Cáncer de vejiga: Diagnóstico

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 10/2017

EN ESTA PÁGINA: encontrará una lista de las pruebas, los procedimientos y las exploraciones frecuentes que los médicos usan para averiguar la causa de un problema médico. Use el menú para ver otras páginas.

Los médicos realizan muchas pruebas para detectar o diagnosticar el cáncer. También realizan pruebas para averiguar si el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo desde el lugar donde se inició. Si esto sucede, se denomina metástasis. Por ejemplo, las pruebas por imágenes pueden mostrar si el cáncer se ha diseminado. Las pruebas por imágenes muestran imágenes del interior del cuerpo. Los médicos también pueden hacer pruebas para determinar qué tratamientos podrían funcionar mejor.

En la mayor parte de los tipos de cáncer, una biopsia es la única manera segura para que el médico determine si un área determinada del cuerpo tiene cáncer. Durante la biopsia, el médico toma una pequeña muestra de tejido para hacerle pruebas en un laboratorio. Si no se puede realizar una biopsia, el médico puede sugerir que se lleven a cabo otras pruebas que ayuden a establecer un diagnóstico.

Esta lista describe opciones para el diagnóstico de este tipo de cáncer. No todas las pruebas mencionadas a continuación se utilizarán para todas las personas. Su médico puede considerar estos factores al elegir una prueba de diagnóstico:

  • Tipo de cáncer que se sospecha

  • Sus signos y síntomas

  • Su edad y afección médica

  • Los resultados de pruebas médicas anteriores

Mientras más temprano se detecta el cáncer de vejiga, mejores son las probabilidades de tratamiento y cura exitosos. Sin embargo, aún no existe una prueba lo suficientemente precisa como para detectar el cáncer de vejiga en la población general; por lo tanto, a la mayoría de las personas se les diagnostica cáncer de vejiga una vez que ya presentan síntomas. Como resultado, algunas personas tienen una enfermedad más avanzada (estadio avanzado) cuando se detecta el cáncer. A la mayoría de las personas, no obstante, se les diagnostica generalmente cáncer de vejiga no invasivo (consulte Introducción).

Las siguientes pruebas se pueden usar para diagnosticar y obtener más información sobre el cáncer de vejiga:

  • Análisis de orina. Si su médico ha detectado alguna cantidad de sangre en la orina, es posible que se solicite un análisis citológico de orina. Para el análisis citológico de orina generalmente se usa una muestra de orina aleatoria de la micción normal a fin de determinar si la orina contiene células tumorales. Si un paciente se somete a una cistoscopia (consulte a continuación), se puede realizar una prueba adicional que implica el enjuague de la vejiga y la obtención de líquido a través del cistoscopio o de otro tubo pequeño que se inserta en la uretra. Esta muestra se puede analizar de muchas formas. La forma más frecuente es observar las células a través de un microscopio, lo que se conoce como citología urinaria. Existen otros análisis de orina que usan análisis moleculares que se pueden realizar para ayudar a detectar el cáncer, generalmente en simultáneo con la citología urinaria.

  • Cistoscopia. La cistoscopia es el procedimiento de diagnóstico clave para el cáncer de vejiga. Permite que el médico observe el interior del cuerpo con un tubo delgado, flexible e iluminado denominado cistoscopio. La cistoscopia flexible se realiza en el consultorio del médico y no requiere anestesia, que es un medicamento que bloquea la sensibilidad al dolor. Este procedimiento breve puede detectar crecimientos en la vejiga y determinar la necesidad de una biopsia o de cirugía.

  • Biopsia/TURBT. Si se encuentra tejido anormal durante una cistoscopia, el médico realizará una biopsia (en inglés). Una biopsia es la extirpación de una cantidad pequeña de tejido para examinarla a través de un microscopio. Este procedimiento quirúrgico se conoce como resección transuretral de tumor en la vejiga (transurethral resection of bladder tumor, TURBT).

    Durante una TURBT, el médico extirpa el tumor y una muestra del músculo de la vejiga cercano al tumor. El médico también puede decidir realizar biopsias adicionales de otras partes de la vejiga, en función de los resultados de la cistoscopia. Otro procedimiento que se realiza con frecuencia antes de completar una TURBT es el examen con anestesia (exam under anesthesia, EUA). Con este procedimiento, el urólogo evalúa la vejiga para observar si se puede sentir alguna masa. El patólogo luego analiza toda muestra de tejido que se haya extirpado durante la TURBT. Un patólogo es un médico que se especializa en interpretar pruebas de laboratorio y evaluar células, tejidos y órganos para diagnosticar enfermedades.

    Una TURBT se usa para diagnosticar el cáncer de vejiga y determinar el tipo de tumor, qué tan profundamente ha crecido en las capas de le vejiga y para identificar cualquier cambio canceroso microscópico adicional, denominado carcinoma in situ (CIS) (consulte Estadios y grados). Una TURBT también se puede usar como tratamiento para un tumor no músculo invasivo (consulte Opciones de tratamiento).

Las siguientes pruebas por imágenes se pueden usar para determinar si el cáncer de vejiga se ha diseminado y para ayudar con el estadio.

  • Exploración por tomografía computarizada (computed tomography, CT o CAT). Una exploración por CT (en inglés) crea una imagen tridimensional del interior del cuerpo utilizando rayos X que se toman desde diferentes ángulos. Una computadora combina estas imágenes en una vista detallada de cortes transversales que muestra anormalidades o tumores. Una exploración por CT se puede usar para medir el tamaño del tumor y para identificar ganglios linfáticos agrandados, lo que puede indicar que el cáncer se ha diseminado. En ocasiones, antes de la exploración se administra un tinte especial denominado medio de contraste, a fin de obtener mejores detalles en la imagen. Este tinte se puede inyectar en una vena del paciente o puede administrarse en forma de líquido para tragar. Antes de la realización de esta prueba, los pacientes le deben informar al personal que realiza la prueba si son alérgicos al yodo o a algún otro medio de contraste. El tinte de contraste intravenoso usado en una exploración por CT puede provocar problemas renales, por lo tanto los pacientes con algún tipo de problema renal deben informarle al personal antes de que se realice esta exploración.

  • Imágenes por resonancia magnética (magnetic resonance imaging, MRI). Una MRI (en inglés) usa campos magnéticos, en lugar de rayos X, para producir imágenes detalladas del cuerpo. Una exploración por MRI se puede usar para medir el tamaño del tumor y para identificar ganglios linfáticos agrandados, lo que puede indicar que el cáncer se ha diseminado. Antes de la exploración, se administra un tinte especial denominado medio de contraste a fin de crear una imagen más clara. Este tinte se puede inyectar en una vena del paciente o puede administrarse en forma de líquido para tragar.

  • Exploración por tomografía por emisión de positrones (positron emission tomography, PET) o PET-CT. Una PET generalmente se combina con una exploración por CT (ver más arriba), lo cual se denomina PET-CT (en inglés). Sin embargo, es posible que escuche al médico hablar de este procedimiento simplemente como una PET. Una exploración por PET es una forma de crear imágenes de los órganos y los tejidos internos del cuerpo. Se inyecta en el cuerpo del paciente una pequeña cantidad de una sustancia radioactiva. Esta sustancia es absorbida por las células que utilizan la mayor cantidad de energía. Debido a que el cáncer tiende a utilizar energía de manera activa, este absorbe una cantidad mayor de la sustancia radioactiva. Luego, una exploración detecta esta sustancia para generar imágenes del interior del cuerpo.

    Las investigaciones en curso sugieren que una exploración por PET puede ayudar a detectar el cáncer de vejiga que se ha diseminado mejor que una exploración por CT o por MRI sola. A pesar de esto, las exploraciones por PET no se consideran pruebas por imágenes estándares para detectar el cáncer de vejiga.

  • Ecografía. Una ecografía utiliza ondas de sonido para crear una imagen de los órganos internos. Puede ayudar a detectar si los riñones o los uréteres están bloqueados. Esta prueba no requiere ningún tipo de medio de contraste.

Después de que se realicen las pruebas de diagnóstico, su médico revisará todos los resultados con usted. Si el diagnóstico es cáncer, estos resultados también ayudan a que el médico describa el cáncer. Esto se conoce como determinación del estadio y grado.

La siguiente sección de esta guía es Estadios y grados. Explica el sistema que los médicos usan para describir el alcance de la enfermedad y cómo las células cancerosas se ven a través del microscopio. Puede usar el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.