Cáncer de cuello uterino: Detección y prevención

Approved by the Cancer.Net Editorial Board, 04/2016

EN ESTA PÁGINA: encontrará más información sobre la detección para este tipo de cáncer, incluidos los riesgos y beneficios de la detección. También encontrará información sobre algunas de las cosas que puede hacer una mujer para reducir el riesgo de sufrir este tipo de cáncer. Para ver otras páginas, use el menú.

Prevención 

A menudo, el cáncer de cuello uterino puede prevenirse realizándose pruebas de detección regulares para detectar cualquier precáncer a fin de que este pueda tratarse. La prevención de los precánceres implica controlar los posibles factores de riesgo a través de las siguientes medidas:

  • Retrasar el inicio de la actividad sexual hasta el fin de la adolescencia o después

  • Limitar el número de compañeros sexuales

  • Evitar las relaciones sexuales con personas que han tenido muchos compañeros sexuales

  • Evitar las relaciones sexuales con personas que obviamente presentan verrugas genitales u otros síntomas de enfermedades venéreas

  • Dejar de fumar

En 2006, la Administración de Medicamentos y Alimentos (Food and Drug Administration, FDA) aprobó la primera vacuna contra el HPV, llamada Gardasil, para niñas y mujeres de entre 9 y 26 años. La vacuna ayuda a prevenir la infección causada por las 2 cepas de HPV que se sabe que causan la mayoría de las lesiones precancerosas y los cánceres de cuello uterino, llamadas HPV-16 y HPV-18. La vacuna también protege contra 2 cepas de HPV de bajo riesgo que causan el 90 % de las verrugas genitales. En 2009, la FDA aprobó una segunda vacuna contra el HPV, llamada Cervarix, para la prevención del cáncer de cuello uterino en niñas y mujeres de entre 10 y 25 años. Estas vacunas no protegen a personas que ya están infectadas con el HPV. Obtenga más información sobre la vacuna contra el HPV para el cáncer de cuello uterino (en inglés).

La detección se utiliza para detectar el cáncer o las anormalidades que pueden convertirse en cancerosas antes de que los signos o síntomas aparezcan. Los científicos han desarrollado, y continúan desarrollando, pruebas que se pueden usar para detectar en una persona tipos específicos de cáncer antes de que aparezcan signos o síntomas. Los objetivos generales de la detección del cáncer son los siguientes:

  • Reducir la cantidad de personas que mueren a causa del cáncer o eliminar completamente las muertes a causa de este

  • Reducir la cantidad de personas que desarrollan el cáncer

Obtenga más información sobre los conceptos básicos de la detección del cáncer.

Información sobre detección del cáncer de cuello uterino

Las pruebas y los procedimientos a continuación pueden usarse para la detección del cáncer de cuello uterino:

Exploración ginecológica bimanual

Durante este examen, el médico controla el cuerpo de la mujer para detectar cualquier cambio inusual en el cuello uterino, el útero, la vagina, los ovarios y otros órganos cercanos. Para comenzar, el médico determinará si existen cambios en la vulva fuera del cuerpo y, luego, usando un instrumento llamado espéculo para separar las paredes de la vagina, el médico revisará la parte interna del cuerpo de la mujer. Algunos de los órganos cercanos no son visibles durante este examen, por lo que el médico luego introducirá dos dedos de una mano dentro de la vagina de la paciente mientras, con la otra mano, presiona suavemente la zona inferior del abdomen para palpar el útero y los ovarios. Generalmente, este examen lleva unos minutos y se realiza en la sala de exámenes del consultorio del médico.

Prueba de HPV

Esta prueba se realiza en una muestra de células extraídas del cuello del útero de la mujer, que es la misma muestra que se usa para la prueba de Papanicolaou (ver más abajo). Esta muestra se analiza para detectar las cepas de HPV que se relacionan más frecuentemente con el cáncer de cuello uterino. La prueba de HPV puede realizarse individualmente o combinada con una prueba de Papanicolaou (ver más abajo). Esta prueba también puede realizarse en una muestra de células de la vagina de una mujer, que ella misma puede extraer.

Prueba de Papanicolaou

La prueba de Papanicolaou ha sido la prueba más frecuente para detectar los cambios prematuros en las células que pueden derivar en cáncer de cuello uterino. Esta prueba también se llama citología vaginal. La prueba de Papanicolaou consiste en la obtención de una muestra de células del cuello del útero y, generalmente, se realiza en conjunto con la exploración ginecológica (ver más arriba). La prueba de HPV puede realizarse en conjunto con la prueba de Papanicolaou.

Recomendaciones de detección del cáncer de cuello uterino (versión actualizada el 10/2016)

Diferentes organizaciones han analizado la evidencia científica, los riesgos y los beneficios de la detección del cáncer de cuello uterino. Estos grupos han desarrollado diferentes recomendaciones de detección para mujeres en Estados Unidos que tienen un “riesgo promedio” de tener cáncer de cuello uterino, lo que significa que estas mujeres no presentan factores de riesgo importantes para desarrollar esta enfermedad.

La American Society of Clinical Oncology recomienda que todas las mujeres reciban, al menos, una prueba de HPV para la detección del cáncer de cuello uterino en sus vidas. Sin embargo, de manera ideal, las mujeres de entre 25 y 65 años deberían realizarse la prueba de detección con la prueba de HPV cada 5 años. Las mujeres de 65 años en adelante pueden dejar de realizarse las pruebas de detección si los resultados que obtuvieron para la prueba de HPV fueron mayormente negativos durante los 15 años anteriores. A veces, las mujeres mayores de 65 años o mayores que hayan obtenido resultados positivos para la prueba de HPV pueden continuar realizándose las pruebas de detección hasta los 70 años.

Las decisiones sobre someterse a las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino se toman de manera cada vez más individual. En ocasiones, la detección puede ser diferente de las recomendaciones analizadas anteriormente como resultado de una variedad de factores. Estos factores incluyen la disponibilidad de opciones de realización de pruebas y de seguimiento en su área, los factores de riesgo personales y sus antecedentes de salud. Es importante hablar con su equipo de atención médica o con un profesional de atención médica con conocimiento en cáncer de cuello uterino sobre la frecuencia con la que debe recibir pruebas habituales y qué pruebas son las más adecuadas.

Estas son algunas de las preguntas que debe hacerle al profesional de atención médica:

  • ¿A qué edad debo comenzar a realizarme pruebas para la detección del cáncer de cuello uterino?

  • ¿Debe incluir la prueba de detección una prueba de HPV? En caso afirmativo, ¿con qué frecuencia?

  • ¿Por qué me recomienda estas pruebas específicas y este programa de detección en mi caso?

  • ¿A qué edad podría dejar de realizarme pruebas habituales para la detección del cáncer de cuello uterino?

  • ¿Cambia alguna de estas recomendaciones si he tenido displasia o precáncer de cuello uterino?

  • ¿Cambia alguna de estas recomendaciones si tengo VIH?

  • ¿Cambia alguna de estas recomendaciones si me he sometido a una histerectomía?

  • ¿Cambia alguna de estas recomendaciones si estoy embarazada?

  • ¿Cambia alguna de estas recomendaciones si he recibido la vacuna contra el HPV?

  • ¿Qué sucede si la prueba de detección arroja resultados positivos o anormales?

Todas las mujeres deben hablar con sus médicos sobre el cáncer de cuello uterino y decidir sobre un programa de detección adecuado. Para las mujeres que tienen un riesgo elevado de desarrollar cáncer del cuello uterino, se recomienda realizar las pruebas de detección en una edad más temprana y con una frecuencia mayor que en el caso de las mujeres que tienen un riesgo promedio de sufrir cáncer del cuello uterino.

Para conocer las recomendaciones de diferentes grupos a nivel nacional, visite los sitios web de la American Society of Clinical Oncology, American Society for Colposcopy and Cervical Pathology (Sociedad Estadounidense de Colposcopia y Patología Cervical), American Cancer Society (Sociedad Estadounidense del Cáncer), American Congress of Obstetricians and Gynecologists (Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos), Cancer Care Ontario, U.S. Preventive Services Task Force (Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU.) y World Health Organization (Organización Mundial de la Salud). Tenga en cuenta que estos enlaces la llevarán de esta guía a otros sitios web independientes en inglés.

La siguiente sección de esta guía es Síntomas y signos. Explica qué cambios corporales o problemas médicos puede causar esta enfermedad. O bien, use el menú para elegir otra sección, a fin de continuar leyendo esta guía.