Hipercalciemia

This section has been reviewed and approved by the Cancer.Net Editorial Board, 03/2012

La hipercalciemia es el nivel alto atípico de calcio en la sangre. La hipercalciemia puede poner en peligro la vida y es el trastorno metabólico más frecuente asociado con el cáncer, ya que ocurre en el 10 % al 20 % de las personas con cáncer. Aunque la mayoría del calcio del cuerpo está almacenado en los huesos, aproximadamente el 1 % circula por el torrente sanguíneo. El calcio es importante para muchas funciones corporales, entre ellas, la formación de huesos, las contracciones musculares y la función del cerebro y el sistema nervioso.

Un aspecto importante del tratamiento y la atención del cáncer es aliviar los efectos secundarios, lo que también se denomina control de los síntomas, cuidados paliativos o atención médica de apoyo. Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma que experimente, incluido cualquier síntoma nuevo o un cambio en los síntomas

Síntomas

Los síntomas de la hipercalciemia a menudo se presentan de forma lenta y pueden ser muy similares a los síntomas del cáncer o tratamientos para el cáncer. Con frecuencia, la gravedad de los síntomas no se relaciona con el nivel real de calcio en la sangre; además, muchos pacientes no presentan ningún síntoma. Generalmente, los pacientes de edad avanzada presentan más síntomas que los pacientes más jóvenes.

Los pacientes y sus familias deben conocer los síntomas de la hipercalciemia e informarlos a su equipo de atención médica. El tratamiento no solo mejora los síntomas, sino que mejora la calidad de vida y puede facilitar la finalización del tratamiento para el cáncer. No obstante, es importante entender que a menos que haya un tratamiento eficaz para el cáncer subyacente, la hipercalciemia sugiere que el paciente se encuentra en las últimas semanas de vida.

Las personas con hipercalciemia pueden presentar los siguientes síntomas:

La hipercalciemia grave puede producir cálculos renales (dolorosa afección en la que sal y materiales forman masas sólidas [piedras] en los riñones o el tracto urinario), latidos irregulares o ataque cardíaco. Los efectos potencialmente graves de la hipercalciemia incluyen la pérdida del conocimiento y el estado de coma.

Causas

El nivel de calcio en la sangre está controlado por muchos factores, entre ellos, la hormona paratiroidea (una hormona liberada por las glándulas paratiroideas) y los riñones (que eliminan el exceso de calcio de la sangre). El cáncer puede producir altos niveles de calcio en la sangre de diferentes formas:

  • Los tipos de cáncer que afectan a los huesos de forma directa (como el mieloma múltiple o la leucemia) o los tipos de cáncer que comúnmente se diseminan a los huesos (como el cáncer de mama) producen fracturas en los huesos y, de esta forma, el exceso de calcio se libera en la sangre.
  • Algunos tumores producen una proteína que actúa de manera muy similar a la hormona paratiroidea y hace que el hueso libere calcio en la sangre.
  • Algunos tipos de cáncer afectan la capacidad de los riñones de eliminar el exceso de calcio de la sangre.
  • La deshidratación producida por las náuseas y los vómitos dificulta la eliminación adecuada del calcio de la sangre a través de los riñones.
  • La inactividad puede producir fracturas en los huesos, lo que libera calcio en la sangre.

Entre los tipos de cáncer que tienen más probabilidades de producir hipercalciemia se incluyen el cáncer de mama, el cáncer de pulmón y el mieloma múltiple (en inglés). Otros tipos de cáncer que pueden producir hipercalciemia incluyen el linfoma y la leucemia, como así también el cáncer de riñón, el cáncer de cabeza y cuello y el cáncer gastrointestinal.

Diagnóstico y tratamiento

Para diagnosticar hipercalciemia, el médico realizará un análisis de sangre para controlar el nivel de calcio. Es posible que se le realicen otros análisis de sangre para controlar la función renal. Los pacientes con hipercalciemia leve que no manifiestan síntomas reciben tratamiento con líquidos adicionales que por lo general se administran a través de una vena, lo que ayuda a los riñones a eliminar el exceso de calcio. Los pacientes con hipercalciemia moderada o grave pueden ser tratados de diferentes formas:

  • Tratamiento para el cáncer subyacente
  • Reemplazo de líquidos (en inglés; que se perdieron mediante vómitos, micción frecuente, etc.)
  • Administración de medicamentos para ayudar a evitar las fracturas de huesos, incluidos los bifosfonatos (como risedronato [Actonel, Atelvia], ibandronato [Boniva] o alendronato [Fosamax] y biosfofonatos intravenosos, como ácido zoledrónico [Reclast, Zometa] y pamidronato [Aredia]), calcitonina (Miacalcin), plicamicina (Mithracin) y nitrato de galio (Ganite)
  • Administración de esteroides, que disminuyen las fracturas de huesos y la absorción de calcio de los alimentos en cánceres específicos, como el linfoma. Sin embargo, los esteroides pueden aumentar el riesgo de osteoporosis y la fractura de huesos en algunas situaciones. Consulte a su médico si un esteroide es el mejor tratamiento para usted.
  • Uso de diálisis (un proceso de filtrado mecanizado que elimina el exceso de residuos de la sangre) para tratar a los pacientes con insuficiencia renal

Consideraciones para el paciente

Además de recibir tratamiento de su médico, los siguientes consejos pueden ayudar a prevenir la hipercalciemia o su agravamiento:

  • Beba líquidos.
  • Controle las náuseas y los vómitos.
  • Camine y manténgase activo; esto lo ayudará a prevenir las fracturas de huesos.
  • Consulte a su médico antes de tomar medicamentos, ya que algunos pueden empeorar la hipercalciemia.

Nota: En personas con cáncer, la hipercalciemia no está relacionada con una alimentación con demasiado contenido de calcio, por lo tanto, reducir la ingesta de calcio al ingerir menor cantidad de productos lácteos y otros alimentos con alto contenido de calcio no ayuda a resolver la afección.

Más información

Control de los efectos secundarios

Planificación de los cuidados del cáncer avanzado

Recursos adicionales

National Cancer Institute (Instituto Nacional del Cáncer): Hipercalciemia