Cáncer de tiroides: Factores de riesgo

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 11/2017

EN ESTA PÁGINA: encontrará más información sobre los factores que aumentan la probabilidad de desarrollar este tipo de cáncer. Use el menú para ver otras páginas.

Un factor de riesgo es todo aquello que aumenta la probabilidad de que una persona desarrolle cáncer. Si bien los factores de riesgo con frecuencia influyen en el desarrollo del cáncer, la mayoría no provoca cáncer de forma directa. Algunas personas con varios factores de riesgo nunca desarrollan cáncer, mientras que otras personas sin factores de riesgo conocidos desarrollan cáncer. Conocer los factores de riesgo y hablar con el médico al respecto puede ayudarlo a tomar decisiones más informadas sobre las opciones de estilo de vida y atención médica.

Los siguientes factores pueden elevar el riesgo que tiene una persona de desarrollar cáncer de tiroides:

  • Sexo. A las mujeres se les diagnostican 3 de cada 4 cánceres de tiroides.

  • Edad. El cáncer de tiroides puede ocurrir a cualquier edad, pero aproximadamente dos tercios de todos los casos se observan en personas de 20 a 55 años de edad. El cáncer anaplásico de tiroides generalmente se diagnostica después de los 60 años. Los bebés de 10 meses de edad o más y los adolescentes pueden desarrollar CMT, especialmente si portan la mutación en el protooncogén RET (vea a continuación).

  • Genética. Algunos tipos de cáncer de tiroides están asociados con la genética. A continuación se describen algunos datos clave sobre esta enfermedad, los genes y los antecedentes familiares. Si está interesado en saber más sobre su riesgo genético personal, lea este artículo aparte sobre hacerse una prueba genética (en inglés).

    • Un oncogén RET anormal, que puede pasarse de padre a hijo, puede causar CMT. No todas las personas con un oncogén RET alterado desarrollarán cáncer. Los análisis de sangre y las pruebas genéticas pueden detectar el gen. Una vez que se identifica el oncogén RET alterado, un médico puede recomendar una cirugía o extirpar la glándula tiroides antes de que se desarrolle el cáncer. Se les recomienda a las personas con CMT que se realicen una prueba genética para determinar si presentan una mutación en el protooncogén RET. Si es así, se recomendarán pruebas genéticas para los padres, hermanos e hijos.

    • Un antecedente familiar de CMT aumenta el riesgo de una persona. Las personas con síndrome de NEM2 (en inglés) también presentan riesgo de desarrollar otros tipos de cánceres.

    • Un antecedente familiar de pólipos precancerosos en el colon, también llamado intestino grueso, aumenta el riesgo de desarrollar cáncer papilar tiroideo.

  • Exposición a la radiación. La exposición a niveles moderados de radiación a la cabeza y al cuello puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer papilar y folicular tiroideo. Tales fuentes de exposición incluyen:

    • Tratamientos de rayos X con dosis de bajas a moderadas usados antes de 1950 para tratar a niños con acné, amigdalitis y otros problemas de cabeza y cuello.

    • Radioterapia para linfoma de Hodgkin u otros tipos de linfoma en la cabeza y cuello.

    • Exposición a yodo radiactivo, también llamado I-131 o RAI, especialmente en la niñez.

    • Exposición a la radiación ionizante, incluida la lluvia radiactiva de ensayos de armas atómicas durante los años 50 y 60 y la lluvia radiactiva de centrales nucleares. Algunos ejemplos incluyen el accidente de la central nuclear de Chernóbil en 1986 y el terremoto que dañó las centrales nucleares de Fukushima, Japón en 2011. Otra fuente de I-131 son las liberaciones ambientales de centrales de producción de armas atómicas.

  • Dieta baja en yodo. El yodo es necesario para el funcionamiento normal de la tiroides. En los Estados Unidos, el yodo se agrega a la sal para ayudar a prevenir problemas tiroideos.

  • Raza. Las personas de raza blanca o asiática presentan más probabilidades de desarrollar cáncer de tiroides, pero esta enfermedad puede afectar a una persona de cualquier raza o etnia.

  • Cáncer de mama. Un estudio reciente demostró que los sobrevivientes de cáncer de mama presentan un mayor riesgo de desarrollar cáncer de tiroides, particularmente durante los primeros 5 años después del diagnóstico y para aquellos a los que se les diagnosticó cáncer de mama a una edad más temprana. Estos hallazgos siguen siendo examinados por los investigadores.

La siguiente sección de esta guía es Síntomas y signos. Explica los cambios en el cuerpo o los problemas médicos que puede provocar esta enfermedad. Puede usar el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.