Cáncer de riñón: Factores de riesgo y prevención

Approved by the Cancer.Net Editorial Board, 08/2016

EN ESTA PÁGINA: encontrará más información sobre los factores que aumentan la probabilidad de desarrollar este tipo de cáncer y qué pueden hacer las personas para disminuir su riesgo. Para ver otras páginas, use el menú.

Un factor de riesgo es todo aquello que aumenta la probabilidad de que una persona desarrolle cáncer. Si bien los factores de riesgo con frecuencia influyen en el desarrollo del cáncer, la mayoría no provoca cáncer de forma directa. Algunas personas con varios factores de riesgo nunca desarrollan cáncer, mientras que otras personas sin factores de riesgo conocidos sí lo hacen. Sin embargo, conocer los factores de riesgo y hablar con el médico al respecto puede ayudarlo a tomar decisiones más informadas sobre las opciones del estilo de vida y la atención médica.

Los siguientes factores pueden elevar el riesgo que tiene una persona de desarrollar cáncer de riñón:

  • Tabaquismo. Fumar tabaco duplica el riesgo de padecer cáncer de riñón. Se considera que causa alrededor del 30 % de los cánceres de riñón en los hombres y aproximadamente el 25 % en las mujeres.

  • Sexo. Los hombres tienen de dos a tres veces más posibilidades que las mujeres de desarrollar cáncer de riñón.

  • Raza. Las personas de raza negra tienen tasas mayores de cáncer de riñón.

  • Edad. El cáncer de riñón se observa típicamente en adultos y se suele diagnosticar entre los 50 y los 70 años de edad.

  • Nutrición y peso. Las investigaciones a menudo han demostrado una asociación entre el cáncer de riñón y la obesidad, generalmente causada por muchos años de consumo de una dieta con alto contenido de grasas.

  • Presión arterial alta. Los hombres con presión arterial alta, también llamada hipertensión, pueden ser más propensos a desarrollar cáncer de riñón.

  • Abuso de ciertos medicamentos. Los analgésicos que contienen fenacetina están prohibidos en Estados Unidos desde 1983 debido a su asociación con el carcinoma de células de transición. Los diuréticos y los analgésicos, como la aspirina, el acetaminofén y el ibuprofeno, también se han relacionado con el cáncer de riñón.

  • Exposición al cadmio. Algunos estudios han demostrado una relación entre el cáncer de riñón y la exposición al metal cadmio. Trabajar con pilas, pinturas, o materiales para soldar también puede aumentar el riesgo de una persona. Los fumadores expuestos al cadmio tienen un riesgo aún mayor.

  • Enfermedad renal crónica. Las personas cuya función renal se encuentra disminuida, pero aún no necesitan diálisis, pueden correr un riesgo mayor de desarrollar cáncer de riñón.

  • Diálisis a largo plazo. Las personas que han recibido diálisis durante un período prolongado pueden desarrollar quistes cancerosos en los riñones. Estas formaciones se suelen detectar en un estadio temprano y con frecuencia se pueden extirpar antes de que el cáncer se disemine.

  • Antecedentes familiares de cáncer de riñón. Las personas que tienen familiares de primer grado, como padres, hermanos, o hijos, con cáncer de riñón tienen un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad. Este riesgo aumenta si a más de un miembro de la familia extendida se le ha diagnosticado cáncer de riñón, incluidos abuelos, tíos, sobrinos, nietos y primos, y si el diagnóstico en estos familiares fue antes de los 50 años de edad, si tenían cáncer en ambos riñones o si han tenido más de un tumor en el mismo riñón.

    Si le preocupa la existencia del cáncer de riñón en su familia, es importante que averigüe los antecedentes familiares (en inglés) con precisión e informe a su médico los resultados. Al comprender sus antecedentes familiares, usted y su médico pueden tomar medidas para reducir el riesgo y adoptar un rol activo en el cuidado de su salud.

Afecciones genéticas y cáncer de riñón

Aunque el cáncer de riñón puede afectar a una familia, el cáncer de riñón hereditario es poco frecuente, ocurre alrededor del 5 % de las veces. Solamente se han encontrado algunos genes específicos que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de riñón, y muchos están vinculados a síndromes genéticos específicos. La mayoría de estas afecciones están asociadas con un tipo específico de cáncer de riñón (consulte la sección Introducción).

Encontrar un síndrome genético específico en una familia puede ayudar a una persona y a su médico a desarrollar un plan adecuado de detección del cáncer y, en algunos casos, ayudar a determinar las mejores opciones de tratamiento. Solo la evaluación genética (en inglés) puede determinar si una persona tiene una mutación genética. La mayoría de los expertos recomienda enfáticamente que quienes estén considerando la realización de la evaluación genética hablen primero con un asesor genético (en inglés). Un asesor genético es un experto capacitado para explicar los riesgos y los beneficios de la evaluación genética.

Las afecciones genéticas que pueden aumentar el riesgo de que una persona contraiga cáncer de riñón incluyen:

  • Síndrome de Von Hippel-Lindau (VHL). Las personas con VHL (en inglés) tienen mayor riesgo de desarrollar varios tipos de tumores. La mayoría de los tumores son benignos. Sin embargo, el 40 % de las personas con este trastorno desarrolla cáncer de riñón, generalmente, cáncer de riñón de células claras.

  • Carcinoma hereditario de células renales de tipo células claras sin VHL. El carcinoma hereditario de células renales de tipo células claras sin VHL (en inglés) es una afección genética que aumenta el riesgo de una persona de desarrollar carcinoma de células renales de tipo células claras (clear cell renal cell carcinoma, CCRCC). Una familia puede tener CCRCC hereditario sin VHL si a más de un miembro de la familia se le ha diagnosticado CCRCC.

  • Carcinoma papilar hereditario de células renales (hereditary papillary renal cell carcinoma, HPRCC). El HPRCC (en inglés) es una afección genética que aumenta el riesgo de carcinoma papilar de células renales tipo 1. Las personas que tienen HPRCC tienen un mayor riesgo de desarrollar más de un tumor en el riñón y tumores en ambos riñones. El HPRCC se sospecha cuando a dos o más parientes cercanos se les ha diagnosticado carcinoma papilar de células renales tipo 1.

  • Síndrome de Birt-Hogg-Dubé (BHD). El BHD (en inglés) es una afección genética rara asociada con múltiples tumores no cancerosos de piel, quistes pulmonares y un mayor riesgo de tumores renales no cancerosos y cancerosos, específicamente de tipo cromófobo u oncocitoma. Las personas con BHD también pueden desarrollar cáncer de riñón papilar o de células claras.

  • Leiomiomatosis hereditaria asociada a carcinoma de células renales (hereditary leiomyomatosis and renal cell carcinoma, HLRCC). La HLRCC (en inglés) se asocia con un mayor riesgo de desarrollar carcinoma papilar de células renales tipo 2 y nódulos en la piel llamados leiomiomas que se encuentran principalmente en los brazos, piernas, pecho y espalda. Las mujeres con HLRCC a menudo desarrollan fibromas uterinos conocidos como leiomiomas o, con menos frecuencia, leiomiosarcoma.

  • Complejo de esclerosis tuberosa (tuberous sclerosis complex, TSC). El TSC (en inglés) es una afección genética asociada con cambios en la piel, el cerebro, el riñón y el corazón. Las personas que padecen de TSC también tienen un mayor riesgo de desarrollar angiomiolipomas de riñón y cáncer de riñón (consulte la sección Introducción).

Otras afecciones genéticas pueden estar asociadas con un mayor riesgo de cáncer de riñón, y la investigación para encontrar otras causas genéticas de cáncer de riñón está en curso.

Prevención

Diferentes factores producen diferentes tipos de cáncer. Los investigadores continúan estudiando los factores que provocan este tipo de cáncer. Si bien no existe una forma comprobada de prevenir por completo esta enfermedad, tal vez pueda reducir el riesgo con las siguientes medidas:

  • Dejar de fumar

  • Bajar la presión arterial

  • Mantener un peso corporal saludable

  • Comer una dieta con alto contenido de frutas y verduras y bajo contenido de grasa

Hable con su médico para obtener más información sobre su riesgo personal de presentar cáncer.

La siguiente sección de esta guía es Detección. Esta explica cómo las pruebas pueden detectar el cáncer antes de que los signos o síntomas aparezcan. O bien, use el menú para elegir otra sección, a fin de continuar leyendo esta guía.