Programa científico virtual de ASCO20: Inmunoterapia para el cáncer colorrectal metastásico, terapia de mantenimiento para el cáncer de vejiga, medicina de precisión para el cáncer infantil, inmunoterapia para la ETG y terapia dirigida para el NSCLC

ASCO20 Virtual Scientific Program: #ASCO20
May 28, 2020
Brielle Gregory, ASCO staff

En este mes, miles de profesionales oncológicos de todo el mundo se reunirán virtualmente para obtener información sobre las más recientes investigaciones del tratamiento y la atención a las personas con cáncer. El Programa científico virtual de la American Society of Clinical Oncology ASCO20 (en inglés) tendrá lugar en línea desde el viernes 29 de mayo hasta el domingo 31 de mayo, y contará con más de 250 presentaciones por expertos en el campo.

El Programa científico virtual de la American Society of Clinical Oncology ASCO20 resaltará una investigación prometedora que puede suponer una diferencia en la atención a los pacientes. Conozca más sobre parte de la investigación publicada hoy:

  • El pembrolizumab detiene el crecimiento y la diseminación del cáncer colorrectal metastásico con IMS-A o DmMR el doble de tiempo que el tratamiento estándar

  • Añadir avelumab al tratamiento después de la quimioterapia ayuda a las personas con cáncer avanzado de vejiga a vivir más tiempo

  • Un algoritmo encuentra objetivos para la medicina de precisión en los casos de cánceres infantiles recurrentes

  • El avelumab parece prometedor en la cura potencial de la enfermedad trofoblástica gestacional después de que la quimioterapia deja de funcionar

  • El osimertinib retrasa la recurrencia del cáncer de pulmón de células no pequeñas con una mutación del EGFR

El pembrolizumab detiene el crecimiento y la diseminación del cáncer colorrectal metastásico con IMS-A o DmMR el doble de tiempo que el tratamiento estándar

Un ensayo clínico aleatorizado de fase III, llamado KEYNOTE-177, mostró que la utilización de un tipo de inmunoterapia llamada pembrolizumab (Keytruda) duplicó el tiempo en que se detuvo el crecimiento y la propagación del cáncer colorrectal metastásico y se extendió a 16.5 meses, a diferencia de poco más de 8 meses con el tratamiento con quimioterapia con o sin terapia dirigida. El cáncer colorrectal debía tener un cambio genético específico llamado inestabilidad de microsatélites alta (IMS-A) o deficiencia en la deficiencia en la reparación de errores de emparejamiento (abreviado en inglés como dMMR) para que la persona con cáncer recibiera pembrolizumab.

En este estudio, hubo 307 personas con cáncer colorrectal metastásico con IMS-A y dMMR. De ellos, 153 pacientes recibieron pembrolizumab como tratamiento de primera línea y 154 recibieron quimioterapia con o sin terapia dirigida, que es el estándar de atención actual o el mejor tratamiento conocido en la actualidad. El tratamiento de primera línea significa el tratamiento inicial administrado. Para los del grupo de tratamiento estándar, los pacientes recibieron 1 de 2 opciones para una combinación de quimioterapia, llamada FOLFOX o FOLFIRI, con o sin el agregado de un fármaco de terapia dirigida, ya sea el bevacizumab (Avastin) o bien el cetuximab (Erbitux).

IMS-A y dMMR son cambios genéticos específicos que se producen en las células cancerosas. Estos cambios no permiten que los tumores reparen bien el daño a su ADN. Debido a esto, los tumores con IMS-A y dMMR a menudo desarrollan muchas mutaciones o cambios en su ADN. A menudo, la quimioterapia es menos eficaz contra estos tipos de tumores. Alrededor del 5% de las personas con cáncer colorrectal metastásico tienen tumores con IMA-A y dMMR.

Este estudio reveló que las personas que recibieron pembrolizumab tuvieron una interrupción del crecimiento del cáncer durante el doble de tiempo que las que recibieron quimioterapia. Por otra parte, en la marca de 12 meses, cerca del 55% de los pacientes tratados con pembrolizumab presentaron una enfermedad estable, mientras que los tratados con quimioterapia fueron poco más del 37%. A los 24 meses de tratamiento, un poco más del 48 % de los pacientes tratados con pembrolizumab presentaba enfermedad estable, en comparación con casi el 19 % de los tratados con quimioterapia. La enfermedad estable significa que no hay crecimiento ni diseminación del cáncer.

De los pacientes que recibieron pembrolizumab, el 11% no presentaba cáncer detectable después de finalizar el tratamiento, casi el 33% presentaba una reducción del tumor y casi el 31% presentaba enfermedad estable. En el caso de los pacientes tratados con quimioterapia, casi el 4% no presentaba cáncer, alrededor del 29% presentaba tumores que se habían reducido y alrededor del 42% presentaba enfermedad estable. El tratamiento con pembrolizumab también tuvo eficacia durante más tiempo. El tratamiento fue eficaz durante más de 2 años en el 83% de los pacientes tratados con pembrolizumab en comparación con el 35% de los tratados con quimioterapia.

El pembrolizumab también provocó menos efectos secundarios graves, el 22% de los pacientes sufrió un evento adverso de grado 3 o superior, en comparación con el 66% de los pacientes que recibieron quimioterapia. Un evento adverso de grado 3 significa que el efecto secundario fue grave pero no potencialmente mortal. Cualquier evento adverso de grado superior a 3 es potencialmente mortal o mortal.

¿Qué significa esto? En este estudio, el tratamiento de primera línea con pembrolizumab fue más eficaz en el tratamiento del cáncer colorrectal metastásico con IMS-A y dMMR que la quimioterapia.

“Estos tan esperados resultados del ensayo cambiarán la práctica clínica... Este estudio aleatorizado demuestra un enorme beneficio en el tratamiento de primera línea con pembrolizumab y debería ser el nuevo estándar de atención.”

—   Autor principal del estudio Thierry André, MD
Sorbonne Université y Hôpital Saint Antoine
París, Francia

El número de resumen para este estudio es LBA4. Ver el resumen de este estudio y las revelaciones completas del autor en el sitio web de la American Society of Clinical Oncology.

Añadir avelumab al tratamiento después de la quimioterapia ayuda a las personas con cáncer avanzado de vejiga a vivir más tiempo

Un ensayo clínico aleatorizado de fase III, llamado JAVELIN Bladder 100, reveló que incorporar la terapia de mantenimiento (en inglés) con avelumab (Bavencio) a la atención médica de apoyo después de la quimioterapia ayudó a las personas con carcinoma urotelial avanzado a vivir 7 meses más que las que recibieron atención médica de apoyo estándar solamente. El carcinoma urotelial es el tipo más frecuente de cáncer de vejiga.

En este estudio se incluyó a 700 personas con carcinoma urotelial localmente avanzado o metastásico que no pudo ser tratado con cirugía. Para todos estos pacientes, el cáncer se había detenido después de haber recibido 4 a 6 ciclos de quimioterapia con platino. El estudio incluyó a pacientes con tumores PD-L1 positivos y PD-L1 negativos. De todos los pacientes, el 51% tenía tumores positivos para la PD-L1 y el avelumab bloquea específicamente la PD-L1 para prevenir el crecimiento del cáncer. Después de la quimioterapia, todos los participantes fueron asignados aleatoriamente a 1 de los 2 grupos. La mitad de los pacientes recibió tratamiento de mantenimiento con avelumab con atención de apoyo y la otra mitad recibió atención de apoyo solamente. La atención de apoyo, también llamada cuidados paliativos, está diseñada para optimizar la calidad de vida y el desenvolvimiento de una persona con cáncer mediante el manejo activo de los síntomas y los efectos secundarios relacionados con el cáncer, sin proporcionar un tratamiento específico contra el cáncer. Los datos de este estudio se basan en una mediana de algo más de 19 meses. La mediana es el punto medio, lo que significa que a la mitad de los pacientes se le realizó un seguimiento superior a 19 meses y a la otra mitad se le realizó un seguimiento inferior a 19 meses.

El estudio reveló que la incorporación de avelumab ayudó a todos los pacientes a vivir más tiempo, tanto si tenían un tumor que era positivo para PD-L1 como si no. Para todos los pacientes, la mediana de la supervivencia general fue un poco más de 21 meses en los pacientes que recibieron avelumab con atención de apoyo y unos 14 meses en los pacientes que recibieron atención de apoyo únicamente. La mediana de la supervivencia general para los pacientes con un tumor PD-L1 positivo que recibieron la mejor atención de apoyo por sí sola fue de unos 17 meses. Para los pacientes con tumores PD-L1 positivos que recibieron avelumab, la mediana de la supervivencia general aún no se había alcanzado. Esto significa que más de la mitad de los pacientes seguían vivos al momento del seguimiento.

Alrededor del 47% de los pacientes que recibieron avelumab experimentaron eventos adversos graves, en comparación con cerca del 25% del grupo que recibió atención de apoyo solamente. Los efectos secundarios más frecuentes fueron infección del tracto urinario, anemia, sangre en la orina, cansancio y dolor de espalda.

¿Qué significa esto? Este estudio muestra que la terapia de mantenimiento con la inmunoterapia avelumab además de la atención médica de apoyo puede ayudar a las personas con cáncer de vejiga avanzado a vivir más tiempo, aunque existe un mayor riesgo de eventos adversos graves.

“El marco de mantenimiento es un momento atractivo para usar un inhibidor del control. Los pacientes han pasado por quimioterapia y la enfermedad está controlada. Pero, en lugar de esperar al empeoramiento de la enfermedad después de la quimioterapia, lo cual va a suceder rápidamente en pacientes con carcinoma urotelial avanzado, la incorporación de avelumab mejora significativamente la supervivencia.”

—   Autor principal del estudio, Thomas Powder, MD
Barts Cancer Centre
Londres, Reino Unido

El número de resumen para este estudio es LBA1. Ver el resumen de este estudio y las revelaciones completas del autor en el sitio web de la American Society of Clinical Oncology.

Un algoritmo encuentra objetivos para la medicina de precisión en los casos de cánceres infantiles recurrentes

En este estudio, los investigadores desarrollaron un algoritmo para identificar objetivos moleculares en determinados cánceres pediátricos o infantiles (en inglés) que hayan vuelto tras el tratamiento, llamado cáncer recurrente o recidivante. A ciertos pacientes se les administraron entonces terapias dirigidas para los objetivos moleculares identificados. Esta estrategia detuvo el crecimiento y la diseminación del cáncer por 3 meses en un pequeño grupo de niños con cáncer recurrente.

Un registro internacional de pacientes llamado INFORM recopila datos clínicos y moleculares de muestras tumorales congeladas, de modo que los investigadores en genómica y los oncólogos pediátricos puedan desarrollar y evaluar la medicina de precisión y su utilización para tratar cánceres recurrentes en niños. Mediante el registro INFORM, los investigadores estudiaron los datos de 525 pacientes con una mediana de edad de 12 de 8 países. Utilizando los datos recopilados de las muestras tumorales, desarrollaron un algoritmo que buscaría características genéticas o moleculares en los tumores que potencialmente podrían ser el objetivo de un fármaco existente, tanto de los aprobados como de los experimentales. Los fármacos experimentales todavía se están estudiando en ensayos clínicos y todavía no están aprobados para el tratamiento. A continuación, el algoritmo categorizó objetivos en 1 de 7 categorías o pasos en función de factores como qué tan bien el objetivo, como una proteína específica, se predijo que se uniera a un fármaco. Las 7 categorías fueron: muy alta, alta, moderada, intermedia, límite, baja y muy baja. Utilizando este algoritmo, los investigadores identificaron a los grupos de pacientes con determinadas características genéticas o moleculares que podrían tratarse con un tratamiento dirigido existente.

De los pacientes del estudio, el 8% tenía un objetivo muy alto. De los demás pacientes, el 14.8% tenía un objetivo de alta prioridad, el 20.3% tenía un objetivo de prioridad moderada, el 23.6% tenía un objetivo de prioridad intermedia, el 14.4% tenía un objetivo de prioridad límite, el 2.5% tenía un objetivo de baja prioridad y el 1% tenía un objetivo de prioridad muy baja. Otro 15.4% de los pacientes no tenía un objetivo viable.

Después de que se establecieran los niveles de prioridad, 149 pacientes recibieron tratamientos dirigidos en función de las características específicas identificadas utilizando el algoritmo. De ellos, 20 niños tuvieron lo que se consideraron objetivos muy altos. Estos objetivos incluyeron mutaciones ALK, BRAF, y NRAS, que son cambios en genes o en proteínas. También incluyeron fusiones génicas MET y NTRK, lo que significa que se unieron 2 genes previamente separados. El estudio reveló que, entre las personas con objetivos muy altos, el cáncer se detuvo durante una mediana de 204.5 días, en comparación con 114 días para los 505 pacientes restantes.

El estudio no encontró que la administración de estos tratamientos dirigidos mejorara la supervivencia general.

¿Qué significa esto? La medicina de precisión, como la terapia dirigida, aún no se utiliza regularmente para tratar los cánceres pediátricos. Este estudio demuestra que existen posibles objetivos en el cáncer pediátrico recurrente que se pueden utilizar para guiar la planificación del tratamiento.

“Este registro ha abierto el panorama genómico en la oncología pediátrica. Proporciona una fuente de información inigualable para ayudar a combinar los nuevos fármacos o ideas de fármacos con biomarcadores adecuados en determinadas poblaciones de pacientes pediátricos.”

—   Autora del estudio principal Cornelis van Tilburg, MD, PhD
Hopp Children’s Cancer Center Heidelberg
Heidelberg, Alemania

El número de resumen para este estudio es LBA10503. Ver el resumen de este estudio y las revelaciones completas del autor en el sitio web de la American Society of Clinical Oncology.

El avelumab parece prometedor en la cura potencial de la enfermedad trofoblástica gestacional después de que la quimioterapia deja de funcionar

Un pequeño ensayo clínico de fase II, llamado TROPHIMMUN, mostró que la utilización del fármaco de inmunoterapia avelumab para tratar la enfermedad trofoblástica gestacional (ETG) (en inglés) que se ha vuelto resistente a la quimioterapia, resulta prometedora en la cura potencial de la enfermedad.

La ETG es un grupo de tumores ginecológicos raros que se forman en el útero de una mujer durante el embarazo. Los tumores se forman cuando los trofoblastos, que son células normales en la placenta, cambian y forman una masa. Aunque la ETG suele ser benigna, a veces estos tumores pueden llegar a ser cancerosos. Los tumores de la ETG producen demasiada proteína PD-L1 o hacen que esta se sobreexprese, lo que el avelumab bloquea. La quimioterapia suele usarse para tratar la ETG. Sin embargo, a veces el tumor puede hacerse resistente a esa quimioterapia, lo que significa que la quimioterapia ya no funciona para detener el crecimiento o la diseminación del tumor. La mayoría de los tumores de la ETG regresan de 6 a 12 meses después de la discontinuación del tratamiento.

En este estudio se incluyó a 15 mujeres con ETG que se había vuelto resistente a la quimioterapia. Su mediana de edad era de 34 años y el 53% presentaba una ETG en estadio inicial, mientras que el 47% presentaba la ETG en estadio III, lo que significa que la enfermedad se había diseminado al pulmón y posiblemente al tracto genital. Se administró avelumab a cada participante para ver si los niveles de gonadotropina coriónica humana (abreviado por sus siglas en inglés, hCG), que son hormonas que se producen durante el embarazo, volvían a los niveles normales. Las mujeres con ETG presentan niveles altos de hCG, por lo que el control de estos niveles permite a los médicos determinar si los tumores siguen presentes. Si los niveles de hCG volvían a la normalidad, los pacientes recibían 3 ciclos más de avelumab para destruir las células tumorales restantes.

Este estudio halló que apenas más de la mitad de las pacientes, 8 de cada 15, se consideraron curadas después de que los niveles de hCG volvieran a la normalidad. Después de una mediana de seguimiento de 29 meses, los investigadores observaron que las mujeres que se curaron mantuvieron niveles normales de hCG y los tumores no volvieron. Una mujer tuvo más adelante un embarazo saludable. Las 7 pacientes restantes del estudio para las que avelumab no funcionó bien fueron tratadas en cambio, con una quimioterapia o cirugía diferente.

Los efectos secundarios de avelumab fueron más leves que la quimioterapia, siendo los efectos secundarios más frecuentes cansancio, náuseas, vómitos y reacciones relacionadas con la infusión.

¿Qué significa esto? Avelumab se muestra prometedor como una opción de tratamiento eficaz para la ETG que se ha vuelto resistente a la quimioterapia de primera línea.

“Este estudio de prueba de concepto muestra que el tratamiento con la inmunoterapia avelumab funciona contra estos tumores cuando se desarrolla resistencia a la quimioterapia de agente único.”

—   Autor del estudio principal Benoit You, MD, PhD
Centre Hospitalier Lyon-Sud y Lyon Investigational Center for Treatments in Oncology and Hematology
Lyon, Francia

El número de resumen para este estudio es LBA6008. Ver el resumen de este estudio y las revelaciones completas del autor en el sitio web de la American Society of Clinical Oncology.

El osimertinib retrasa la recurrencia del cáncer de pulmón de células no pequeñas con una mutación del EGFR

Un ensayo clínico de fase III, llamado ADAURA, mostró que la utilización de la terapia dirigida con osimertinib (Tagrisso) después de la intervención quirúrgica es eficaz para el tratamiento del estadio II a IIIA del cáncer de pulmón de células no pequeñas (abreviado por sus siglas en inglés, NSCLC) con una mutación del receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR). Después de 2 años de tratamiento con osimertinib, el 90% de los participantes del estudio estaban vivos sin que el cáncer reapareciera o recurriera, en comparación con el 44% de los participantes que recibieron un placebo, que es un tratamiento inactivo. Para los pacientes del estudio, que tomaron osimertinib se redujo el riesgo de recurrencia o muerte en un 83%.

El tratamiento principal para estos estadios de NSCLC es la intervención quirúrgica para extirpar el tumor. Después de la intervención quirúrgica, la quimioterapia suele administrarse para reducir las probabilidades de reaparición del cáncer, lo que se denomina recurrencia. Esto se denomina quimioterapia adyuvante. Sin embargo, incluso con quimioterapia adyuvante, los índices de recurrencia son elevados.

El NSCLC positivo del EGFR tiene mutaciones que crean una proteína EGFR hiperactiva. La proteína del EGFR hiperactiva ayuda a que las células cancerosas crezcan o se diseminen. El osimertinib es un tipo de terapia dirigida llamada inhibidor de la tirosina cinasa (abreviado por sus siglas en inglés, TKI) que se dirige a la proteína del EGFR para impedir que el cáncer crezca o se disemine. Actualmente está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos para tratar el NSCLC metastásico avanzado con una mutación del EGFR.

Hubo 682 participantes del estudio con NSCLC en estadio IB a IIIA con una mutación del EGFR con un 69% que presentaba cáncer en estadios II o IIIA. Se les habían extirpado todos los tumores mediante intervención quirúrgica y algunos también habían recibido quimioterapia adyuvante. Hubo 339 personas que recibieron osimertinib y 343 que recibieron placebo.

Para todo el grupo de pacientes, incluidos aquellos con NSCLC en estadio IB, la supervivencia sin enfermedad a los 2 años fue del 89% para los pacientes que recibieron osimertinib y del 53% para los que recibieron placebo. Supervivencia sin enfermedad significa que el paciente no presenta signos o síntomas de cáncer después del tratamiento. Los efectos secundarios más frecuentes del osimertinib fueron diarrea y erupción cutánea.

¿Qué significa esto? La incorporación de osimertinib después de una intervención quirúrgica con o sin quimioterapia adyuvante puede ser una forma efectiva de retrasar la recurrencia en pacientes con NSCLC no metastásico, positivo del EGFR.

“Es un importante avance ver una terapia dirigida retrasar de forma importante la recurrencia de la enfermedad después de la intervención quirúrgica en pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas. Ahora podemos tratar a los pacientes antes.”

—   Autor principal del estudio Roy S. Herbst, MD, PhD, FACP, FASCO
Yale Cancer Center y Smilow Cancer Hospital
New Haven, Connecticut

El número de resumen para este estudio es LBA5. Ver el resumen de este estudio y las revelaciones completas del autor en el sitio web de la American Society of Clinical Oncology.

Manténgase informado

Visite el blog Cancer.Net para obtener más informes sobre el programa científico virtual ASCO20. También puede seguir a Cancer.Net en Facebook y Twitter para mantenerse informado acerca del programa. Siga el hashtag #ASCO20 en Twitter para obtener más información sobre las investigaciones de este programa.

 

¿Le gusta lo que leyó aquí en Cancer.Net? Regístrese para recibir nuestro boletín electrónico Inside Cancer.Net todos los meses.

Share your thoughts on this blog post on Cancer.Net's Facebook and Twitter.