Reunión anual de ASCO 2018: Cambios en el tratamiento del cáncer pancreático y del cáncer colorrectal

2018 ASCO Annual Meeting; #ASCO18
June 4, 2018
Monika Sharda, ASCO staff

El tema de la Reunión Anual de la American Society of Clinical Oncology (ASCO, por sus siglas en inglés) 2018 es Aplicar los descubrimientos: Expandir el alcance de la medicina de precisión. La medicina de precisión ha permitido lograr muchos avances en la atención del cáncer, pero aún queda mucho por aprender en esta creciente área de investigación. Más aun, como el presidente de ASCO, Bruce E. Johnson, MD, FASCO, escribe en el informe sobre los avances clínicos en oncología (en inglés) de este año, la promesa de la medicina de precisión “depende de nuestra capacidad de lograr que estos tratamientos estén disponibles para todos los pacientes”. Aunque gran parte de la investigación sobre el cáncer en la reunión de este año se concentrará en la medicina de precisión, también hay un esfuerzo continuo por aumentar el acceso a estos tratamientos para todos los pacientes.

Más de 32,000 profesionales oncológicos de todo el mundo se congregarán en la Reunión anual de la ASCO, a fin de presentar y debatir las últimas investigaciones en el tratamiento del cáncer y la atención del paciente. Si bien la investigación se divulgará durante toda la reunión del 1 al 5 de junio, algunos estudios de investigación se divulgaron hoy en día:

  • La quimioterapia combinada prolonga la vida de las personas con cáncer pancreático

  • El tratamiento previo a la cirugía puede ayudar a las personas con cáncer pancreático a vivir más tiempo

  • La quimioterapia de abdomen hipertérmica no es útil para muchas personas con cáncer colorrectal avanzado

Mire un video educativo en inglés para pacientes donde el Dr. Johnson explica cómo la Reunión anual de ASCO cambia la vida de los pacientes.

Dos estudios muestran que los cambios en el tratamiento de cáncer pancreático pueden funcionar mejor

El cáncer pancreático es uno de los tipos de cáncer más difíciles de tratar, incluso cuando la enfermedad se detecta lo suficientemente temprano como para poder extirparlo de forma quirúrgica, es decir que es resecable. Sin embargo, 2 estudios nuevos independientes muestran que los cambios en el enfoque estándar actual del cáncer pancreático resecable pueden ayudar a extender la vida de las personas.

La quimioterapia combinada prolonga la vida de las personas con cáncer pancreático

El primer estudio demostró que, luego de la cirugía, las personas con adenocarcinoma pancreático ductal (pancreatic ductal adenocarcinoma, PDAC) no metastásico que fueron tratadas con el nuevo enfoque de quimioterapia vivieron más tiempo y no tuvieron cáncer durante más tiempo que aquellas que recibieron la quimioterapia estándar actual. share on twitter

La quimioterapia que se administra después de la cirugía se llama quimioterapia adyuvante. Para el PDAC, la quimioterapia adyuvante estándar actual es con el fármaco gemcitabina (Gemzar). El PDAC es el tipo de cáncer pancreático más frecuente, representa el 90 % de todos los tipos de cáncer pancreático.

El nuevo régimen de quimioterapia utilizado en este estudio se llama mFOLFIRINOX. Incluye 4 fármacos: oxaliplatino (Eloxatin), leucovorina (Wellcovorin), irinotecán (Camptosar) y 5-fluorouracilo (5-FU; Adrucil). Ya se utilizó un régimen similar como tratamiento inicial para el cáncer pancreático metastásico.

Se realizó una cirugía en cada uno de los 493 participantes de este estudio, llamado PRODIGE 24/CCTG PA.6, para extirpar todo o parte del tumor. Tres a 12 semanas después de la cirugía, recibieron mFOLFIRINOX o gemcitabina durante 6 meses.

La supervivencia general mediana fue de aproximadamente 454 meses con mFOLFIRINOX y de 35 meses con gemcitabina. La mediana es el punto medio, lo cual significa que la mitad de los pacientes vivió más tiempo y la mitad vivió menos tiempo. Además, las personas que tomaron mFOLFIRINOX no tuvieron cáncer durante 9 meses más que los que tomaron gemcitabina (casi 22 meses con mFOLFIRINOX en comparación con casi 13 meses con gemcitabina).

En general, los pacientes que recibieron mFOLFIRINOX tuvieron síntomas más graves, pero muchos eran controlables. Estos incluyen diarrea, náuseas, vómitos y fatiga. Los efectos secundarios de gemcitabina incluyen dolor de cabeza, síntomas parecidos a la gripe, hinchazón y recuentos bajos de glóbulos blancos. Ambos tratamientos pueden provocar niveles bajos de glóbulos blancos y fiebre.

“Por primera vez, nuestro ensayo indica un gran beneficio de la quimioterapia adyuvante con FOLFIRINOX con respecto a la quimioterapia estándar con gemcitabina, lo que demuestra que podemos ayudar a los pacientes con cáncer pancreático a que vivan más tiempo. Además, nos alentó ver que los resultados fueron mejores de lo que esperábamos cuando planificamos este ensayo”.

— autor principal del estudio Thierry Conroy, MD
Institut de Cancerologie de Lorraine
Nancy, France

El tratamiento previo a la cirugía puede ayudar a las personas con cáncer pancreático a vivir más tiemposhare on twitter

El segundo ensayo clínico, llamado PREOPANC-1, demostró que las personas con cáncer pancreático que recibieron quimioterapia con gemcitabina (Gemzar) y radioterapia antes de la cirugía vivieron más tiempo que aquellos que no lo hicieron.

La quimioterapia y la radioterapia administradas conjuntamente se pueden denominar quimiorradioterapia. El estándar de atención actual para este tipo de cáncer pancreático es un tratamiento inicial con cirugía, seguido de quimioterapia. El tratamiento administrado antes de la cirugía se puede denominar preoperatorio o tratamiento neoadyuvante.

Los 246 participantes del estudio tenían cáncer pancreático que se podía extirpar quirúrgicamente. Fueron asignados de forma aleatoria a dos grupos. El primer grupo se realizó la cirugía primero, mientras que el segundo grupo recibió quimioterapia en combinación con radioterapia durante 10 semanas antes de la cirugía. Ambos grupos recibieron quimioterapia luego de la cirugía. En general, la cantidad total de quimioterapia administrada fue la misma para ambos grupos. Aquellos que recibieron quimioterapia en combinación con radioterapia antes de la cirugía recibieron parte de la quimioterapia antes de la cirugía y el resto después.

Los investigadores descubrieron que aquellos que recibieron quimioterapia en combinación con radioterapia antes de la cirugía tuvieron una mediana de la supervivencia general alrededor de 3 meses más larga que aquellos que no lo hicieron. La mediana es el punto medio, lo cual significa que la mitad de todos los pacientes vivió más tiempo y la mitad vivió menos tiempo. De las personas que recibieron tratamiento antes de la cirugía, el 42 % vivió más de 2 años en comparación con el 30 % de aquellos que no recibieron tratamiento antes de la cirugía.

A veces, el cáncer pancreático puede empeorar muy rápidamente y el tumor no se puede extirpar por completo durante la cirugía. En este estudio, el tumor se extirpó por completo en el 63 % de las personas que recibieron quimioterapia y radioterapia antes de la cirugía en comparación con el 31 % de las personas que no recibieron tratamiento antes de la cirugía. 

“Este es el primer ensayo clínico aleatorizado para demostrar que el tratamiento preoperatorio mejora los resultados de las personas con estadios tempranos de cáncer pancreático que pueden someterse a cirugía. Creemos que este puede ser un ensayo que cambiará la práctica”.

autor del estudio principal Geertjan Van Tienhoven, MD, PhD
Academic Medical Center
Amsterdam, Netherlands

¿Qué significa esto? Debido a que el cáncer pancreático suele ser difícil de tratar, encontrar nuevas opciones para ayudar a los pacientes a vivir más tiempo es un paso importante para mejorar la atención del cáncer pancreático. Estos estudios sugieren cambios en el tratamiento que pueden beneficiar a las personas con cáncer pancreático resecable quirúrgicamente que se encuentran lo suficientemente sanos como para recibir poliquimioterapia antineoplásica después de la cirugía y/o que quieran considerar recibir quimioterapia en combinación con radioterapia antes de la cirugía.

La quimioterapia de abdomen hipertérmica no es útil para muchas personas con cáncer colorrectal avanzado

Nuevas investigaciones sugieren que las tasas de supervivencia para personas con carcinomatosis peritoneal que reciben quimioterapia hipertérmica directamente en el abdomen durante la cirugía y para aquellos que no recibieron quimioterapia son similares. La carcinomatosis peritoneal es un tipo de cáncer colorrectal metastásico en el que se observan tumores metastásicos en el recubrimiento de la cavidad abdominal o el peritoneo.

La quimioterapia hipertérmica, llamada quimioterapia intraperitoneal hipertérmica (hyperthermic intra-peritoneal chemotherapy, HIPEC), en combinación con cirugía es un tratamiento que se usa cuando se pueden extirpar todos los tumores. Investigaciones anteriores mostraron que la HIPEC en combinación con la cirugía ayuda a los pacientes a vivir más tiempo cuando se compara con la quimioterapia sistémica sola, y puede curar al 16 % de las personas con este tipo de enfermedad. La quimioterapia sistémica se administra a través del torrente sanguíneo para que alcance las células cancerosas de todo el cuerpo.

Este ensayo clínico, llamado PRODIGE 7, incluye a 265 participantes. Todos los participantes tuvieron cáncer colorrectal en estadio IV con carcinomatosis peritoneal y no tuvieron cáncer en otras partes del cuerpo. Los pacientes se dividieron de forma aleatoria en 2 grupos, y fueron tratados con cirugía y la HIPEC o solo con cirugía. Alrededor del 96 % de los participantes también recibieron quimioterapia sistémica antes de la cirugía, después de la cirugía o en ambos momentos. El médico de cada persona eligió el tipo de terapia sistémica.

La mediana de la supervivencia general fue similar en ambos grupos. La mediana es el punto medio, lo cual significa que la mitad de los pacientes vivió más tiempo y la mitad vivió menos tiempo. Aquellos que recibieron HIPEC durante una mediana de alrededor de 42 meses en comparación con 41 meses para aquellos que no recibieron HIPEC. La mediana de tiempo hasta que el cáncer regresó fue de aproximadamente 13 meses con HIPEC y alrededor de 11 meses sin HIPEC.

Luego de los primeros 30 días, los participantes en ambos grupos experimentaron una cantidad similar de efectos secundarios. Sin embargo, luego de 60 días, la cantidad de efectos secundarios de aquellos que recibieron HIPEC fue casi el doble (cerca del 13 % frente al 24 %).

¿Qué significa esto? El estudio sugiere que muchas personas con carcinomatosis peritoneal pueden llegar a evitar este tratamiento posiblemente innecesario. share on twitter

“Cuando se introdujo este enfoque hace más de 15 años, fue el primer tratamiento eficaz para tumores metastásicos en el abdomen de un paciente, pero no sabíamos si administrar la quimioterapia hipertérmica durante la cirugía era un componente importante para el tratamiento o no. Este es el primer estudio aleatorizado para evaluar la función de este tipo de quimioterapia especial en cáncer colorrectal avanzado, y demuestra que no proporciona ningún beneficio agregado a la cirugía”.

autor del estudio principal Francois Quenet, MD
Regional Cancer Institute
Montpellier, France

Manténgase informado

  • Visite Cancer.Net Blog todos los días para obtener más informes de Chicago durante la Reunión Anual de ASCO. También puede seguir a Cancer.Net en Facebook y Twitter para mantenerse informado.

  • Además, puede seguir el hashtag #ASCO18 en Twitter para obtener más información sobre las investigaciones de esta reunión.

  • ¿Le gusta lo que leyó aquí en Cancer.Net? Regístrese para recibir nuestro boletín electrónico en inglés Inside Cancer.Net todos los meses.

This translation was funded (in part) by the Conquer Cancer Mission Endowment Fund.

Tags: