Múltiples inquietudes de salud en los adultos mayores

Approved by the Cancer.Net Editorial Board, 04/2016

Las personas a partir de los 65 años son más proclives a tener una o más problemas de salud crónicos (prolongados) además del cáncer. Algunos de ellos son:

  • Presión arterial alta

  • Cardiopatía

  • Enfermedad pulmonar

  • Diabetes

  • Enfermedad renal

  • Artritis

Los médicos denominan afecciones coexistentes a estos otros problemas de salud cuando también tienen cáncer. Otro nombre es afecciones crónicas.

Cuando se está enfrentando el cáncer, es fácil ignorar estas otras afecciones de salud. Por ejemplo, ocuparse de la presión arterial alta o la diabetes puede parecer mucho menos importante que recibir tratamiento para el cáncer. Pero el éxito de su tratamiento para el cáncer depende parcialmente de su salud general, incluido cómo cuidar las otras afecciones de salud.

Puede tener un problema de salud como diabetes o depresión a cualquier edad. Pero si es un adulto mayor, puede estar en un riesgo mayor de efectos secundarios y períodos de recuperación más largos debido a estos problemas de salud crónicos. De modo que ocuparse de sus otras afecciones médicas es especialmente importante como adulto mayor.

Riesgos del tratamiento del cáncer si tiene otro problema de salud

Es importante que comprenda cómo el problema de salud crónico puede afectar el tratamiento del cáncer. Los riesgos incluyen:

  • Las reacciones entre los fármacos para el cáncer y otros medicamentos.

  • Empeoramiento de su problema de salud crónico como consecuencia del cáncer o del tratamiento del cáncer.

  • Su problema de salud crónico interrumpe el tratamiento del cáncer. O necesidad de cambio del tratamiento del cáncer debido a un problema de salud.

  • Recuperación más lenta del tratamiento del cáncer debido a su problema de salud.

El equipo de atención del cáncer trabajará con usted y otros proveedores de atención médica para reducir estos riesgos.

Prevención de reacciones con otros fármacos

Si toma medicamentos para cualquier problema de salud crónico, su médico podría pedirle que los interrumpa durante el tratamiento del cáncer. Esto se debe a que algunos fármacos pueden reaccionar con tratamientos para el cáncer o medicamentos para efectos secundarios. O podría no ser seguro tomar algunos medicamentos regulares, debido a los efectos secundarios del tratamiento del cáncer. Si no está seguro respecto de qué medicamentos debe tomar, converse con su médico o farmacéutico. Asegúrese de que su médico y farmacéutico conozcan sus medicamentos regulares, además de los medicamentos para el cáncer.

Cómo manejar sus otros problemas de salud durante el tratamiento del cáncer

Enfermedad cardíaca. Su médico evaluará su función cardíaca y la presión arterial regularmente durante el tratamiento del cáncer. Algunos fármacos para el cáncer pueden empeorar los problemas cardíacos, aumentar el riesgo de insuficiencia cardíaca congestiva o aumentar la presión arterial. Se produce insuficiencia cardíaca cuando el músculo cardíaco se debilita. Cuando esto sucede, le resulta más difícil bombear sangre a todo el cuerpo. La insuficiencia cardíaca congestiva, la presión arterial alta y la arritmia (latidos irregulares) son más comunes en los adultos mayores.

La radioterapia cerca del corazón puede ocasionar problemas cardíacos, al igual que la administración de quimioterapia y radioterapia juntas. Un cardiólogo (médico del corazón) puede prescribirle medicamentos que ayuden a proteger el corazón.

Si tiene una afección cardíaca, es importante que trabaje con su oncólogo y cardiólogo para proteger el corazón y tratar el cáncer.

Enfermedad pulmonar. Algunos fármacos quimioterapéuticos pueden afectar la forma en que funcionan sus pulmones. Si tiene una afección pulmonar crónica como enfisema o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), asegúrese de que su médico lo sepa antes de iniciar el tratamiento del cáncer. Es más probable que tengan problemas pulmonares los adultos mayores que las personas más jóvenes.

Tabaquismo. El tabaquismo aumenta su riesgo de problemas pulmonares después de la cirugía. También puede hacer que le lleve más tiempo recuperarse. Probablemente sepa que fumar es nocivo para su salud general. Acorta la vida y produce un deterioro en la calidad de vida. No obstante, la interrupción del uso de tabaco tiene beneficios inmediatos para su salud. Obtenga más información sobre cómo dejar de consumir tabaco después de un diagnóstico de cáncer.

Diabetes. Si tiene diabetes, es necesario que controle sus niveles de glucosa en sangre (azúcar en sangre) muy atentamente durante el tratamiento del cáncer. Algunos agentes quimioterapéuticos y medicamentos que se usan para reducir los efectos secundarios (como esteroides) pueden aumentar los niveles de azúcar en sangre. Estos niveles podrían también aumentar debido a que lleva una vida menos activa físicamente o se encuentra bajo estrés. Los efectos secundarios como náuseas y vómitos también afectan su nivel de azúcar en sangre.

Su médico también podría recomendarle:

  • Tomar suplementos con bajo contenido de azúcar.

  • Tomar diferentes medicamentos para las náuseas.

  • Usar insulina de rápida acción por momentos durante el tratamiento del cáncer.

  • Llevar un registro de los niveles de azúcar en sangre. Usted y su médico pueden analizarlos durante las visitas clínicas. Controlar el nivel de azúcar en sangre le ayudará a garantizar que pueda darle continuidad al cronograma de tratamiento del cáncer.

Enfermedad renal. Los riñones pueden no funcionar de la misma forma a medida que envejece. De modo que los adultos de más de 65 años podrían tener más problemas con algunos tipos de quimioterapia. Los riñones pueden tener dificultad para procesar los fármacos. Esto puede aumentar su riesgo de problemas renales. El nivel de funcionamiento de los riñones podría determinar el tipo de quimioterapia que se le puede aplicar, y con qué frecuencia recibirla.

Si está en tratamiento de diálisis, converse con su oncólogo. La diálisis limpia la sangra cuando los riñones no funcionan lo suficientemente bien para hacerlo. Pero la diálisis también puede eliminar los fármacos quimioterapéuticos del cuerpo antes de que actúen.

Dolor y problemas para moverse. Puede tener estos problemas a cualquier edad. Pero son más comunes en los adultos mayores que en las personas más jóvenes. Por ejemplo, la artritis es una causa común de dolor y problemas de movimiento. Es más probable que tengan artritis los adultos mayores que las personas más jóvenes. Estos problemas pueden afectar su capacidad para realizar las actividades diarias o ir a las citas médicas. El dolor y los problemas para moverse también pueden aumentar el riesgo de efectos secundarios.

Depresión y ansiedad. A menudo se experimenta depresión y ansiedad al enterarse de que tiene cáncer. Pueden hacer que resulte difícil:

  • Tomar decisiones acerca del tratamiento.

  • Tomar los medicamentos en hora o realizarse pruebas importantes.

  • Pedir ayuda de familiares y otras personas.

La depresión y la ansiedad pueden producirse en pacientes de cualquier edad. Si es mayor, es más probable que un cónyuge o su pareja, otros familiares o amigos mueran. Podría mudarse o tener amigos o familiares que se muden. Estos cambios de vida pueden hacerlo sentir ansioso o deprimido. Pero la depresión y la ansiedad no son una parte normal del envejecimiento ni una parte normal de su vida con cáncer. Constituyen una afección médica que se puede tratar.

La medicación para la depresión, la ansiedad u otras afecciones de salud mental pueden resultar útiles. Pero durante el tratamiento del cáncer, su médico podría pedirle que cambie de medicación. Incluso podría resultar necesario que interrumpa la medicación durante el tratamiento. Esto se debe a que la medicación podría reaccionar con los medicamentos para el cáncer o los efectos secundarios. Antes de interrumpir sus medicamentos para la depresión o la ansiedad, primero pregúntele a su médico o psiquiatra. Muchas personas encuentran de utilidad los grupos de ayuda también.

Problemas en la boca y dientes. Informe al dentista y higienista dental acerca de todos sus tratamientos del cáncer. Es especialmente importante si tiene problemas con la boca o los dientes. Asimismo, asegúrese de que su oncólogo sepa que tiene problemas con la boca o dientes. Algunas quimioterapias pueden aumentar el riesgo de infección o sangrado. También puede provocar llagas en la boca o garganta. La quimioterapia también puede aumentar el riesgo de otros problemas bucales. Por ejemplo, los fármacos denominados bifosfonatos que pueden ayudar a fortalecer los huesos pueden elevar el riesgo de una enfermedad rara en la mandíbula.

La radioterapia en la cabeza y cuello también puede ocasionar llagas en la boca y caries dentales.

De ser posible, intente realizarse los trabajos dentales antes de iniciar el tratamiento del cáncer. O prográmelo después del tratamiento. Dependiendo de la salud de su boca y dientes, podría ser necesario que consulte a un odontólogo oncológico antes del tratamiento del cáncer. Es un dentista con experiencia en el tratamiento de personas con cáncer. Obtenga más información acerca de su salud dental y oral.

Problemas estomacales y de nutrición. Cuando tiene cáncer y está en tratamiento, podría no tener ganas de comer. Además, el cuerpo podría tener problemas para obtener la nutrición de los alimentos. Por eso es que podría bajar de peso sin intentarlo o cuando no lo necesita. La quimioterapia puede empeorar estos problemas, especialmente si produce náuseas, vómitos o diarrea.

Algunos adultos mayores podrían no poder comer con facilidad. Esto puede producirse por la pérdida de dientes, nuevas dentaduras postizas o algunos medicamentos. Si tiene problemas para comer, infórmele al médico u otro miembro del equipo de atención médica.

Su médico o nutricionista registrado (registered dietitian, RD) puede ayudarlo a asegurarse de estar comiendo lo suficiente. Pueden ayudarlo a obtener la nutrición que necesita durante el tratamiento.

Anemia. La anemia es más común en los adultos mayores que en las personas más jóvenes. Puede empeorar durante la quimioterapia. Tener anemia podría no modificar su plan de tratamiento. Pero puede desacelerar el tratamiento si necesita períodos más largos de recuperación entre tratamientos que la mayoría de las personas. También podría necesitar transfusiones (sangre donada) o medicamentos para la anemia.

Pérdida de la memoria y confusión mental. Es más probable que los adultos mayores tengan estos problemas antes del inicio del tratamiento. Los problemas pueden incluir pérdida de la memoria (dificultad para recordar cosas), confusión o cambios en el razonamiento. Algunos fármacos para el cáncer pueden ocasionar problemas de memoria y en el razonamiento a cualquier edad. Algunos pacientes pueden llamar a estos problemas “cerebro en quimio”. Si está experimentando estos síntomas, infórmeselo a su médico.

Uso excesivo de alcohol. El alcohol y otras drogas pueden modificar su capacidad para tomar decisiones de tratamiento. El uso excesivo puede hacer que le resulte difícil realizar actividades diarias como administración de medicamentos y la realización de evaluaciones o pruebas importantes. El uso de alcohol u otras drogas puede hacer que la recuperación sea más prolongada. Converse con su médico acerca del alcohol y otras drogas durante el tratamiento de cáncer.

Hable con su médico

Cuando converse con su médico acerca del tratamiento del cáncer, traiga su registro médico personal (en inglés). Esto le ayuda a su médico a reducir su riesgo de reacciones y otros problemas del tratamiento. Su registro médico debe incluir información acerca de:

  • Cualquier problema de salud crónico.

  • Sus medicamentos, incluso cuánto toma, con qué frecuencia y los efectos secundarios que ocasiona.

  • Alergias a fármacos, incluso qué sucedió cuando tomó el medicamento al que es alérgico.

  • Cirugías o procedimientos médicos anteriores.

  • Pruebas y resultados médicos.

  • Nombres de otros médicos, con información de contacto.

Más información

Organizar el cuidado de una persona con cáncer (en inglés)

La importancia de tomar correctamente su medicamento (en inglés)

Cáncer en los adultos mayores