Reunión Anual de la American Society of Clinical Oncology 2019: Inmunoterapia para el cáncer de pulmón, cánceres gastrointestinales y terapia dirigida contra el cáncer de mama

2019 ASCO ® Annual Meeting; #ASCO19
June 1, 2019
Monika Sharda, ASCO staff

El tema de la Reunión Anual de la American Society of Clinical Oncology 2019 es atender a cada paciente, aprender de cada paciente. Durante el año pasado, la presidenta de la American Society of Clinical Oncology Monica M. Bertagnolli, MD, FACS, FASCO, ha visitado a los grupos locales en los Estados Unidos para conocer lo que los pacientes y médicos experimentan realmente cuando reciben y proporcionan atención para el cáncer. Como escribe en el reporte en inglés de este año de Clinical Cancer Advances, “Los avances en el tratamiento contra el cáncer son tan buenos como lo es la capacidad de los pacientes para acceder a ellos”. La Reunión Anual de la American Society of Clinical Oncology de este año logra el equilibrio en el tema de la Dra. Bertagnolli, llevar noticias de investigación de última hora al público y explorar las maneras en las que el acceso a la atención del cáncer puede mejorarse para los pacientes.share on twitter

Más de 32,000 profesionales oncológicos de todo el mundo se congregan en la Reunión Anual de la American Society of Clinical Oncology en Chicago, donde se presentan y debaten las últimas investigaciones en el tratamiento del cáncer y la atención del paciente. Conozca más sobre la investigación publicada hoy:

  • Pembrolizumab mejora la supervivencia de algunas personas con cáncer de pulmón avanzado de células no pequeñas.

  • Pembrolizumab es una opción eficaz para algunas personas con cáncer de estómago y de la unión gastroesofágica avanzados.

  • Agregar ribociclib a la terapia hormonal alarga la vida de mujeres premenopáusicas con cáncer de mama avanzado.

Mire un video educativo en inglés para pacientes donde la Dra. Bertagnolli explica cómo la Reunión Anual de la American Society of Clinical Oncology cambia la vida de los pacientes.

Estudios descubren que la inmunoterapia puede funcionar mejor como primer tratamiento para algunas personas con cáncer de pulmón avanzado de células no pequeñas o cáncer gastrointestinalshare on twitter

Pembrolizumab (Keytruda) es una inmunoterapia que está aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) de los EE. UU. para el tratamiento de varios tipos de cáncer metastásicos y avanzados. El medicamento funciona al bloquear una proteína en la superficie de las células cancerosas llamada PD-L1, lo que permite que las células inmunitarias del cuerpo destruyan el cáncer. Dos estudios recientes sugieren que cambios de tratamiento con pembrolizumab pueden ayudar a algunas personas con cáncer de pulmón de células no pequeñas (Non-Small Cell Lung Cancer, NSCLC), cáncer de estómago y cáncer de la unión gastroesofágica a vivir durante más tiempo, con la posibilidad de tener menos efectos secundarios.

Pembrolizumab mejora la supervivencia de algunas personas con cáncer de pulmón avanzado de células no pequeñas

Un ensayo clínico de fase I llamado KEYNOTE-001 demostró que algunas personas con NSCLC avanzado que recibieron pembrolizumab vivieron de 3 a 4 veces más que lo esperado.share on twitter Pembrolizumab puede utilizarse como primer tratamiento o como segundo tratamiento después de la quimioterapia para NSCLC cuando un tumor produce PD-L1. 

Este estudio incluyó a 550 participantes con NSCLC avanzado. La mayoría (449) había recibido otro tratamiento previo antes de iniciar pembrolizumab. El resto (101) no había recibido ningún otro tratamiento. Para este estudio, todos los participantes comenzaron a recibir pembrolizumab cada 2 o 3 semanas, según su peso corporal. Luego, continuaron tomándolo únicamente cada 3 semanas.

Entre los pacientes que no habían recibido un tratamiento previo, el 23 % estaban vivos después de 5 años. Casi el 16 % de los que habían recibido un tratamiento previo estaban vivos después de 5 años. Para comparar, antes del desarrollo de la inmunoterapia, menos del 6 % de las personas con NSCLC metastásico vivían al menos 5 años.

Los investigadores también descubrieron que las personas que tenían tumores con un nivel más alto de PD-L1 vivían más tiempo. Después de 5 años, descubrieron lo siguiente:

  • Entre las personas que no habían recibido ningún tratamiento antes de recibir pembrolizumab, casi el 30 % de quienes tenían un nivel alto de PD-L1 estaban vivos en comparación con alrededor del 16 % de quienes tenían un nivel más bajo de PD-L1.

  • Entre las personas que habían recibido un tratamiento previo, el 25 % de quienes tenían un nivel alto de PD-L1 estaban vivos en comparación con casi el 13 % de quienes tenían un nivel más bajo de PD-L1.

  • Menos del 4 % de las personas que recibieron un tratamiento previo y con un nivel muy bajo de PD-L1 estaban vivas.

En este estudio, el 17 % de los participantes tuvieron efectos secundarios relacionados con el sistema inmunitario. El más frecuente fue el hipotiroidismo, que es cuando el sistema inmunitario ataca la glándula tiroides del cuerpo, lo que produce una función tiroidea más lenta. La neumonitis, o inflamación del tejido pulmonar, fue el efecto secundario más grave, pero fue poco frecuente.

¿Qué significa esto? Investigaciones previas demostraron que pembrolizumab es eficaz para el tratamiento del NSCLC. Este estudio sugiere que este tratamiento también puede mejorar la supervivencia, en especial, de personas que no recibieron tratamiento previo y que tienen cáncer con un nivel alto de PD-L1.

“La perspectiva uniformemente negativa que se ha asociado con un diagnóstico de cáncer de pulmón avanzado de células no pequeñas sin dudas ya no es adecuada. El hecho de que tengamos pacientes en este ensayo que todavía estén vivos después de 7 años es para destacar. También tenemos evidencia de que la mayoría de los pacientes que están bien después de 2 años de tratamiento con pembrolizumab viven durante 5 años o más”.

—  autor principal del estudio Edward B. Garon, MD, MS
UCLA
Los Angeles, California

Pembrolizumab es una opción eficaz para algunas personas con cáncer de estómago y de la unión gastroesofágica avanzados

Un ensayo clínico de fase III llamado KEYNOTE-062 descubrió que el tratamiento inicial, o de primera línea, con pembrolizumab para personas con cáncer de estómago o cáncer de la unión gastroesofágica (Gastroesophageal Junction, GEJ; en inglés) avanzados puede ser tan eficaz como la quimioterapia, que actualmente es el tratamiento estándar, y producir menos efectos secundarios. La GEJ es donde el estómago se conecta con el esófago. Actualmente, pembrolizumab está aprobado para personas con cáncer de estómago y de la GEJ avanzados cuyos tumores producen PD-L1.

Este estudio incluyó a 763 personas con cáncer de estómago o de la GEJ avanzados negativos para el receptor epidérmico humano 2 (Human Epidermal Receptor 2, HER2). HER2 es una proteína que está presente en la superficie de las células cancerosas. Cuando un cáncer tiene niveles bajos de esta proteína, se dice que es HER2 negativo. Investigaciones previas demostraron que los tumores HER2 negativos tienen mayores probabilidades de reaparecer después del tratamiento.

Los participantes del estudio recibieron 1 de 3 tratamientos iniciales durante un período de 2 años como máximo:

  • Pembrolizumab.

  • Pembrolizumab y quimioterapia.

  • Quimioterapia y un placebo. Un placebo es un fármaco inactivo.

Los investigadores analizaron el nivel de PD-L1 presente en el tumor por medio de un método de puntuación llamado puntaje positivo combinado (Combined Positive Score, CPS). El CPS prevé cuántas personas con cáncer de estómago o de la GEJ pueden llegar a beneficiarse de pembrolizumab. Estudios anteriores demostraron que un CPS de 1 o más está vinculado con un posible beneficio de pembrolizumab. Los puntajes de 10 o más están vinculados con mayores probabilidades de que pembrolizumab sea eficaz.

Entre las personas con un CPS de 10 o más, el 39 % de las que recibieron únicamente pembrolizumab estaban vivas después de 2 años, en comparación con el 22 % de las que recibieron únicamente quimioterapia. La mediana de la supervivencia general fue de alrededor de 17 meses para quienes recibieron únicamente pembrolizumab, en comparación con alrededor de 11 meses para quienes recibieron únicamente quimioterapia. La mediana es el punto medio, lo que significa que la mitad de las personas vivió más tiempo y la otra mitad vivió menos tiempo.

No hubo diferencias notables en la supervivencia entre esos 2 tratamientos para personas con un CPS inferior a 10, lo que sugiere que tanto el pembrolizumab como la quimioterapia son buenas opciones para personas con un CPS más bajo.

Aún se está analizando la eficacia de la quimioterapia y del pembrolizumab combinados, pero los resultados iniciales demuestran que es similar al tratamiento con quimioterapia sola, independientemente del CPS.

En general, el pembrolizumab produjo menos efectos graves que la quimioterapia. Los efectos secundarios graves, que incluyen náuseas y fatiga, fueron más frecuentes para las personas que recibieron una combinación de los tratamientos (73 %), seguidas por quienes recibieron quimioterapia sola (69 %) y quienes recibieron pembrolizumab (17 %).

¿Qué significa esto? Es posible que las personas con cáncer de estómago o de la GEJ que tienen un nivel alto de PD-L1 se beneficien más de pembrolizumab como primer tratamiento en lugar de quimioterapia.share on twitter

“Este ensayo demuestra que pembrolizumab como primera línea de tratamiento es eficaz y podría proporcionar una nueva oportunidad para las personas con cáncer gástrico o cáncer de la unión gastroesofágica avanzados de diagnóstico reciente. Sigue habiendo una necesidad insatisfecha significativa de tratamientos para estos tipos de cáncer, y nuestros resultados refuerzan la importancia de la investigación continua en este campo”.

—  autor principal del estudio Josep Tabernero, MD, PhD
Hospital Universitario e Instituto de Oncología
Vall d‘Hebron
Barcelona, España

Agregar ribociclib a la terapia hormonal alarga la vida de mujeres premenopáusicas con cáncer de mama avanzado

Un ensayo clínico de fase III llamado MONALEESA-7 descubrió que agregar ribociclib (Kisqali) a la terapia hormonal ayuda a que las mujeres con cáncer de mama avanzado que no han atravesado la menopausia vivan más tiempo. La terapia hormonal, también llamada terapia endocrina, reduce los niveles de hormonas que el cáncer utiliza para crecer. Ribociclib es un tipo de terapia dirigida que apunta a una proteína en las células mamarias cancerosas llamada CDK4/6, que puede estimular el crecimiento de células cancerosas.

Las 672 mujeres que participaron en el estudio tenían cáncer de mama avanzado positivo para el receptor hormonal y HER2 negativo, tenían menos de 59 años de edad y no habían atravesado la menopausia. Además, no habían recibido ninguna terapia hormonal previa. El cáncer de mama avanzado es menos frecuente en mujeres premenopáusicas. Sin embargo, ha aumentado la cantidad de mujeres que presentan este cáncer a una edad temprana.

Las participantes del estudio recibieron ribociclib o un placebo (un fármaco inactivo), y todas las mujeres recibieron un tratamiento inicial, o de primera línea, con 2 tipos de terapia hormonal:

  • Goserelina (Zoladex), un tipo de terapia hormonal administrada por inyección que evita que los ovarios produzcan estrógeno durante un período de 1 a 3 meses.

  • Un inhibidor de la aromatasa (IA) o tamoxifeno (Soltamox). Los IA bloquean una encima que ayuda a producir estrógeno e incluyen letrozol (Femara) o anastrozol (Arimidex). El tamoxifeno bloquea el estrógeno e impide su fijación a las células del cáncer de mama.

Investigadores descubrieron que las mujeres que recibieron ribociclib vivieron una mediana de casi 2 años sin que la enfermedad empeorara, en comparación con 1 año para las mujeres que no lo recibieron. La mediana es el punto medio, lo que significa que la mitad de las pacientes vivió más tiempo sin que la enfermedad empeorara y la otra mitad vivió menos tiempo. Después de más de 3 años, el 70 % de las mujeres que recibían ribociclib estaban vivas, en comparación con el 46 % de las mujeres que no lo recibían. En general, las mujeres que recibieron ribociclib con la terapia hormonal tuvieron un 29 % menos de probabilidades de morir por el cáncer de mama que las mujeres que recibieron la terapia hormonal con el placebo.

La eficacia de ribociclib fue casi la misma independientemente de que se administrara con letrozol, anastrozol o tamoxifeno.

¿Qué significa esto? Agregar ribociclib a la terapia hormonal puede ayudar a prolongar la vida de las mujeres con diagnóstico, antes de la menopausia, de cáncer de mama avanzado o metastásico positivo para el receptor hormonal y HER2 negativo.share on twitter

“Este es el primer estudio que demuestra una mejora de la supervivencia para cualquier terapia dirigida cuando se utiliza con una terapia endocrina como tratamiento de primera línea contra el cáncer de mama avanzado. El uso de ribociclib como terapia de primera línea prolongó significativamente la supervivencia general, lo que son buenas noticias para las mujeres con esta terrible enfermedad”.

—   autor principal del estudio Sara A. Hurvitz, MD
UCLA Jonsson Comprehensive Cancer Center
Los Angeles, California

Manténgase informado

  • Visite Cancer.Net Blog a diario para acceder a más informes de Chicago. También puede mantenerse informado de las novedades de la Reunión Anual de la American Society of Clinical Oncology siguiendo a Cancer.Net en Facebook y Twitter.
  • Además, puede seguir el hashtag #ASCO19 en Twitter para obtener más información sobre las investigaciones de esta reunión.
  • ¿Le gusta lo que leyó aquí en Cancer.Net? Regístrese para recibir nuestro boletín electrónico Inside Cancer.Net todos los meses.

Tags: