Fisioterapeutas en oncología

October 12, 2021
Amber Bauer, ASCO staff

Si le han diagnosticado cáncer, interactuará con una serie de miembros diferentes del equipo de atención médica en distintos momentos durante el tratamiento. Cuando ingrese al consultorio de un médico, a un hospital o a un centro oncológico, podrá encontrarse con personal de enfermería, auxiliares médicos, trabajadores sociales, médicos, y la lista sigue. En esta serie, hablamos con algunos de estos profesionales de atención médica para obtener más información sobre sus trabajos y la función que desempeñan al brindar atención de alta calidad contra el cáncer.

Los avances en el tratamiento han ayudado a más personas a vivir más tiempo después de recibir un diagnóstico de cáncer. Sin embargo, muchas personas experimentan una disminución en su calidad de vida tanto durante el tratamiento como después de este. Los fisioterapeutas desempeñan una función única en el equipo de atención oncológica porque pueden afrontar los desafíos funcionales que pueden desarrollarse como resultado del cáncer y el tratamiento contra el cáncer. Los fisioterapeutas evalúan estos problemas a lo largo de la experiencia del cáncer y ofrecen estrategias de tratamiento eficaces para lograr que la persona recupere su nivel anterior de función física.

A fin de comprender mejor la función que desempeñan los fisioterapeutas en el equipo de atención oncológica, la fisioterapeuta Sharlynn Tuohy, DPT, MBA, directora de Rehabilitación en Memorial Sloan Kettering Cancer Center (MSKCC), y la fisioterapeuta Jean Kotkiewicz, DPT, CLT, supervisora de Fisioterapia durante Hospitalización en MSKCC, aceptaron gentilmente responder algunas de mis preguntas.

P: ¿Qué función desempeñan los fisioterapeutas en el equipo de atención oncológica? 

Sharlynn Tuohy (ST): Muchas personas piensan en la fisioterapia como una intervención para actividades deportivas o lesiones musculares/óseas (musculoesqueléticas). No obstante, los fisioterapeutas somos expertos en el tratamiento de una variedad de deterioros funcionales relacionados con problemas con el corazón y los pulmones (cardiovasculares), los nervios (neurológicos), la piel (integumentarios), el piso pélvico y el oído interno (vestibulares). Podemos proporcionar una variedad de intervenciones individualizadas para ayudar a las personas a funcionar mejor en su vida cotidiana.

Los fisioterapeutas estamos infrautilizados, en especial durante los tratamientos oncológicos, ya que proporcionamos un gran valor de manera rentable. La supervivencia del cáncer requiere de atención para optimizar la función y la calidad de vida, y los fisioterapeutas estamos preparados para hacer justamente eso. Brindamos un valor significativo para la experiencia de un paciente mediante la rehabilitación previa (control proactivo de los efectos secundarios previstos de los tratamientos), al mismo tiempo que proporcionamos intervenciones rentables durante el tratamiento contra el cáncer para ayudar a las personas a mantener la fuerza, disminuir los niveles de fatiga, minimizar el dolor y maximizar la función, como el equilibrio, la marcha y la movilidad general. También ofrecemos valor durante los cuidados paliativos terminales mediante tratamientos suaves, pero eficaces.

Jean Kotkiewicz (JK): Los fisioterapeutas desempeñamos una función esencial como parte del equipo de atención oncológica al intervenir durante todas las etapas de la atención. Los fisioterapeutas no solo proporcionamos evaluaciones e intervenciones detalladas, sino que aplicamos capacitación funcional, fortalecimiento, intervenciones para combatir la fatiga, terapia descongestiva compleja (TDC) y técnicas de relajación para cumplir con los objetivos específicos de cada paciente. Proporcionamos una postura de apoyo exclusiva dentro de esta población de pacientes. Facilitamos un entorno motivador, alentador y positivo.

Creo que también es importante destacar que los fisioterapeutas creamos un puente en las vidas de estos pacientes. Por un lado, tenemos las indicaciones del médico, los tratamientos médicos y las restricciones de carga de peso, mientras que el otro lado representa la vida diaria del paciente antes, durante y después del diagnóstico. Proporcionamos una manera de incorporar un lado con el otro de forma que un paciente comprenda, mantenga y pueda incorporar los aspectos importantes del tratamiento de manera segura.

P: ¿Cuáles son algunas de las cosas más importantes que hacen ustedes para los pacientes a diario?

JK: Una de las cosas más importantes que hago de forma inherente para mis pacientes es interpretar la situación que se me está presentando sin necesidad de que ellos me la tengan que explicar. Adapto mis tratamientos en consecuencia. Les permito tener el control de sus objetivos en un entorno en el que su control de la situación es enormemente limitado. Escucho y presto atención. Soy creativa. Pregunto sobre lo que es importante para ellos. Tengo respeto.

ST: Los fisioterapeutas ofrecemos un trato sanador. También ayudamos a una persona a recuperar su confianza. Recibir un diagnóstico de cáncer genera una vulnerabilidad que es posible que no haya existido antes y realmente puede afectar la confianza de una persona. Las personas se benefician de obtener pequeños logros a través de mi actitud positiva y alentadora.

P: ¿Por qué eligieron ser fisioterapeutas y cómo terminaron trabajando en oncología? 

ST: Elegí ser fisioterapeuta porque quería ayudar a las personas y me atrajo esta área. Debido a que practicaba deportes activamente y me encantaba trabajar con niños, esta profesión se adaptaba bien a mí. En toda mi carrera, estuve expuesta a una variedad de entornos, incluidos atención aguda, atención ambulatoria, rehabilitación durante hospitalización, pediatría y atención médica domiciliaria. Me mudé a la ciudad de Nueva York hace alrededor de 11 años y de inmediato apliqué para MSKCC, ya que tenía un amigo que era paciente aquí y me comentó que la atención era fenomenal. Durante mi tiempo aquí, verdaderamente me ha inspirado la motivación de los pacientes y me ha impresionado de manera continua la atención especializada y compasiva que brinda el personal.

JK: Elegí ser fisioterapeuta porque siempre fui activa en los deportes y yo misma tuve que acudir a algunos fisioterapeutas durante mi vida. Sabía que pertenecía al área de la medicina en algún aspecto, y los deportes me atrajeron más a esta área. Empecé a trabajar en oncología como parte de mi primer trabajo en un entorno hospitalario y llegué a apreciar a los pacientes. Después de dos años, apliqué para MSKCC y he estado aquí durante los últimos siete años. Me atrajeron la fortaleza y la resiliencia de esta población específica.

P: ¿Cuáles son las mejores partes o las más gratificantes de su trabajo?

ST: Cuando me dedicaba al tratamiento a tiempo completo, mi recompensa era ayudar a un paciente a sentirse mejor al alcanzar un objetivo, no importa qué tan grande o pequeño, siempre y cuando hiciera una diferencia positiva en su vida. Puede ser algo tan simple como respirar con más facilidad o poder abrazar a un familiar, cruzar una calle o correr. Ahora que estoy en la administración, cuando uno de los terapeutas recibe un reconocimiento porque su atención marcó la diferencia en la calidad de vida de una persona, eso me alegra el día. Poder dirigir y brindar apoyo a programas con los que podemos llegar a más pacientes también es muy gratificante.

JK: La parte más gratificante de mi trabajo es formar parte de las vidas de estos pacientes mientras atraviesan una parte única, desafiante y desconocida de su vida. Durante este tiempo, sus reacciones y respuestas pueden requerir de más cuidado único y es un desafío brindar eso de manera personalizada. Paso las mejores partes de mi día brindando asistencia a pacientes en su trabajo por sus objetivos y para alcanzarlos. También se trata de estar presente en los momentos de desafíos y pérdidas, pero haciéndoles saber que no están solos en esos momentos.

P: ¿Cómo pueden los pacientes comunicarse mejor con su fisioterapeuta u obtener acceso a los servicios de fisioterapia? 

JK: Recomiendo a los pacientes que se mantengan abiertos y honestos respecto de sus miedos y limitaciones cuando trabajen con su fisioterapeuta. Les recomiendo que hagan preguntas, analicen sus limitaciones con sus proveedores de atención y pidan remisiones para fisioterapia si consideran que no pueden recuperar su nivel de función anterior.

ST: Las personas siempre deben informar cómo se sienten a su fisioterapeuta. Es posible que a veces una persona no responda favorablemente a un tratamiento y necesitamos saberlo para que podamos modificar el tratamiento en consecuencia. Los pacientes pueden acceder a fisioterapeutas directamente en la mayoría de los estados sin una remisión de un médico inicial. No obstante, si tiene antecedentes de cáncer, es bueno que su fisioterapeuta y oncólogo o médico de cabecera se comuniquen respecto de su plan de tratamiento. Hay recursos en internet, como Encuentre un fisioterapeuta (en inglés) en el sitio web de American Physical Therapy Association (Asociación Americana de Fisioterapia), donde podrá encontrar un fisioterapeuta en su área. Sea su propio defensor y también pídale a su médico una remisión. No sienta culpa por pedir ayuda para mejorar su función.

Tags: 

Share your thoughts on this blog post on Cancer.Net's Facebook and Twitter.