Infección

Approved by the Cancer.Net Editorial Board, 08/2015

Una infección se produce cuando el sistema inmunitario no puede destruir rápidamente las bacterias dañinas, los virus, los hongos u hongos levaduriformes. Las personas que tienen cáncer tienen más probabilidades de contraer infecciones, ya que el cáncer y los tratamientos de esta enfermedad debilitan el sistema inmunitario.

Acerca del sistema inmunitario

El sistema inmunitario combate las bacterias, los virus y los hongos que intentan invadir el cuerpo. El sistema inmunitario incluye:

  • La piel

  • El bazo

  • Los ganglios linfáticos

  • La médula ósea, que es un tejido adiposo esponjoso que se encuentra dentro de los huesos más grandes

  • Los glóbulos blancos, llamados leucocitos y neutrófilos, que ayudan a combatir las infecciones y a destruir sustancias nocivas.

Un bajo nivel de neutrófilos, llamado neutropenia, a menudo aumenta el riesgo de desarrollar infecciones peligrosas. La leucopenia se produce cuando el cuerpo no tiene suficientes glóbulos blancos como para combatir infecciones.

El alivio de los efectos secundarios es un aspecto importante de la atención y el tratamiento contra el cáncer. Esto se denomina control de los síntomas o cuidados paliativos. Si bien las infecciones pueden tratarse, pueden ser graves y potencialmente mortales. Hable con su médico sobre cualquier síntoma que experimente, incluido cualquier síntoma de una infección o un cambio en los síntomas.

Signos y síntomas de una infección

Las personas con cáncer, neutropenia o un recuento bajo de glóbulos blancos son más propensas a desarrollar una infección grave.

Las infecciones pueden comenzar en prácticamente cualquier lugar del cuerpo. Los lugares más frecuentes en los que puede comenzar una infección incluyen la boca, la piel, los pulmones, el tracto urinario, el recto y los genitales. Hable con su médico de inmediato si experimenta cualquiera de los siguientes signos de infección:

  • Fiebre, que es temperatura de 100.5 °F o más

  • Escalofríos o sudoración

  • Dolor de garganta, llagas en la boca o dolor de dientes

  • Dolor abdominal

  • Dolor cerca del ano

  • Dolor o ardor al orinar o micción frecuente

  • Diarrea o llagas alrededor del ano

  • Tos o dificultad para respirar

  • Enrojecimiento, hinchazón o dolor, en especial alrededor de un corte, una herida o donde se colocó un catéter

  • Secreción o comezón vaginal fuera de lo común

Posibles causas de una infección

Los siguientes factores relacionados con el cáncer o con el tratamiento del cáncer pueden afectar a los glóbulos blancos y debilitar el sistema inmunitario:

  • Falta de sueño, estrés, alimentación deficiente y otros efectos secundarios

  • Quimioterapia

  • Radioterapia en áreas extensas del cuerpo o en la pelvis, las piernas, el tórax o el abdomen

  • Tipos de cáncer que afectan directamente a la médula ósea, como la leucemia y el linfoma

  • Tipos de cáncer que se diseminan hacia los huesos

Tratamiento de las infecciones

Algunas veces, es posible que reciba antibióticos o antimicóticos de manera preventiva, si corre el riesgo de desarrollar una infección. La neutropenia, algunos tipos de quimioterapia y la radioterapia pueden provocar que usted corra un mayor riesgo.

En el caso de desarrollar una infección, es posible que reciba antibióticos o antimicóticos. Si desarrolla neutropenia con fiebre, es posible que deba permanecer en el hospital hasta que la infección haya desaparecido.

Si tuvo o tiene un mayor riesgo de desarrollar neutropenia con fiebre, es posible que su médico le recete medicamentos denominados factores de crecimiento de glóbulos blancos. Estos fármacos ayudan al cuerpo a generar más glóbulos blancos a fin de reducir el riesgo de una infección. Obtenga más información sobre las recomendaciones de ASCO sobre los factores de crecimiento de glóbulos blancos (en inglés).

Consejos para prevenir infecciones

Usted puede tomar medidas para ayudar a prevenir infecciones:

  • Descanse bien e ingiera una dieta bien equilibrada.

  • Evite el contacto con personas que están enfermas.

  • No comparta alimentos, tazas, utensilios ni otros objetos personales, como el cepillo de dientes y el maquillaje.

  • Lávese bien las manos con frecuencia o use desinfectantes antibacterianos para manos, en especial, después de ir al baño y antes de comer.

  • Tome una ducha o báñese diariamente y utilice una loción para evitar la sequedad y el agrietamiento de la piel.

  • Tenga cuidado al usar objetos filosos, como tijeras o cuchillos, y utilice una afeitadora eléctrica para evitar cortarse.

  • No ingiera alimentos crudos, incluidos carnes, mariscos y huevos, y lave las frutas y verduras crudas. Obtenga más información sobre seguridad de los alimentos.

  • No cambie las piedras sanitarias del gato ni manipule desechos de animales.

  • Use guantes para hacer trabajos de jardinería y tareas domésticas, en especial cuando limpie.

  • Limpie sus dientes y encías con un cepillo de dientes blando y, si su médico o dentista le recomienda uno, utilice un enjuague bucal para prevenir las infecciones. Obtenga más información sobre la salud dental durante el tratamiento del cáncer.

Más información

Cuándo llamar al médico durante el tratamiento del cáncer (en inglés)

Efectos secundarios de la quimioterapia

Efectos secundarios de la radioterapia

Recursos adicionales

Instituto Nacional del Cáncer: infección y neutropenia

Centros para el control de la enfermedad: prevención de infecciones en pacientes con cáncer