¿Problemas después del tratamiento para el cáncer? 5 señales para buscar ayuda

January 21, 2020
Hester Hill Schnipper, LICSW, OSW-C

Hester Hill Schnipper, LICSW, es la gerente de Trabajo Social de Oncología en el Beth Israel Deaconess Medical Center en Boston. Ella sobrevivió dos veces al cáncer de mama y escribe un blog diario llamado Living with Cancer (Vivir con cáncer).

Los primeros meses después de terminar el tratamiento para el cáncer a menudo son sorprendentemente difíciles. La mayoría de los pacientes esperan sentirse de nuevo normales rápidamente. Anticipan tener energía, apetito, entusiasmo por la vida y cabello. Muchos suponen que volverán rápidamente a las vidas que tenían antes del cáncer. Pero esto rara vez ocurre, y puede ser deprimente y aterrador descubrirlo. La frase “nueva normalidad” se usa a menudo para describir los cambios que llenan la vida después del cáncer. La mayoría de las personas se adaptan a esta nueva fase de la vida, a esta nueva realidad. Aunque nunca sugeriría que el cáncer es una “bendición”, es posible que descubra que está tomando decisiones que crean una vida más satisfactoria y más feliz. A medida que más personas sobreviven después del cáncer, se presta más atención a vivir después de esta enfermedad.

Esta es una regla útil: se necesita al menos la duración total del tratamiento para sentirse bien física y emocionalmente. Es fácil preocuparse de que la salud completa nunca regresará o de que la fatiga persistente significa que el cáncer aún está al acecho. Es más difícil ser paciente, entender que el cuerpo necesita tiempo para curarse y reconocer que es posible que se deban hacer algunas adaptaciones. Recuerde, también, que su familia y amigos también pueden esperar que usted se recupere rápidamente. Pueden presumir que usted puede cumplir con todas sus obligaciones inmediatamente. Hay algunas personas que terminan el tratamiento y nunca miran hacia atrás. Estas personas afortunadas parecen retomar la vida exactamente donde la dejaron y creen completamente que el cáncer ha quedado atrás para siempre. Recuerde que son las excepciones.

Cómo identificar si está teniendo problemas.

Nunca es posible predecir completamente quién tendrá más o menos problemas con la recuperación. A muchas personas les va bastante bien un año después del tratamiento. Otras tienen problemas por varios años y es posible que deban hacer cambios permanentes en sus vidas. ¿Cómo sabe si está teniendo problemas? Si ha pasado más de 1 año desde el tratamiento, estas son 5 maneras de reconocer si está teniendo problemas.

  1. Está teniendo problemas para controlar sus sentimientos y con demasiada frecuencia llora, se enoja o se pone ansioso.

  2. Muchas noches tiene dificultades para dormir, especialmente si se va a dormir, pero luego se despierta muy temprano y no puede volver a dormirse.

  3. Sus relaciones importantes son tensas. Esto incluye relaciones con su cónyuge o pareja, hijos, padres y amigos cercanos.

  4. Su vida laboral no va bien. Tal vez no pueda concentrarse o cumplir los plazos, o concentrarse como lo hacía en el pasado.

  5. Su nivel de energía sigue siendo bajo y no puede hacer ejercicio ni completar las tareas de un día como lo hacía en el pasado.

Otras áreas de la vida que pueden verse afectadas son las finanzas, la sexualidad y la autoestima.

Como buscar ayuda.

Si se ve en esta lista, es hora de buscar ayuda.

Terapia. Un trabajador social de oncología u otro terapeuta con experiencia en pacientes que tienen cáncer y sobrevivientes de esta enfermedad puede trabajar con usted en todos estos temas. Pídales a su médico o al personal de enfermería que lo remita, o llame al hospital o centro de cáncer más cercano y pida hablar con un trabajador social de oncología. Si se está preguntando si le será de utilidad hablar con alguien, hágalo. No pierda el tiempo sintiéndose mal cuando puede buscar ayuda. Muchas personas navegan con éxito el tratamiento del cáncer y luego experimentan la angustia emocional cuando el tratamiento termina.

Finanzas. Si las finanzas son un problema, considere hablar con un planificador financiero. El tratamiento para el cáncer es costoso. Muchas personas se quedan con grandes facturas, ingresos más bajos y temores sobre el dinero. Los hospitales y los consultorios médicos tienen personal que puede ofrecer información sobre planes de pago, reducciones de facturas u otras formas de administrar algunos de los costos. Nunca es una buena estrategia ignorar las dificultades financieras.

Apoyo grupal. Piense en unirse a un grupo de apoyo para el cáncer. Su familia y sus amigos lo aman y quieren apoyarlo y ayudarlo; pero nadie entiende el transcurso del cáncer mejor que otras personas que también lo han pasado. Como mucha gente dice: “Esta es una hermandad/fraternidad a la que nadie quiere unirse, pero siempre estamos ahí para ayudarnos”.

Share your thoughts on this blog post on Cancer.Net's Facebook and Twitter.