View All Pages

Sarcoma de tejido blando - Introducción

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 05/2019

EN ESTA PÁGINA: encontrará algo de información básica sobre esta enfermedad y las partes del cuerpo que puede afectar. Esta es la primera página de la Guía de Cancer.Net sobre sarcoma de tejido blando. Use el menú para ver otras páginas. Piense en ese menú como un mapa para recorrer la guía completa. 

El cáncer se origina cuando las células sanas cambian y proliferan sin control, y forman una masa llamada tumor. Un tumor puede ser canceroso o benigno. Un tumor canceroso es maligno, lo que significa que puede crecer y diseminarse a otras partes del cuerpo. Un tumor benigno significa que el tumor puede crecer, pero no se diseminará. 

Acerca de los sarcomas 

Los sarcomas pueden comenzar en cualquier parte del cuerpo, como el hueso o el tejido blando. 

  • El 60 % comienza en el brazo o la pierna 

  • El 30% empieza en el tronco o abdomen 

  • El 10% se produce en la cabeza o el cuello 

Tanto los niños como los adultos pueden desarrollar sarcoma. El sarcoma es raro y constituye alrededor del 1 % de todos los tipos de cáncer en adultos. Sin embargo, los sarcomas representan alrededor del 15 % de todos los tipos de cáncer infantiles (página en inglés). 

Esta sección abarca los sarcomas de tejidos blandos. Obtenga más información sobre el sarcoma que empieza en un hueso (página en inglés). 

Acerca del sarcoma de tejidos blandos 

El sarcoma de tejido blando, también conocido como sarcoma de partes blandas, es un grupo de tipos de cáncer que comienzan en los tejidos conectivos que soportan y conectan el cuerpo, por ejemplo, los siguientes: 

  • Vasos sanguíneos 

  • Células grasas 

  • Recubrimiento de las articulaciones 

  • Vasos linfáticos 

  • Músculos 

  • Nervios 

  • Tendones 

En consecuencia, el sarcoma de partes blandas puede presentarse en casi cualquier parte del cuerpo. Cuando un sarcoma de tejidos blandos comienza y es pequeño, puede pasar inadvertido porque generalmente no causa problemas, como dolor. Sin embargo, a medida que el sarcoma crece, puede interferir en las funciones normales del cuerpo. 

No todos los sarcomas son iguales. Hay más de 50 diferentes tipos de sarcomas de tejidos blandos y cada uno tiene una historia natural diferente, es decir, dónde comienzan, cómo afectan el cuerpo, qué tan rápido crecen y cómo responden al tratamiento. Es más preciso describirlos como una familia de enfermedades relacionadas, en lugar de como una enfermedad única. Los tipos específicos de sarcoma suelen llamarse según las células de tejido normal a las que más se asemejan, tal como se enumera a continuación. Esto es diferente de la mayoría de los demás tipos de cáncer, los cuales generalmente llevan el nombre de la parte del cuerpo donde comenzó el cáncer. Algunos sarcomas no se asemejan a ningún tipo de tejido normal y se cree que provienen de células madre u otras células primitivas. Las células madre son células especiales que pueden madurar y convertirse en tejidos u órganos específicos. 

La siguiente lista describe varios tipos frecuentes de sarcoma de partes blandas y los tumores del tejido conectivo relacionado. 

Nombre del sarcoma 

Tipo de tejido normal relacionado 

Angiosarcoma (página en inglés) 

Vasos sanguíneos o linfáticos 

Tumor desmoide, también llamado fibromatosis profunda 

Fibroblastos, que son el tipo más frecuente de células en el tejido conectivo 

Familia de tumores de Ewing (página en inglés) 

No hay tejido normal relacionado evidente; puede ser un tumor de células madre 

Fibrosarcoma 

Fibroblastos, que son el tipo más frecuente de células en el tejido conectivo 

Tumor estromal gastrointestinal (TEGI) (página en inglés) 

Células neuromusculares especializadas del tubo digestivo 

Sarcoma de Kaposi (página en inglés) 

Vasos sanguíneos 

Leiomiosarcoma 

Músculo liso 

Liposarcoma 

Tejido graso 

Mixofibrosarcoma 

Tejido conectivo 

Tumor maligno de la vaina nerviosa periférica (TMVNP), también conocido como neurofibrosarcoma 

Células que envuelven las terminales nerviosas, de modo similar a la forma en que la aislación envuelve un cable 

Rabdomiosarcoma (página en inglés) 

Músculo esquelético 

Sarcoma sinovial 

No hay tejido normal relacionado evidente; puede ser un tumor de células madre 

Sarcoma pleomórfico indiferenciado, a menudo llamado histiocitoma fibroso maligno (abreviado por sus siglas en inglés, malignant fibrous histiocytoma, MFH) en el pasado 

No hay tejido normal relacionado evidente; puede ser un tumor de células madre o un pariente lejano del rabdomiosarcoma 

Cuando se encuentra un tumor y el médico considera que podría ser sarcoma, es importante determinar el tipo de sarcoma como parte del proceso de diagnóstico. Debido a que hay tantos tipos diferentes de sarcomas, es mejor si un patólogo experto que se especializa en sarcoma examina la muestra de tumor. Un patólogo es un médico que usa un microscopio para mirar la muestra de tumor y realizar un diagnóstico. El patólogo observará la muestra con un microscopio para determinar el tamaño y la forma (denominado morfología) de las células tumorales y para hacer tinciones especiales (denominado inmunohistoquímica) para determinar qué tipo de sarcoma es (esto se denomina histología). A veces, necesitan más información y se realizan análisis genéticos adicionales, por lo que toma más tiempo que estén listos los resultados. Los patólogos están buscando nuevas formas para determinar rápidamente un tipo de tumor, porque esto ayuda al equipo de atención médica a decidir el plan de tratamiento. 

Los patólogos también describen el sarcoma según su grado, lo que describe si las células cancerosas son parecidas o no a las células sanas cuando se las observa a través de un microscopio. Un tumor de grado más alto tiene células que se ven más anormales y son potencialmente más agresivas. El grado puede ayudar al médico a predecir qué tan rápido se diseminará el sarcoma. En general, cuanto menor sea el grado del tumor, menor será la probabilidad de que se presente una recurrencia y/o de que crezca. Un patólogo con experiencia en sarcomas debe estar involucrado cuando se sospecha sarcoma. Obtenga más información sobre el grado en la sección Estadios y grados. 

¿Busca información adicional a esta introducción? 

Si quiere obtener información adicional a esta introducción, explore estos temas relacionados. Tenga en cuenta que estos enlaces lo llevan a otras secciones en Cancer.Net: 

  • Video educativo de Cancer.Net para pacientes: vea un video corto en inglés conducido por un experto en sarcoma de la American Society of Clinical Oncology (Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica), que brinda información básica y áreas de investigación. 

La siguiente sección de esta guía es EstadísticasAyuda a explicar la cantidad de personas que reciben un diagnóstico de sarcoma y las tasas de sobrevivencia generales. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía. 

Sarcoma, tejido blando: Estadísticas

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 01/2020

EN ESTA PÁGINA: encontrará información sobre la cantidad de personas a las que se les diagnostica sarcoma de tejidos blandos cada año. También leerá información general sobre la sobrevivencia a la enfermedad. Recuerde que las tasas de sobrevivencia dependen de varios factores. Use el menú para ver otras páginas. 

Este año, se diagnosticará el sarcoma de tejidos blandos a alrededor de 13,130 personas (7,470 hombres y 5,660 mujeres) en los Estados Unidos. 

Se estima que este año 5,350 adultos y niños (2,870 hombres y 2,480 mujeres) morirán a causa de la enfermedad. 

Los sarcomas se describen como localizados, localmente avanzados o metastásicos cuando se los detecta por primera vez. 

  • Localizado significa que el tumor está solamente en 1 área del cuerpo. 

  • Localmente avanzado significa que el tumor afecta o se adhiere a los tejidos vecinos o a los órganos. A menudo, esto significa que no es posible extirpar el tumor debido a su ubicación, al tamaño o a los órganos que afecta. 

  • Metastásico significa que el sarcoma se diseminó a partes del cuerpo alejadas del lugar donde comenzó el sarcoma. 

Cuando el sarcoma comienza en un brazo o en una pierna, las tasas de sobrevivencia son ligeramente mayores a 5 años para cada estadio en comparación con el sarcoma que comienza en otros lugares. 

Esta sección incluye información sobre la frecuencia con que los sarcomas suelen aparecer como sarcomas localizados, localmente avanzados o metastásicos. Asimismo, existe información sobre tasas de sobrevivencia para cada situación. Esta información se aplica a los sarcomas en general y es posible que no se aplique a un tipo específico de sarcoma. Consulte a su equipo de atención médica para obtener más información acerca de su diagnóstico específico. 

En general, las estadísticas de cáncer suelen incluir la tasa de sobrevivencia a 5 años para un tipo de cáncer. La tasa de sobrevivencia a 5 años indica el porcentaje de personas que vive al menos 5 años una vez detectado el cáncer. El término “porcentaje” significa cuántas personas de cada 100. La tasa de sobrevivencia general a 5 años para el sarcoma es alrededor del 65%. 

  • Alrededor del 60% de los sarcomas se encuentran como sarcoma localizado. La tasa de sobrevivencia a 5 años para las personas con sarcoma localizado es del 81%. 

  • Aproximadamente el 19% de los sarcomas se encuentran en un estadio localmente avanzado. La tasa de sobrevivencia a 5 años para las personas con sarcoma localmente avanzado es del 57%. 

  • Alrededor del 15% de los sarcomas se encuentran en estadio metastásico. La tasa de sobrevivencia a 5 años para las personas con sarcoma metastásico es del 16%. 

Es importante destacar que el tiempo de vida de una persona con sarcoma depende de muchos factores, incluso del tipo de sarcoma, del tamaño, de la ubicación, y de qué tan rápido crecen y se dividen las células tumorales, lo que se denomina grado. Si el sarcoma se encuentra en una etapa inicial y no se ha diseminado del lugar donde comenzó, el tratamiento quirúrgico suele ser muy efectivo y muchas personas se curan. Sin embargo, si el sarcoma se diseminó a otras partes del cuerpo, en general, el tratamiento puede controlar el tumor, pero a menudo no puede curarse. Obtenga más información en la sección Estadios y grados. 

Resulta importante recordar que las estadísticas de las tasas de sobrevivencia en el caso de las personas con el sarcoma de partes blandas son una estimación. La estimación se basa en los datos anuales de una gran cantidad de personas que tienen este tipo de cáncer en los Estados Unidos. Además, los expertos miden las estadísticas de sobrevivencia cada 5 años. En consecuencia, la estimación quizás no muestre los resultados de un mejor diagnóstico o tratamiento disponible durante menos de 5 años. Hable con su médico si tiene alguna pregunta sobre esta información. Obtenga más información sobre cómo interpretar las estadísticas. 

Estadísticas adaptadas de la publicación de la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society, ACS), Cancer Facts & Figures 2020 (enero de 2020), el sitio web de ACS (enero de 2020)y el programa de SurveillanceEpidemiology, and End Results (SEER) del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute, NCI) (enero de 2020). 

La siguiente sección de esta guía es Ilustraciones médicasContiene imágenes de las partes del cuerpo afectadas por el sarcoma de tejidos blandos con más frecuencia. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía. 

Sarcoma de tejido blando - Factores de riesgo

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 05/2019

EN ESTA PÁGINA: obtendrá más información sobre los factores que aumentan la probabilidad de desarrollar sarcoma. Use el menú para ver otras páginas. 

Un factor de riesgo es todo aquello que aumenta la probabilidad de que una persona desarrolle cáncer. Aunque los factores de riesgo con frecuencia influyen en el desarrollo del cáncer, la mayoría no provocan cáncer de forma directa. Algunas personas con varios factores de riesgo nunca desarrollan cáncer, mientras que otras personas sin factores de riesgo conocidos desarrollan cáncer. Conocer los factores de riesgo y hablar con el médico al respecto puede ayudarlo a tomar decisiones más informadas sobre las opciones de estilo de vida y atención médica. 

En la mayoría de los sarcomas, no se conocen las causas. Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo que tiene una persona de desarrollar sarcoma: 

  • Radioterapia previa. Las personas que recibieron radioterapia por tipos de cáncer anteriores, generalmente más de 5 años antes, tienen un riesgo levemente mayor de desarrollar sarcoma más adelante. 

  • Genética. Las personas con ciertas enfermedades hereditarias tienen un riesgo mayor de sufrir sarcoma. Estas enfermedades incluyen neurofibromatosis tipo 1 (página en inglés)también denominada enfermedad de Von Recklinghausenpoliposis adenomatosa familiar (página en inglés)también de nominada síndrome de Gardner; síndrome de Werner (página en inglés)complejo de esclerosis tuberosa (página en inglés)síndrome del carcinoma basocelular nevoide (página en inglés)síndrome de Li-Fraumeni (página en inglés) retinoblastoma (sección en inglés). 

  • Anomalías del sistema inmunitario. Las personas con problemas en el sistema inmunitario tienen un mayor riesgo de numerosos tipos de cáncer, ya sea por infecciones, como el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH); tipos de cáncer, como la leucemia linfocítica crónica; o afecciones autoinmunitarias, como el lupus o la psoriasis. 

  • Linfedema. Las personas que se sometieron a una cirugía o a radioterapia por otros motivos pueden tener hinchazón en un brazo, en una pierna o en otra parte del cuerpo como efecto secundario del tratamiento. Esto se llama linfedema. Por ejemplo, el linfedema es frecuente después de una cirugía de mama, cuando los ganglios linfáticos se extirpan del área de las axilas. También se puede nacer con linfedema. En ocasiones, los sarcomas, como el angiosarcoma, se forman en las áreas donde se había desarrollado el linfedema. 

  • Sustancias químicas. La exposición en el lugar de trabajo al cloruro de vinilo monómero, sustancia que se usa en la fabricación de algunos tipos de plástico, al agente naranja o a la dioxina puede aumentar el riesgo de sarcoma. Sin embargo, no se conoce que la mayoría de los sarcomas estén asociados a riesgos ambientales determinados. 

La siguiente sección de esta guía es Síntomas y signosExplica los cambios en el cuerpo o los problemas médicos que puede provocar el sarcoma. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía. 

Sarcoma de tejido blando - Síntomas y signos

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 05/2019

EN ESTA PÁGINA: encontrará más información sobre los cambios en el cuerpo y otras cosas que pueden indicar un problema que podría requerir atención médica. Use el menú para ver otras páginas. 

Los sarcomas pueden iniciarse en cualquier parte del cuerpo. Los tipos de síntomas que las personas experimentan debido a un sarcoma dependen del lugar donde este se inicia. Las personas con sarcoma pueden experimentar los siguientes síntomas o signos. A veces, las personas con sarcoma no manifiestan ninguno de estos cambios. O la causa de estos síntomas podría ser una afección médica diferente que no sea cáncer. 

Rara vez, el sarcoma de tejidos blandos causa síntomas en los etapas iniciales. El primer signo de un sarcoma en un brazo, una pierna o el tronco puede ser un bulto o hinchazón sin dolor. La mayoría de los bultos no son sarcomas. Los bultos de tejidos blandos más frecuentes son los lipomas. Los lipomas están formados por células grasas y no se consideran un tipo de cáncer. A menudo, los lipomas estuvieron allí durante muchos años y es raro que cambien de tamaño. En el útero, los tumores benignos llamados fibromas, o leiomiomas, superan por mucho la cantidad de sarcomas. 

Sin embargo, es importante consultar al médico acerca de cualquier bulto que mida más de 2 pulgadas (5 centímetros), que se haga más grande o que duela, independientemente de su ubicación. Las personas con sarcoma que se origina en el abdomen pueden no tener síntomas, o pueden tener dolor y sensación de saciedad. 

Dado que el sarcoma se puede desarrollar en tejidos flexibles y elásticos, o en espacios profundos del cuerpo, con frecuencia, el tumor puede abrirse camino a través del tejido normal a medida que crece. Por esto, un sarcoma puede no causar síntomas hasta que haya llegado a un tamaño grande. Finalmente, puede causar dolor cuando el tumor que está creciendo comienza a comprimir los nervios y los músculos. 

Los sarcomas que se originan en otras partes del cuerpo pueden provocar otros síntomas o signos. Por ejemplo, los sarcomas que se presentan en el útero pueden provocar sangrado uterino o un aumento en el tamaño del útero. Los tumores que comienzan en el corazón o en uno de los pulmones pueden causar problemas respiratorios o dolor en el pecho. 

Si le preocupa algún cambio que ha experimentado, hable con su médico. Su médico le preguntará desde cuándo y con qué frecuencia ha experimentado el (los) síntoma(s), entre otras preguntas. Esto es para ayudar a detectar la causa del problema, lo que se denomina diagnóstico. 

Si se diagnostica sarcoma, el alivio de los síntomas sigue siendo un aspecto importante de la atención y del tratamiento del cáncer. Esto puede llamarse cuidados paliativos o atención médica de apoyo. Generalmente, el alivio de los síntomas comienza poco después del diagnóstico y continúa durante todo el tratamiento. Asegúrese de hablar con su equipo de atención médica sobre los síntomas que experimenta, incluido cualquier síntoma nuevo o cambio en los síntomas. 

La siguiente sección de esta guía es Diagnóstico. Explica qué pruebas podrían ser necesarias para obtener más información sobre la causa de los síntomas. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía. 

Sarcoma de tejido blando - Diagnóstico

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 05/2019

EN ESTA PÁGINA: encontrará una lista de las pruebas, los procedimientos y las exploraciones frecuentes que los médicos usan para averiguar la causa de un problema médico. Use el menú para ver otras páginas. 

Los médicos realizan muchas pruebas para detectar o diagnosticar el cáncer. También realizan pruebas para averiguar si el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo desde el lugar donde se inició. Si esto sucede, se denomina metástasis. Por ejemplo, las pruebas por imágenes pueden mostrar si el cáncer se ha diseminado. Las pruebas por imágenes muestran imágenes del interior del cuerpo. Los médicos también pueden hacer pruebas para determinar qué tratamientos podrían funcionar mejor. 

Para la mayoría de los tipos de cáncer, una biopsia es la única forma segura de que el médico sepa si un área determinada del cuerpo tiene cáncer. Durante una biopsia, el médico toma una pequeña muestra de tejido para hacerle pruebas en un laboratorio. Si no se puede realizar una biopsia, el médico puede sugerir que se lleven a cabo otras pruebas que ayuden a establecer un diagnóstico. Si bien las biopsias tienen una pequeña posibilidad de no dar una respuesta definitiva, son muy importantes para permitirle a su médico hacer un diagnóstico claro y para desarrollar un plan claro de tratamiento en equipo. 

Esta sección describe opciones para el diagnóstico del sarcoma. No todas las pruebas enumeradas a continuación se utilizarán para todas las personas. Su médico puede considerar estos factores al elegir una prueba de diagnóstico: 

  • Tipo de cáncer que se sospecha 

  • Sus signos y síntomas 

  • Su edad y estado de salud general 

  • Los resultados de pruebas médicas anteriores 

No hay pruebas estándares de detección del sarcoma. Un médico debería examinar cualquier masa o bulto de reciente aparición o de aspecto extraño o que esté creciendo para asegurarse de que no sea cáncer. Los sarcomas son raros. Si se sospecha la presencia de un sarcoma, es muy importante consultar a un médico que tenga experiencia en este tipo de cáncer. 

El diagnóstico del sarcoma se realiza mediante la combinación de un examen clínico por parte de un médico y pruebas de diagnóstico por imágenes. Se confirma a través de los resultados de una biopsia. Además del examen físico, se pueden utilizar algunas de las pruebas descritas a continuación para diagnosticar sarcoma. 

Pruebas por imágenes 

Tanto los tumores benignos como los tumores cancerosos pueden verse en las pruebas por imágenes, como las radiografías. Los radiólogos utilizarán el aspecto del tumor observado en la prueba para ayudar a determinar si puede ser benigno o canceroso. Sin embargo, casi siempre es necesario hacer una biopsia. 

  • Radiografía. Una radiografía es un modo de crear una imagen de las estructuras internas del cuerpo usando una pequeña cantidad de radiación. Las radiografías resultan especialmente útiles para los sarcomas óseos (página en inglés)pero no tanto para el sarcoma de tejidos blandos. 

  • Ecografía. Una ecografía usa ondas sonoras para crear una imagen y se puede usar para analizar bultos bajo la piel o en otros órganos del cuerpo. 

  • Exploración por tomografía computarizada (TC) o por tomografía axial computarizada (TAC). Una exploración por TC crea imágenes del interior del cuerpo utilizando rayos X que se toman desde diferentes ángulos. Una computadora combina estas imágenes en una imagen tridimensional detallada que muestra las anomalías o los tumores. Una exploración por TC puede utilizarse para medir el tamaño del tumor y para averiguar si el cáncer se ha diseminado. En ocasiones, se administra un tinte especial, denominado medio de contraste, antes de la exploración, a fin de obtener mejores detalles en la imagen. Este tinte puede inyectarse en la vena de un paciente o puede ser una píldora o un líquido que el paciente deba beber. 

  • Imágenes por resonancia magnética (IRM). Una IRM (información en inglés) usa campos magnéticos, en lugar de rayos X, para producir imágenes detalladas del cuerpo. Las IRM se pueden usar para medir el tamaño del tumor. Antes de la exploración, se administra un tinte especial denominado medio de contraste a fin de crear una imagen más clara. Este tinte puede inyectarse en una vena del paciente. LA IRM a menudo se utiliza para determinar si un sarcoma puede extraerse con cirugía. 

  • Estudio de tomografía por emisión de positrones (TEP) o TEP-TC. Una exploración por TEP normalmente se combina con una exploración por TC (ver más arriba), lo cual se denomina exploración por TEP-TC. Sin embargo, es posible que escuche al médico referirse a este procedimiento como simplemente una exploración por TEP. La exploración por TEP es una forma de crear imágenes de los órganos y los tejidos internos del cuerpo. Una pequeña cantidad de una sustancia azucarada radiactiva se inyecta en el cuerpo del paciente. Esta sustancia azucarada es absorbida por las células que utilizan la mayor cantidad de energía. Debido a que el cáncer tiende a utilizar energía de manera activa, esta sustancia absorbe una cantidad mayor de la sustancia radioactiva. Luego, una exploración detecta esta sustancia para generar imágenes del interior del cuerpo. Esta técnica puede utilizarse para observar tanto la estructura del tumor como la cantidad de energía que absorbe el tumor y los tejidos normales. Esta información puede ser útil para la planificación del tratamiento y para evaluar cómo tan bien está funcionando el tratamiento, pero habitualmente no se realiza en todos los casos de sarcoma de partes blandas conocido o posible. 

Biopsia y análisis de tejidos 

Las pruebas por imágenes pueden indicar el diagnóstico de sarcoma, pero será necesaria una biopsia para confirmar el diagnóstico y para determinar el tipo de sarcoma. Antes de realizar una cirugía o una biopsia, es muy importante que el paciente consulte a un especialista en sarcomas. 

  • Biopsia. Una biopsia es la extirpación de una cantidad pequeña de tejido para examinarlo a través de un microscopio. Otras pruebas pueden indicar la presencia de cáncer, pero solo una biopsia permite formular un diagnóstico confiable. Un patólogo es un médico que se especializa en interpretar análisis de laboratorio y evaluar células, tejidos y órganos para diagnosticar enfermedades. 
     
    Debido a que el sarcoma de tejidos blandos es poco frecuente, un patólogo experto debe analizar la muestra de tejido para diagnosticar correctamente un sarcoma. A veces, el diagnóstico correcto de un sarcoma requiere pruebas especiales del tejido del tumor y es mejor que lo haga un especialista que vea este tipo de cáncer con frecuencia. 
     
    Existen diferentes tipos de biopsias. En el caso de una biopsia con aguja, el médico extirpa una pequeña muestra de tejido del tumor con un instrumento similar a una aguja (en general, es una biopsia profunda con aguja). Puede hacerlo con la ayuda de ultrasonido, una exploración por TC o una IRM para guiar con exactitud la aguja hacia el tumor. En la biopsia por incisión, el cirujano hace un corte en el tumor y extirpa una muestra de tejido. En la biopsia por escisión, el cirujano extrae todo el tumor. Las biopsias por escisiones, en general, no se recomiendan para sarcomas porque a menudo se necesita una segunda cirugía para extirpar completamente el tumor.  
     
    El tipo de biopsia y cómo se lleva a cabo es importante para el diagnóstico y para el tratamiento de sarcomas, por lo tanto, se debe revisar a los pacientes en un centro especializado en sarcoma, incluso antes de que se realice la biopsia. Debido a que los tumores de sarcoma de tejidos blandos son poco frecuentes y a que existen muchos tipos diferentes de sarcoma de tejidos blandos, es importante que un patólogo experto analice la muestra de tejido extirpada para diagnosticar correctamente un sarcoma. Las personas que los médicos sospechan que tienen sarcoma deben ser derivadas a un centro de sarcoma, idealmente, antes de que se realice una biopsia, de modo que el cirujano pueda identificar el lugar de la biopsia. 

  • Pruebas de tejido del tumor. Es posible que el médico o patólogo que observa el sarcoma recomiende realizar análisis de laboratorio en una muestra tumoral, a fin de identificar genes específicos, proteínas y otros factores específicos del tumor. Los resultados de estas pruebas ayudarán a decidir qué tratamiento debe seguirse, ya que los sarcomas pueden variar entre sí tanto como el cáncer de mama varía respecto del cáncer de colon (ver Tipos de tratamientos). 

Después de que se realicen las pruebas de diagnóstico, el médico revisará todos los resultados con usted. Si el diagnóstico es cáncer, estos resultados también ayudan al médico a describir el cáncer. Esto se conoce como determinación del estadio y grado. 

La siguiente sección de esta guía es Estadios y gradosExplica el sistema que los médicos usan para describir el alcance de la enfermedad. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía. 

Sarcoma de tejido blando - Estadios y grados

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 05/2019

EN ESTA PÁGINA: Obtendrá información sobre cómo los médicos describen el crecimiento o la diseminación del cáncer y cómo tan rápido puede crecer. Esto se conoce como estadio y grado. Use el menú para ver otras páginas. 

La determinación del estadio es una manera de describir dónde está ubicado el cáncer, si se ha diseminado o hacia dónde y si está afectando otras partes del cuerpo. 

Los médicos utilizan pruebas de diagnóstico para determinar el estadio del cáncer, de manera que es posible que la estadificación no se establezca hasta que se hayan realizado todas las pruebas. Conocer el estadio ayuda al médico a decidir cuál es el mejor tratamiento y puede ayudar a predecir el pronóstico de un paciente, es decir, la probabilidad de recuperación. Existen diferentes descripciones de los estadios según los distintos tipos de cáncer. 

Existen varios sistemas que se usan para describir los estadios del sarcoma. Estos sistemas difieren un poco entre sí, pero todos usan un estadio general para ayudar a predecir el pronóstico de una persona. 

Sistema TNM de determinación del estadio 

Una herramienta que los médicos utilizan para describir el estadio es el sistema TNM. Los médicos utilizan los resultados de las pruebas de diagnóstico y las exploraciones para responder las siguientes preguntas: 

  • Tumor (T): ¿Qué tan grande es el tumor primario? ¿Dónde está ubicado? 

  • Ganglios (Nódulo, N): ¿Se ha diseminado el tumor a los ganglios linfáticos? De ser así, ¿a dónde y a cuántos? 

  • Metástasis (M): ¿Se ha diseminado el cáncer a otras partes del cuerpo? De ser así, ¿a dónde y en qué medida? 

Los resultados se combinan para determinar el estadio del cáncer de cada persona. Existen 4 estadios: estadios I a IV (1 a 4). El estadio brinda una forma común para describir el cáncer, de manera que los médicos puedan planificar de forma conjunta los mejores tratamientos. 

Aquí le mostramos más detalles sobre cada parte del sistema TNM para los sarcomas. Los sistemas de estadificación son diferentes según la ubicación del sarcoma. Esta sección describe lo siguiente: 

  • Sarcoma de tejidos blandos en el tronco y en las extremidades, que generalmente incluye todo el cuerpo desde la cabeza hacia abajo. 

  • Sarcoma de tejidos blandos en el retroperitoneo, que se define vagamente como la cavidad abdominal. 

Para obtener información sobre la estadificación TNM para el sarcoma de tejidos blandos en otras partes del cuerpo, visite el sitio web de la American Joint Committee on Cancer (página en inglés)Tenga en cuenta que este enlace lo llevará a un sitio web distinto e independiente. 

Tumor (T) 

Mediante el sistema TNM, se utiliza la “T” más un número para describir el tamaño del tumor. El tamaño del tumor se mide en centímetros (cm). Un centímetro es aproximadamente igual al ancho de un lapicero o un lápiz estándar. 

TX: no es posible evaluar el tumor primario. 

T0 (T más cero): no hay evidencia de tumor primario. 

T1: el tumor mide 5 centímetros (cm) o menos. 

T2: el tumor mide más de 5 cm, pero menos de 10 cm. 

T3: el tumor mide más de 10 cm, pero menos de 15 cm. 

T4: el tumor mide más de 15 cm. 

Ganglio linfático (N) 

La “N” en el sistema TNM de determinación del estadio corresponde a la abreviatura en de nódulo linfático, el término más común en inglés. Estos órganos minúsculos, con forma de frijol, ayudan a combatir las infecciones. Los ganglios linfáticos cercanos al sitio donde se originó el cáncer se llaman ganglios linfáticos regionales. Los ganglios linfáticos ubicados en otras partes del cuerpo se denominan ganglios linfáticos distantes. El sarcoma de tejidos blandos, en general, no se disemina a los ganglios linfáticos y no se recomienda eliminar los ganglios linfáticos habitualmente para la mayoría de los tipos de sarcomas. 

N0 (N más cero): el cáncer no se ha diseminado a los ganglios linfáticos regionales. 

N1: el cáncer se diseminó a los ganglios linfáticos regionales. 

Metástasis (M) 

La “M” del sistema TNM describe si el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo, lo que se denomina metástasis a distancia. 

M0 (M más cero): el cáncer no se ha diseminado. 

M1: hay metástasis a otra parte del cuerpo. 

Grado (G) 

Los médicos también describen este tipo de cáncer según su grado (G). El grado describe qué tan parecidas son las células cancerosas a las células sanas cuando se observan a través de un microscopio. 

El médico compara el tejido canceroso con el tejido sano. Normalmente, el tejido sano contiene diferentes tipos de células agrupadas. Si el cáncer tiene un aspecto similar al tejido sano y contiene diferentes agrupaciones de células, se denomina tumor “diferenciado” o “de bajo grado”. Si el aspecto del tejido canceroso es muy diferente al del tejido sano, se denomina tumor “poco diferenciado” o “de alto grado”. El grado del cáncer puede ayudar al médico a predecir qué tan rápido se diseminará el cáncer. En general, mientras más bajo es el grado del tumor, mejor es el pronóstico. 

Existen 4 grados de sarcoma: GX (no se puede evaluar el grado), G1, G2, y G3. Los grados se determinan según los siguientes factores: 

  • Diferenciación: cuánto difieren las células cancerosas de las células de tejido normal. 

  • Recuento mitótico: cuántas células tumorales se están dividiendo. 

  • Necrosis tumoral: qué cantidad de tumor tiene células que están muriendo. 

Cuanto más baja sea la puntuación combinada de estos 3 factores, más bajo es el grado. Un grado más bajo significa que el tumor es menos agresivo y que el pronóstico del paciente es mejor. Este es el sistema de calificación recomendado de la Federación Francesa de Centros de Cáncer del Grupo Sarcoma (French Fédération Nationale des Centres de Lutte Contre le Cancer o FNCLCC), pero también pueden usarse otros sistemas. Por ejemplo, algunos médicos determinan que los sarcomas son de “grado bajo” o “grado alto”, en particular, si el tumor se trató antes de la cirugía. 

Agrupación de los estadios del cáncer 

Los médicos asignan el estadio del cáncer combinando las clasificaciones T, N, M y G.  

Debido a que los sarcomas pueden surgir en cualquier parte del cuerpo, existen diferentes agrupaciones de estadios para distintos sarcomas. Es mejor analizar sus resultados de patología y el estadio con su médico. Las agrupaciones en estadios generales para el sarcoma de tejidos blandos se definen a continuación:  

Estadio I: el tumor espequeño y de grado bajo (GX o G1). 

Estadio II: el tumor es pequeño y de grado más alto (G2 o G3). 

Estadio III: el tumor es más grande y de grado más alto (G2 o G3). 

Estadio IV: el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo. El tumor original puede tener cualquier tamaño y cualquier grado, y puede o no haberse diseminado a los ganglios linfáticos regionales (cualquier G). 

Este sistema de determinación de estadios se aplica a la mayoría de los tipos de sarcoma de tejidos blandos, excepto el sarcoma de Kaposi (página en inglés)el TEGI (página en inglés); el fibrosarcoma infantil; los sarcomas que comienzan en el sistema nervioso central, lo que incluye el cerebro o el recubrimiento alrededor del cerebro y de la médula espinal; y sarcomas que comienzan en un órgano o en un órgano hueco, como el intestino o las vías urinarias. 

Recurrente: el cáncer recurrente es aquel que vuelve a aparecer después del tratamiento. Si el cáncer regresa, se realizará otra serie de pruebas para obtener información sobre el alcance de la recurrencia. Esas pruebas y exploraciones a menudo son similares a aquellas que se realizan al momento del diagnóstico original. 

Utilizado con el permiso del Colegio Estadounidense de Cirujanos (American College of Surgeons), Chicago, Illinois. La fuente original y principal de esta información es AJCC Cancer Staging Manual, octava edición (2017), publicado por Springer International Publishing. 

La información sobre el estadio del cáncer ayudará al médico a recomendar un plan de tratamiento específico. La siguiente sección de esta guía es Tipos de tratamientoUse el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía. 

Sarcoma de tejido blando - Tipos de tratamiento

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 05/2019

EN ESTA PÁGINA: obtendrá información sobre los diferentes tipos de tratamientos que los médicos usan en las personas con sarcoma. Use el menú para ver otras páginas. 

Esta sección describe los tipos de tratamientos que son el estándar de tratamiento para el sarcoma. “Estándar de tratamiento” significa los mejores tratamientos conocidos. Al tomar decisiones relacionadas con el plan de tratamiento, se le recomienda que considere la opción de participar en ensayos clínicos. Un ensayo clínico es un estudio clínico que prueba un nuevo enfoque al tratamiento. Los médicos quieren conocer si el nuevo tratamiento es seguro, eficaz y posiblemente mejor que el tratamiento estándar. Los ensayos clínicos pueden probar un nuevo fármaco, una nueva combinación de tratamientos estándares o nuevas dosis de fármacos estándares u otros tratamientos. Los ensayos clínicos son una opción que se debe tener en cuenta para el tratamiento y la atención en todos los estadios del cáncer. Su médico puede ayudarlo a considerar todas sus opciones de tratamiento. Obtenga más información sobre los ensayos clínicos en las secciones Acerca de los ensayos clínicos y Últimas investigaciones de esta guía. 

Descripción general del tratamiento 

En la atención del cáncer, a menudo trabajan juntos distintos tipos de médicos para crear un plan de tratamiento integral de los pacientes que combine distintos tipos de tratamientos. Esto se denomina equipo multidisciplinario. Los equipos de atención del cáncer incluyen una variedad de otros profesionales de la atención médica, por ejemplo, auxiliares médicos, personal de enfermería de oncología, trabajadores sociales, farmacéuticos, asesores, dietistas y otros. 

A continuación, se describen los tipos de tratamiento frecuentes para el sarcoma. Su plan de atención también puede incluir tratamiento para síntomas y efectos secundarios, una parte importante de la atención del cáncer. 

Las opciones y recomendaciones de tratamiento dependen de varios factores, entre ellos, el tipo, el estadio y el grado del sarcoma, los efectos secundarios posibles, así como las preferencias del paciente y su estado de salud general. Tómese el tiempo para obtener información sobre todas sus opciones de tratamiento y asegúrese de hacer preguntas sobre cosas que no estén claras. Hable con su médico acerca de los objetivos de cada tratamiento y lo que puede esperar mientras recibe el tratamiento. Estos tipos de conversaciones se denominan “toma de decisiones compartida”. La toma de decisiones compartida es cuando usted y sus médicos trabajan juntos para elegir tratamientos que se ajusten a los objetivos de su atención. La toma de decisiones compartida es especialmente importante en los casos de los sarcomas, ya que existen diferentes opciones de tratamiento. Obtenga más información sobre cómo tomar decisiones sobre el tratamiento. 

Cirugía 

La cirugía es la extirpación del tumor y de parte del tejido circundante sano durante una operación. Antes de la cirugía, es importante contar con una biopsia y con las exploraciones por imágenes adecuadas que confirmen el diagnóstico (ver Diagnóstico). Después de una biopsia, la cirugía es generalmente una parte importante del plan de tratamiento si el tumor está localizado (ubicado en solo 1 área). Los oncólogos quirúrgicos y los oncólogos ortopedistas son médicos que se especializan en el tratamiento de sarcomas a través de la cirugía. 

El objetivo del cirujano es extirpar el tumor y una cantidad suficiente del tejido normal que lo rodea para obtener un margen negativo alrededor del tumor. “Margen negativo” significa que no hay células tumorales visibles en los bordes de la muestra quirúrgica. Actualmente, este es el mejor método disponible para garantizar que no queden células tumorales en el área de donde se extirpó el tumor. En general, los sarcomas pequeños de bajo grado pueden extirparse efectivamente mediante cirugía sola. Los de grado más alto y que midan más de 2 pulgadas (5 cm) se suelen tratar con una combinación de cirugía y radioterapia. La radioterapia o la quimioterapia pueden aplicarse antes de la cirugía para disminuir el tamaño del tumor y facilitar su extirpación. También pueden usarse durante una cirugía y después de esta para destruir las células cancerosas restantes. 

Rara vez, en los pacientes con un tumor muy grande que afecta los principales nervios y vasos sanguíneos del brazo o de la pierna, es necesario recurrir a la extirpación quirúrgica de la extremidad, lo que se denomina amputación, para controlar el tumor. Este procedimiento también puede ser necesario si el tumor vuelve a crecer en el brazo o la pierna después de que se completaron la cirugía, la radioterapia o la quimioterapia. Es importante recordar que la operación que produce la extremidad más útil y fuerte puede ser diferente de la que genera el aspecto más normal. Si fuera necesaria una amputación, la rehabilitación, que incluye fisioterapia, puede ayudar a maximizar la función física. La rehabilitación también puede ayudar a una persona a manejar los efectos sociales y emocionales de perder una extremidad. Las personas a las que se les ha realizado una amputación a menudo pueden usar una prótesis, según el tipo de amputación. 

Antes de la cirugía, hable con el equipo de atención médica sobre los posibles efectos secundarios de la cirugía específica a la que se someterá, incluido el período de recuperación. Obtenga más información sobre los conceptos básicos de la cirugía de cáncer. 

Radioterapia 

La radioterapia es el uso de rayos X u otras partículas con alta potencia para destruir las células cancerosas. El médico que se especializa en administrar radioterapia para tratar el cáncer se denomina radioncólogo. Debido a que los sarcomas son raros, es muy importante consultar a un radioncólogo que tenga experiencia en el tratamiento de sarcomas. 

Un régimen o cronograma de radioterapia, normalmente consiste en una cantidad específica de tratamientos que se administran durante un período determinado. 

Se puede administrar radioterapia antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor de manera que pueda extirparse más fácilmente. O bien, puede administrarse después de la cirugía para destruir cualquier célula cancerosa que haya quedado. El tratamiento con radiación puede disminuir el número de cirugías necesarias y muchas veces permite preservar las estructuras críticas en el brazo o la pierna si el sarcoma se ubica en uno de esos lugares. 

La radioterapia puede dañar las células normales, pero como el haz de radiación se dirige alrededor del tumor, los efectos secundarios generalmente se limitan a esas áreas. 

Radioterapia con haz externo 

El tipo más frecuente de tratamiento con radiación se denomina radioterapia con haz externo, que es radiación administrada desde una máquina externa al cuerpo. 

La manera en que se usa la radioterapia con haz externo ha cambiado en los últimos 20 años. Ahora se pueden aplicar muchos haces pequeños de radiación que se encienden y se apagan mientras la máquina de radiación gira alrededor del cuerpo. Esto se llama radioterapia de intensidad modulada (conocido por sus siglas en inglés, intensity modulated radiation therapy, IMRT) y ahora se usa generalmente para el tratamiento de sarcomas. La IMRT enfoca más radiación en el lugar del tumor y menos en los tejidos normales. En consecuencia, existen menos efectos secundarios que en el pasado. 

Braquiterapia 

La braquiterapia es la colocación de semillas de radiación a través de sondas delgadas llamadas catéteres directamente dentro del área afectada del cuerpo. La braquiterapia generalmente requiere de aptitudes especializadas y de una formación especial. Se usa solamente en algunos hospitales y solo en situaciones especiales para tratar el sarcoma.  

Radioterapia por haz de protones 

La terapia de protones es un tipo de tratamiento con radiación, con haz externo que usa protones en lugar de rayos X. Al igual que los rayos X, los protones pueden destruir las células cancerosas. Se utiliza con más frecuencia en partes del cuerpo cercanas a estructuras críticas, por ejemplo, cerca de la médula espinal o en la base del cerebro. Obtenga más información sobre la terapia de protones (página en inglés)En Japón, Alemania y China se está estudiando un tratamiento con radiación que usa partículas más cargadas, cuyo nombre es radioterapia de iones de carbono, para el tratamiento de sarcomas. 

Radioterapia intraoperatoria 

En algunos hospitales, parte de la radioterapia planificada puede aplicarse durante la cirugía. Este método puede reducir la necesidad de exponer al tejido normal a la radiación proveniente de la radiación con haz externo o con braquiterapia. 

Efectos secundarios de la radioterapia 

Los efectos secundarios de la radioterapia dependen de la parte del cuerpo que recibe la radiación. Estos pueden incluir fatiga, reacciones leves en la piel, malestar estomacal y deposiciones líquidas. A corto plazo, la radiación puede causar lesiones en la piel que se ven como una quemadura de sol. Esto se suele tratar con cremas que mantienen suave la piel y ayudan a aliviar las molestias. La radioterapia también puede afectar la cicatrización de heridas. A largo plazo, la radiación puede causar cicatrices que afecten la función de un brazo o una pierna. En raros casos, la radiación puede causar otro sarcoma u otro cáncer. En el improbable caso de que esto ocurra, podrían pasar de 7 a 20 años después de la radiación hasta que se desarrolle un segundo cáncer. Se aconseja a cada persona que hable con su médico acerca de los posibles riesgos y beneficios de un tratamiento específico, como la radioterapia. La mayoría de los efectos secundarios desaparecen poco tiempo después de finalizado el tratamiento. 

Obtenga más información sobre la radioterapia. 

Terapias con medicamentos 

La terapia sistémica es el uso de medicamentos para destruir las células cancerosas. Este tipo de medicamento se administra a través del torrente sanguíneo para alcanzar las células cancerosas en todo el cuerpo. Generalmente, el profesional que receta las terapias sistémicas es un oncólogo médico, un médico que se especializa en el tratamiento del cáncer con medicamentos. 

Algunos de los métodos frecuentes para administrar las terapias sistémicas incluyen un tubo intravenoso (IV) que se coloca en una vena con una aguja, o una pastilla o cápsula que se traga (por vía oral). 

Los tipos de terapias sistémicas que se usan para los sarcomas incluyen los siguientes: 

  • Quimioterapia 

  • Terapia dirigida 

  • Inmunoterapia 

Cada uno de estos tipos de terapias se analiza a continuación con más detalle. Una persona puede recibir 1 tipo de terapia sistémica por vez o una combinación de terapias sistémicas al mismo tiempo. También se pueden administrar como parte de un plan de tratamiento que puede incluir cirugía y/o radioterapia. 

Los medicamentos utilizados para tratar el cáncer se están evaluando continuamente. Con frecuencia, hablar con su médico es la mejor forma de obtener información sobre los medicamentos que le recetaron, su finalidad y sus potenciales efectos secundarios o interacciones con otros medicamentos. También es importante informar a su médico si está tomando algún otro medicamento con receta o de venta libre o suplementos. Las hierbas, los suplementos y otros fármacos pueden interactuar con los medicamentos para el cáncer. Obtenga más información sobre sus medicamentos recetados usando las bases de datos de fármacos en las que se pueden realizar búsquedas (página en inglés). 

Quimioterapia 

La quimioterapia es un medicamento que impide que las células cancerosas crezcan y se dividan, y que se produzcan más células. Las células cancerosas crecen y se dividen más rápido que las células normales. Sin embargo, las células normales también crecen y se dividen; por lo tanto, los efectos secundarios de la quimioterapia se deben a los efectos del tratamiento sobre las células normales que están creciendo y dividiéndose. 

Un régimen de quimioterapia, por lo general, consiste en una cantidad específica de ciclos que se administran en un período determinado. Un paciente puede recibir 1 fármaco por vez o una combinación de diferentes fármacos administrados al mismo tiempo. La quimioterapia para sarcoma generalmente se administra como tratamiento ambulatorio. 

Se utilizan diferentes fármacos para tratar diferentes tipos y subtipos de sarcoma. Algunos tipos de quimioterapia que se podrían usar solos o en combinación para un sarcoma de tejidos blandos incluyen los siguientes: 

  • Doxorrubicina (disponible como fármaco genérico) 

  • Epirrubicina (Ellence) 

  • Ifosfamida (Ifex) 

  • Gemcitabina (Gemzar) 

  • Docetaxel (Taxotere) 

  • Trabectedina (Yondelis) 

  • Eribulina (Halaven) 

  • Dacarbazina (disponible como fármaco genérico) 

  • Doxorrubicina liposomal (Doxil) 

  • Metotrexato (Trexall) 

  • Temozolomida (Temodar) 

  • Vinblastina (Velban) 

  • Vincristina (Vincasar) 

En algunos casos, se usa uno o varios fármacos específicos para un tipo particular de sarcoma. Debido a que existen más de 50 tipos de sarcoma de partes blandas, no es posible enumerarlos todos aquí. Aquí hay 2 ejemplos: 

Para rabdomiosarcoma y sarcoma de Ewing (páginas en inglés) de tejido blando o hueso: 

  • Doxorubicina 

  • Ifosfamida 

  • Ciclofosfamida (disponible como fármaco genérico) 

  • Dactinomicina (Cosmegen) 

  • Etopósido (disponible como fármaco genérico) 

  • Irinotecán (Camptosar) 

  • Temozolomida 

  • Vincristina 

Para angiosarcoma: 

  • Doxorubicina 

  • Docetaxel 

  • Paclitaxel (Taxol) 

La quimioterapia se suele usar cuando el sarcoma ya se diseminó. Se puede administrar sola o combinada con cirugía, radioterapia o ambas. 

Por ejemplo, ciertos tipos de sarcoma pueden tratarse con quimioterapia antes de la cirugía para que sea más fácil extirpar el tumor. La quimioterapia que se administra antes de la cirugía puede recibir diferentes nombres, incluso quimioterapia preoperatoria, quimioterapia neoadyuvante o quimioterapia de inducción. 

Si un paciente no recibió quimioterapia antes de la cirugía, se puede administrar quimioterapia para destruir las células tumorales microscópicas que hubieran quedado después de que el paciente se haya recuperado de la cirugía. La quimioterapia que se administra después de la cirugía se llama quimioterapia adyuvante o postoperatoria. 

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen del paciente y de la dosis utilizada, pero pueden incluir fatiga, riesgo de infección, náuseas y vómitos, caída del cabello, pérdida del apetito y diarrea. Estos efectos secundarios generalmente desaparecen después de finalizado el tratamiento. En casos raros, hay problemas a largo plazo que afectan el corazón o los riñones, o provocan segundos cánceres. 

Obtenga más información sobre los aspectos básicos de la quimioterapia. 

Terapia dirigida (actualizado en 02/2020) 

La terapia dirigida es un tratamiento que apunta a las proteínas, a los genes específicos del cáncer, o a las condiciones del tejido que contribuyen al crecimiento y a la sobrevivencia del cáncer, generalmente bloqueando la acción de proteínas en células denominadas cinasas. Este tipo de tratamiento bloquea el crecimiento y la diseminación de las células cancerosas y, a la vez, limita el daño a las células sanas. 

No todos los tumores tienen los mismos objetivos. Para determinar cuál es el tratamiento más eficaz, el médico puede realizar pruebas para identificar los genes, las proteínas y otros factores involucrados en el tumor. Esto ayuda a que los médicos puedan encontrar el tratamiento más eficaz que mejor se adapte a cada paciente, siempre que sea posible. Además, continúan realizándose estudios de investigación para obtener más información sobre objetivos moleculares específicos y tratamientos nuevos dirigidos a ellos. Obtenga más información sobre los aspectos básicos de los tratamientos dirigidos. 

En 2016, la Administración de Alimentos y Medicamentos (abreviado por sus siglas en inglésFood and Drug Administration, FDA) de los EE. UU. otorgó la aprobación acelerada para el uso de olaratumab (Lartruvo) en combinación con doxorrubicina como primer tratamiento para las personas que tienen sarcoma de tejidos blandos y no pueden ser curadas con radioterapia o cirugía. Desafortunadamente, en enero de 2019, los resultados de un ensayo clínico más grande no mostraron ningún beneficio de la adición de olaratumab a la doxorrubicina. Actualmente, no se recomienda que las personas a las que se les ha diagnosticado recientemente sarcoma comiencen la administración de olaratumab, a menos que sea en un ensayo clínico.  

Imatinib (Gleevec) es un tipo de terapia dirigida que recibe el nombre de inhibidor de la tirosina cinasa. Es el tratamiento de primera línea estándar para el TEGI (página en inglés) en todo el mundo. Imatinib está aprobado para pacientes con TEGI después de una cirugía inicial para intentar impedir una recurrencia en aquellos que podrían tener un alto riesgo de recurrencia. Imatinib también está aprobado para el tratamiento de personas con estadio avanzado de dermatofibrosarcoma protuberans (DFSP). Otros dos fármacos dirigidos, sunitinib (Sutent) y regorafenib (Stivarga), están aprobados para el tratamiento del TEGI cuando imatinib no funciona. 

Pazopanib (Votrient) es un tipo de inhibidor de la tirosina cinasa que bloquea varias enzimas. Recibió la aprobación de la FDA para tratar el cáncer de riñón en 2006 y el sarcoma de tejidos blandos en 2012. 

Tazemetostat (Tazverik) es una terapia dirigida, que se dirige a EZH2. La FDA lo ha aprobado para el tratamiento de personas a partir de los 16 años de edad inclusive, con sarcoma epitelioide que no puede extirparse quirúrgicamente. El sarcoma epitelioide es un tipo raro de sarcoma del tejido blando, que a menudo comienza en los dedos de las manos, en las manos, en los brazos o en los pies de los adultos jóvenes. 

Pexidartinib (Turalio) es un inhibidor del factor 1 estimulante de colonias (abreviado por sus siglas en inglés, colony-stimulating factor-1, CSF-1) que la FDA ha aprobado para tratar a ciertas personas con tumores de células gigantes tenosinovialesa veces denominados sinovitis villonodular pigmentada (SVP) o tumor de células gigantes de la vaina de los tendones. Estos son tumores raros que afectan los tendones y las articulaciones de adultos jóvenes. En un ensayo clínico reciente, de las 61 personas que recibieron pexidartinib, el fármaco actuó en el 39.3 % de ellas y mejoró el dolor, el rango de movimiento y la función física. Pexidartinib puede usarse para tratar a personas con síntomas significativos de tumores de células gigantes tenosinoviales, para quienes la cirugía no se considera una buena opción. La administración de pexidartinib provocó, de hecho, efectos secundarios graves o potencialmente mortales que afectaron el hígado en algunos pacientes. Por lo tanto, solo puede ser recetado por un especialista certificado, y los pacientes deben inscribirse en un registro de pacientes. 

Un pequeño porcentaje de sarcomas, menos del 1 %, tiene una mutación en el gen receptor de tirosina cinasa neurotrófico (conocido por sus siglas en inglés, neurotrophic receptor tyrosine kinase, NTRK). Larotrectinib (Vitrakvi) es un inhibidor del NTRK que ahora está aprobado para cualquier tipo de cáncer que tenga una mutación específica (página en inglés) en el gen NTRK. Los efectos secundarios más frecuentes incluyen fatiga, náuseas, mareos, vómitos, aumento de las enzimas hepáticas, tos, estreñimiento y diarrea. 

Inmunoterapia 

La inmunoterapia, también llamada terapia biológica, está diseñada para estimular las defensas naturales del cuerpo a fin de combatir el cáncer. Utiliza materiales producidos por el cuerpo o fabricados en un laboratorio para mejorar, dirigir o restaurar la función del sistema inmunitario. 

La inmunoterapia, en general, no está aprobada para el tratamiento de sarcomas porque no han sido evaluadas lo suficientemente bien. Muchos de los tratamientos de inmunoterapia recientemente aprobados para otros tipos de cánceres implican el uso de inhibidores de puntos de control inmunológicos. Estos fármacos se administran para quitar el freno de la respuesta inmunitaria natural del cuerpo contra el cáncer en el cuerpo. Los métodos actuales de inmunoterapia tienen problemas debido a que estos fármacos también activan las respuestas inmunitarias contra las partes normales del cuerpo, un proceso denominado autoinmunidad.  

Algunos de estos fármacos están aprobados para tratar otros tipos de cáncer. Sin embargo, si las pruebas sobre su muestra tumoral revelan que hay problemas específicos con la reparación del daño del ADN, denominado inestabilidad de microsatélites alta (IMS-A) o deficiencia en la reparación de los errores de emparejamiento (abreviado por sus siglas en inglés, mismatch repair deficiencydMMR; esto ocurre en menos del 1 % de los sarcomas), se puede usar un inhibidor de los puntos de control denominado pembrolizumab (Keytruda). En general, los inhibidores de puntos de control y otras inmunoterapias para tratar el sarcoma todavía están siendo estudiadas y solo se toman en cuenta en ensayos clínicos. 

Los distintos tipos de inmunoterapia pueden provocar diferentes efectos secundarios. Los efectos secundarios frecuentes incluyen reacciones en la piel, síntomas similares a la gripe, diarrea y cambios de peso. Hable con su médico sobre los posibles efectos secundarios de la inmunoterapia recomendada para usted. Obtenga más información sobre los aspectos básicos de la inmunoterapia. 

Efectos físicos, emocionales y sociales del cáncer 

El cáncer y su tratamiento producen síntomas y efectos secundarios físicos, así como efectos emocionales, sociales y económicos. El manejo de estos efectos se denomina cuidados paliativos o atención médica de apoyo. Es una parte importante de su atención que se incluye junto con los tratamientos que tienen como fin retrasar, detener o eliminar el cáncer. 

Los cuidados paliativos se centran en mejorar cómo se siente durante el tratamiento al manejar los síntomas y brindar apoyo a los pacientes y sus familias con otras necesidades no médicas. Cualquier persona, independientemente de la edad o del tipo y estadio de cáncer, puede recibir este tipo de atención. Y en general funciona mejor cuando se inicia poco después del diagnóstico de cáncer. Las personas que reciben cuidados paliativos junto con el tratamiento para el cáncer con frecuencia tienen síntomas menos graves y mejor calidad de vida, e informan que están más satisfechas con el tratamiento. 

Los tratamientos paliativos varían ampliamente y, con frecuencia, incluyen medicamentos, cambios nutricionales, técnicas de relajación, apoyo emocional y espiritual, y otras terapias. Usted también puede recibir tratamientos paliativos similares a los utilizados para eliminar el cáncer, como quimioterapia, cirugía o radioterapia. 

Antes de comenzar con el tratamiento, hable con su médico sobre los objetivos de cada tratamiento en el plan de tratamiento. También debe hablar sobre los efectos secundarios posibles del plan de tratamiento específico y las opciones de cuidados paliativos. 

Durante el tratamiento, su equipo de atención médica puede pedirle que responda preguntas sobre sus síntomas y efectos secundarios y que describa cada problema. Asegúrese de informar al equipo de atención médica si experimenta algún problema. Esto ayuda a que el equipo de atención médica pueda tratar cualquier síntoma y efecto secundario lo más rápido posible. También puede ayudar a prevenir problemas más graves en el futuro. 

Obtenga más información sobre la importancia de llevar un registro de los efectos secundarios en otra parte de esta guía. Obtenga más información sobre los cuidados paliativos en una sección diferente de este sitio web. 

Opciones de tratamiento para el sarcoma por estadio 

Al considerar el plan de tratamiento, los médicos a menudo dividen los sarcomas en 2 categorías: curables y tratables. Los sarcomas curables pueden ser eliminados completamente del cuerpo, con el objetivo de evitar que reaparezcan. Los sarcomas tratables no pueden eliminarse totalmente del cuerpo, pero pueden controlarse con tratamientos. En muchos casos, el sarcoma de estadio I a estadio III es curable, y el sarcoma de estadio IV o metastásico es tratable. 

Sarcoma de estadio I 

En esta etapa inicial, el sarcoma a menudo se puede eliminar completamente con cirugía. Es posible que se recomiende el tratamiento con radioterapia antes y/o después de la cirugía. 

Sarcoma de estadio II 

El sarcoma de estadio II es a menudo de alto grado, y puede crecer y diseminarse rápidamente. Los tratamientos en esta etapa incluyen cirugía más radioterapia. Si es difícil acceder al tumor, se puede usar radioterapia primero para reducir el tamaño del tumor. Esto se denomina tratamiento neoadyuvante. O bien, si el tumor puede ser eliminado con cirugía, se puede usar radioterapia luego para reducir el riesgo de que el cáncer regrese. Esto se denomina tratamiento adyuvante. 

Sarcoma de estadio III 

El sarcoma de estadio III también es de alto grado y de mayor tamaño. El tratamiento incluirá una combinación de cirugía y radioterapia. También se puede agregar quimioterapia al plan de tratamiento. Se puede administrar radioterapia, quimioterapia o ambas antes y/o después de la cirugía para reducir el tamaño de los tumores y para disminuir el riesgo de que el cáncer regrese. 

Sarcoma metastásico (estadio IV) 

Si el cáncer se disemina a otra parte del cuerpo desde el lugar donde se originó, los médicos lo denominan “cáncer metastásico”. Si esto sucede, es una buena idea hablar con médicos que tienen experiencia en tratarlo. Los médicos pueden tener opiniones diferentes sobre el mejor plan de tratamiento estándar. Los ensayos clínicos también pueden ser una opción. Obtenga más información sobre la búsqueda de una segunda opinión (página en inglés) en un centro especializado en sarcoma antes de comenzar el tratamiento, de manera que se sienta cómodo con el plan de tratamiento elegido. 

Su plan de tratamiento puede incluir medicamentos según lo descrito anteriormente y otros tratamientos paliativos para ayudar a aliviar los síntomas y efectos secundarios. Además de proporcionar alivio de los síntomas, los tratamientos médicos, como la quimioterapia, también pueden enlentecer la diseminación del cáncer. El tipo de tratamiento médico que se recomienda dependerá de muchos factores, como el tipo de sarcoma, qué tratamientos recibió antes y sus antecedentes médicos. Los ensayos clínicos que implican el uso de fármacos nuevos o de combinaciones de fármacos también pueden tenerse en cuenta. 

La cirugía puede ser usada para eliminar la metástasis individual, especialmente si el cáncer se ha diseminado a un pulmón, pero solo un pequeño porcentaje de personas se beneficia de esto. Este procedimiento quirúrgico se denomina metastatectomía. La radioterapia también puede usarse para ayudar a aliviar los síntomas y los efectos secundarios. Si el cáncer se ha diseminado al hígado, es posible que se recomienden tratamientos localizados, como cirugía, radioterapia y quimioterapia. Ocasionalmente, cuando el tumor no crece, puede usarse un método de supervisión y espera, también denominado vigilancia activa. Esto quiere decir que el paciente es supervisado de cerca, y el tratamiento activo comienza solamente si el tumor empieza a crecer. 

Para la mayoría de las personas, un diagnóstico de cáncer metastásico es muy estresante y, a veces, difícil de soportar. Se alienta a usted y a su familia que hablen sobre cómo se sienten con los médicos, el personal de enfermería, los trabajadores sociales u otros integrantes del equipo de atención médica. También puede ser útil hablar con otros pacientes, en lo posible, a través un grupo de apoyo. 

Remisión y probabilidad de recurrencia 

Una remisión se produce cuando el cáncer no puede detectarse en el cuerpo y no hay síntomas. Esto también puede denominarse NED, que significa “sin evidencia de enfermedad” (no evidence of disease). 

Una remisión puede ser temporal o permanente. Esta incertidumbre hace que a muchas personas les preocupe que el cáncer regrese. Aunque muchas remisiones son permanentes, es importante hablar con su médico sobre la posibilidad de que el cáncer reaparezca. Comprender el riesgo de recurrencia y las opciones de tratamiento puede ayudarlo a sentirse más preparado si, en efecto, el cáncer reaparece. Obtenga más información sobre cómo sobrellevar el temor a la recurrencia (página en inglés). 

Si el cáncer regresa después del tratamiento original, se denomina cáncer recurrente. El cáncer puede reaparecer en el mismo lugar (lo cual se denomina recurrencia local), en las cercanías (recurrencia regional) o en otro lugar (recurrencia a distancia). Si el sarcoma estaba inicialmente en el brazo o la pierna, la recurrencia ocurre más frecuentemente en los pulmones. Los pacientes que reciben tratamiento para un sarcoma de abdomen o de tronco se encuentran en riesgo de recurrencia local, regional o a distancia. 

Cuando esto sucede, comenzará un nuevo ciclo de pruebas para obtener la mayor cantidad de información posible sobre la recurrencia. Después de realizar estas evaluaciones, usted y su médico hablarán sobre sus opciones de tratamiento. A menudo, el plan de tratamiento incluirá los tratamientos descritos anteriormente, como, por ejemplo, cirugía, quimioterapia y radioterapia, pero quizás se combinen de un modo diferente o se administren con una frecuencia diferente. El médico puede sugerirle ensayos clínicos que estén estudiando métodos nuevos para tratar este tipo de cáncer recurrente. Cualquiera que sea el plan de tratamiento que usted elija, los cuidados paliativos serán importantes para aliviar los síntomas y los efectos secundarios. 

Una recurrencia local, a menudo, se puede tratar con resultados satisfactorios mediante cirugía adicional más radioterapia, pero los riesgos de efectos secundarios de estos tratamientos tienden a aumentar. El tratamiento de la recurrencia distante tiene resultados más satisfactorios en los casos en los que existe una pequeña cantidad de tumores que se diseminaron al pulmón y que pueden extirparse completamente mediante cirugíadestruirse con ablación por radiofrecuencia (consulte a continuación) o destruirse con radioterapia ablativa de dosis alta. La radioterapia ablativa de dosis alta es también llamada radioterapia estereotáctica del cuerpo (abreviado por sus siglas en inglésstereotactic body radiotherapy, SBRT) o radioterapia Gamma Knife: 

  • La ablación por radiofrecuencia es una técnica en la que una aguja se inserta en el tumor para administrar una corriente eléctrica que puede destruir el cáncer. Esto quema el tumor desde adentro hacia afuera. 

  • La SBRT es el uso de radiación dirigida a dosis muy altas durante algunos tratamientos para atacar un área pequeña específica de tumor. Esta es una técnica útil porque requiere menos tratamientos y puede ser más precisa que la radioterapia con haz externo. 

Con frecuencia, las personas con cáncer recurrente experimentan emociones como incredulidad o temor. Es recomendable que hable con su equipo de atención médica respecto de estos sentimientos y que solicite servicios de apoyo que lo ayuden a sobrellevar la situación. Obtenga más información sobre cómo afrontar la recurrencia del cáncer (página en inglés). 

Si el tratamiento no funciona 

Recuperarse del cáncer no siempre es posible. Si el cáncer no puede curarse, a menudo todavía puede controlarse, al menos por un tiempo. Es importante entender que los pacientes pueden vivir con cáncer en su cuerpo siempre que no afecte la función de un órgano mayor. Por lo tanto, el objetivo del tratamiento es controlar el cáncer y preservar la función de los órganos. 

Si el cáncer ya no se puede controlar, se lo llama cáncer terminal o en estadio final. Para muchas personas, este diagnóstico es estresante y hablar sobre el cáncer avanzado resulta difícil. Sin embargo, es importante que mantenga conversaciones abiertas y sinceras con su equipo de atención médica a fin de expresar sus sentimientos, preferencias e inquietudes. El equipo de atención médica tiene habilidades especiales, experiencia y conocimientos para brindar apoyo a los pacientes y a sus familiares, y está aquí para ayudar. Es extremadamente importante asegurarse de que una persona se sienta físicamente cómoda, que no tenga dolor y que reciba apoyo emocional. 

Es posible que las personas con cáncer avanzado y con una expectativa de vida inferior a 6 meses quieran considerar los cuidados para enfermos terminales. Los cuidados para enfermos terminales están pensados para proporcionar la mejor calidad de vida posible para las personas que están cerca de la etapa final de la vida. Es recomendable que usted y su familia hablen con el equipo de atención médica respecto a las opciones de cuidados para enfermos terminales, que incluyen cuidados domiciliarios para enfermos terminales, cuidados en un hospital de cuidados paliativos u otros lugares de atención médica. El cuidado de enfermería y los equipos especiales pueden hacer que permanecer en el hogar sea una opción factible para muchas familias. Obtenga más información sobre la planificación de la atención del cáncer avanzado. 

Después de la muerte de un ser querido, muchas personas necesitan apoyo que las ayude a sobrellevar la pérdida. Obtenga más información sobre dolor y pérdida. 

La siguiente sección de esta guía es Acerca de los ensayos clínicos. Ofrece más información sobre los estudios de investigación que se centran en buscar mejores maneras de atender a las personas con cáncer. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía. 

Sarcoma de tejido blando - Acerca de los ensayos clínicos

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 05/2019

EN ESTA PÁGINA: obtendrá más información sobre los ensayos clínicos, los cuales son la principal forma en que se prueban enfoques médicos nuevos para averiguar qué tan bien funcionan. Use el menú para ver otras páginas. 

¿Qué son los ensayos clínicos? 

Los médicos y los científicos siempre buscan mejores métodos para la atención de las personas con sarcoma. Para realizar avances científicos, los médicos desarrollan estudios de investigación, que se denominan ensayos clínicos, en los que participan voluntarios. De hecho, todos los fármacos aprobados en la actualidad por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) de los EE. UU. se evaluaron en ensayos clínicos. 

Los ensayos clínicos se usan para todos los tipos y estadios de sarcoma. Muchos se centran en nuevos tratamientos para determinar si un tratamiento nuevo es seguro, eficaz y posiblemente mejor que los tratamientos ya existentes. Estos tipos de estudios evalúan fármacos nuevos, diferentes combinaciones de tratamientos, enfoques nuevos de radioterapia o cirugía, y métodos nuevos de tratamiento. 

Las personas que participan en los ensayos clínicos pueden ser algunas de las primeras en recibir un tratamiento antes de que esté disponible para el público en general. Sin embargo, existen algunos riesgos en los ensayos clínicos, incluidos efectos secundarios posibles y la posibilidad de que el nuevo tratamiento no funcione. Se recomienda a las personas que hablen con su equipo de atención médica acerca de las ventajas y las desventajas de participar en un estudio en particular. 

Algunos ensayos clínicos estudian nuevas formas de aliviar los síntomas y los efectos secundarios durante el tratamiento. Otros estudian cómo manejar los efectos tardíos que pueden presentarse mucho tiempo después del tratamiento. Hable con su médico sobre los ensayos clínicos en relación con los síntomas y los efectos secundarios. 

La decisión de participar en un ensayo clínico 

Las personas deciden participar en los ensayos clínicos por muchos motivos. Para algunas, un ensayo clínico es la mejor opción de tratamiento disponible. Debido a que los tratamientos estándares no son perfectos, las personas a menudo están dispuestas a enfrentar el mayor grado de incertidumbre de un ensayo clínico con la esperanza de obtener un mejor resultado. Otras personas se presentan voluntariamente para participar en ensayos clínicos porque saben que estos estudios son una forma de contribuir con el progreso del tratamiento del sarcoma. Aunque el ensayo clínico no los beneficie directamente, su participación puede beneficiar a futuros pacientes con sarcoma. 

La cobertura de seguro y los costos de los ensayos clínicos difieren según la ubicación y el estudio. En algunos programas, se reembolsan parte de los gastos generados al participar en el ensayo clínico. En otros, esto no sucede. Si vive en los EE. UU., es importante hablar con el equipo de investigación y con su compañía de seguros primero para conocer si se cubrirá el tratamiento en un ensayo clínico y de qué forma. Obtenga más información sobre la cobertura de seguro médico de los ensayos clínicos. 

En ocasiones, a las personas les preocupa que en un ensayo clínico no reciban tratamiento y, en su lugar, reciban un placebo o una “pastilla de azúcar”. Cuando se utilizan, los placebos normalmente se combinan con un tratamiento estándar en la mayoría de los ensayos clínicos sobre el cáncer. Cuando se usa un placebo en un estudio, se hace con el pleno conocimiento de los participantes. Obtenga más información sobre el uso de placebos en ensayos clínicos de cáncer (página en inglés). 

Seguridad del paciente y consentimiento informado 

Para participar en un ensayo clínico, las personas deben participar en un proceso conocido como consentimiento informado. Durante el consentimiento informado, el médico debe hacer lo siguiente: 

  • Describir todas las opciones de modo que la persona comprenda en qué se diferencia el nuevo tratamiento del tratamiento estándar. 

  • Enumerar todos los riesgos del tratamiento nuevo, que pueden o no ser diferentes de los riesgos del tratamiento estándar. 

  • Explicar qué se requerirá de cada persona para participar en el ensayo clínico, incluidas la cantidad de visitas al médico, las pruebas y el cronograma del tratamiento. 

Los ensayos clínicos también tienen ciertas reglas denominadas “requisitos de elegibilidad”, que ayudan a estructurar la investigación y mantener la seguridad de los pacientes. Usted y el equipo de investigación revisarán detenidamente estos requisitos. 

Las personas que participan en un ensayo clínico pueden dejar de hacerlo en cualquier momento por motivos personales o médicos. Esto puede incluir el hecho de que el tratamiento nuevo no esté funcionando o la presencia de efectos secundarios graves. Los ensayos clínicos también son monitoreados cuidadosamente por expertos que están atentos a cualquier problema en cada estudio. Es importante que las personas que participan en un ensayo clínico hablen con el médico y los investigadores acerca de quiénes serán los encargados de proporcionar tratamiento y atención durante el ensayo clínico, después de su finalización y/o en caso de que decidan retirarse del ensayo clínico antes de que este concluya. 

Cómo buscar un ensayo clínico 

Hay investigaciones en curso a través de ensayos clínicos para todos los tipos de cáncer. Para obtener más información sobre temas específicos que están en estudio para el sarcoma, consulte la sección Últimas investigaciones. 

Cancer.Net ofrece una gran cantidad de información sobre ensayos clínicos acerca del cáncer en otras áreas del sitio web, incluida una sección completa sobre ensayos clínicos y lugares para buscar ensayos clínicos para un tipo específico de cáncer. 

PRE-ACT, Preparatory Education About Clinical Trials

Además, puede encontrar un programa educativo en video gratuito sobre los ensayos clínicos de cáncer en otra sección de este sitio web. 

La siguiente sección de esta guía es Últimas investigacionesExplica áreas de investigación científica sobre el sarcoma. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía. 

Sarcoma de tejido blando - Últimas Investigaciones

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 05/2019

EN ESTA PÁGINA: leerá sobre la investigación científica que se está realizando para obtener más información sobre sarcomas y sobre cómo tratarlos. Use el menú para ver otras páginas. 

Los médicos están trabajando para obtener más información sobre el sarcoma, las maneras de prevenirlo, cuál es el mejor tratamiento y cómo brindar los mejores cuidados a las personas a las que se les diagnosticó esta enfermedad. Las siguientes áreas de investigación pueden incluir opciones nuevas para los pacientes a través de ensayos clínicos. Hable siempre con su médico sobre las opciones de diagnóstico y tratamiento más adecuadas para su caso. 

  • Inmunoterapia. Existen muchas formas de inmunoterapia. Los inhibidores de los puntos de control inmunitarios se han convertido en el foco de muchas investigaciones. Estos fármacos son anticuerpos monoclonales dirigidos (proteínas) que activan respuestas inmunitarias en el cuerpo al quitarle los frenos al sistema inmunitario. Las moléculas que se bloquean tienen nombres, tales como CTLA4, PD-1, PD-L1, OX40, LAG3 y TIM3. Este enfoque ha demostrado ser útil en el tratamiento de muchos tipos de cáncer y en estudios de investigación acerca de los sarcomas. 
     
    La terapia de células T con receptor de antígeno quimérico (Chimeric antigen receptor, CAR) usa glóbulos blancos de la sangre del paciente para destruir las células cancerosas. Las células del paciente se eliminan y luego se modifican en un laboratorio para que tengan proteínas específicas denominadas receptores. Estos receptores permiten que las células T reconozcan las células cancerosas. Las células T modificadas se cultivan en grandes cantidades en el laboratorio y se regresan al cuerpo del paciente. Una vez que regresan al cuerpo del paciente, estas células T buscan y destruyen las células cancerosas. Esta técnica es más prometedora cuando hay un blanco conocido en el sarcoma, como en el caso del sarcoma sinovial y el liposarcoma mixoide de células redondas. Esta forma de inmunoterapia emocionante, pero compleja, se está estudiando en ensayo clínicos. 
     
    También se están estudiando vacunas contra proteínas de sarcoma específicas u otras moléculas, a menudo, junto con los inhibidores de los puntos de control inmunitarios. 

  • Administración mejorada del fármaco. Algunas quimioterapias se incorporan en moléculas de grasa, llamadas liposomas, para mejorar la absorción y la distribución del fármaco en el organismo del paciente. Se están estudiando otras nuevas maneras de hacer llegar una quimioterapia a una célula cancerosa. Por ejemplo, la quimioterapia se puede unir a las proteínas de modo que esta pueda ingresar a las células cancerosas. En algunos casos, estas proteínas son anticuerpos que están dirigidos, o unidos, a un marcador específico en una célula cancerosa, por lo que la quimioterapia llega solo a las células cancerosas y no a las células normales, lo que puede mejorar la efectividad y disminuir los efectos secundarios. 

  • Nuevos fármacos. Se están desarrollando y probando nuevos medicamentos que pueden resultar eficaces para tratar algunos subtipos de sarcoma de tejidos blandos. Conozca más sobre el proceso de desarrollo y aprobación de fármacos (página en inglés). 

  • Terapia dirigida. Como se explicó en la sección Tipos de tratamiento, recientemente se aprobaron varias terapias dirigidas para el tratamiento de tipos específicos de sarcoma. Esta es un área activa de investigación para sarcoma. 
     
    En un estudio reciente, se examinó el uso de sorafenib (Nexavar) para tratar un tipo de sarcoma poco frecuente denominado tumor desmoide. El sorefenib es un inhibidor de la tirosina cinasa que en la actualidad se usa para tratar cánceres de hígado, de tiroides y de riñón. De las personas que recibieron sorafenib en el ensayo clínico, el 87 % hizo detener la enfermedad durante más de 1 año. En este estudio, el 18 % de los pacientes que recibió sorafenib tuvo que dejar de usar el fármaco debido a los efectos secundarios. 
     
    En otro ensayo clínico, se evaluó si el uso del inhibidor del factor estimulante de colonias (colony-stimulating factor-1, CSF-1) pexidartinib ayudaba a las personas con tumores tenosinoviales de células gigantes. Estos son tumores raros que afectan los tendones y las articulaciones de adultos jóvenes. De las 61 personas que recibieron pexidartinib, el fármaco actuó en el 39.3 % de ellas y mejoró el dolor, el rango de movimiento y la función física. La administración de pexidartinib provocó, de hecho, efectos secundarios graves que afectaron el hígado en algunos pacientes. 

  • Tratamientos oncogénicos dirigidos. Se están investigando fármacos que puedan bloquear 1 o más de las proteínas que se encuentran en las células tumorales que ayudan al tumor a crecer y diseminarse. 

  • Genética de los tumores. Los investigadores están descubriendo que algunos sarcomas tienen “huellas digitales” genéticas que son únicas en cada persona. Al entender estas huellas digitales, los médicos podrán realizar diagnósticos más precisos, determinar mejores tratamientos y posiblemente predecir mejor el pronóstico del paciente. Muchos centros y compañías contra el cáncer ahora ofrecen pruebas genéticas de ciertos tipos de cáncer para determinar si las personas con sarcoma podrían beneficiarse de tratamientos más nuevos. 

  • Cuidados paliativos/atención médica de apoyo. Se están realizando ensayos clínicos para encontrar mejores métodos para reducir los síntomas y los efectos secundarios de los tratamientos actuales para el sarcoma a fin de mejorar el bienestar y la calidad de vida de los pacientes. 

¿Desea obtener más información sobre las últimas investigaciones? 

Si desea obtener información adicional sobre las áreas de investigación más recientes sobre el sarcoma, explore estos temas relacionados que lo llevarán fuera de esta guía: 

La siguiente sección de esta guía es Cómo sobrellevar el tratamiento. Ofrece orientación sobre cómo sobrellevar los cambios físicos, emocionales, sociales y económicos que el cáncer y su tratamiento pueden ocasionar. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía. 

Sarcoma de tejido blando - Cómo sobrellevar el tratamiento

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 05/2019

EN ESTA PÁGINA: obtendrá más información sobre cómo sobrellevar los efectos físicos, emocionales, sociales y económicos del cáncer y su tratamiento. Use el menú para ver otras páginas. 

Todos los tratamientos para el cáncer pueden provocar efectos secundarios o cambios en su cuerpo y en cómo se siente. Por muchos motivos, las personas no experimentan los mismos efectos secundarios, incluso cuando reciben el mismo tratamiento para el mismo tipo de cáncer. Esto puede hacer que sea difícil predecir cómo se sentirá durante el tratamiento. 

Mientras se prepara para iniciar el tratamiento para el cáncer, es normal para algunas personas sentir temor de los efectos secundarios relacionados con el tratamiento. Puede ser útil saber que su equipo de atención médica se esforzará por prevenir y aliviar los efectos secundarios. Los médicos denominan a esta parte del tratamiento para el cáncer “cuidados paliativos” o “atención de apoyo”. Esta es una parte importante de su plan de tratamiento, independientemente de su edad o del estadio de la enfermedad. 

Cómo sobrellevar los efectos secundarios físicos 

Los efectos secundarios físicos frecuentes de cada opción de tratamiento para los sarcomas se describen en la sección Tipos de tratamiento. Obtenga más información sobre los efectos secundarios del cáncer y su tratamiento, junto con las formas de prevenirlos o controlarlos. Los cambios en su salud física dependen de varios factores, incluidos el estadio del cáncer, la duración y la dosis del tratamiento, y su estado de salud general. 

Hable con su equipo de atención médica con regularidad sobre cómo se siente. Es importante que le informe al equipo sobre cualquier efecto secundario nuevo o cambio en los efectos secundarios existentes. Si su equipo de atención médica sabe cómo se siente, podrá encontrar maneras de aliviar o manejar los efectos secundarios para ayudarlo a sentirse más cómodo y, potencialmente, evitar que los efectos secundarios empeoren. 

Puede ser útil llevar un registro de sus efectos secundarios de manera que sea más fácil explicarle cualquier cambio a su equipo de atención médica. Obtenga más información sobre por qué es útil llevar un registro de los efectos secundarios (en inglés).  

A veces, los efectos secundarios físicos pueden permanecer después de terminado el tratamiento. Los médicos los denominan efectos secundarios a largo plazo. A los efectos secundarios que suceden meses o años después del tratamiento, los denominan efectos tardíos. El tratamiento de los efectos secundarios a largo plazo y los efectos tardíos es una parte importante de la atención de sobrevivencia. Obtenga más información al leer la sección Atención de seguimiento de esta guía o hablar con su médico. 

Cómo sobrellevar los efectos emocionales y sociales 

Después de recibir un diagnóstico de cáncer, usted puede experimentar efectos emocionales y sociales, además de los efectos físicos. Estos pueden incluir enfrentar emociones difíciles, como la tristeza, la ansiedad o el enojo, o manejar su nivel de estrés. A veces, para las personas es difícil expresar a sus seres queridos cómo se sienten. Para algunas, hablar con un trabajador social en oncología, un asesor o un miembro del clero puede ayudarlas a desarrollar formas más eficaces de sobrellevar el cáncer y hablar sobre él. 

Usted también puede encontrar estrategias para sobrellevar los efectos emocionales y sociales en una sección diferente de este sitio web. Esta sección incluye muchos recursos para buscar apoyo e información para satisfacer sus necesidades. 

Cómo sobrellevar los efectos económicos 

El tratamiento para el cáncer puede resultar costoso. Por lo general, esto genera mucho estrés y ansiedad en las personas con cáncer y sus familias. Además de los costos del tratamiento, muchas personas descubren que tienen gastos adicionales y no previstos en relación con su atención. A algunas personas, el alto costo de la atención médica les impide seguir o completar su plan de tratamiento para el cáncer. Esto puede poner en riesgo su salud y generar mayores costos en el futuro. Se alienta a los pacientes y a sus familias a que hablen acerca de sus inquietudes económicas con un integrante del equipo de atención médica. Obtenga más información sobre cómo manejar las cuestiones económicas en una parte diferente de este sitio web. 

El cuidado de un ser querido con cáncer 

Los familiares y los amigos en ocasiones desempeñan un papel importante en el cuidado de una persona con sarcoma. Estas personas reciben el nombre de cuidadores. Los cuidadores pueden proporcionar apoyo físico, práctico y emocional al paciente, incluso si viven lejos. 

Los cuidadores pueden tener diversas responsabilidades diarias, o según sea necesario, que incluyen las siguientes: 

  • Proporcionar apoyo y aliento 

  • Conversar con el equipo de atención médica 

  • Administrar medicamentos 

  • Ayudar a manejar los síntomas y efectos secundarios 

  • Coordinar las citas médicas 

  • Llevar y traer al paciente a las citas 

  • Asistir con las comidas 

  • Ayudar con las tareas domésticas 

  • Manejar problemas con el seguro y la facturación 

Obtenga más información sobre el cuidado del paciente. 

Cómo hablar con su equipo de atención médica sobre los efectos secundarios 

Hable con su médico acerca de los posibles efectos secundarios antes de comenzar el tratamiento. Pregunte lo siguiente: 

  • ¿Qué efectos secundarios son los más probables? 

  • ¿Cuándo es probable que se produzcan? 

  • ¿Qué podemos hacer para prevenirlos o aliviarlos? 

Asegúrese de contarle a su equipo de atención médica sobre cualquier efecto secundario que se produzca durante el tratamiento y también después de este. Cuéntele incluso si no le parece que los efectos secundarios sean graves. Esta charla debería incluir los efectos físicos, emocionales y sociales del cáncer. 

Además, pregunte cuánta atención puede llegar a necesitar en su hogar y en sus tareas cotidianas durante el tratamiento y después de este. Esto puede ayudarlo a preparar un plan para su cuidado. Cree un plan para su cuidado con esta hoja informativa de 1 página (en inglés) que incluye un plan de acción para que el cuidado del paciente sea un esfuerzo en equipo. Esta hoja informativa gratuita está disponible en PDF, de manera que es fácil de imprimir. 

¿Desea obtener más información sobre cómo llevar un registro de los efectos secundarios? 

Cancer.Net ofrece varios recursos para ayudarlo a llevar un registro de sus síntomas y efectos secundarios. Tenga en cuenta que estos enlaces lo llevan a otras secciones de Cancer.Net: 

  • Cancer.Net Mobile: La aplicación móvil de Cancer.Net gratuita le permite registrar de manera segura el momento y la gravedad de los síntomas y efectos secundarios. 

  • Manejo del dolor de ASCO Answers (en inglés): Obtenga este cuadernillo de 36 páginas sobre la importancia del alivio del dolor que incluye una hoja de seguimiento del dolor a fin de ayudar a los pacientes a registrar cómo les afecta el dolor. El cuadernillo gratuito está disponible en PDF, de manera que es fácil de imprimir. 

  • Hojas informativas de ASCO Answers (en inglés): lea las hojas informativas de 1 página sobre diarrea y erupción cutánea, que incluyen una hoja de seguimiento para registrar el momento y la gravedad del efecto secundario. Estas hojas informativas gratuitas están disponibles en PDF, de manera que son fáciles de imprimir.  

La siguiente sección de esta guía es Atención de seguimiento. Explica la importancia de los controles médicos una vez terminado el tratamiento para el cáncer. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía. 

Sarcoma de tejido blando - Atención de seguimiento

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 05/2019

EN ESTA PÁGINA: leerá acerca de su atención médica después de que el tratamiento contra el cáncer haya finalizado y por qué este tipo de atención de seguimiento es importante. Use el menú para ver otras páginas. 

La atención de las personas que tienen un diagnóstico de cáncer no finaliza cuando ha terminado el tratamiento activo. Su equipo de atención médica seguirá controlando que el cáncer no haya regresado, manejará cualquier efecto secundario y monitoreará su salud general. Esto se denomina atención de seguimiento. 

Su atención de seguimiento puede incluir exámenes físicos regulares, análisis médicos o ambas cosas. Los médicos quieren hacer un seguimiento de su recuperación durante los próximos meses y años. Para los pacientes tratados por sarcoma de brazo o de pierna, un programa de rehabilitación después de la cirugía o de la radioterapia puede ayudar a los pacientes a recuperar o a mantener la función de la extremidad afectada. Es posible que se les recomiende realizar ejercicios para favorecer la amplitud del movimiento, ejercicios de fortalecimiento y un programa para reducir el linfedema 

Un especialista en medicina de rehabilitación puede ayudar a los pacientes a recibir la rehabilitación más adecuada después del tratamiento. La mayoría de los pacientes con sarcoma en un brazo o una pierna pueden recibir un tratamiento satisfactorio y mantener una buena función de la extremidad. Sin embargo, cuando el tratamiento incluye la amputación, los servicios que proporcionan extremidades artificiales, denominados protésicos, y el apoyo de la salud mental adicional pueden ayudar a sobrellevar la adaptación a la vida después de la pérdida de una extremidad. Conozca más sobre la rehabilitación. 

Obtenga más información sobre la importancia de la atención de seguimiento. 

Detectar una recurrencia 

Un objetivo de la atención de seguimiento es comprobar si hay una recurrencia, lo que significa que el cáncer ha regresado. El cáncer vuelve a aparecer porque áreas pequeñas de células cancerosas pueden permanecer sin ser detectadas en el cuerpo. Con el tiempo, la cantidad de estas células puede aumentar hasta que aparecen en los resultados de las pruebas o causan signos o síntomas. Durante la atención de seguimiento, un médico familiarizado con sus antecedentes médicos puede brindarle información personalizada sobre el riesgo de recurrencia. Su médico le hará preguntas específicas sobre su salud. A algunas personas se les pueden realizar análisis de sangre o pruebas por imágenes como parte de su atención de seguimiento habitual, pero las recomendaciones sobre las pruebas dependen de varios factores, incluidos el tipo y estadio del cáncer diagnosticado originalmente y los tipos de tratamiento proporcionados. 

La anticipación antes de someterse a una prueba de seguimiento o esperar los resultados de una prueba puede aumentarles el estrés a usted o a un familiar. Esto a veces se llama “ansiedad ante las pruebas”. Obtenga más información sobre cómo sobrellevar este tipo de estrés. 

Cómo manejar los efectos secundarios a largo plazo y tardíos 

La mayoría de las personas esperan tener efectos secundarios cuando reciben un tratamiento. Sin embargo, a menudo es sorprendente para los sobrevivientes que algunos efectos secundarios puedan persistir después del período de tratamiento. Estos efectos se denominan efectos secundarios a largo plazo. Otros efectos secundarios denominados efectos tardíos pueden desarrollarse meses o incluso años después. Los efectos a largo plazo y tardíos pueden incluir cambios físicos y emocionales. 

Hable con su médico sobre el riesgo de desarrollar dichos efectos secundarios según el tipo de cáncer, su plan de tratamiento individual y su salud general. Si le realizaron un tratamiento del cual se sabe que causa efectos tardíos específicos, es posible que también se le realicen determinados exámenes físicos, exploraciones o análisis de sangre para ayudar a identificarlos y manejarlos. 

Mantenimiento de registros de salud personales 

Usted y su médico deben trabajar en conjunto para desarrollar un plan de atención de seguimiento personalizado. Asegúrese de consultar sobre cualquier inquietud que tenga en relación con su salud física o emocional futura. La American Society of Clinical Oncology ofrece formularios para ayudar a llevar un registro del tratamiento para el cáncer que recibió y desarrollar un plan de atención de sobrevivencia (en inglés) al finalizar el tratamiento. 

Este también es un buen momento para hablar con su médico sobre quién dirigirá su atención de seguimiento. Algunos sobrevivientes siguen viendo al oncólogo, mientras que otros vuelven a la atención del médico general u otro profesional de atención médica. Esta decisión depende de varios factores, incluidos el tipo y el estadio del cáncer, los efectos secundarios, las reglas del seguro médico y sus preferencias personales. 

Si un médico que no participó directamente en su atención del cáncer dirigirá el control de seguimiento, asegúrese de compartir con él el resumen del tratamiento del cáncer y los formularios del plan de atención de sobrevivencia, así como con todos los proveedores de atención médica futuros. Los detalles sobre su tratamiento para el cáncer son muy valiosos para los profesionales de atención médica que cuidarán de usted durante la vida. 

La siguiente sección de esta guía es Sobrevivencia. Describe cómo sobrellevar los desafíos cotidianos que se plantean después de un diagnóstico de cáncer. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía. 

Sarcoma de tejido blando - Sobrevivencia

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 05/2019

EN ESTA PÁGINA: leerá acerca de cómo sobrellevar los desafíos cotidianos después de un diagnóstico de cáncer. Use el menú para ver otras páginas. 

¿Qué es la sobrevivencia? 

La palabra “sobrevivencia” significa distintas cosas para diferentes personas. Las definiciones frecuentes incluyen lo siguiente: 

  • No tener signos de cáncer luego de haber finalizado el tratamiento. 

  • Vivir con cáncer, sobrellevar el cáncer y sobrevivir a la enfermedad. Según esta definición, la sobrevivencia al cáncer comienza con el diagnóstico e incluye a las personas que continúan recibiendo tratamiento a largo plazo para reducir el riesgo de que el cáncer regrese o para manejar la enfermedad crónica. 

La sobrevivencia es uno de los aspectos más complicados de tener cáncer. Se debe a que es diferente para cada persona. 

Los sobrevivientes pueden experimentar una mezcla de sentimientos fuertes que incluyen alegría, preocupación, alivio, culpa y temor. Algunas personas dicen que aprecian más la vida después de haber recibido el diagnóstico de cáncer y que han logrado una mayor aceptación de ellas mismas. Otras se vuelven muy ansiosas respecto a la salud y sienten incertidumbre en cuanto a cómo sobrellevar la vida cotidiana. 

Cuando las visitas frecuentes al equipo de atención médica finalizan después de terminar el tratamiento, los sobrevivientes pueden sentir algo de estrés. A menudo, las relaciones generadas con el equipo de atención del cáncer brindan una sensación de seguridad durante el tratamiento, y las personas extrañan este tipo de apoyo. Esto puede ser especialmente cierto cuando aparecen preocupaciones y desafíos nuevos con el tiempo, como cualquier efecto tardío del tratamiento, desafíos emocionales, incluidos el temor a la recurrencia, inquietudes relacionadas con la sexualidad y la fertilidad, y problemas económicos y del lugar de trabajo. 

Cada sobreviviente tiene inquietudes y desafíos individuales. Ante cualquier desafío, un buen primer paso es ser capaz de reconocer los miedos y hablar sobre ellos. Para sobrellevar con eficacia una situación se requiere: 

  • Entender el desafío al que se enfrenta 

  • Pensar en soluciones 

  • Pedir y permitir el apoyo de otros 

  • Sentirse a gusto con el curso de acción que eligió seguir 

A muchos sobrevivientes les resulta útil unirse a un grupo de apoyo en persona o a una comunidad en línea de sobrevivientes. Esto les permite hablar con personas que han tenido experiencias personales similares. Otras opciones para buscar apoyo incluyen hablar con un amigo o con un integrante de su equipo de atención médica, obtener asesoramiento individual o pedir asistencia en el centro de recursos de aprendizaje del lugar en donde recibió tratamiento. 

Personas con antecedentes familiares de cáncer 

Algunas personas con sarcoma tienen varios antecedentes familiares de cáncer en otros parientes. Si otros integrantes de su familia tuvieron cáncer, puede ser una buena idea consultar a un asesor en genética. Los asesores en genética pueden hablarle acerca de lo que su diagnóstico puede significar para otras personas de su familia que no tengan cáncer. A veces, las pruebas por medio de análisis de sangre especiales pueden determinar quién se encuentra en riesgo de desarrollar cáncer en una familia. Obtenga más información sobre las pruebas genéticas para el riesgo de cáncer (en inglés). 

El papel cambiante de los cuidadores 

Los familiares y amigos también pueden atravesar períodos de transición. Un cuidador desempeña un papel muy importante en cuanto a brindar apoyo a una persona diagnosticada con cáncer y brindar atención física, emocional y práctica todos los días o según sea necesario. Muchos cuidadores se centran en brindar este apoyo, especialmente si el período de tratamiento dura muchos meses o un período más prolongado. 

No obstante, cuando se completa el tratamiento, el rol del cuidador generalmente cambia. Con el tiempo, la necesidad de tener un cuidador relacionado con el diagnóstico de cáncer se volverá mucho menor o llegará a su fin. Los cuidadores pueden obtener más información sobre cómo adaptar su vida después de haber sido un cuidador (en inglés). 

Una perspectiva nueva sobre su salud 

Para muchas personas, la sobrevivencia es una gran motivación para realizar cambios en el estilo de vida. 

Se alienta a que las personas que se recuperan del sarcoma sigan pautas establecidas para tener una buena salud, como no fumar, limitar el alcohol, alimentarse bien y manejar el estrés. La actividad física regular puede ayudarlo a recobrar su fuerza y nivel de energía. Su equipo de atención médica puede ayudarlo a diseñar un plan de ejercicios adecuado según sus necesidades, sus aptitudes físicas y su nivel físico. Obtenga más información sobre cómo hacer elecciones de estilo de vida saludable. 

Es importante que se realicen las pruebas y los controles médicos recomendados (consulte Atención de seguimiento) para cuidar de su salud. Es posible que se recomiende la rehabilitación del cáncer, y esto podría incluir cualquier servicio de una amplia gama de servicios como fisioterapia, asesoramiento vocacional, manejo del dolor, planificación nutricional y/o terapia. El objetivo de la rehabilitación es ayudar a la persona a recobrar el control sobre muchos aspectos de la vida y a permanecer tan independiente y productiva como sea posible. 

Hable con su equipo de atención médica para desarrollar el plan de atención de sobrevivencia que mejor se adapte a sus necesidades. 

¿Está buscando más recursos de sobrevivencia? 

Para obtener más información sobre la sobrevivencia al cáncer, explore estos artículos relacionados. Tenga en cuenta que estos enlaces lo llevan a otras secciones de Cancer.Net: 

  • Guía de sobrevivencia del cáncer de ASCO Answers: obtenga este cuadernillo de 44 páginas que ayuda a las personas con la transición a la vida después del tratamiento. Incluye formularios en blanco del resumen de tratamiento y del plan de atención de sobrevivencia. El cuadernillo gratuito está disponible en PDF, de manera que es fácil de imprimir. 

  • Video educativo de Cancer.Net para pacientes en inglés: vea un video corto dirigido por un experto de la American Society of Clinical Oncology que proporciona información sobre lo que viene después de finalizar el tratamiento. 

  • Recursos de sobrevivencia: Cancer.Net ofrece toda un área de este sitio web con recursos para ayudar a los sobrevivientes, y abarca a los que se encuentran en diferentes grupos de edades. 

La siguiente sección es Preguntas para hacerle al equipo de atención médica a fin de ayudarlo a iniciar conversaciones con su equipo de atención del cáncer. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía. 

Sarcoma de tejido blando - Preguntas para hacerle al médico

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 05/2019

EN ESTA PÁGINA: encontrará algunas preguntas para hacerle a su médico o a otros integrantes del equipo de atención médica, que lo ayudarán a comprender mejor su diagnóstico, el plan de tratamiento y la atención en general. Use el menú para ver otras páginas. 

Hablar con frecuencia con el equipo de atención médica es importante para tomar decisiones informadas respecto de la atención médica. Las preguntas que aquí se sugieren son un punto de partida para ayudarlo a obtener más información sobre la atención y el tratamiento del cáncer. También se aconseja que haga preguntas adicionales que sean importantes para usted. Le recomendamos que imprima esta lista y que la lleve a su próxima cita o que descargue la aplicación móvil gratuita de Cancer.Net, a fin de obtener una lista digital y otras herramientas interactivas para manejar su atención. También puede ser útil pedir a un familiar o amigo que asista con usted a las citas para ayudarlo a tomar notas. 

Preguntas para hacer después de recibir un diagnóstico 

  • ¿Qué tipo de sarcoma tengo? 

  • ¿Este diagnóstico ha sido revisado por un patólogo con experiencia en el diagnóstico y la clasificación de sarcomas? 

  • ¿Me puede explicar el informe de patología (resultados de los análisis de laboratorio)? 

  • ¿En qué estadio y grado se encuentra el sarcoma? ¿Qué significa esto? 

  • ¿Qué significa mi diagnóstico? 

  • ¿Dónde está ubicado el tumor? 

  • ¿Debo consultar a un especialista en sarcomas? 

  • ¿Se analizó mi caso en una junta de tumores o en otra conferencia multidisciplinaria? ¿Qué significa esto? 

Preguntas para hacer acerca de cómo elegir un tratamiento y manejar los efectos secundarios 

  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento? 

  • ¿Qué ensayos clínicos tengo a mi disposición? ¿Dónde están ubicados y cómo averiguo más sobre ellos? 

  • ¿Qué plan de tratamiento recomienda? ¿Por qué? 

  • ¿Cuál es el objetivo de cada tratamiento? ¿Sirve para eliminar el cáncer, ayudar a que me sienta mejor o ambas cosas? 

  • ¿Cuáles son los efectos secundarios posibles de este tratamiento, a corto y a largo plazo? 

  • ¿Quiénes integrarán mi equipo de atención médica y qué función cumple cada integrante? 

  • ¿Quién coordinará mi tratamiento general? 

  • ¿Cómo afectará este tratamiento mi vida cotidiana? ¿Podré trabajar, hacer ejercicio y realizar mis actividades habituales? 

  • ¿Podría este tratamiento afectar mi vida sexual? De ser así, ¿cómo y durante cuánto tiempo? 

  • ¿Podría afectar este tratamiento mi capacidad de quedar embarazada o de tener hijos? De ser así, ¿debería hablar con un especialista en fertilidad antes del comienzo del tratamiento para el cáncer? 

  • Si me preocupa cómo manejar los costos relacionados con la atención del cáncer, ¿quién me puede ayudar? 

  • ¿Qué servicios de apoyo tengo a mi disposición? ¿Y a disposición de mi familia? 

  • ¿A quién debo llamar si tengo preguntas o problemas? 

Preguntas para hacer sobre la realización de cirugía 

  • ¿Debo realizarme una biopsia antes de la cirugía? 

  • ¿El estadio del cáncer afecta la decisión de una cirugía? ¿Cómo? 

  • ¿Qué sucederá durante esta cirugía? 

  • ¿Cuánto tiempo durará la operación? 

  • ¿Cuánto tiempo estaré hospitalizado? 

  • ¿La cirugía consistirá en una resección en bloque? ¿Qué significa esto? 

  • ¿Cuánta experiencia en sarcomas tiene este cirujano? ¿Cuántas operaciones de sarcoma ha practicado el año pasado? 

  • ¿Cuáles son los efectos secundarios posibles de la cirugía, tanto para el corto como para el largo plazo? 

  • ¿Con quién debo comunicarme si experimento algún efecto secundario? ¿Cuán pronto debo comunicarme? 

  • ¿Necesito quimioterapia o radioterapia antes de la cirugía? ¿Y después de la cirugía? 

  • ¿Necesitaré una rehabilitación después de la cirugía? 

  • Si la cirugía se realiza en un brazo o una pierna, ¿cómo se verá después de la cirugía? 

Preguntas para hacer sobre la radioterapia 

  • ¿Qué tipo de radioterapia se recomienda? 

  • ¿Qué experiencia en sarcomas tiene el radioncólogo? ¿A cuántas personas con sarcoma trató el año pasado? 

  • ¿Cuántos tratamientos necesitaré, y cuánto durará cada uno de ellos? 

  • ¿Qué efectos secundarios puedo esperar de este tratamiento? 

  • ¿Con quién debo comunicarme si experimento algún efecto secundario? ¿Cuán pronto debo comunicarme? 

  • ¿Qué puedo hacer para prevenir o tratar los efectos secundarios? 

Preguntas para hacer acerca de realizar la terapia sistémica con medicamentos 

  • ¿Qué tipo de tratamiento se recomienda? 

  • ¿Cuál es el objetivo de este tratamiento? 

  • ¿Qué experiencia en sarcomas tiene el oncólogo clínico? ¿A cuántas personas con sarcoma trató el año pasado? 

  • ¿Existen otros tratamientos quimioterapéuticos o dirigidos disponibles? 

  • ¿Debería contemplar mi participación en un ensayo clínico? 

  • ¿Cuántos tratamientos necesitaré? ¿Cuánto tiempo llevará cada uno? 

  • ¿Qué efectos secundarios puedo esperar durante el tratamiento? 

  • ¿Con quién debo comunicarme si experimento algún efecto secundario? ¿Cuán pronto debo comunicarme? 

  • ¿Cuáles son los posibles efectos a largo plazo de realizar este tratamiento? 

  • ¿Qué puedo hacer para aliviar los efectos secundarios? 

Preguntas para hacer sobre cómo planificar la atención de seguimiento 

  • ¿Cuál es la probabilidad de que reaparezca el cáncer? ¿Debería prestar atención a la aparición de signos o síntomas específicos? 

  • ¿Qué efectos secundarios a largo plazo o efectos tardíos son posibles en función del tratamiento para el cáncer que recibí? 

  • ¿Qué pruebas de seguimiento necesitaré y con qué frecuencia? 

  • ¿Cómo obtengo un resumen del tratamiento y el plan de atención de sobrevivencia para conservarlos en mis registros personales?  

  • ¿Quién estará a cargo de mi atención de seguimiento? 

  • ¿Qué servicios de apoyo de sobrevivencia tengo a mi disposición? ¿Y a disposición de mi familia? 

La siguiente sección de esta guía es Recursos adicionales. Ofrece algunos recursos adicionales en el sitio web que pueden resultarle de utilidad. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía. 

Sarcoma de tejido blando - Recursos adicionales

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 05/2019

EN ESTA PÁGINA: encontrará algunos enlaces útiles a otras áreas de Cancer.Net que proporcionan información sobre la atención y el tratamiento para el cáncer. Esta es la última página de la Guía de Cancer.Net sobre sarcoma de tejido blando. Use el menú para regresar y ver otras páginas. 

Cancer.Net incluye muchas otras secciones sobre los aspectos médicos y emocionales del cáncer para la persona que ha recibido el diagnóstico y sus familiares y amigos. Este sitio web pretende ser un recurso para usted y sus seres queridos desde el momento del diagnóstico, durante el tratamiento y después de este. 

Se incluyen a continuación algunos enlaces para ayudarlo a explorar otras partes de Cancer.Net: 

Este es el final de la Guía de Cancer.Net sobre sarcoma de tejido blando. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.