Glioma de tronco encefálico infantil: Diagnóstico

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 03/2019

EN ESTA PÁGINA: encontrará una lista de las pruebas, los procedimientos y las exploraciones frecuentes que los médicos usan para averiguar la causa de un problema médico. Use el menú para ver otras páginas.

Los médicos realizan muchas pruebas para detectar o diagnosticar el glioma de tronco encefálico. También realizan pruebas para averiguar si el tumor se ha diseminado a otras partes del cuerpo desde el lugar donde se inició. Si esto sucede, se denomina metástasis. Por ejemplo, las pruebas por imágenes pueden mostrar si el tumor se ha diseminado. Las pruebas por imágenes muestran imágenes del interior del cuerpo. Los médicos también pueden hacer pruebas para determinar qué tratamientos podrían funcionar mejor.

En muchos tipos de tumores, una biopsia es la única manera segura para que el médico determine si un área determinada del cuerpo tiene un tumor. Durante la biopsia, el médico toma una pequeña muestra de tejido para hacerle pruebas en un laboratorio.
Sin embargo, el glioma difuso de tronco encefálico es diferente a la mayoría de los otros tumores. El diagnóstico de un glioma de tronco encefálico se realiza mediante imágenes por resonancia magnética (magnetic resonance imaging, MRI) únicamente (vea a continuación).

En general, se evita realizar una biopsia a niños con glioma difuso de tronco encefálico, ya que los resultados de la biopsia no cambian las opciones de tratamiento y el procedimiento puede implicar riesgos graves. A veces se puede utilizar una biopsia en ensayos clínicos o cuando un glioma de tronco encefálico tiene características inusuales. Analizando la parte del tumor extraída durante la biopsia, los médicos pueden descubrir algunas características moleculares que pueden ayudarlos a planificar el tratamiento. A medida que aumenten los tratamientos nuevos en función de esta información molecular y el riesgo de una biopsia disminuya, estos procedimientos podrían realizarse con más frecuencia.

En el caso de un glioma de tronco encefálico focal, es posible considerar una biopsia y la extirpación del tumor. Si no se puede realizar una biopsia, el médico puede sugerir que se lleven a cabo otras pruebas que ayuden a establecer un diagnóstico.

Esta sección describe opciones para el diagnóstico del glioma de tronco encefálico. No todas las pruebas mencionadas a continuación se utilizarán para todas las personas. Es posible que el médico de su hijo tenga en cuenta estos factores al elegir una prueba de diagnóstico:

  • Tipo de tumor que se sospecha

  • Los signos y síntomas de su hijo

  • La edad y el estado de salud general de su hijo

  • Los resultados de pruebas médicas anteriores

Además del examen físico, se pueden utilizar las siguientes pruebas para diagnosticar un glioma de tronco encefálico:

  • MRI. Una MRI (en inglés) usa campos magnéticos, en lugar de rayos X, para producir imágenes detalladas del cuerpo. Antes de la exploración, se administra un tinte especial denominado medio de contraste a fin de crear una imagen más clara. Este tinte se puede inyectar en la vena del paciente o puede ser administrado en forma de pastilla para tragar.

  • Exploración por tomografía computarizada (Computed Tomography, CT) o por tomografía axial computarizada (Computed Axial Tomography, CAT). Una exploración por CT crea imágenes del interior del cuerpo utilizando rayos X que se toman desde diferentes ángulos. Una computadora combina estas imágenes en una imagen detallada tridimensional que muestra las anomalías o los tumores. Una exploración por CT se puede utilizar para medir el tamaño del tumor. A veces, se administra un medio de contraste antes de la exploración, a fin de proporcionar mejores detalles de la imagen. Este tinte se puede inyectar en una vena del paciente o puede administrarse en forma de pastilla o líquido para tragar. En el caso de un glioma de tronco encefálico, esta prueba no suele brindar información suficiente para establecer un diagnóstico definitivo y aún es necesario realizar una MRI.

  • Biopsia. Una biopsia es la extirpación de una cantidad pequeña de tejido para examinarla a través de un microscopio. Como se explicó anteriormente, por lo general no se lleva a cabo una biopsia en el caso de los tipos difusos más frecuentes de tumores de tronco encefálico. Sin embargo, para un tumor focal, suele emplearse para determinar el tipo de tumor. Si es posible, un médico llamado neurocirujano extirpará una pequeña muestra del tejido cerebral. Un neurocirujano se especializa en el tratamiento de los tumores del SNC mediante cirugía. Luego, un patólogo analiza la(s) muestra(s). Un patólogo es un médico que se especializa en interpretar pruebas de laboratorio y evaluar células, tejidos y órganos para diagnosticar enfermedades.

Después de realizadas las pruebas de diagnóstico, el médico de su hijo revisará todos los resultados con usted. Si el diagnóstico es glioma de tronco encefálico, estos resultados también ayudarán a que el médico describa el tumor. Esto se conoce como determinación del estadio y grado.

La siguiente sección de esta guía es Estadios y grados. Explica el sistema que los médicos usan para describir el alcance del glioma de tronco encefálico. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.