Sarcoma de Ewing en la niñez y adolescencia: Diagnóstico

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 01/2019

EN ESTA PÁGINA: encontrará una lista de pruebas, procedimientos y exploraciones frecuentes que los médicos usan para averiguar la causa de un problema médico. Use el menú para ver otras páginas.

Los médicos realizan muchas pruebas para detectar o diagnosticar el cáncer. También realizan pruebas para averiguar si el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo desde el lugar donde se inició. Si esto sucede, se denomina metástasis. Por ejemplo, las pruebas por imágenes pueden mostrar si el cáncer se ha diseminado. Las pruebas por imágenes muestran imágenes del interior del cuerpo. Los médicos también pueden hacer pruebas para determinar qué tratamientos podrían funcionar mejor.

Para la mayoría de los tipos de cáncer, una biopsia es la única forma segura de que el médico sepa si un área determinada del cuerpo tiene cáncer. Durante la biopsia, el médico toma una pequeña muestra de tejido para hacerle pruebas en un laboratorio. Si no se puede realizar una biopsia, el médico puede sugerir que se lleven a cabo otras pruebas que ayuden a establecer un diagnóstico.

En esta lista se describen opciones para el diagnóstico del sarcoma de Ewing. No todas las pruebas enumeradas a continuación se utilizarán para todas las personas. El médico puede considerar estos factores al elegir una prueba de diagnóstico:

  • Tipo de cáncer que se sospecha.

  • Signos y síntomas.

  • La edad y el estado de salud general.

  • Los resultados de pruebas médicas anteriores.

Además del examen físico, se pueden utilizar las siguientes pruebas para diagnosticar sarcoma de Ewing:

  • Análisis de sangre. Un hemograma completo (en inglés) es un análisis de sangre el que se cuenta la cantidad de cada tipo de célula sanguínea. Los niveles anormales de glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas pueden ser un signo de que el tumor se ha diseminado. El médico también puede revisar la función hepática y renal y buscar niveles altos de una enzima sanguínea en particular llamada lactato deshidrogenasa o LDH, la cual algunas veces ayuda a señalar la presencia de un tumor en el cuerpo.

  • Radiografía. Una radiografía es un modo de crear una imagen de los órganos y tejidos del cuerpo usando una pequeña cantidad de radiación. Por lo general, los médicos pueden encontrar tumores óseos con una radiografía.

Pruebas por imágenes

  • Exploración por tomografía computarizada (TC). Una exploración por tomografía computarizada toma imágenes del interior del cuerpo desde diferentes ángulos utilizando rayos X. Una computadora combina estas imágenes en una imagen detallada tridimensional que muestra anormalidades o tumores. En el caso del sarcoma de Ewing, se realiza una exploración por TC del tórax para ver si el tumor se ha diseminado a los pulmones. Una exploración por TC se puede utilizar para medir el tamaño del tumor. En ocasiones, antes de la exploración se administra un tinte especial, denominado medio de contraste, a fin de obtener mejores detalles en la imagen. Este tinte se puede inyectar en una vena del paciente o puede administrarse en forma de pastilla o líquido para tragar.

  • Imágenes por resonancia magnética (IRM). Una exploración por imágenes por resonancia magnética (en inglés) usa campos magnéticos, en lugar de rayos X, para producir imágenes detalladas del cuerpo. Se puede usar la IRM para medir el tamaño del tumor. Antes de la exploración, se administra un tinte especial denominado medio de contraste a fin de crear una imagen más clara. Este tinte se puede inyectar en una vena del paciente o puede administrarse en forma de pastilla o líquido para tragar. La IRM es más útil que una exploración por TC para revelar dónde está el tumor en relación con los nervios y vasos sanguíneos cercanos.

  • Exploración por tomografía por emisión de positrones (TEP) o TEP-TC. Una exploración por emisión de positrones (TEP) generalmente se combina con una exploración por TC (consulte arriba), lo cual se denomina exploración por TEP-TC. Sin embargo, es posible que escuche al médico referirse a este procedimiento como simplemente una exploración por TEP. La exploración por TEP es una forma de crear imágenes de los órganos y los tejidos internos del cuerpo. Se inyecta en el cuerpo del paciente una pequeña cantidad de una sustancia azucarada radiactiva. Esta sustancia azucarada es absorbida por las células que usan la mayor cantidad de energía. Debido a que el cáncer tiende a utilizar energía de manera activa, esta sustancia absorbe una cantidad mayor de la sustancia radioactiva. Luego, un escáner detecta esta sustancia para generar imágenes del interior del cuerpo. En el caso de sarcoma de Ewing, una exploración por TEP-TC integrada a menudo es más precisa que una PET o gammagrafía ósea solas.

  • Gammagrafía ósea. La gammagrafía ósea usa un trazador radiactivo para examinar el interior de los huesos. El trazador se inyecta en una vena del paciente. Se acumula en zonas del hueso y se detecta mediante una cámara especial. Ante la cámara, los huesos sanos aparecen de color gris, y las zonas de lesión como las provocadas por un tumor, aparecen de color oscuro.

Pruebas con procedimientos quirúrgicos

  • Biopsia. Una biopsia es la extirpación de una cantidad pequeña de tejido para su examen a través de un microscopio. Si el tumor está en un brazo o una pierna, un oncólogo ortopédico o un radiólogo intervencionista que tenga experiencia con sarcomas de Ewing debe realizar la biopsia. Un oncólogo ortopédico es un médico que se especializa en cánceres del sistema musculoesquelético.

    Durante el procedimiento, el médico puede tomar una muestra del tumor, de la médula ósea (consulte abajo) o de ambos. Otras pruebas pueden sugerir la presencia de cáncer, pero solo una biopsia puede permitir formular un diagnóstico definitivo. Un patólogo analiza la(s) muestra(s) que se extirpó (extirparon) durante la biopsia. Un patólogo es un médico que se especializa en interpretar pruebas de laboratorio y evaluar células, tejidos y órganos para diagnosticar enfermedades.

  • Aspiración y biopsia de médula ósea. Estos 2 procedimientos son similares y suelen realizarse al mismo tiempo para examinar la médula ósea para determinar la presencia del sarcoma de Ewing. La médula ósea tiene una parte sólida y una líquida. En la aspiración de médula ósea se extrae una muestra del líquido con una aguja. La biopsia de médula ósea consiste en la extirpación de una pequeña cantidad de tejido sólido con una aguja.

    Luego un patólogo analiza la(s) muestra(s). Un lugar frecuente para realizar una aspiración de médula ósea y una biopsia es el hueso de la cadera, que está ubicado en la región lumbar. Normalmente, antes de esta intervención, se anestesia la piel de dicha área con medicamentos. También pueden utilizarse otros tipos de medicamentos para bloquear la conciencia del dolor.

Otros análisis de laboratorio

Se pueden realizar otros análisis de laboratorio de las muestras de tejido extraídas durante una biopsia para obtener más información sobre el tumor.

  • Análisis inmunohistoquímico. Este análisis permite detectar células del sarcoma de Ewing en la muestra de tejido.

  • Análisis citogenético y reacción en cadena de la polimerasa de transcripción inversa. Estos análisis determinan si los cambios genéticos que caracterizan a las células del sarcoma de Ewing están presentes en la muestra.

Después de que se realicen estos análisis de diagnóstico, el médico revisará todos los resultados con usted y su hijo. Si el diagnóstico es cáncer, estos resultados también ayudan al médico a describir el cáncer. Esto se denomina determinación del estadio.

La siguiente sección de esta guía es Estadios. Explica el sistema que los médicos usan para describir el alcance de la enfermedad. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.