Sarcoma de tejido blando: Diagnóstico

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 05/2019

EN ESTA PÁGINA: encontrará una lista de las pruebas, los procedimientos y las exploraciones frecuentes que los médicos usan para averiguar la causa de un problema médico. Use el menú para ver otras páginas. 

Los médicos realizan muchas pruebas para detectar o diagnosticar el cáncer. También realizan pruebas para averiguar si el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo desde el lugar donde se inició. Si esto sucede, se denomina metástasis. Por ejemplo, las pruebas por imágenes pueden mostrar si el cáncer se ha diseminado. Las pruebas por imágenes muestran imágenes del interior del cuerpo. Los médicos también pueden hacer pruebas para determinar qué tratamientos podrían funcionar mejor. 

Para la mayoría de los tipos de cáncer, una biopsia es la única forma segura de que el médico sepa si un área determinada del cuerpo tiene cáncer. Durante una biopsia, el médico toma una pequeña muestra de tejido para hacerle pruebas en un laboratorio. Si no se puede realizar una biopsia, el médico puede sugerir que se lleven a cabo otras pruebas que ayuden a establecer un diagnóstico. Si bien las biopsias tienen una pequeña posibilidad de no dar una respuesta definitiva, son muy importantes para permitirle a su médico hacer un diagnóstico claro y para desarrollar un plan claro de tratamiento en equipo. 

Esta sección describe opciones para el diagnóstico del sarcoma. No todas las pruebas enumeradas a continuación se utilizarán para todas las personas. Su médico puede considerar estos factores al elegir una prueba de diagnóstico: 

  • Tipo de cáncer que se sospecha 

  • Sus signos y síntomas 

  • Su edad y estado de salud general 

  • Los resultados de pruebas médicas anteriores 

No hay pruebas estándares de detección del sarcoma. Un médico debería examinar cualquier masa o bulto de reciente aparición o de aspecto extraño o que esté creciendo para asegurarse de que no sea cáncer. Los sarcomas son raros. Si se sospecha la presencia de un sarcoma, es muy importante consultar a un médico que tenga experiencia en este tipo de cáncer. 

El diagnóstico del sarcoma se realiza mediante la combinación de un examen clínico por parte de un médico y pruebas de diagnóstico por imágenes. Se confirma a través de los resultados de una biopsia. Además del examen físico, se pueden utilizar algunas de las pruebas descritas a continuación para diagnosticar sarcoma. 

Pruebas por imágenes 

Tanto los tumores benignos como los tumores cancerosos pueden verse en las pruebas por imágenes, como las radiografías. Los radiólogos utilizarán el aspecto del tumor observado en la prueba para ayudar a determinar si puede ser benigno o canceroso. Sin embargo, casi siempre es necesario hacer una biopsia. 

  • Radiografía. Una radiografía es un modo de crear una imagen de las estructuras internas del cuerpo usando una pequeña cantidad de radiación. Las radiografías resultan especialmente útiles para los sarcomas óseos (página en inglés)pero no tanto para el sarcoma de tejidos blandos. 

  • Ecografía. Una ecografía usa ondas sonoras para crear una imagen y se puede usar para analizar bultos bajo la piel o en otros órganos del cuerpo. 

  • Exploración por tomografía computarizada (TC) o por tomografía axial computarizada (TAC). Una exploración por TC crea imágenes del interior del cuerpo utilizando rayos X que se toman desde diferentes ángulos. Una computadora combina estas imágenes en una imagen tridimensional detallada que muestra las anomalías o los tumores. Una exploración por TC puede utilizarse para medir el tamaño del tumor y para averiguar si el cáncer se ha diseminado. En ocasiones, se administra un tinte especial, denominado medio de contraste, antes de la exploración, a fin de obtener mejores detalles en la imagen. Este tinte puede inyectarse en la vena de un paciente o puede ser una píldora o un líquido que el paciente deba beber. 

  • Imágenes por resonancia magnética (IRM). Una IRM (información en inglés) usa campos magnéticos, en lugar de rayos X, para producir imágenes detalladas del cuerpo. Las IRM se pueden usar para medir el tamaño del tumor. Antes de la exploración, se administra un tinte especial denominado medio de contraste a fin de crear una imagen más clara. Este tinte puede inyectarse en una vena del paciente. LA IRM a menudo se utiliza para determinar si un sarcoma puede extraerse con cirugía. 

  • Estudio de tomografía por emisión de positrones (TEP) o TEP-TC. Una exploración por TEP normalmente se combina con una exploración por TC (ver más arriba), lo cual se denomina exploración por TEP-TC. Sin embargo, es posible que escuche al médico referirse a este procedimiento como simplemente una exploración por TEP. La exploración por TEP es una forma de crear imágenes de los órganos y los tejidos internos del cuerpo. Una pequeña cantidad de una sustancia azucarada radiactiva se inyecta en el cuerpo del paciente. Esta sustancia azucarada es absorbida por las células que utilizan la mayor cantidad de energía. Debido a que el cáncer tiende a utilizar energía de manera activa, esta sustancia absorbe una cantidad mayor de la sustancia radioactiva. Luego, una exploración detecta esta sustancia para generar imágenes del interior del cuerpo. Esta técnica puede utilizarse para observar tanto la estructura del tumor como la cantidad de energía que absorbe el tumor y los tejidos normales. Esta información puede ser útil para la planificación del tratamiento y para evaluar cómo tan bien está funcionando el tratamiento, pero habitualmente no se realiza en todos los casos de sarcoma de partes blandas conocido o posible. 

Biopsia y análisis de tejidos 

Las pruebas por imágenes pueden indicar el diagnóstico de sarcoma, pero será necesaria una biopsia para confirmar el diagnóstico y para determinar el tipo de sarcoma. Antes de realizar una cirugía o una biopsia, es muy importante que el paciente consulte a un especialista en sarcomas. 

  • Biopsia. Una biopsia es la extirpación de una cantidad pequeña de tejido para examinarlo a través de un microscopio. Otras pruebas pueden indicar la presencia de cáncer, pero solo una biopsia permite formular un diagnóstico confiable. Un patólogo es un médico que se especializa en interpretar análisis de laboratorio y evaluar células, tejidos y órganos para diagnosticar enfermedades. 
     
    Debido a que el sarcoma de tejidos blandos es poco frecuente, un patólogo experto debe analizar la muestra de tejido para diagnosticar correctamente un sarcoma. A veces, el diagnóstico correcto de un sarcoma requiere pruebas especiales del tejido del tumor y es mejor que lo haga un especialista que vea este tipo de cáncer con frecuencia. 
     
    Existen diferentes tipos de biopsias. En el caso de una biopsia con aguja, el médico extirpa una pequeña muestra de tejido del tumor con un instrumento similar a una aguja (en general, es una biopsia profunda con aguja). Puede hacerlo con la ayuda de ultrasonido, una exploración por TC o una IRM para guiar con exactitud la aguja hacia el tumor. En la biopsia por incisión, el cirujano hace un corte en el tumor y extirpa una muestra de tejido. En la biopsia por escisión, el cirujano extrae todo el tumor. Las biopsias por escisiones, en general, no se recomiendan para sarcomas porque a menudo se necesita una segunda cirugía para extirpar completamente el tumor.  
     
    El tipo de biopsia y cómo se lleva a cabo es importante para el diagnóstico y para el tratamiento de sarcomas, por lo tanto, se debe revisar a los pacientes en un centro especializado en sarcoma, incluso antes de que se realice la biopsia. Debido a que los tumores de sarcoma de tejidos blandos son poco frecuentes y a que existen muchos tipos diferentes de sarcoma de tejidos blandos, es importante que un patólogo experto analice la muestra de tejido extirpada para diagnosticar correctamente un sarcoma. Las personas que los médicos sospechan que tienen sarcoma deben ser derivadas a un centro de sarcoma, idealmente, antes de que se realice una biopsia, de modo que el cirujano pueda identificar el lugar de la biopsia. 

  • Pruebas de tejido del tumor. Es posible que el médico o patólogo que observa el sarcoma recomiende realizar análisis de laboratorio en una muestra tumoral, a fin de identificar genes específicos, proteínas y otros factores específicos del tumor. Los resultados de estas pruebas ayudarán a decidir qué tratamiento debe seguirse, ya que los sarcomas pueden variar entre sí tanto como el cáncer de mama varía respecto del cáncer de colon (ver Tipos de tratamientos). 

Después de que se realicen las pruebas de diagnóstico, el médico revisará todos los resultados con usted. Si el diagnóstico es cáncer, estos resultados también ayudan al médico a describir el cáncer. Esto se conoce como determinación del estadio y grado. 

La siguiente sección de esta guía es Estadios y gradosExplica el sistema que los médicos usan para describir el alcance de la enfermedad. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.