, HER2-negativo. Los efectos secundarios del ribociclib pueden incluir poca cantidad de glóbulos blancos, aumentos de las enzimas vinculadas con el daño hepático y cambios de los ritmos cardíacos.

  • Abemaciclib (Verzenio) Este es otro fármaco de administración oral que combate la CDK4/6. Está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) como tratamiento de primera línea junto con un IA para mujeres que han transitado la menopausia y tienen cáncer de mama metastásico RE-positivo, HER2-negativo. También puede usarse junto con fulvestrant si el cáncer ha empeorado con otras terapias hormonales. Abemaciclib también puede usarse como tratamiento único. No reduce los recuentos sanguíneos tanto como los otros fármacos para la CDK4/6, pero tiene más probabilidades de provocar diarrea que, a veces, puede ser grave.

  • Everolimus (Afinitor, Zortress). El everolimus se usa con el IA exemestano en el cáncer de mama metastásico RE-positivo, HER2-negativo que ha crecido a pesar del tratamiento con otro IA. Los efectos secundarios del everolimus pueden incluir llagas bucales, sarpullido, diarrea y, raras veces, una inflamación de los pulmones, llamada neumonitis intersticial.

  • Alpelisib (Piqray). Alpelisib es una opción, junto con la terapia hormonal fulvestrant para hombres y mujeres con cáncer de mama metastásico positivo para receptores hormonales, HER2-negativo con una mutación del gen PIK3CA y que ha empeorado durante o después de la terapia hormonal. Los efectos secundarios incluyen diarrea, sarpullido, fatiga, cambios en la cantidad de células sanguíneas, náuseas y vómitos, llagas en la boca y los cambios en ciertas sustancias que se encuentran en la sangre, lo que incluye niveles altos de azúcar y enzimas relacionados con daño hepático.

Terapia dirigida para el cáncer de mama metastásico triple negativo
  • Sacituzumab govitecan-hziy (Trodelvy). En 2020, la FDA aprobó el uso de sacituzumab govitecan-hziy para el tratamiento de personas con cáncer de mama metastásico triple negativo que ya han recibido al menos 2 tratamientos. Sacituzumab govitecan-hziy es un conjugado de fármacos con anticuerpos, lo que significa que el anticuerpo se une a una célula cancerosa y, a continuación, libera el fármaco antineoplásico que transporta para empezar a destruir la célula cancerosa. Sacituzumab govitecan-hziy se administra por la vena, o por vía intravenosa, los días 1 y 8 de cada ciclo de 21 días. Los efectos secundarios frecuentes son neutropenia, diarrea, náuseas y vómitos, y reacción alérgica.
Terapia dirigida para personas que tienen una mutación del gen BRCA1 o BRCA2
  • Olaparib (Lynparza). Este fármaco de administración oral puede usarse para pacientes con cáncer de mama metastásico HER2-negativo y una mutación del gen BRCA1 o BRCA2 como alternativa a la quimioterapia. Es un tipo de fármaco denominado inhibidor de PARP, que destruye las células del cáncer al impedirles la corrección del daño. Algunos efectos secundarios frecuentes son fatiga, anemia y, ocasionalmente, náuseas, vómitos y diarrea.

  • Talazoparib (Talzenna). Este fármaco es otra opción para pacientes con cáncer de mama metastásico HER2-negativo y una mutación del gen BRCA1 o BRCA2. Además, es un inhibidor de PARP (consulte más arriba). Los efectos secundarios más frecuentes incluyen fatiga, anemia, náuseas y vómitos, dolor de cabeza, diarrea, disminución del apetito, pérdida de cabello y niveles menores de ciertos glóbulos.

Esta información se basa en las recomendaciones de la American Society of Clinical Oncology para el tratamiento del cáncer de mama hereditario. Tenga en cuenta que este enlace lo llevará a un sitio web diferente y en inglés de la American Society of Clinical Oncology.

Inmunoterapia

La inmunoterapia, también llamada terapia biológica, está diseñada para estimular las defensas naturales del cuerpo a fin de combatir el cáncer. Utiliza materiales producidos por el cuerpo o elaborados en un laboratorio para mejorar, dirigir o restaurar la función del sistema inmunitario.

  • Pembrolizumab (Keytruda). Este es un tipo de inmunoterapia que está aprobada por la FDA para tratar el cáncer metastásico o el cáncer que no se puede tratar con cirugía. Estos tumores también deben tener una alteración molecular denominada inestabilidad de microsatélites alta (IMS-A) o deficiencia en la reparación de los errores de emparejamiento (MMR) (consulte Diagnóstico). Además, está aprobado en combinación con algunos fármacos de quimioterapia diferentes para tratar el cáncer de mama metastásico o localmente recurrente triple negativo que no puede tratarse con cirugía y que da positivo para PD-L1.

Los distintos tipos de inmunoterapia pueden provocar diferentes efectos secundarios. Los efectos secundarios frecuentes incluyen reacciones cutáneas, síntomas similares a la gripe, diarrea y cambios de peso. Hable con su médico sobre los posibles efectos secundarios de la inmunoterapia recomendada para usted. Obtenga más información sobre los conceptos básicos de la inmunoterapia y la inmunoterapia y el cáncer de mama (en inglés).

Radioterapia

La radioterapia es el uso de rayos X u otras partículas con alta potencia para matar las células cancerosas. El médico que se especializa en administrar radioterapia para tratar el cáncer se denomina radioncólogo. El tipo más frecuente de tratamiento con radiación se denomina radioterapia con haz externo, que es radiación administrada desde una máquina externa al cuerpo. Cuando la radiación se administra colocando fuentes radiactivas en el tumor, se llama braquiterapia.

La radioterapia puede usarse para reducir el tamaño del tumor o disminuir su velocidad de crecimiento. También puede tratar síntomas del cáncer, por ejemplo, el dolor. Usada por sí sola o bien en combinación con la cirugía, la radioterapia también puede tratar el cáncer de mama que se ha diseminado al cerebro. Se usan varios tipos diferentes de radioterapia para tratar las metástasis cerebrales, que incluyen la radiación total del cerebro, la radiocirugía estereotáctica y la radioterapia estereotáctica fraccionada.

  • Radioterapia en todo el cerebro. Este es la radioterapia que se dirige al cerebro entero.
  • Radiocirugía estereotáctica. Este es el uso de una única dosis alta de radiación que se aplica directamente en el tumor para evitar dañar los tejidos sanos circundantes.
  • Radioterapia estereotáctica fraccionada. Este es similar a la radiocirugía estereotáctica pero se divide en pequeñas dosis diarias denominadas fracciones, que se aplican durante muchos días o semanas, a diferencia de la radiocirugía de 1 día.

Un régimen de radioterapia, o cronograma, generalmente consiste en una cantidad específica de tratamientos que se administran durante un período determinado. Los médicos fijarán un cronograma y una dosis de radiación para las metástasis del cáncer de mama en función de las necesidades médicas individuales de un paciente, y el uso previo de radioterapia.

La radioterapia puede causar efectos secundarios generales, por ejemplo, fatiga y problemas cutáneos. Además de los efectos secundarios generales, pueden producirse otros efectos secundarios y dependen del tipo de radioterapia administrada y a qué parte del cuerpo se dirige.

Obtenga más información sobre los aspectos básicos de la radioterapia.

Cirugía

La cirugía es la extirpación de un tumor y de parte del tejido circundante sano durante una operación. La cirugía no se usa con frecuencia para tratar el cáncer de mama metastásico. Sin embargo, los médicos pueden recomendar una cirugía para extirpar un tumor que genera molestias. Las investigaciones continúan en cuanto a si las personas a las que se diagnostica por primera vez cáncer de mama metastásico viven más si se extirpa el tumor mamario principal.

La cirugía, usada por sí sola o con radioterapia, puede ser una opción para tratar el cáncer de mama que se haya diseminado al cerebro. El objetivo consiste en reducir o eliminar temporalmente el cáncer del cerebro. Por lo general, un neurocirujano, un especialista que opera la cabeza, el cerebro y el sistema nervioso central, realiza este tipo de cirugía.

Antes de la cirugía, hable con el equipo de atención médica sobre los efectos secundarios posibles de la cirugía específica a la que se someterá. Obtenga más información sobre los conceptos básicos de la cirugía de cáncer.

Resumen de las opciones de tratamiento del cáncer de mama metastásico

Cáncer de mama RH positivo y HER2 negativo

La terapia hormonal se considera el tratamiento inicial estándar para el cáncer de mama metastásico HER2 negativo que, además, tiene receptor hormonal positivo, y se suele administrar en combinación con la terapia dirigida. Sin embargo, también se puede administrar quimioterapia. Un ensayo clínico también puede ser una opción para el tratamiento en cualquier estadio.

  • Terapia hormonal y terapia dirigida. Como se ha descrito, la terapia hormonal con o sin terapia dirigida se suele administrar como tratamiento de primera línea para el cáncer de mama metastásico. Si la primera terapia hormonal ya no funciona o no se tolera, cambiar a otro tipo de terapia hormonal puede ser una opción a menos que el cáncer haya empeorado rápidamente y esté afectando el buen funcionamiento de los órganos del cuerpo.

  • Quimioterapia. La quimioterapia se suele administrar después de que las terapias hormonales dejan de ser efectivas. No hay ningún tipo específico de quimioterapia recomendado para este tipo de cáncer de mama. Son muchos los fármacos disponibles, incluidos los analizados bajo “Quimioterapia”, anteriormente. La mejor opción de quimioterapia para cada paciente depende de varios factores, que incluyen los tratamientos anteriores recibidos, los posibles efectos secundarios, la salud general del paciente y sus preferencias. Por lo general, la quimioterapia debe continuar hasta que la enfermedad empeore si un paciente no presenta efectos secundarios intratables. En algún momento, es posible que la quimioterapia ya no pueda controlar el crecimiento del cáncer. Cuando esto sucede, los pacientes podrán optar por interrumpir la quimioterapia, mientras continúan recibiendo atención paliativa.

Cáncer de mama RH negativo y HER2 negativo

En general, la quimioterapia o la terapia dirigida se administra para el tratamiento contra el cáncer de mama triple negativo. Un ensayo clínico también puede ser una opción para el tratamiento en cualquier estadio..

  • Quimioterapia. No hay ningún tipo específico de quimioterapia recomendado para este tipo de cáncer de mama. Son muchos los fármacos disponibles, incluidos los analizados bajo “Quimioterapia”, anteriormente. La mejor opción de quimioterapia para cada paciente depende de varios factores, que incluyen los tratamientos anteriores recibidos, los posibles efectos secundarios, la salud general del paciente y sus preferencias.

    Por lo general, la quimioterapia debe continuar hasta que la enfermedad empeore si un paciente no presenta efectos secundarios intratables. En algún momento, es posible que la quimioterapia ya no pueda controlar el crecimiento del cáncer. Cuando esto sucede, los pacientes podrán optar por interrumpir la quimioterapia, mientras continúan recibiendo atención paliativa.

  • Inmunoterapia y terapia dirigida. Como se ha descrito anteriormente, se pueden utilizar varias inmunoterapias y terapias dirigidas para tratar el cáncer de mama triple negativo. Algunas pueden utilizarse para tratar subconjuntos específicos de cáncer de mama triple negativo, como los que son positivos para PD-L1 o se producen en pacientes con mutaciones en los genes BRCA. Otras pueden utilizarse para tratar a cualquier paciente con cáncer de mama triple negativo.

Cáncer de mama HER2 positivo

Cáncer de mama HER2 positivo que se ha diseminado a partes del cuerpo fuera del cerebro

En general, la terapia dirigida al HER2 es regularmente añadida al tratamiento para el cáncer de mama HER2 positivo que se ha diseminado. Los fármacos que se utilizan dependen de los tratamientos que ya se hayan administrado y de si el cáncer es positivo para los receptores hormonales. A continuación se mencionan las recomendaciones respecto del tratamiento de primera línea, segunda línea y tercera línea o superior. Un ensayo clínico también puede ser una opción para el tratamiento en cualquier estadio.

Tratamiento de primera línea
  • Normalmente, el tratamiento es una combinación de pertuzumab, trastuzumab y un tipo de quimioterapia denominada taxano. Por lo general, la quimioterapia se administra durante al menos 4 a 6 meses o hasta que el paciente experimenta demasiados efectos secundarios graves o la enfermedad empeora. En el caso de las personas con cáncer con receptor hormonal positivo, la terapia dirigida al HER2 y la terapia hormonal generalmente continúan después de que finaliza la quimioterapia.

  • Si el cáncer es receptor hormonal positivo, el tratamiento puede ser una combinación de terapia hormonal más terapia dirigida al HER2 con ya sea trastuzumab o lapatinib. La terapia hormonal también puede administrarse sola si el cáncer no se ha diseminado extensamente, un paciente tiene otras afecciones médicas que podrían empeorar con las terapias dirigidas al HER2 o el cáncer ha vuelto luego de un tiempo prolongado.

Tratamiento de segunda línea
  • El tratamiento de segunda línea se usa para personas con cáncer de mama en estadio inicial en las que el cáncer se diseminó durante el tratamiento inicial con trastuzumab o regresó en el plazo de los 12 meses luego de detener el tratamiento con trastuzumab. También se utiliza para personas cuyo cáncer empeora mientras reciben tratamiento de primera línea.

  • El tratamiento de segunda línea preferido es el fármaco T-DM1.

Tratamiento de tercera línea o superior
  • El T-DM1 es una opción de tratamiento para pacientes que aún no lo han recibido.

  • El pertuzumab es también una opción de tratamiento para pacientes que aún no lo han recibido. Por lo general se administra en combinación con trastuzumab.

  • En el caso de los pacientes que ya hayan recibido T-DM1 y pertuzumab, otras opciones incluyen trastuzumab deruxtecan, lapatinib con capecitabina y trastuzumab, lapatinib con capecitabina, otras combinaciones de quimioterapia con terapia dirigida al HER2 o terapia hormonal, cuando corresponda.

Esta información se basa en las recomendaciones sobre la terapia sistémica para pacientes con cáncer de mama avanzado positivo para el receptor 2 del factor de crecimiento epidérmico humano. Tenga en cuenta que este enlace lo llevará a un sitio web diferente al de la American Society of Clinical Oncology en inglés.

Cáncer de mama HER2 positivo que se ha diseminado al cerebro

El tratamiento del cáncer de mama HER2 positivo que se ha diseminado al cerebro a menudo implica diferentes tipos de radioterapia. A veces pueden usarse la cirugía o la quimioterapia o la terapia dirigida. El tratamiento en un ensayo clínico también puede ser una opción.

En general, las opciones de tratamiento disponibles dependen del tamaño y la ubicación del tumor (o los tumores) en el cerebro, y de los síntomas que causan, así como también de la salud general del paciente.

A continuación se muestra un resumen general de cuándo y cómo se usan las opciones de tratamiento antes mencionadas para tratar las metástasis cerebrales:

  • Generalmente, a las personas con una sola metástasis cerebral y buena salud general se les practica cirugía, seguida de algún tipo de radioterapia. Si la metástasis cerebral no puede extraerse mediante cirugía y la persona no presenta síntomas, puede utilizarse la radiocirugía estereotáctica.

  • A las personas con 2 a 4 metástasis cerebrales generalmente se les practica radiocirugía estereotáctica.

  • El tratamiento para las personas con cáncer que se ha diseminado en forma extensa por todo el cerebro habitualmente incluye radioterapia total de cerebro.

  • En el caso de las personas cuyo cáncer cerebral empeora incluso después de recibir radioterapia, las opciones de tratamiento adicionales dependen del tratamiento inicial e incluyen cirugía, los tipos de radioterapia que se analizaron anteriormente o un fármaco que puede afectar todo el cuerpo, tal como quimioterapia o terapia dirigida al HER2. En particular, la combinación de tucatinib, capecitabina y trastuzumab se ha aprobado para el tratamiento de pacientes con cáncer de mama HER2 positivo que se ha diseminado al cerebro.

  • Las personas que también tienen cáncer de mama metastásico HER2 positivo en partes del cuerpo fuera del cerebro normalmente continúan su régimen de tratamiento si la enfermedad fuera del cerebro no está empeorando. Si la enfermedad está empeorando, puede agregarse/cambiarse la terapia dirigida al HER2 de acuerdo con las recomendaciones para el cáncer HER2 positivo que se ha diseminado a partes del cuerpo fuera del cerebro (consulte más arriba).

La siguiente sección de esta guía es Acerca de los ensayos clínicos. Ofrece más información sobre los estudios de investigación que se centran en buscar mejores maneras de atender a las personas con cáncer. Puede usar el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.