Lo que necesita saber sobre el cáncer de cabeza y cuello

September 4, 2018
Kathryn Gold, MD

La Dra. Kathryn Gold es una oncóloga especializada en el tratamiento del cáncer de cabeza y cuello y de pulmón en el San Diego Moores Cancer Center de la Universidad de California. También es investigadora clínica, cuyas investigaciones se enfocan en el desarrollo de nuevas maneras de tratar el cáncer.

¿Qué es el cáncer de cabeza y cuello?

Los cánceres de cabeza y cuello suelen comenzar en las superficies húmedas que recubren la boca, la garganta y la nariz. La mayoría de ellos son de un tipo llamado carcinoma de células escamosas. El carcinoma de células escamosas comienza en las células escamosas planas que componen la delgada capa de tejido de la superficie de las estructuras de la cabeza y el cuello. Otros cánceres poco frecuentes pueden desarrollarse en las glándulas salivales o en la piel de la zona de la cabeza y el cuello. Esta publicación cubrirá principalmente el carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello.

¿Qué causa los cánceres de cabeza y cuello?

Beber alcohol y utilizar tabaco aumenta el riesgo de padecer cáncer de cabeza y cuello. El uso de cualquier tipo de tabaco, como cigarrillos, pipas, mascar tabaco y cigarros, puede aumentar el riesgo de padecer este tipo de cáncer. El riesgo de padecer cáncer de cabeza y cuello aumenta a medida que la gente envejece. La mayoría de estos cánceres aparece en personas mayores de 45 años. Son más frecuentes en los hombres que en las mujeres.

Algunos cánceres de cabeza y cuello están relacionados con el virus del papiloma humano (VPH). Es el mismo virus que puede causar cáncer de cuello uterino y otros tipos de cáncer. En general, los tumores de cabeza y cuello causados por el VPH tienen un mejor pronóstico que aquellos que no fueron causados por este virus. Se denomina pronóstico a la probabilidad de recuperación.

Lo mejor que puede hacer una persona para reducir el riesgo de padecer cáncer de cabeza y cuello es dejar de utilizar todos los productos tabacaleros. Evitar beber mucho alcohol también reduce el riesgo. Las vacunas contra el VPH pueden prevenir las cepas del VPH que causan algunos cánceres de cabeza y cuello. La vacuna contra el VPH es más eficaz cuando se administra antes de exponerse al VPH. En la actualidad, la vacunación se recomienda para muchos niños, adolescentes y adultos jóvenes. Una buena higiene dental también puede reducir el riesgo de padecer cánceres de cabeza y cuello.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de cabeza y cuello?

Los síntomas de cáncer de cabeza y el cuello pueden incluir:

  • Dificultad para tragar.

  • Dolor de garganta.

  • Cambios en la voz.

  • Una llaga que no se cura.

  • Un bulto en el cuello.

Otras afecciones menos graves también pueden causar estos síntomas. Por eso es importante hablar con su médico sobre cualquier síntoma nuevo.

¿Cómo se diagnostican y clasifican los distintos tipos de cáncer de cabeza y cuello?

Si el médico sospecha que usted puede tener cáncer de cabeza y cuello, lo primero es someterse a un examen físico minucioso centrado en la zona de la cabeza y del cuello. Sin embargo, un diagnóstico de este tipo de cáncer solo se puede confirmar examinando una muestra de tejido bajo el microscopio. Esta muestra de tejido se extrae durante un procedimiento llamado biopsia.

Los estudios por imágenes, como una tomografía computarizada (TC) o una tomografía por emisión de positrones (TEP), suelen utilizarse para determinar el alcance de la enfermedad, llamado estadio. Conocer el estadio del cáncer ayuda al equipo de atención médica a tomar decisiones sobre el plan de tratamiento. La mayoría de los cánceres de cabeza y cuello se clasifican mediante el sistema TNM:

  • T se refiere al Tumor principal: dónde está, si invade otras estructuras y su tamaño. El estadio de T varía de T0 a T4, donde los números más altos representan tumores más grandes e invasivos.

  • N se refiere a gaNglios linfáticos: si hay ganglios linfáticos implicados, cuántos están implicados, el tamaño que tienen, y si están implicados los ganglios de un solo lado o de ambos lados del cuello. El estadio de N va de N0 a N3, donde N0 significa que no hay ganglios linfáticos implicados y los números más altos indican que la enfermedad se propagó más a los ganglios.

  • M se refiere a Metástasis: si el cáncer se ha diseminado o no a algún lugar fuera de la zona de la cabeza y del cuello. M0 significa que no hay signos de que el cáncer se haya diseminado. M1 significa que se ha diseminado a alguna otra parte.

Las partes del sistema TNM se combinan en un solo grupo de estadio que se utiliza para describir el cáncer.

¿Cómo se tratan los cánceres de cabeza y cuello?

Para tratar el cáncer de cabeza y cuello se pueden utilizar cirugía, radioterapia, quimioterapia, terapia dirigida e inmunoterapia. Con frecuencia, se usan muchos tipos de tratamientos juntos, por ejemplo, cirugía seguida de radioterapia o radioterapia combinada con quimioterapia. El manejo del cáncer de cuello y cabeza suele requerir de un equipo de médicos y otros profesionales, incluidos nutricionistas/dietistas y patólogos del habla.

¿Cuáles son los efectos secundarios del tratamiento del cáncer de cabeza y cuello?

Los distintos tratamientos del cáncer de cabeza y cuello pueden causar diferentes efectos secundarios. Si se recomienda radioterapia, los efectos secundarios frecuentes suelen incluir fatiga, pérdida de peso y dolor al tragar. Los efectos secundarios de la quimioterapia pueden incluir náuseas, bajos recuentos sanguíneos y cambios en el sentido del gusto. Algunos de estos efectos secundarios, como las náuseas, suelen desaparecer con relativa rapidez al finalizar el tratamiento. Otros efectos secundarios, como la fatiga y la molestia al tragar, pueden tardar más tiempo para mejorar. Algunos efectos secundarios pueden ser permanentes.

Es importante tener un equipo médico experimentado para manejar el tratamiento de este tipo de cáncer. Muchos profesionales médicos, incluidos nutricionistas/dietistas, patólogos del habla, dentistas e higienistas dentales, desempeñan un papel fundamental en el manejo del tratamiento de los efectos secundarios a corto y largo plazo. Los consejeros y los grupos de apoyo también pueden ser útiles. La rehabilitación será clave en el proceso de recuperación.

Tags: