Cáncer de ovario, de las trompas de Falopio y peritoneal: Factores de riesgo y prevención

Approved by the Cancer.Net Editorial Board, 04/2019

EN ESTA PÁGINA: encontrará más información sobre los factores que aumentan la probabilidad de desarrollar cáncer de ovario, de las trompas de Falopio y peritoneal. Use el menú para ver otras páginas.

Un factor de riesgo es todo aquello que aumenta la probabilidad de que una persona desarrolle cáncer. Aunque los factores de riesgo con frecuencia influyen en el desarrollo del cáncer, la mayoría no provoca cáncer de forma directa. Algunas personas con varios factores de riesgo nunca desarrollan cáncer, mientras que otras personas sin factores de riesgo conocidos desarrollan cáncer. Conocer los factores de riesgo y hablar con el médico al respecto puede ayudarlo a tomar decisiones más informadas sobre las opciones de estilo de vida y atención médica.

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de una mujer de desarrollar cáncer de ovario/trompas de Falopio.

  • Antecedentes familiares. Un marcado historial familiar de cáncer de mama o de ovario/trompas de Falopio hace que las mujeres tengan un mayor riesgo de contraer cáncer de ovario/trompas de Falopio. Los médicos creen que esto se debe a que muchas de estas familias tienen mutaciones genéticas (cambios en los genes) que se transmiten de generación en generación (consulte “Genética” a continuación). Si le inquieta saber si el cáncer de ovario/trompas de Falopio es un antecedente en su familia, es importante averiguar los antecedentes familiares con precisión, lo que incluye el cáncer de mama en la familia. Al comprender sus antecedentes familiares, usted y su médico pueden hablar acerca de maneras para reducir el riesgo y adoptar un rol activo en el cuidado de su salud.

  • Genética. Entre el 10 % y el 15 % de los tipos de cáncer de ovario/trompas de Falopio se producen debido a una mutación genética, o cambio, que ha sido transmitida dentro de una familia. Todas las mujeres con cáncer de ovario/trompas de Falopio menores de 70 años de edad deben recibir pruebas genéticas para la mutación de BRCA1 y BRCA2, independientemente de si tienen antecedentes familiares de cáncer de ovario o mama. Las mujeres también pueden querer que se les realicen pruebas para los genes relacionados con el síndrome de Lynch (consulte más abajo) y para otros genes relacionados con el riesgo de cáncer, según su tipo de cáncer de ovario/trompas de Falopio.

    Una mutación del gen BRCA1 o BRCA2 se asocia con un mayor riesgo de desarrollar estos cánceres. Una mujer con un “riesgo promedio” solo tiene un riesgo en toda la vida de entre el 1 % y el 2 % de presentar cáncer de ovario/trompas de Falopio. Una mujer con una mutación de BRCA1 tiene un riesgo en toda la vida de cerca del 40 %, y una mujer con una mutación de BRCA2 tiene un riesgo en toda la vida de cerca del 10 al 20 %. Aunque es menos frecuente, el cáncer de ovario/trompas de Falopio relacionado con el gen BRCA puede desarrollarse en mujeres que no tienen antecedentes familiares de cáncer de mama ni de ovario/trompas de Falopio. Alrededor del 40 % de las mujeres con cáncer de ovario/trompas de Falopio que se descubre que tienen una mutación de BRCA no tienen antecedentes familiares. Debido a esto, se pueden recomendar pruebas genéticas para otros miembros de la familia si una persona tiene una mutación de BRCA, ya que estos cánceres pueden ser hereditarios. Lea más sobre los genes BRCA1 y BRCA2 en la sección de este sitio web sobre cáncer hereditario de mama y de ovario (en inglés).

  • Afecciones genéticas. Existen muchas otras afecciones genéticas que producen cáncer de ovario/trompas de Falopio. Algunas de las más frecuentes incluyen las siguientes:

    • Síndrome de Lynch. El síndrome de Lynch (en inglés), también conocido como cáncer colorrectal hereditario sin poliposis, aumenta el riesgo de cáncer de ovario/trompas de Falopio y cáncer de útero de una mujer. Es causado por mutaciones en varios genes diferentes. El Síndrome de Lynch aumenta el riesgo de cáncer colorrectal y de varios otros cánceres.

    • Síndrome de Peutz-Jeghers (Peutz-Jeghers Syndrome, PJS). El PJS (en inglés) es causado por una mutación genética específica. El síndrome se asocia con múltiples pólipos en el tracto digestivo que se convierten en tumores no cancerosos y con el aumento de la pigmentación (manchas oscuras en la piel) en la cara y las manos. El PJS aumenta el riesgo de cáncer de ovario/trompas de Falopio, cáncer de mama, cáncer colorrectal, cáncer de cuello uterino y varios otros tipos de cáncer.

    • Síndrome del carcinoma nevoide de células basales (Nevoid Basal Cell Carcinoma Syndrome, NBCCS). Las mujeres con NBCCS (en inglés), también llamado síndrome de Gorlin, tienen un mayor riesgo de desarrollar fibromas. Los fibromas son tumores fibrosos benignos de los ovarios. Existe un pequeño riesgo de que estos fibromas puedan convertirse en un tipo de cáncer de ovario llamado fibrosarcoma. Las personas con NBCCS a menudo tienen múltiples cánceres de piel basocelulares (en inglés) y quistes mandibulares, y pueden desarrollar meduloblastoma (en inglés), un tipo de tumor cerebral, en la infancia.

    • Síndrome de Li-Fraumeni y ataxia-telangiectasia. Las mujeres con el síndrome de Li-Fraumeni (en inglés) o ataxia-telangiectasia (en inglés) pueden tener un riesgo ligeramente mayor de desarrollar cáncer de ovario.

      Es posible que existan otros síndromes hereditarios relacionados con estos tipos de cáncer, y las investigaciones en esta área están en curso. Solo la evaluación genética (en inglés) puede determinar si una persona tiene una mutación genética. La mayoría de los expertos recomienda enfáticamente que las personas que estén considerando la realización de la evaluación genética hablen primero con un asesor genético (en inglés). Este experto está capacitado para explicar los riesgos y los beneficios de la evaluación genética.

  • Edad. El riesgo de una mujer de desarrollar cáncer de ovario/trompas de Falopio aumenta con la edad. Las mujeres de todas las edades tienen un riesgo de estos tipos de cáncer, pero las mujeres mayores de 50 años son más propensas a desarrollar estos cánceres. Aproximadamente la mitad de las mujeres diagnosticadas con cáncer de ovario/trompas de Falopio son mayores de 63 años de edad.

  • Peso. Estudios recientes muestran que las mujeres que fueron obesas en los primeros años de la edad adulta pueden correr más riesgo de desarrollar cáncer de ovario/trompas de Falopio. Las mujeres obesas son más propensas a morir de cualquier afección, incluido el cáncer de ovario/trompas de Falopio.

  • Endometriosis. Se denomina endometriosis la afección en la que el revestimiento interior del útero crece fuera de este y afecta otros órganos cercanos. Esta afección puede causar varios problemas, pero hay disponible tratamiento eficaz. Los investigadores continúan estudiando si la endometriosis es un factor de riesgo para el cáncer de ovario. Puede aumentar el riesgo de determinados tipos de cáncer de ovario, lo cual incluye el cáncer de células claras y el cáncer de ovario endometrioide.

  • Origen étnico. Las mujeres de herencia norteamericana, europea del norte o judía askenazi corren más riesgo de desarrollar cáncer de ovario. Las personas de algunos de estos orígenes étnicos tienen un mayor riesgo de presentar mutaciones de BRCA.

  • Antecedentes reproductivos. Las mujeres que comenzaron a menstruar temprano en la vida, que nunca dieron a luz a un hijo, que presentan infertilidad (la incapacidad de procrear) sin razón aparente, que no tomaron píldoras anticonceptivas o que ingresaron a la menopausia más tarde pueden tener un riesgo mayor de cáncer de ovario/trompas de Falopio.

  • Terapia de reemplazo hormonal. Las mujeres que han tomado la terapia de reemplazo hormonal (Hormone Replacement Therapy, HRT) solo con estrógenos después de la menopausia tienen un mayor riesgo de cáncer de ovario/trompas de Falopio. El riesgo se torna mayor conforme mayor sea el tiempo en que la mujer use la terapia. El riesgo disminuye con el tiempo después de finalizada la terapia.

Se solía creer que los medicamentos para la fertilidad aumentaban el riesgo de cáncer de ovario/trompas de Falopio. Se ha demostrado que no aumentan el riesgo.

Prevención

Diferentes factores producen distintos tipos de cáncer. Los investigadores continúan estudiando los factores que provocan estos tipos de cáncer, incluidas las formas de prevenirlos. Si bien no existe una forma comprobada de prevenir por completo estas enfermedades, tal vez pueda reducir el riesgo. Hable con su equipo de atención médica para obtener más información sobre su riesgo personal de desarrollar cáncer.

Las investigaciones han mostrado que ciertos factores pueden reducir el riesgo que tiene una mujer de desarrollar cáncer de ovario/trompas de Falopio:

  • Tomar píldoras anticonceptivas. Las mujeres que tomaron anticonceptivos orales durante 3 años o más tienen del 30 % al 50 % menos de probabilidades de desarrollar cáncer de ovario/trompas de Falopio. La reducción del riesgo puede durar por 30 años después de que una mujer deja de tomar las píldoras.

  • Amamantamiento. Mientras más tiempo amamante una mujer, menor será el riesgo de desarrollar cáncer de ovario/trompas de Falopio.

  • Embarazo. Cuantos más embarazos a término haya tenido una mujer, menor será el riesgo de desarrollar cáncer de ovario/trompas de Falopio.

  • Procedimientos quirúrgicos. Las mujeres que han tenido una histerectomía o a una ligadura de trompas pueden tener un riesgo menor de desarrollar cáncer de ovario/trompas de Falopio. Una histerectomía es la extirpación del útero y, muchas veces, del cuello del útero. La ligadura de trompas implica la “atadura” o el cierre quirúrgico de las trompas de Falopio a fin de evitar el embarazo. Los médicos recomiendan una salpingo-ooforectomía bilateral, que es la extirpación de ambos ovarios y trompas de Falopio en el caso de las mujeres con un riesgo elevado de cáncer de ovario/trompas de Falopio. Después de que una mujer ha dado a luz a todos los hijos que tiene la intención de tener, puede elegir que se le extirpen las trompas de Falopio en el momento de la cirugía abdominal para otros fines o durante una cesárea, también llamada c-section (cesárea).

    Para las mujeres con mutaciones genéticas de alto riesgo como BRCA1, BRCA2 y los genes relacionados con el síndrome de Lynch, se recomienda extirpar los ovarios y las trompas de Falopio después de tener hijos para prevenir los cánceres de ovario y de las trompas de Falopio, así como para reducir posiblemente el riesgo de cáncer de mama. Esto puede reducir el riesgo de cáncer de ovario/trompas de Falopio en hasta un 96 %. Si se realiza antes de que la menopausia ocurra naturalmente, puede haber una reducción del 40 % al 70 % en el riesgo de desarrollar cáncer de mama, particularmente en mujeres con mutaciones de BRCA2.

    Es muy importante que las mujeres que estén considerando cirugía preventiva hablen con sus médicos y con consejeros genéticos (en inglés) para comprender los riesgos y efectos secundarios de la cirugía en comparación con su riesgo personal de desarrollar cáncer de ovario/trompas de Falopio.

La siguiente sección de esta guía es Síntomas y signos. Explica qué cambios en el cuerpo o qué problemas médicos pueden causar el cáncer de ovario, el cáncer de las trompas de Falopio y el cáncer peritoneal. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.