Lo que necesita saber de los efectos secundarios de la inmunoterapia

March 20, 2018
Laura Porter, MD

En 2003, a los 43 años de edad, la Dra. Laura Porter se encontraba en su segundo año de residencia de capacitación médica; en ese momento, le diagnosticaron cáncer de colon en estadio 4. Había tenido recurrencias en los ovarios, el hígado, el páncreas y los ganglios linfáticos abdominales. En mayo de 2006, se liberó del cáncer. Desde 2005, ha sido defensora de pacientes y asesora médica en el campo del cáncer colorrectal, y ha compartido su experiencia de supervivencia y especialidad médica.

Durante los últimos 3 años, la American Society of Clinical Oncology (Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica, ASCO por sus siglas en inglés) ha designado a cualquier forma de inmunoterapia como Avance del año en su informe anual de Clinical Cancer Advances (Avances clínicos contra el cáncer). Este abordaje al tratamiento ha generado muchos casos de éxito en el tratamiento de los diferentes tipos de cáncer. La inmunoterapia es excitante pero también tenemos que estar al tanto de los riesgos que supone liberar al sistema inmunitario.

Los puntos de control inmunitarios son proteínas que actúan como frenos del sistema inmunitario. Los inhibidores de los puntos de control inmunitarios, un tipo de inmunoterapia, están dirigidos a estas proteínas. Al bloquear estos puntos de control, se libera al sistema inmunitario y se le permite atacar a las células cancerosas. Estos tratamientos se sitúan en el centro de desarrollos importantes en el tratamiento del cáncer de pulmón, vejiga, el melanoma y otros tipos de cáncer.

Cada vez vemos y escuchamos más historias de personas con diagnósticos de cáncer desalentadores que se liberaron de la enfermedad después del tratamiento con inmunoterapia. Esto ofrece esperanzas a quienes tienen cáncer, pero necesitamos ser cuidadosos al hablar de inmunoterapia. Este método de tratamiento es aún nuevo y la comunidad del cáncer todavía está aprendiendo cómo afecta esto el cuerpo. Un sistema inmunitario sin restricciones puede atacar partes funcionales y saludables del cuerpo de una persona y provocar efectos secundarios impredecibles que pueden poner en riesgo la vida si no se tratan en etapas iniciales.

Al caer en la cuenta de ello, la American Society of Clinical Oncology y la National Comprehensive Cancer Network (Red Nacional Integral sobre el Cáncer, NCCN por sus siglas en inglés) colaboraron para elaborar pautas con el fin de ayudar a los pacientes, cuidadores y médicos a reconocer, evaluar y manejar los posibles efectos secundarios de los inhibidores de puntos de control inmunitarios. Como defensora de pacientes, me desempeñé en este panel sobre pautas.

Efectos secundarios frecuentes

Estos efectos secundarios son frecuentes pero es posible que no se produzcan en todas las personas y con todos los tipos de inmunoterapias.

  • Sensación de cansancio (fatiga)

  • Diarrea

  • Fiebre

  • Falta de aire

  • Erupciones y/o llagas, que cubran más del 10 % del cuerpo

  • Náuseas

  • Vómitos

  • Comezón

  • Dolor de cabeza

  • Pérdida de peso

  • Dificultad para conciliar el sueño o quedarse dormido

  • Disminución del apetito

Efectos secundarios peligrosos

Los efectos secundarios graves pueden poner en riesgo la vida. Pueden producirse de inmediato o hasta 2 años después de que finalice el tratamiento.

Si recibe tratamiento con un inhibidor de puntos de control inmunitarios, resulta importante que conozca estos efectos secundarios y que llame a su médico de inmediato si se producen. Si se detectan de forma temprana, pueden tratarse. La lista a continuación describe efectos secundarios peligrosos y sus síntomas.

  • Efecto secundario: inflamación de los pulmones (neumonitis)

    • Tos nueva o agravada

    • Falta de aire

    • Dolor torácico

  • Efecto secundario: inflamación del hígado (hepatitis)

    • Coloración amarillenta de la piel (ictericia)

    • Náuseas o vómitos graves

    • Dolor en el costado derecho del área del estómago

    • Aletargamiento

    • Orina de color té

    • Sangrado o aparición de hematomas

    • Sensación de sentir menos apetito que lo habitual

  • Efecto secundario: inflamación del colon (colitis)

    • Diarrea (deposiciones poco sólidas) o más movimientos intestinales que lo habitual

    • Sangre en las deposiciones o deposiciones negras, alquitranadas o pegajosas

    • Dolor o sensibilidad abdominal intensos

  • Efecto secundario: problemas hormonales o glandulares, especialmente las glándulas tiroides, pituitaria y suprarrenal, y el páncreas

    • Dolores de cabeza que no desaparecen

    • Cansancio extremo

    • Aumento o pérdida de peso

    • Mareos o desmayos

    • Cambios de humor o comportamiento, tales como disminución del apetito sexual, irritabilidad o falta de memoria

    • Caída del pelo

    • Sensación de frío

    • Estreñimiento

    • Agravamiento de la voz

    • Sed excesiva o aumento de la micción

  • Efecto secundario: inflamación del cerebro (neuropatía, meningitis o encefalitis)

    • Dolor de cabeza

    • Fiebre

    • Cansancio o debilidad

    • Confusión

    • Problemas de memoria

    • Somnolencia

    • Alucinaciones (ver o escuchar cosas que no están allí)

    • Debilidad muscular grave

    • Entumecimiento o cosquilleo en las manos o los pies

    • Sensibilidad extrema a la luz

    • Rigidez de cuello

  • Efecto secundario: problemas renales, incluida insuficiencia renal

    • Cambio del color o la cantidad de la orina

    • Sangre en la orina

    • Hinchazón de los tobillos

    • Pérdida del apetito

  • Efecto secundario: reacciones cutáneas complicadas

    • Erupción que afecta la calidad de vida

    • Llagas que cubren más del 30 % del cuerpo

    • Comezón

    • Úlceras en la boca, la nariz, las orejas u otras membranas mucosas, lo cual hace que sea difícil comer o beber

  • Efecto secundario: infecciones graves

    • Fiebre

    • Tos

    • Síntomas similares a los de la gripe

    • Dolor al orinar

  • Efecto secundario: problemas oculares (pueden indicar un problema más generalizado)

    • Visión borrosa, visión doble u otros problemas de la visión

    • Dolor o enrojecimiento de los ojos

  • Efecto secundario: reacciones graves a las infusiones

    • Escalofríos o temblores

    • Comezón o erupción

    • Rubefacción

    • Falta de aire o sibilancia

    • Hinchazón de la cara o los labios

    • Mareos

    • Fiebre

    • Sensación de desmayo

    • Dolor de espalda o cuello

La inmunoterapia es excitante por la promesa que ofrece. Progresivamente es una opción de tratamiento disponible en muchos tipos diferentes de cáncer, lo cual lleva esperanza a una cantidad cada vez mayor de pacientes. Actualmente se realizan investigaciones para ayudar a identificar a aquellos para quienes la inmunoterapia podría funcionar y a aquellos que pueden presentar efectos secundarios graves. Sin embargo, hasta entonces es importante que los pacientes, los cuidadores y los médicos sepan qué buscar y cuenten un plan de respuesta establecido si se presenta un efecto secundario. Si recibe inmunoterapia, es importante conocer los posibles efectos secundarios y buscar ayuda de inmediato ante el primer signo de problemas.

Mire un video en inglés sobre este tema.

Tags: