Coronavirus y COVID-19: Qué deben saber las personas con cáncer

April 4, 2020
Merry Jennifer Markham, MD, FACP

La información se revisará y actualizará diariamente. Se publicó por primera vez el 3 de marzo 2020.

Merry Jennifer Markham, MD, FACP, es la jefa interina de la División de Hematología y Oncología de la Universidad de Florida (UF), profesora adjunta de la Facultad de Medicina de la UF, y directora adjunta de asuntos médicos en UF Health Cancer Center. Se especializa en el tratamiento de cánceres ginecológicos. Dr. Markham es la presidenta de la Cancer Communications Committee de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncolgy). Sígala en Twitter en @DrMarkham.

La Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica es consciente de que las personas con cáncer y los supervivientes de cáncer, particularmente aquellos con sistemas inmunitarios comprometidos, probablemente estén preocupados por el potencial impacto de COVID-19 en su salud. Los pacientes deben hablar con sus oncólogos y sus equipos de atención médica para analizar sus opciones y protegerse de la infección.

¿Qué es el COVID-19?

COVID-19, o la enfermedad por coronavirus 2019 es una enfermedad respiratoria causada por un coronavirus novedoso (o nuevo) que se identificó por primera vez en un brote en Wuhan, China, en diciembre de 2019.

Los coronavirus son una gran familia de virus que pueden causar enfermedades leves, como un resfriado común, hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome, SARS) y el síndrome respiratorio de Medio Oriente (Middle East Respiratory Syndrome, MERS). Debido a que el nuevo coronavirus está relacionado con el coronavirus asociado al SARS (SARS-CoV), se le ha denominado SARS-CoV-2.

La enfermedad puede transmitirse de una persona a otra, a través de pequeñas gotas de la nariz o la boca que pueden esparcirse cuando una persona tose o estornuda. Otra persona puede contraer COVID-19 si inhala estas gotas o si toca una superficie donde cayeron estas gotas y luego se toca los ojos, la nariz, o la boca. Si bien la investigación sobre el COVID-19 aún es reciente, principalmente se cree que la enfermedad se disemina, en gran medida, a través del contacto con estas gotas respiratorias que se esparcen por el aire o que se posan en las superficies que todos tocamos.

Los síntomas del COVID-19 pueden ser de leves a graves y pueden incluir fiebre, tos y dificultad para respirar. Otros síntomas pueden incluir dolores y molestias, congestión o escurrimiento nasal, dolor de garganta, o diarrea. Sin embargo, es posible que algunas personas que estén infectadas no desarrollen síntomas.

¿Qué puedo hacer para evitar contraer COVID-19?

Actualmente, no hay una vacuna para prevenir el COVID-19, pero se hace investigaciones para desarrollarla.    

La manera más importante de protegerse es evitar exponerse al COVID-19. Quédese en casa tanto como sea posible y evitar las zonas donde se congregan las personas. Evite viajes innecesarios y   siga las pautas sobre las restricciones de viajes emitidas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) (información en inglés) de EE. UU. o la Organización Mundial de la Salud (OMS) (información en inglés).

Otra manera fundamental de protegerse es lavarse las manos a menudo con agua y jabón durante al menos 20 segundos; es decir, el tiempo que le llevaría tararear la canción de Feliz cumpleaños de comienzo a fin dos veces. Si no tiene agua y jabón, use un desinfectante para manos que contenga al menos 60% de alcohol. Sin embargo, la mejor manera de lavarse las manos es con agua y jabón.

Además de lavarse las manos con frecuencia, es importante que:

  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca.

  • Si tiene que toser o estornudar, use un pañuelo desechable. Luego deseche el pañuelo. O, tosa o estornude en el codo y no en la mano.

  • Evite el contacto cercano con personas que están enfermas.

  • Limpie con frecuencia los objetos y las superficies que toque con toallitas o aerosol de limpieza para el hogar. Estos objetos y superficies incluyen los picaportes de las puertas, los mostradores, los baños, los teclados, las tabletas, los teléfonos, entre otros.

Las mascarillas quirúrgicas no lo protegerán de una infección de un virus. Sin embargo, si usted tiene una enfermedad respiratoria, como influenza o COVID-19, usar una mascarilla podría impedir que la enfermedad se disemine a su alrededor. Algunas personas con COVID-19 no tienen síntomas y no saben que tienen el virus. Por esto, los CDC recomiendan que lleva una mascarilla de tela cuando sale en público y es difícil practicar el distanciamiento social, como en el supermercado. La mascarilla de tela no necesariamente proteja a usted de contraer el virus, pero puede prevenir la propagación del virus en la comunidad. La mascarilla debe cubrir la nariz y la boca. 

No hay evidencia de que la vitamina C, aún en una alta dosis, ayude a prevenir COVID-19.

¿Las personas con cáncer deberían tomar precauciones especiales?

Las personas con cáncer, las personas que están recibiendo tratamiento para el cáncer, los pacientes mayores, y las personas con otras enfermedades serias o crónicas, como la enfermedad pulmonar, la diabetes, o la cardiopatía, tienen un riesgo alto de contraer la enfermedad grave de COVID-19. Las personas con cáncer deben seguir las mismas reglas que las personas que no tienen cáncer: Lávese las manos cuidadosamente y con frecuencia. Deja de tocarse la cara y evite el contacto con las personas que tienen enfermedades.

Las personas con un alto riesgo de desarrollar una enfermedad grave de COVID-19 deben evitar viajes en crucero y los viajes no esenciales durante el brote de COVID-19. En algunas regiones, hay un orden para que los residentes se queden en casa o un orden es inminente.  Para las personas con cáncer que viven en una región con este tipo de restricción, no salga su casa si no es absolutamente necesario. Si no hay un orden oficial en su región, quédese en casa tanto como sea posible para reducir su exposición a otras personas. Evite las reuniones sociales y si tiene que partir su casa, mantenga una distancia de por lo menos seis pies.  

Se asegura de tener suficiente medicamentos esenciales para un mes como mínimo, incluso las prescripciones y los medicamentos de venta libre. Crea o actualiza una lista de personas de contacto en caso de emergencia, incluso familiares, amigos, vecinos, y organizaciones en su vecindario que pueden proveer información o apoyo.

Para mantener una conexión con su sistema de apoyo, conecta con la familia y los amigos virtualmente, con videoconferencia o llamadas telefónicas. Algunos ejemplos de la tecnología que puede usar para videoconferencia son FaceTime, Zoom, Google Hangouts, y otras redes sociales, como Instagram y Facebook.

Si tiene un tratamiento oncológico programado durante el brote de COVID-19, hable con su oncólogo sobre los beneficios y los riesgos de continuar o aplazar el tratamiento. Si no tiene un tratamiento oncológico programado, pero si tiene una cita con su oncólogo, podría ser posible tener la cita en videoconferencia o en una plataforma de telemedicina. Hable con su equipo de atención del cáncer para confirmar si este es una recomendación para usted.

Por fin, siempre es importante expresar sus deseos de atención médica por escrito en caso de que esté demasiado enfermo y no pueda tomar decisiones por sí mismo. Su familia y su equipo de atención médica deben saber sus deseos y lo que se importa. Ahora es un buen momento para escribir sus deseos si todavía no lo ha hecho. Cancer.Net tiene información útil sobre este tema. Es más importante que nunca tener sus deseos de atención médica por escrito debido a que algunos hospitales están limitando el número de visitantes o restringiendo completamente los visitantes. Pregúntele a usted y discuta las siguientes preguntas con sus seres queridos. Escriba las respuestas.

  • ¿Cuál nivel de calidad de vida me parece inaceptable?

  • ¿Si mi estado de salud empeora, qué son mis objetivos más importantes?

  • ¿Si no puedo hablar por mi mismo, quién puede hablar por mi?

  • ¿Hay personas que no debe estar involucrado en tomar decisiones por mi?

  • ¿Si mi corazón deja de latir, quiero RCP (resucitación cardiopulmunar)?

¿Cómo cambiarán mis citas para la atención de cáncer?

Debido a la pandemia de COVID-19, muchos hospitales han cambiado sus políticas de visitas. Algunos hospitales permiten 1 visitante por paciente y algunos hospitales no permiten visitantes. Confirme la política de visitantes con la clínica o el hospital antes de ir a su consulta.

Su equipo de atención médica puede que use citas virtuales o la telemedicina. Durante una cita virtual, se queda en casa y habla con su médico y otros miembros de su equipo de atención médica desde videoconferencia o teléfono. Su médico le avisa cuál programa de videoconferencia se usa para las citas virtuales.

Es posible que su médico recomiende aplazar algunos tratamientos de cuidados paliativos, como tratamientos que fortalecen los huesos, denosumab (Xgeva) o ácido zoledrónico (Zometa) por ejemplo, o suplementaria de hierro por IV. Solo recomienda aplazar tratamientos si su oncólogo se determina que es lo mejor para usted. Es posible que se aplace pruebas de detección, como las mamografías y colonoscopias, y otras pruebas como pruebas de densidad ósea para reducir el riesgo de exposición al virus.

También es posible que los oncólogos recomienden extender el tiempo entre tratamientos oncológicos que usan medicina, como quimioterapia o inmunoterapia. O puede que recomiende postergar la empieza de estos tratamientos, basado en su diagnóstica de cáncer y los objetivos de su tratamiento.

¿Qué debo hacer si creo que es posible que tenga COVID-19?

Comuníquese con su médico si tiene fiebre y otros síntomas de una enfermedad respiratoria, como tos y dificultad para respirar, especialmente si estuvo expuesto a cualquiera de estas 2 situaciones:

  1. Estuvo en contacto cercano con una persona que se sabe que tiene COVID-19.

  2. Vive en o recientemente viajó a un área que se sabe que tiene un brote de la enfermedad.

Llame antes de visitar a su profesional de atención médica o al departamento de emergencias y dígales que cree que es posible que tenga COVID-19.  Su profesional de atención médica le pedirá información sobre sus síntomas, historia de viajes, y exposición para determinar si necesitará una prueba para COVID-19. Entonces, recibiría instrucciones sobre cómo obtener una prueba en su comunidad. No hay una prueba casera por el virus aprobada por la Administración de Alimentos y Fármacos (US Food and Drug Administration, FDA).

Si es posible que tenga COVID-19, quédese en casa y se aísle mientras espera a los resultados. Si está enfermo, quedarse en el hogar es la mejor manera de evitar la transmisión del nuevo coronavirus y otros virus respiratorios, como la gripe, a otras personas.

Si usted está recibiendo tratamiento contra el cáncer que suprime el sistema inmunitario y presenta fiebre y síntomas respiratorios, llame a su oncólogo como habitualmente lo haría si tiene fiebre mientras recibe el tratamiento. Asegúrese de seguir sus indicaciones sobre cuándo debe asistir al consultorio o al hospital y cuándo es más seguro quedarse en el hogar.

Y recuerde, asegúrese de lavarse las manos a menudo.

¿Hay tratamientos para COVID-19?

Los científicos están trabajando duro para desarrollar y ensayar tratamientos para COVID-19. Ensayos clínicos son estudios de investigación en que participan las personas. Trabajando rápidamente, unos investigadores y médicos han desarrollado ensayos clínicos para encontrar tratamientos eficaces para esta enfermedad. Los ensayos clínicos que estudian tratamientos posibles para COVID-19 son abiertos en algunos lugares en los Estados Unidos y otros países. Si le han diagnosticado con la enfermedad de coronavirus y usted participa en un ensayo clínico para pacientes con COVID-19, es posible que recibiere los medicamentos. También su participación ayuda a los científicos encontrar el tratamiento más eficaz y seguro para la enfermedad. Por ejemplo, los investigadores del estudio Beat19 (en inglés) están recopilando detalles sobre los síntomas de personas que tienen COVID-19 para entender mejor la progresión de la enfermedad y para encontrar un tratamiento.

El plasma convaleciente es el porción liquido del sangre que se colecta de personas que han recuperado de COVID-19. Es posible que el plasma tenga anticuerpos de SARS-CoV-2. El plasma convaleciente no es un tratamiento aprobado para COVID-19, pero se estudia en ensayos clínicos como un tratamiento posible.

En algunos países, se evalúa hidroxicloroquina y cloroquina como un tratamiento o como una prevención para COVID-19. Sin embargo, estos medicamentos no están aprobado para este uso. Se requiere los ensayos clínicos para evaluar la seguridad y eficacia de los medicamentos.

Una versión de cloroquina (cloroquina fosfato) es un aditivo que se usa para limpiar los acuarios de peces. Consumir este aditivo para los acuarios de peces ha resultado en sobredosis y por lo menos ha fallecido una persona. No consuma este producto—puede matarse.

También hay un mito que consumir la lejía cura la enfermedad de coronavirus. Es absolutamente falso. Beber la lejía puede matarse.  

¿Dónde puedo obtener la información más reciente sobre el COVID-19?

Es importante mantenerse actualizado y estar al tanto de la última información sobre el brote de COVID-19. Los CDC y sus departamentos de salud locales y estatales contarán con información actualizada sobre si la enfermedad se ha diagnosticado en su comunidad.

Share your thoughts on this blog post on Cancer.Net's Facebook and Twitter.