Problemas cognitivos

This section has been reviewed and approved by the Cancer.Net Editorial Board, 02/2012

Los problemas cognitivos, también denominados déficits cognitivos o disfunción, ocurren cuando una persona tiene dificultades para procesar la información, incluidas las tareas mentales, como la atención, el pensamiento y la memoria. Aproximadamente el 20% de las personas que se someten a quimioterapia, incluidos los niños, experimentan algún problema cognitivo como efecto secundario. Las dificultades que enfrentan por lo general varían en cuanto a la gravedad y dificultan la realización de las actividades cotidianas. Se recomienda a las personas que experimentan problemas cognitivos graves que hablen con su médico o trabajador social acerca de las formas en que pueden controlar los problemas que deben enfrentar. 

Síntomas

Un aspecto importante del tratamiento y la atención del cáncer es aliviar los efectos secundarios, lo que también se denomina control de los síntomas, cuidados paliativos o atención médica de apoyo. Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma que experimenten usted o la persona que está cuidando, incluido cualquier síntoma nuevo o un cambio en los síntomas.

Entre los problemas cognitivos se incluyen dificultades en diversas áreas, como por ejemplo:

  • Dificultad para concentrarse o prestar atención (capacidad de concentración reducida)
  • Pérdida de la memoria o dificultad para recordar cosas (en especial, problemas relacionados con la memoria a corto plazo)
  • Problemas relacionados con la comprensión o el entendimiento
  • Dificultad relacionada con el criterio o el razonamiento
  • Deficiencia en las habilidades aritméticas, de organización y del lenguaje (como por ejemplo, no poder organizar los pensamientos, encontrar la palabra correcta o cuadrar una chequera)
  • Problemas para realizar varias tareas a la vez (tareas múltiples)
  • Cambios emocionales y conductuales, como conducta irracional, cambios bruscos en el estado de ánimo, enojo o llanto inadecuados y conducta inadecuada desde el punto de vista social
  • Confusión (delirio) 

Es importante destacar que los sobrevivientes del cáncer utilizan con frecuencia el término “quimiocerebro” (en inglés), en ocasiones llamado “quimioneblina”, para describir los problemas cognitivos que experimentan algunas personas después de someterse a la quimioterapia. Es posible que estas personas experimenten problemas a largo plazo relacionados con las habilidades mentales, como la memoria, el pensamiento y la concentración. En ocasiones, las personas afirman que la sensación de quimiocerebro se asemeja a una neblina mental.

Causas

Los problemas cognitivos a menudo son causados por muchos factores, incluidos el cáncer, los tratamientos para el cáncer, los medicamentos y otros trastornos:

  • Quimioterapia, en especial, quimioterapia de dosis alta
  • Radioterapia en la cabeza y el cuello o radioterapia en todo el cuerpo
  • Cirugía del cerebro, en la que algunas áreas del cerebro pueden dañarse o alterarse durante una biopsia o la extirpación de un tumor canceroso
  • Terapia hormonal, inmunoterapia y otros medicamentos (por ejemplo medicamentos contra las náuseas, antibióticos, analgésicos, inmunodepresores, antidepresivos, ansiolíticos, medicamentos para el corazón y para tratar trastornos del sueño)
  • Infecciones, en especial, aquellas del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) y las infecciones que producen fiebre alta
  • Cáncer cerebral (en inglés)
  • Otros tipos de cáncer que hacen metástasis en el cerebro (se diseminan al cerebro)
  • Otras afecciones o síntomas relacionados con el cáncer o con los tratamientos para el cáncer, incluidos anemia, fatiga, estrés, depresión, insomnio, hipercalciemia (alto nivel de calcio en sangre) y desequilibrio electrolítico (un mineral que se encuentra en el organismo, como el potasio y el sodio) que pueden ocasionar deshidratación o insuficiencia orgánica
  • Cantidad insuficiente de vitaminas y minerales específicos, como hierro, vitamina B o ácido fólico
  • Otros trastornos del cerebro o el sistema nervioso que no están relacionados con el cáncer

Control

Los problemas cognitivos producidos por una afección reversible, como anemia o desequilibrio electrolítico, por lo general desaparecen después de recibir tratamiento para la afección. De igual modo, los problemas producidos por un medicamento desaparecen tras la interrupción de dicho medicamento. Por lo general, los problemas relacionados con el cáncer cerebral mejoran con el tratamiento, pero es posible que algunos síntomas continúen. Lamentablemente, los problemas cognitivos relacionados con la quimioterapia (como quimiocerebro), la radioterapia u otros tratamientos para el cáncer pueden continuar de forma indefinida. El control de estos problemas cognitivos a largo plazo puede incluir:

  • medicamentos, incluidos estimulantes, fármacos que mejoran la cognición y se utilizan con frecuencia para tratar la enfermedad de Alzheimer, antidepresivos y antagonistas opiáceos (fármacos que bloquean las acciones de narcóticos, como la morfina)
  • Ergoterapia y rehabilitación vocacional para ayudar a las personas con las actividades cotidianas y las habilidades relacionadas con el trabajo
  • Rehabilitación cognitiva (también conocida como rehabilitación neuropsicológica) y estimulación cognitiva, para ayudar a los pacientes a mejorar sus habilidades cognitivas y encontrar formas de sobrellevar los problemas cognitivos

Sugerencias para sobrellevar los problemas cognitivos

  • Utilice un calendario u organizador diario para llevar un registro de las citas, actividades y fechas importantes.
  • Pídale a las personas que repitan la información y escriba la información nueva (nombres y números telefónicos); utilice una grabadora o tome notas durante las conversaciones.
  • Coloque recordatorios y haga listas.
  • Ejercite el cerebro con actividades mentales que lo fortalezcan, como resolver crucigramas o rompecabezas, pintar, tocar un instrumento musical o aprender un pasatiempo nuevo.
  • Hágase un tiempo para la actividad física (en inglés), puede aumentar el estado de alerta mental. Trate de caminar, nadar, practicar yoga o hacer jardinería.  

Problemas cognitivos en los niños

Los niños pequeños (menores de 5 años) tienen mayores probabilidades de tener problemas cognitivos a largo plazo, en especial los que reciben quimioterapia o radioterapia dirigida a la cabeza, el cuello o la médula espinal, radiación en todo el cuerpo y quimioterapia administrada directamente en la columna (quimioterapia intratecal) o el cerebro (quimioterapia intraventricular).

Más aun, estos problemas cognitivos pueden ocurrir meses o años después de la finalización del tratamiento y pueden continuar durante la edad adulta. Algunos de estos problemas son:

  • Una disminución en la inteligencia general (menor coeficiente intelectual)
  • Problemas de aprendizaje
  • Menor capacidad de concentración y trastornos por déficit de la atención
  • Retraso en el desarrollo, incluido el retraso en el desarrollo social, emocional y conductual
  • Menores logros académicos (en especial en lectura, lenguaje y matemática)
  • Menores habilidades del lenguaje receptivo (la capacidad de comprender el lenguaje) y expresivo (la capacidad de reunir pensamientos para que tengan sentido)
  • Disminución en las habilidades de la memoria verbal y no verbal

Su hijo puede recibir ergoterapia, logopedia, psicoterapia conductista, estimulación de las habilidades sociales, rehabilitación cognitiva y medicamentos (como metilfenidato para los trastornos por déficit de la atención) para ayudar a tratar los problemas cognitivos. Es posible que algunos niños deban aprender nuevas formas de aprender o de mantener la atención en la escuela. También son útiles las opciones adicionales dentro de la escuela, como la instrucción especializada en lectura y matemática, los programas de educación especial y los programas educativos individualizados (PEI). Debido a que la intervención temprana parece ofrecer el mayor beneficio, es importante que los padres conozcan los posibles problemas cognitivos y hablen con el pediatra, oncólogo u otro integrante del equipo de atención médica de su hijo tan pronto sospechen que hay un problema.

Más información

Rehabilitación

Efectos tardíos del cáncer infantil

Tipos de tratamiento

Recursos adicionales

LiveSTRONG Foundation: Cambios cognitivos