Anemia

Approved by the Cancer.Net Editorial Board, 09/2016

La anemia es un nivel anormalmente bajo de glóbulos rojos. Ocurre cuando:

  • El cuerpo no produce suficiente sangre.

  • El cuerpo pierde sangre.

  • El cuerpo destruye los glóbulos rojos.

La anemia es frecuente en las personas con cáncer, en especial entre quienes reciben quimioterapia. La mayoría de las personas con anemia se siente cansada o débil. Esta fatiga puede hacer que a los pacientes les resulte difícil enfrentar las exigencias físicas y emocionales del tratamiento.

El tratamiento para aliviar los síntomas y los efectos secundarios, como la anemia, es una parte importante de la atención del cáncer. Este enfoque se denomina atención médica de apoyo o cuidados paliativos. Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma que experimente. Esto debe incluir cualquier síntoma nuevo o un cambio en los síntomas.

Acerca de los glóbulos rojos

Los glóbulos rojos contienen hemoglobina. La hemoglobina es una proteína de hierro que transporta el oxígeno a todas las partes del cuerpo. Cuando los niveles de glóbulos rojos están demasiado bajos, hay partes del cuerpo que no reciben suficiente oxígeno. Como consecuencia, no pueden funcionar correctamente.

Los glóbulos rojos se producen en la médula ósea. La médula ósea es el tejido blando y esponjoso que se encuentra dentro de los huesos más grandes. Una hormona denominada eritropoyetina le indica al cuerpo cuándo producir más glóbulos rojos. Esta hormona se produce en los riñones. Por lo tanto, el daño a la médula ósea o los riñones puede provocar anemia.

Signos y síntomas

Las personas con anemia pueden experimentar algunos de los siguientes síntomas:

Causas de la anemia

Quimioterapia. La quimioterapia daña la médula ósea. En general, el efecto de la quimioterapia en la médula ósea es temporal. La anemia mejora unos pocos meses después de que termina la quimioterapia. Además, la quimioterapia con fármacos de platino puede dañar los riñones. Estos fármacos incluyen cisplatino (Platinol) y carboplatino (Paraplatin).

Radioterapia. Determinados tipos de radioterapia dañan la médula ósea:

  • Radioterapia en grandes áreas del cuerpo

  • Radioterapia en los huesos de la pelvis, las piernas, el tórax o el abdomen

Determinados tipos de cáncer. Por ejemplo, la leucemia, el linfoma y el mieloma múltiple dañan la médula ósea. Además, los cánceres que se extienden al hueso o la médula ósea pueden desplazar a los glóbulos rojos normales.

Náuseas, vómitos y pérdida del apetito. Las náuseas y los vómitos y la pérdida del apetito pueden provocar una falta de nutrientes. Determinados nutrientes son necesarios para producir glóbulos rojos. Entre ellos se incluyen hierro, vitamina B12 y ácido fólico.

Sangrado excesivo. A veces, el cuerpo pierde glóbulos rojos más rápido de lo que puede reemplazarlos. Puede ocurrir después de una cirugía o si un tumor causa sangrado interno.

Diagnóstico de la anemia

Los médicos diagnostican la anemia a través de un análisis de sangre. Se denomina hemograma completo (en inglés). El análisis incluye la cantidad de glóbulos rojos. El recuento de glóbulos rojos se mide de varias formas. Las 2 mediciones más frecuentes son la hemoglobina y el hematocrito. El hematocrito es el porcentaje de la sangre que está compuesto por glóbulos rojos.

Es posible que las personas con tipos de cáncer o tratamientos para el cáncer específicos se realicen análisis de sangre en forma habitual. A través de ellos, se intenta detectar la anemia y otras complicaciones relacionadas con la sangre. Si los resultados de los análisis muestran que usted tiene anemia, es posible que necesite realizarse otros análisis para averiguar la causa.

Tratamiento de la anemia

El tratamiento de la anemia depende de la causa y los síntomas. Estos son algunos ejemplos de cómo un médico podría tratar la anemia de un paciente:

Transfusión de sangre. Si la anemia provoca síntomas, es posible que necesite una transfusión de glóbulos rojos.

Medicamentos. Si la quimioterapia causa anemia, es posible que los médicos receten agentes estimulantes de la eritropoyesis. Estos incluyen epoetina alfa (Epogen, Eprex, Procrit) o darbepoetina alfa (Aranesp).

Estos fármacos son formas de eritropoyetina producida en el laboratorio. Actúan indicándole a la médula ósea que produzca más glóbulos rojos.

La epoetina y la darbepoetina se administran en una serie de inyecciones. Pueden tardar hasta 4 semanas en comenzar a actuar. Estos fármacos también se asocian con riesgos graves para la salud. Obtenga más información sobre recomendaciones para el tratamiento con epoetina y darbepoetina (en inglés).

Suplementos de vitaminas o minerales. Si una falta de nutrientes causa anemia, los médicos pueden recetar suplementos. Entre ellos se incluyen hierro, ácido fólico o vitamina B12. En general, se administran en forma de comprimidos que se toman por boca. Algunas veces, podría recibir una inyección de vitamina B12. Es posible que esto ayude al estómago a absorber la vitamina.

Además, considere consumir alimentos con alto contenido de hierro o ácido fólico.

Ejemplos de alimentos con alto contenido de hierro:

  • Carne roja

  • Frijoles (legumbres)

  • Albaricoques secos

  • Almendras

  • Brócoli

  • Panes y cereales enriquecidos

Ejemplos de alimentos con alto contenido de ácido fólico:

  • Espárragos

  • Brócoli

  • Espinaca

  • Frijoles de Lima

  • Panes y cereales enriquecidos

Más información

Efectos secundarios

Recurso adicional

Instituto Nacional del Cáncer: Anemia