Cáncer de ovario: Factores de riesgo y prevención

This section has been reviewed and approved by the Cancer.Net Editorial Board, 05/2013

EN ESTA PÁGINA: encontrará más información acerca de los factores que aumentan la posibilidad de desarrollar este tipo de cáncer. Para ver otras páginas de esta guía, utilice las casillas de color ubicadas a la derecha de la pantalla o haga clic en “Siguiente” en la parte inferior.

Un factor de riesgo es todo aquello que aumenta la probabilidad de que una persona desarrolle cáncer. Si bien, a menudo, los factores de riesgo influyen en el desarrollo del cáncer, la mayoría no provoca cáncer en forma directa. Algunas personas que tienen varios factores de riesgo nunca desarrollan cáncer, mientras que sí lo hacen otras personas sin factores de riesgo conocidos. Sin embargo, el hecho de conocer sus factores de riesgo y hablar con su médico al respecto puede ayudarla a tomar decisiones más informadas sobre el estilo de vida y la atención médica.

Los siguientes factores pueden elevar el riesgo de una mujer de desarrollar cáncer de ovario:

Edad. El riesgo de una mujer de desarrollar cáncer de ovario aumenta con la edad. Las mujeres de todas las edades tienen un riesgo de cáncer de ovario, pero las mujeres mayores de 50 años son más propensas a desarrollar cáncer de ovario. Sesenta y ocho por ciento (68%) de las mujeres con cáncer de ovario son mayores de 55 años, y 32% son menores de 55 años.

Antecedentes familiares. En las mujeres con un pariente de primer grado (madre, hija o hermana) con cáncer de ovario se triplica el riesgo de desarrollar la enfermedad. Este riesgo aumenta cuando a dos o más familiares de primer grado se les ha diagnosticado cáncer de ovario. Si le preocupa la existencia del cáncer de ovario en su familia, es importante que obtenga antecedentes familiares exactos e informe a su médico los resultados. Al comprender sus antecedentes familiares, usted y su médico pueden tomar medidas para reducir el riesgo y ser proactiva sobre su salud (consulte a continuación).

Genética. Entre el 10% y el 15% de los cánceres de ovario se producen debido a una mutación genética (cambio) que ha sido transmitida dentro de una familia. Una mutación en el gen BRCA1 o el BRCA2 está asociada con un aumento en el riesgo de cáncer de ovario; también existe un mayor riesgo de desarrollar cáncer de la trompa de Falopio (en inglés) así como cáncer peritoneal primario (membrana que reviste el abdomen), ambos similares al cáncer de ovario. Obtenga más información sobre los genes BRCA1 y BRCA2 y el cáncer hereditario de mama y de ovario (en inglés).

Hay varias otras condiciones genéticas relacionadas con un mayor riesgo de cáncer de ovario. Algunas de las más comunes incluyen:

Las mujeres con síndrome de Li-Fraumeni (en inglés) y ataxia-telangiectasia (en inglés) también pueden tener un riesgo ligeramente mayor de desarrollar cáncer de ovario.

Solo la evaluación genética (en inglés) puede determinar si una persona tiene una mutación genética. La mayoría de los expertos recomienda enfáticamente que las mujeres que estén considerando la realización de la evaluación genética hablen primero con un asesor genético (en inglés; un experto capacitado para explicar los riesgos y los beneficios de la evaluación genética).

Cáncer de mama. Tener un diagnóstico de cáncer de mama aumenta el riesgo de cáncer de ovario, incluso cuando la prueba de mutación genética BRCA es negativa (consulte más arriba).

Raza. Las mujeres con herencia norteamericana, europea del norte o judía askenazí corren más riesgo de desarrollar cáncer de ovario.

Antecedente reproductivo. Las mujeres que nunca tuvieron hijos, que presentan esterilidad sin razón aparente (la imposibilidad de procrear), que no tomaron píldoras anticonceptivas o que tuvieron su primer hijo después de los 30 años tienen un riesgo mayor de sufrir cáncer de ovario. Además, las mujeres que iniciaron la menstruación antes de los 12 años de edad o atraviesan la menopausia más tarde en la vida tienen un mayor riesgo de contraer cáncer de ovario.

Hormonas. Las mujeres que han tomado la terapia de de reemplazo hormonal (TRH) solo con estrógenos después de la menopausia tienen un riesgo más alto de cáncer de ovario.

Obesidad. Estudios recientes han demostrado que las mujeres que fueron obesas en los primeros años de la edad adulta tienen un 50% más de probabilidades de sufrir cáncer de ovario. Las mujeres obesas también tienen más probabilidades de morir a causa de la enfermedad.

Factores sociales y relacionados con la conducta. Las mujeres homosexuales o bisexuales pueden correr un mayor riesgo de desarrollar cáncer de ovario que las mujeres heterosexuales. Esto se debe a que es menos probable que las mujeres lesbianas den a luz, tomen anticonceptivos orales o reciban exámenes de detección preventivos por temor a la discriminación o a la falta de sensibilidad. Las personas transgenéricas y transexuales que cambian su identidad sexual de mujer a hombre pueden correr mayor riesgo de sufrir cáncer de ovario debido a las hormonas que reciben.

Endometriosis. Esto es cuando el revestimiento interior del útero crece fuera del útero, y afecta a otros órganos cercanos. Esta afección puede causar varios problemas, pero hay disponible tratamiento eficaz. Los investigadores continúan estudiando si la endometriosis es un factor de riesgo para el cáncer de ovario.

Prevención

La investigación también continúa buscando otros factores que causan este tipo de cáncer y lo que las personas pueden hacer para reducir su riesgo personal. No existe una forma comprobada de prevenir por completo la enfermedad, pero puede haber medidas que se pueden tomar para reducir su riesgo de cáncer. Hable con su médico si le preocupa su riesgo personal de desarrollar este tipo de cáncer.

La investigación ha demostrado que ciertos factores pueden reducir el riesgo que tiene una mujer de desarrollar cáncer de ovario:

  • Tomar píldoras anticonceptivas. Las mujeres que tomaron anticonceptivos orales durante 3 años o más tienen del 30% al 50% menos de probabilidades de contraer cáncer de ovario.
  • El amamantamiento.
  • El embarazo.

Las mujeres sometidas a una histerectomía (extirpación del útero y, a veces, del cuello del útero) o ligadura de trompas (se atan quirúrgicamente las trompas de Falopio para evitar un embarazo futuro) pueden tener un riesgo inferior de desarrollar cáncer de ovario.

Algunas mujeres con fuertes antecedentes familiares de cáncer de ovario pueden plantearse una salpingo-ooforectomía. Es una cirugía preventiva para extirpar los ovarios y las trompas de Falopio, aunque no se haya diagnosticado cáncer. Esta operación reducirá significativamente, pero no eliminará el riesgo de que una mujer desarrolle cáncer de ovario o cáncer de trompa de Falopio. Las mujeres que deseen recurrir a esta cirugía deben consultar a su médico y a un consejero genético (en inglés) para comprender cabalmente los riesgos y efectos secundarios de esta cirugía en comparación con el riesgo de desarrollar cáncer de ovario.

Seleccione “Siguiente” (abajo, a la derecha) para continuar leyendo esta guía y obtener más información acerca de qué síntomas puede causar este tipo de cáncer. O bien, utilice las casillas de color ubicadas a la derecha de la pantalla para visitar una sección.