View All Pages

Melanoma - Introducción

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 01/2019

EN ESTA PÁGINA: encontrará algo de información básica sobre esta enfermedad y las partes del cuerpo que puede afectar. Esta es la primera página de la Guía para el melanoma de Cancer.Net. Use el menú para ver otras páginas. Piense en ese menú como un mapa para recorrer la guía completa.

Acerca de la piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Protege contra infecciones y lesiones y ayuda a regular la temperatura corporal. La piel también almacena agua y grasa, y produce vitamina D.

La piel se compone de 3 capas principales:

  • Epidermis: la capa externa de la piel.

  • Dermis: la capa interna de la piel.

  • Hipodermis: la capa profunda de grasa.

Consulte la sección Ilustraciones médicas para ver un dibujo de estas capas.

Acerca del melanoma

La capa más profunda de la epidermis, que se encuentra apenas por encima de la dermis, contiene células denominadas melanocitos. Los melanocitos producen el pigmento o color de la piel. El melanoma comienza cuando los melanocitos sanos se transforman y crecen fuera de control, y de esta manera, forman un tumor canceroso. Un tumor canceroso es maligno, lo que significa que puede crecer y diseminarse a otras partes del cuerpo. A veces, el melanoma se desarrolla a partir de un lunar normal que una persona ya tiene en la piel. Cuando esto sucede, se producirán cambios en el lunar que generalmente se pueden ver, como cambios en la forma, el tamaño, el color o el borde del lunar (consulte también Síntomas y signos).

El melanoma se puede desarrollar en cualquier parte del cuerpo, como en la cabeza y el cuello, la piel debajo de las uñas, los genitales, e incluso las plantas de los pies o las palmas de las manos. Es posible que el melanoma no tenga el color de un lunar. Podría no tener color o ser rojizo, en cuyo caso se denomina melanoma amelanótico.

Cuando se detecta a tiempo, normalmente el melanoma se puede curar con cirugía. Sin embargo, el melanoma es una de las formas más graves de cáncer de piel. Puede crecer en las capas más profundas de la piel, denominado melanoma invasivo. Puede invadir también los ganglios linfáticos y los vasos sanguíneos y diseminarse a partes distantes del cuerpo, en cuyo caso se denomina melanoma metastásico.

Esta sección se centra en el melanoma cutáneo, que es el melanoma que habitualmente se desarrolla en la piel. El melanoma también puede desarrollarse en las membranas mucosas que recubren la boca, el tracto gastrointestinal, la vagina de una mujer y otras partes del cuerpo. El melanoma también puede desarrollarse en el ojo. Obtenga más información acerca del melanoma diagnosticado en otras partes del cuerpo en las siguientes secciones por separado:

Para obtener información sobre otros tipos de cáncer de piel, revise la sección sobre cánceres de piel no melanoma (en inglés).

¿Busca información adicional a esta introducción?

Si desea obtener información adicional a esta introducción, explore este tema relacionado. Tenga en cuenta que estos enlaces lo llevan a otras secciones en Cancer.Net:

La siguiente sección de esta guía es Estadísticas. Ayuda a explicar la cantidad de personas que reciben un diagnóstico de melanoma y las tasas de supervivencia generales. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Melanoma - Estadísticas

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 01/2021

EN ESTA PÁGINA: encontrará información sobre la cantidad de personas a las que se les diagnostica melanoma cada año. También leerá información general sobre la supervivencia a la enfermedad. Recuerde que las tasas de supervivencia dependen de varios factores. Use el menú para ver otras páginas.

Se estima que este año se diagnosticará melanoma de piel invasivo a 106,110 adultos (62,260 hombres y 43,850 mujeres) en los Estados Unidos. El melanoma es el quinto cáncer más común entre hombres. También es el quinto cáncer más común entre mujeres.

El melanoma es 20 veces más frecuente en personas blancas que en personas negras. El año promedio del diagnóstico es 65 años. Antes de los 50 años, se diagnostican más casos de melanoma en mujeres que en hombres.

Es más frecuente que el melanoma se desarrolle a medida que las personas envejecen. Pero también se desarrolla en las personas más jóvenes, incluidas las personas menores de 30 años. De hecho, es uno de los cánceres que se diagnostica con más frecuencia en mujeres adultas jóvenes. En 2020, se diagnosticó 2,400 casos de melanoma en las personas que tienen 15 a 29 años.

La cantidad de personas que recibieron un diagnóstico de melanoma ha aumentado considerablemente durante las últimas 3 décadas. Desde 2008 hasta 2017, las tasas de incidencia de melanoma aumentaron 2% por año. Sin embargo, las tasas de diagnóstico varían según la edad.   

Específicamente, el número de adolescentes de 15 a 19 años diagnosticado con melanoma disminuyó 6% cada año desde 2007 y 2016. El número de veinteañeros diagnosticado con la enfermedad disminuyó 3%. Por los treintañeros, el número de personas diagnosticado con melanoma no cambió para las mujeres y disminuyó un poco para los hombres. Es probable que la disminución se debe a, en parte, un aumento en el uso de protección solar y una reducción en el uso de camas solares.

El melanoma representa alrededor del 1% de todos los tipos de cáncer de piel diagnosticados en los Estados Unidos, pero produce la mayoría de las muertes por cáncer de piel. Se estima que este año se producirán 7,180 muertes (4,600 hombres y 2,580 mujeres) por melanoma. Sin embargo, desde 2014 a 2018, las muertes por melanoma disminuyeron un 5% en los adultos mayores de 50 y un 7% en los menores de 50.

La mayoría de las personas con melanoma se curan con la cirugía inicial. La tasa de supervivencia a 5 años indica el porcentaje de las personas que vive al menos 5 años una vez detectado el cáncer. El término porcentaje significa cuántas personas de cada 100. La supervivencia a 5 años para todas las personas con melanoma cutáneo, desde el momento del diagnóstico inicial, es del 93%.

La supervivencia general a 5 años depende del grosor del melanoma primario, del posible compromiso de los ganglios linfáticos y de la posible diseminación del melanoma a sitios distantes. Los ganglios linfáticos son órganos pequeños con forma de guisante que ayudan a combatir las infecciones. Para las personas con “melanoma delgado”, cuyo grosor no supera 1 milímetro, que no se haya diseminado a los ganglios linfáticos u otros sitios distantes, la supervivencia a 5 años es del 99%.

Sin embargo, para las personas con melanoma más grueso, la supervivencia a 5 años puede ser tan baja como un 80%. La tasa de supervivencia a 5 años para las personas cuyo melanoma se diseminó a los ganglios linfáticos cercanos es del 66%. No obstante, este número es diferente en cada paciente y depende de la cantidad de ganglios linfáticos involucrados, de la cantidad de tumores en los ganglios linfáticos involucrados y de las características del melanoma primario (tales como el grosor y la presencia o ausencia de ulceración).

Si el melanoma se ha diseminado a partes distantes del cuerpo, la tasa de supervivencia es menor, alrededor de 27%. Aproximadamente 4% de los casos de melanoma se diagnostican en esta etapa. Sin embargo, la supervivencia varía en función de una serie de factores. Estos factores se explican en detalle en las secciones Diagnóstico y Estadios.   

Resulta importante recordar que las estadísticas de las tasas de supervivencia en el caso de las personas con melanoma son una estimación. La estimación se basa en los datos anuales de una cantidad de personas que tienen este tipo de cáncer en los Estados Unidos.


También es importante saber que estas estadísticas aún no reflejan los efectos de los tratamientos nuevos contra el melanoma metastásico (ver Tipos de tratamiento). La investigación sobre el melanoma está avanzando a una gran velocidad, especialmente desde hace 5 años. Los expertos miden las estadísticas de supervivencia cada 5 años. En consecuencia, la estimación quizás no muestre los resultados de un mejor diagnóstico o tratamiento nuevo disponible durante menos de 5 años. Las personas deben hablar con el médico si tienen alguna pregunta sobre esta información. Obtenga más información sobre cómo interpretar las estadísticas.

Estadísticas adaptadas de la publicación Cancer Facts & Figures 2021 (Datos y cifras del cáncer 2021) y Cancer Facts & Figures 2020 (Datos y cifras del cáncer 2020) de la American Cancer Society (ACS, Sociedad Americana Contra el Cáncer) y del sitio web de la ACS. Fuentes consultadas en enero 2021.

La siguiente sección de esta guía es Ilustraciones médicas. Presenta una ilustración de las estructuras que componen la piel. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Melanoma - Factores de riesgo y prevención

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 01/0219

EN ESTA PÁGINA: obtendrá más información sobre los factores que aumentan la probabilidad de desarrollar melanoma. Use el menú para ver otras páginas.

Un factor de riesgo es todo aquello que aumenta la probabilidad de que una persona desarrolle cáncer. Si bien los factores de riesgo pueden influir en el desarrollo del cáncer, la mayoría no es una causa directa de esta enfermedad. Algunas personas con varios factores de riesgo nunca desarrollan cáncer, mientras que otras personas sin factores de riesgo conocidos desarrollan cáncer. Conocer los factores de riesgo y hablar con el médico al respecto puede ayudarlo a tomar decisiones más informadas sobre las opciones de estilo de vida y atención médica.

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo que tiene una persona de desarrollar melanoma:

  • Exposición solar. La exposición a la radiación ultravioleta (UV) de los rayos del sol desempeña un papel importante en el desarrollo del cáncer de piel. Las personas que viven a grandes alturas o en áreas con luz solar intensa durante todo el año tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel. Las personas que pasan mucho tiempo al aire libre durante el mediodía también tienen mayor riesgo. Debe evitar el bronceado recreativo al aire libre para reducir el riesgo de cáncer de piel.

    El melanoma parece estar asociado más directamente con la exposición a la radiación ultravioleta B (UVB) del sol, pero la información más reciente indica que la radiación ultravioleta A (UVA) también puede influir en el desarrollo del melanoma y de los cánceres de piel de células basales y escamosas (en inglés). Mientras que la radiación UVB produce quemaduras solares y no penetra a través de las ventanas del automóvil u otros tipos de vidrio, la radiación UVA tiene la capacidad de atravesar el vidrio y puede causar envejecimiento y arrugas en la piel, además de cáncer de piel. Por lo tanto, es importante que proteja su piel tanto de la radiación UVA como de la UVB (consulte “Prevención” a continuación).

  • Bronceado en interiores. Las personas que usan camas solares, salones de bronceado, o lámparas solares tienen un mayor riesgo de desarrollar todos los tipos de cáncer de piel. Se desaconseja en absoluto el uso de camas solares en interiores.

  • Lunares. Las personas con muchos lunares o lunares inusuales, denominados nevos displásicos o lunares atípicos, presentan un mayor riesgo de desarrollar melanoma. Los nevos displásicos son lunares grandes que tienen forma y color irregulares. El médico puede recomendar que se tomen fotografías de la piel en forma regular para vigilar de cerca la piel de las personas con muchos lunares.

  • Piel blanca. Las personas de tez clara, cabello rubio o colorado, ojos azules, y pecas tienen un mayor riesgo de desarrollar melanoma. Este riesgo también es más alto en las personas que tienden a quemarse la piel en vez de broncearse.

  • Antecedentes familiares. Alrededor del 10 % de las personas con melanoma tienen antecedentes familiares de la enfermedad. Si una persona tiene un familiar cercano (padres, hermanos, o hijos) al que le diagnosticaron melanoma, su riesgo de desarrollar melanoma es de 2 a 3 veces mayor que el riesgo promedio. Este riesgo aumenta si varios miembros de la familia que viven en lugares diferentes recibieron un diagnóstico de melanoma. Por lo tanto, se recomienda que los familiares cercanos de una persona con melanoma se examinen la piel en forma habitual.

  • Melanoma familiar. Se sabe que los cambios, llamados mutaciones, en genes específicos como CDKN2A, CDK4, P53, y MITF pueden provocar melanomas, pero estos son poco frecuentes. Muy pocas familias con antecedentes de melanoma en realidad transmiten estas mutaciones genéticas de generación en generación. Los científicos están buscando otros genes y factores ambientales que podrían afectar el riesgo de una persona de desarrollar melanoma y otros cánceres. Obtenga más información sobre melanoma familiar.

  • Otras afecciones hereditarias. Las personas con afecciones genéticas hereditarias específicas, como xerodermia pigmentosa, retinoblastoma (en inglés), síndrome de Li-Fraumeni (en inglés), síndrome de Werner, y ciertos síndromes de cánceres hereditarios de mama y ovario, tienen un mayor riesgo de desarrollar melanoma.

  • Cáncer de piel previo. Las personas que ya tuvieron un melanoma tienen un mayor riesgo de desarrollar nuevos melanomas. Las personas que ya tuvieron cáncer de piel de células basales o escamosas también tienen un mayor riesgo de desarrollar melanoma. Por lo tanto, las personas que ya tuvieron cáncer de piel necesitan atención de seguimiento continua para detectar cánceres adicionales. Vea la sección Atención de seguimiento para obtener más información.

  • Raza u origen étnico. Las tasas de melanoma son aproximadamente 20 veces más altas en las personas de raza blanca que en las personas de raza negra. Sin embargo, una persona de cualquier raza u origen étnico puede desarrollar melanoma.

  • Edad. La mediana de edad en que se diagnostica melanoma a las personas es un poco más de 50 años. La mediana es el punto intermedio, por lo tanto, alrededor de la mitad de las personas tienen menos de 50 años cuando se les diagnostica melanoma y aproximadamente la otra mitad tiene más de 50. El melanoma ocurre en adultos jóvenes con más frecuencia que muchos otros tipos de cáncer.

  • Sistema inmunitario debilitado o inhibido. Las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado o usan determinados medicamentos que inhiben la función inmunitaria corren un mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel, incluido melanoma.

Prevención

Diferentes factores producen distintos tipos de cáncer. Los investigadores continúan estudiando los factores que provocan este tipo de cáncer, incluidas las formas de evitarlo. Aunque no existe una forma comprobada de prevenir por completo esta enfermedad, tal vez usted pueda reducir el riesgo. Hable con su equipo de atención médica para obtener más información sobre su riesgo personal de desarrollar cáncer.

Reducir la exposición a la radiación UV puede disminuir significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de piel. Esto implica reducir la exposición al sol y evitar el uso de dispositivos de bronceado en interiores. Esto es importante para las personas de todas las edades y especialmente para las personas que tienen otros factores de riesgo de melanoma (ver arriba).

El daño solar se acumula a lo largo del tiempo, por lo tanto, es importante que tome las siguientes medidas para reducir la exposición al sol y evitar las quemaduras solares:

  • Limite o evite la exposición directa al sol entre las 10.00 y las 16.00.

  • Use ropa que proteja del sol, incluido un sombrero de ala ancha que proteja la cara, el cuello, y las orejas. Usar prendas que tengan una etiqueta que diga que la tela ofrece factor de protección UV puede proporcionar una mejor protección. También se recomienda el uso de gafas de sol con protección UV.

  • Cuando esté al aire libre, use pantalla o bloqueador solar de amplio espectro que proteja contra la radiación UVA y UVB y que tenga un factor de protección solar (FPS) de al menos 30. Aplique al menos 1 onza de protector solar en todo el cuerpo cada 2 horas o cada 1 hora después de sudar mucho o de estar en el agua.

  • Evite tomar sol al aire libre como actividad recreativa.

  • No use lámparas solares, camas solares, o salones de bronceado.

  • Examine la piel en forma regular. Esto debe incluir la examinación por parte de un profesional de la salud y la autoexaminación. Obtenga más información sobre la detección del melanoma.

Obtenga más información sobre cómo proteger la piel del sol (en inglés).

Limitar la exposición al sol puede reducir la producción de su cuerpo de vitamina D. Sin embargo, algunas investigaciones sugieren que la mayoría de las personas necesitan menos de 15 minutos de exposición solar para producir suficiente vitamina D. Las personas con exposición limitada al sol deben hablar con su médico acerca de cómo incluir buenas fuentes de vitamina D en su dieta, incluido el uso de suplementos. Sus niveles de vitamina D pueden controlarse mediante un análisis de sangre sencillo.

La siguiente sección de esta guía es Detección. Describe los primeros signos de advertencia del melanoma y cómo realizar un autoexamen. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Melanoma - Detección

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 01/2019

EN ESTA PÁGINA: aprenderá más sobre la detección temprana del melanoma. Use el menú para ver otras páginas.

La detección temprana y el reconocimiento del cáncer de piel son muy importantes. Reconocer los primeros signos de advertencia del melanoma y autoexaminarse la piel regularmente puede ayudar a detectar el melanoma a tiempo, cuando es más probable que se pueda curar la enfermedad. Su médico también puede recomendarle pruebas médicas en función de sus factores de riesgo y sus antecedentes médicos.

Autoexamen

El melanoma puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluso en las áreas que no están expuestas al sol. Los lugares en donde el melanoma se desarrolla con más frecuencia son la cara, el cuero cabelludo, el tronco, o el torso (pecho, abdomen, espalda), las piernas, y los brazos. Sin embargo, el melanoma también puede desarrollarse en las uñas de las manos y de los pies, en las palmas de las manos, las plantas de los pies o en las puntas de los dedos de las manos y los pies; o en las membranas mucosas, como la piel que recubre la boca, la nariz, la vagina, y el ano.

Los autoexámenes deben realizarse frente a un espejo de cuerpo entero, en una habitación con mucha luz. Es útil que otra persona revise el cuero cabelludo y la parte posterior del cuello. Tenga en cuenta los siguientes pasos cuando se autoexamina la piel:

  • Examine la parte delantera y trasera de todo el cuerpo en un espejo, luego los lados derecho e izquierdo, con los brazos levantados.

  • Doble los codos y observe cuidadosamente la parte externa e interna de los antebrazos, los brazos (especialmente la parte posterior que es difícil de ver) y las manos.

  • Observe la parte delantera, los lados y la parte posterior de las piernas y los pies, incluso las plantas y los espacios entre los dedos de los pies.

  • Separe el cabello para levantarlo y examine la parte posterior del cuello y el cuero cabelludo con un espejo de mano.

  • Revise la espalda, el área genital, y las nalgas con un espejo de mano.

Consulte con su médico o dermatólogo si su peluquero o barbero ha notado un área de piel, o una lesión, sospechosa en el cuero cabelludo o la barba, o si usted encuentra cualquiera de lo siguiente durante el autoexamen:

  • Un crecimiento en la piel que coincida con alguno de los síntomas enumerados en la sección Signos y síntomas de esta guía.

  • Un crecimiento nuevo en la piel.

  • Un cambio sospechoso en un lunar o mancha existente.

  • Una úlcera que no sana en el plazo de 2 semanas.

Pruebas médicas para la detección temprana

Una técnica médica indolora que se utiliza para la detección temprana del melanoma es la microscopia de epiluminiscencia o dermatoscopia. Mediante el uso de un dispositivo manual, un médico puede evaluar los patrones de tamaño, forma y pigmentación de las lesiones en la piel pigmentada. La aplicación de la dermatoscopia por parte de profesionales médicos entrenados y con experiencia, redujo la cantidad de biopsias (ver Diagnóstico) de lesiones pigmentadas para descartar el melanoma, aunque es necesario realizar más investigaciones.

La microscopia confocal de escaneo láser es otra tecnología nueva que podría mejorar el examen de las posibles lesiones de melanoma. Hoy en día, solo se utiliza en estudios de investigación y está disponible solo en algunos centros médicos importantes.

La siguiente sección de esta guía es Síntomas y signos. Explica los cambios en el cuerpo o los problemas médicos que puede provocar el melanoma. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Melanoma - Síntomas y signos

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 01/2019

EN ESTA PÁGINA: encontrará más información sobre los cambios en el cuerpo y otras cosas que pueden indicar un problema que puede requerir atención médica. Use el menú para ver otras páginas.

La regla ABCDE

Los cambios en el tamaño, la forma, el color o la textura de un lunar, muchas veces, son los primeros signos de advertencia de melanoma. Estos cambios se pueden producir en un lunar existente, o el melanoma puede aparecer en forma de lunar nuevo o de aspecto inusual. La regla "ABCDE" es útil para recordar en los signos de advertencia de melanoma:

  • Asimetría. La forma de la mitad del lunar no coincide con la otra mitad.

  • Borde. Los bordes son irregulares, dentados, desiguales, o borrosos.

  • Color. Pueden tener tonos de negro, marrón, y tostado. También se pueden ver zonas blancas, grises, rojas, o azules.

  • Diámetro. El diámetro suele ser mayor a 6 milímetros (mm) o haber crecido de tamaño; esto es 1/4 de una pulgada, aproximadamente el tamaño de la goma de un lápiz. El melanoma puede ser más chico cuando se lo detecta por primera vez.

  • Evolución. El lunar fue cambiando de tamaño, forma, color, o aspecto, o está creciendo en un área de la piel que era normal. Además, cuando se desarrolla un melanoma en un lunar existente, la textura del lunar puede cambiar y se puede endurecer o abultar. Si bien es posible que la lesión cutánea se sienta diferente y produzca picazón, supuración o sangrado, una lesión cutánea de melanoma, por lo general, no causa dolor.

Cuándo debe consultar a un médico

Muchos melanomas son de color marrón oscuro o negro, y a menudo se describen como cambiantes, diferentes, inusuales o “con mal aspecto”. No obstante, el médico debe examinar todas las anormalidades cutáneas que crezcan o cambien rápidamente y no desaparezcan, aunque no tengan color. La hemorragia puede ser un signo de melanoma más avanzado. Además, si aparece un lunar nuevo e inusual es más probable que sea melanoma.

Si está preocupado por un lunar nuevo o existente, hable con su médico de cabecera o con un dermatólogo. Su médico le preguntará desde cuándo y con qué frecuencia ha experimentado los síntomas, entre otras preguntas. Esto es para ayudar a detectar la causa del problema, lo que se denomina diagnóstico.

La siguiente sección de esta guía es Diagnóstico. Explica qué pruebas pueden ser necesarias para conocer más sobre la causa de los síntomas. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Melanoma - Diagnóstico

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 01/2019

EN ESTA PÁGINA: encontrará una lista de las pruebas, los procedimientos, y las exploraciones frecuentes que los médicos usan para averiguar si un lunar u otro tipo de crecimiento cutáneo es canceroso. Use el menú para ver otras páginas.

Los médicos realizan muchas pruebas para detectar o diagnosticar el cáncer. También realizan pruebas para averiguar si el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo desde el lugar donde se inició. Si esto sucede, se denomina metástasis. Por ejemplo, las pruebas por imágenes pueden mostrar si el cáncer se ha diseminado. Las pruebas por imágenes muestran imágenes del interior del cuerpo. Los médicos también pueden hacer pruebas para determinar qué tratamientos podrían funcionar mejor.

En el caso del melanoma, una biopsia del área de piel sospechosa, denominada lesión, es el único método seguro para que el médico pueda determinar si es cáncer. Durante la biopsia, el médico toma una pequeña muestra de tejido para hacerle pruebas en un laboratorio. El médico puede sugerir que se lleven a cabo otras pruebas que ayuden a establecer un diagnóstico y determinar el estadio general del melanoma.

Esta sección describe las opciones para el diagnóstico de melanoma. No todas las pruebas enumeradas a continuación se utilizarán para todas las personas. Su médico tendrá en cuenta varios factores, que se describen a continuación, al elegir las pruebas de diagnóstico para cada persona.

Biopsia y examen patológico de una lesión cutánea

Otras pruebas pueden sugerir la presencia de cáncer, pero solo una biopsia puede permitir formular un diagnóstico definitivo. Antes de empezar la biopsia, un proveedor de atención médica adormece el área con un anestésico local. Un anestésico es un medicamento que bloquea la conciencia del dolor. Luego, se le extraerá una parte o la totalidad del crecimiento de piel sospechoso, por lo general, asegurándose de preservar la lesión entera para que se pueda examinar cuidadosamente el grosor del cáncer potencial y su margen (tejido sano alrededor de la lesión).

A continuación, un patólogo analiza la muestra que se extirpó durante la biopsia para ver si la lesión es un melanoma. Un patólogo es un médico que se especializa en interpretar pruebas de laboratorio y evaluar células, tejidos, y órganos para diagnosticar enfermedades.

El patólogo escribirá un informe, denominado informe de patología (en inglés), que debe incluir la siguiente información:

  • Grosor del melanoma.

  • Presencia o ausencia de ulceración.

  • Si las células se están dividiendo, lo que se denomina índice mitótico, el informe incluirá el tipo/subtipo de melanoma.

  • Presencia de células inmunitarias llamadas linfocitos infiltrantes de tumor.

  • Estado del margen, que describa si se pueden observar células de melanoma en los bordes profundos y/o periféricos (laterales) de la muestra de la biopsia.

La información adicional se describe en detalle a continuación.

Tipos de melanoma de la piel descritos por patólogos

Los 4 tipos de melanomas de la piel, o cutáneos, más frecuentes son:

  • Melanoma de extensión superficial. Este es el tipo más frecuente y representa el 70 % de los melanomas. Se origina normalmente en un lunar existente.

  • Melanoma lentigo maligno. Este tipo de melanoma tiende a ocurrir en personas mayores. Normalmente comienza en el cara, los oídos y los brazos, es decir, en la piel que a menudo está expuesta al sol.

  • Melanoma nodular. Este tipo representa aproximadamente el 15 % de los melanomas. A menudo aparece rápidamente como un bulto en la piel. Por lo general es negro, pero puede ser rosa o rojo.

  • Melanoma lentiginoso acral. Este tipo de melanoma se desarrolla en las palmas de las manos, las plantas de los pies, o debajo del lecho ungueal. En ocasiones aparece en personas con piel más oscura. El melanoma lentiginoso acral no está relacionado con la exposición al sol.

Subtipos de melanoma definidos por mutaciones de genes

Las células del melanoma habitualmente se clasifican según los tipos histológicos (mencionados anteriormente), determinados por la forma en que aparecen las células bajo el microscopio. Investigaciones recientes demostraron que el melanoma también puede clasificarse en subtipos moleculares (genéticos). Estos subtipos moleculares se clasifican con base en los distintos cambios genéticos, o mutaciones, de las células del melanoma. Estos cambios genéticos incluyen:

  • Mutaciones en BRAF. El cambio genético más frecuente se encuentra en el gen BRAF, el cual muta en aproximadamente el 50 % de los melanomas cutáneos.

  • Mutaciones en NRAS. El NRAS muta en los tumores de aproximadamente el 20 % de las personas con melanoma.

  • Mutaciones en NF1. Las mutaciones en el gen NF1 están presentes en los tumores de alrededor del 10 % al 15 % de las personas con melanoma.

  • Mutaciones en KIT. Estas mutaciones ocurren más frecuentemente en los melanomas que se desarrollan a partir de las membranas mucosas, los melanomas en las manos o los pies, o los melanomas que se producen en la piel por daño solar crónico, como el melanoma lentigo maligno.

Algunos melanomas no tienen mutaciones en los genes BRAF, NRAS, NF1, ni KIT. Estos tumores tienen otros cambios genéticos que los hacen crecer. Los investigadores están tratando de atacar otras mutaciones que se encuentran en estos tumores en los ensayos clínicos.

La clasificación del melanoma en diferentes subtipos en función de los cambios genéticos puede tener un efecto importante en los tipos de tratamiento utilizados para el melanoma avanzado. Una nueva forma importante de tratar el melanoma invasivo es la terapia dirigida, que ataca específicamente los genes mutados. Obtenga más información sobre la terapia dirigida en las secciones Tipos de tratamiento y Últimas investigaciones.

Grosor del tumor de melanoma

El grosor del tumor de melanoma primario es la característica más confiable que ayuda a los médicos a predecir el riesgo de diseminación del cáncer. Para hacerlo, el patólogo medirá la profundidad del melanoma desde cerca de la parte superior de la piel hasta la parte inferior del melanoma en la piel subyacente.

  • Delgado. Un tumor de melanoma que tiene menos de 1 mm de espesor se caracteriza como "delgado". Un melanoma delgado se asocia con un bajo riesgo de diseminación a los ganglios linfáticos regionales o a las partes distantes del cuerpo.

  • Intermedios. Un melanoma de grosor intermedio tiene entre 1 mm y 4 mm.

  • Grueso. Un melanoma grueso, que tiene más de 4 mm de espesor, está asociado con una mayor probabilidad de reaparición después del tratamiento, esto se conoce como recurrencia. Esto es porque el cáncer a veces ya se diseminó a otras partes del cuerpo al momento del diagnóstico.

Ulceración

La presencia o ausencia de ulceración del melanoma primario se define en el informe de patología. La ulceración es la pérdida de la superficie de la piel. Las investigaciones demostraron que si el melanoma está ulcerado, el riesgo de diseminación y recurrencia aumenta significativamente.

Índice mitótico

Otra característica patológica del melanoma es el índice mitótico, que es el cálculo de la cantidad de crecimiento celular. Se mide como el número de mitosis por milímetro cuadrado (mm2). Junto con el grosor y la presencia de ulceración, el índice mitótico puede usarse para ayudar a determinar el estadio, las opciones de tratamiento, y el pronóstico (consulte a continuación).

Evaluación adicional después de un diagnóstico de melanoma

Después de un diagnóstico inicial de melanoma, se lo derivará a un especialista. El médico obtendrá los antecedentes médicos completos, identificará los síntomas o signos y realizará un examen físico completo, incluido un examen general de la piel. El propósito de estos exámenes es identificar los factores de riesgo y los signos o síntomas que podrían indicar que el melanoma se ha diseminado más allá del sitio original.

El alcance de la evaluación inicial se basa en el riesgo de recurrencia del melanoma primario (original). Para la mayoría de los melanomas de bajo riesgo, como el de la mayor parte de las personas con un melanoma de menos de 1 mm de espesor, generalmente no es necesario que se realice una búsqueda adicional de metástasis o diseminación. En el caso de las personas con melanoma de alto riesgo, es posible que se consideren pruebas más exhaustivas, tales como las pruebas radiológicas que se describen a continuación, pero esto ocurre habitualmente después de que se haya finalizado el tratamiento quirúrgico. Por lo tanto, el alcance de la evaluación inicial para una persona con melanoma recién diagnosticado se basa en el estadio del melanoma y en el análisis del equipo de médicos.

Según los resultados de la evaluación, incluido el informe patológico del tumor de melanoma primario, las pruebas adicionales para los melanomas de alto riesgo o avanzados pueden ser las siguientes:

  • Ultrasonido. Un ultrasonido o ecografía usa ondas sonoras para crear una imagen de los órganos internos, incluidas las colecciones de ganglios linfáticos o cuencas linfáticas, y de los tejidos blandos.

  • Exploración por tomografía computarizada (TC). Una exploración por TC crea imágenes del interior del cuerpo utilizando rayos X que se toman desde diferentes ángulos. Una computadora combina estas imágenes en una imagen tridimensional detallada que muestra las anomalías o los tumores. Si el melanoma se diseminó, se puede utilizar una exploración por TC para medir el tamaño del tumor. En ocasiones, antes de la exploración se administra un tinte especial, denominado medio de contraste, a fin de obtener mejores detalles en la imagen. Este medio de contraste se puede inyectar en una vena del paciente o puede administrarse en forma de pastilla o líquido para tragar.

  • Imágenes por resonancia magnética (IRM). Una MRI usa campos magnéticos, en lugar de rayos X, para producir imágenes detalladas del cuerpo. Se puede usar la IRM para medir el tamaño del tumor. Antes de la exploración, se administra un tinte especial denominado medio de contraste a fin de crear una imagen más clara. Este tinte se inyecta en una vena del paciente.

  • Exploración por tomografía por emisión de positrones (TEP) o TEP-TC. Una exploración por TEP normalmente se combina con una exploración por TC (ver más arriba), lo cual se denomina exploración por TEP-TC. Sin embargo, es posible que escuche al médico referirse a este procedimiento como simplemente una exploración por TEP. La exploración por TEP es una forma de crear imágenes de los órganos y los tejidos internos del cuerpo. Se inyecta en el cuerpo del paciente una pequeña cantidad de una sustancia azucarada radiactiva. Esta sustancia azucarada es absorbida por las células que usan la mayor cantidad de energía. Debido a que el cáncer tiende a utilizar energía de manera activa, esta sustancia absorbe una cantidad mayor de la sustancia radioactiva. Luego, un escáner detecta esta sustancia para generar imágenes del interior del cuerpo.

Mapeo linfático y biopsia del ganglio linfático centinela

Los ganglios linfáticos son órganos minúsculos con forma de guisante que ayudan a combatir las infecciones. El melanoma puede crecer hacia las capas internas de la piel y diseminarse a los ganglios linfáticos y a otras partes del cuerpo.

La biopsia de ganglio linfático centinela, también denominada BGLC, biopsia del ganglio centinela o BGC, es un procedimiento quirúrgico que ayuda al médico a saber si el cáncer se diseminó a los ganglios linfáticos. Cuando el cáncer se disemina desde su lugar de origen a los ganglios linfáticos, se desplaza a través del sistema linfático. Un ganglio linfático centinela es el primer ganglio linfático que recibe el drenaje del sistema linfático. Debido a que el melanoma se puede originar en cualquier lugar de la piel, la ubicación de los ganglios linfáticos centinelas es distinta en cada paciente y varía en función del lugar donde empezó el cáncer.

Para encontrar el ganglio linfático centinela, se inyecta un tinte y una sustancia radioactiva inocua lo más cerca posible de donde se originó el melanoma. Se hace un seguimiento de la sustancia hasta el ganglio linfático centinela. Luego, el médico extrae 1 o más de estos ganglios linfáticos para detectar la presencia de células de melanoma y deja la mayoría de los demás ganglios linfáticos es esa área. Estos se envían a un patólogo, quien analiza los ganglios linfáticos y prepara un informe.

Si no se encuentran células de melanoma en los ganglios linfáticos centinelas, no se necesitan más cirugías de los ganglios linfáticos. Si el ganglio linfático centinela contiene melanoma se denomina ganglio linfático centinela positivo. Esto significa que la enfermedad se diseminó y se puede recomendar la extracción de más ganglios linfáticos, lo que se conoce como disección de ganglios linfáticos (consulte los Tipos de tratamiento).

El mapeo linfático y la BGC se recomiendan normalmente cuando el melanoma tiene más de 1.0 mm de grosor o tiene ulceración.

En el caso de los melanomas sin ulceración con menos de 0.8 mm de grosor, no se recomienda el mapeo del ganglio linfático centinela. Esto se debe a que la probabilidad de que el cáncer se haya diseminado a los ganglios linfáticos es muy baja. Sin embargo, la BGC puede considerarse para los melanomas que tienen entre 0.8 y 1.0 mm de grosor si hay signos de que este es más agresivo, como la ulceración o la cantidad de células que se dividen (mitosis). Su médico analizará si recomienda este enfoque en función de esta y otras características del melanoma primario y demás factores.

El mapeo del ganglio linfático centinela debería hacerse en el mismo momento que se realiza la cirugía (consulte los Tipos de tratamiento) para extraer el melanoma, ya que esta puede cambiar el patrón de drenaje linfático. Esto puede afectar la confiabilidad del procedimiento en algunas situaciones.

La BGC tiene pocos efectos secundarios, pero el paciente puede experimentar infección, seroma (acumulación de líquido) cerca de la zona quirúrgica, entumecimiento y reapertura de la herida quirúrgica. Rara vez se produce la acumulación de líquido linfático, también denominado linfedema. Consulte a su equipo de atención médica acerca de qué esperar y cómo se manejarán los efectos secundarios.

Esta información se basa en las recomendaciones de la American Society of Clinical Oncology (Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica) para la biopsia de los ganglios linfáticos centinela en melanomas. Tenga en cuenta que este enlace lo llevará a otro sitio web de la American Society of Clinical Oncology en inglés.

Después de que se realicen las pruebas de diagnóstico, el médico revisará todos los resultados con usted. Si el diagnóstico es cáncer, estos resultados también ayudan al médico a describir el cáncer. Esto se denomina determinación del estadio.

La siguiente sección de esta guía es Estadios. Explica el sistema que los médicos usan para describir el alcance de la enfermedad. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Melanoma - Estadios

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 01/2019

EN ESTA PÁGINA: obtendrá información sobre cómo los médicos describen el crecimiento o la diseminación del melanoma. Esto se denomina “estadio”. Use el menú para ver otras páginas.

La estadificación es una manera de describir dónde está ubicado el cáncer, si se ha diseminado, y si está afectando otras partes del cuerpo.

Los médicos utilizan pruebas de diagnóstico para determinar el estadio del cáncer, por lo que la determinación del estadio no será completa hasta que se hayan realizado todas las pruebas. Conocer el estadio ayuda a los médicos a decidir qué tipo de tratamiento es mejor y puede ayudar a predecir el pronóstico de un paciente, es decir, la probabilidad de recuperación. Existen diferentes descripciones de los estadios según los distintos tipos de cáncer.

Factores para determinar el estadio del melanoma

Para determinar el estadio de un melanoma, es necesario que se extraiga quirúrgicamente la lesión y parte del tejido sano circundante y se analice con un microscopio. Los médicos tienen en cuenta el grosor del melanoma, medido en milímetros (mm) y las demás características que se describen en la sección Diagnóstico para ayudar a determinar el estadio de la enfermedad.

Los médicos también utilizan los resultados de las pruebas de diagnóstico para responder las siguientes preguntas sobre el estadio del melanoma:

  • ¿Cuán grueso o profundo es el melanoma original, también denominado melanoma primario o tumor primario?

  • ¿En dónde se encuentra el melanoma?

  • ¿El tumor se diseminó a los ganglios linfáticos? De ser así, ¿a dónde y a cuántos?

  • ¿El melanoma hizo metástasis en otras partes del cuerpo? De ser así, ¿a dónde y en qué medida?

Los resultados se combinan para determinar el estadio del melanoma de cada persona. Los estadios del melanoma incluyen: estadio 0 (cero) y estadios de I a IV (1 a 4). El estadio brinda una forma común para describir el cáncer, de manera que los médicos puedan planificar de forma conjunta el mejor plan de tratamiento y comprender el pronóstico de un paciente.

Clasificación de los estadios del melanoma

Estadio 0: se refiere al melanoma in situ, lo que significa que las células de melanoma se encuentran solamente en la capa externa de la piel o epidermis. En este estadio del melanoma es muy poco probable que se disemine a otras partes del cuerpo.

Estadio I: el melanoma primario aún se encuentra solamente en la piel y es muy delgado. El estadio I se divide en 2 subgrupos, IA o IB, en función del grosor del melanoma y de si el patólogo observa la presencia de ulceración por el microscopio.

Estadio II: el melanoma en estadio II es más grueso que el melanoma en estadio I, y se extiende a través de la epidermis hasta la dermis, la capa interna y densa de la piel. Tiene una mayor probabilidad de diseminarse. El estadio II se divide en 3 subgrupos, A, B o C, en función del grosor del melanoma y de si hay ulceración o no.

Estadio III: este estadio describe un melanoma que se diseminó a nivel local o, a través del sistema linfático, a un ganglio linfático regional cercano al lugar donde se originó el cáncer o a un sitio de la piel en el recorrido hacia un ganglio linfático, lo cual se denomina "metástasis en tránsito, metástasis satélite, o tumores microsatélites". El sistema linfático es parte del sistema inmunitario y drena líquidos de los tejidos corporales a través de un conjunto de conductos o vasos.

El estadio III se divide en 4 subgrupos, A, B, C o D, según el tamaño del melanoma y la cantidad de ganglios linfáticos afectados, si el tumor primario tiene lesiones satélites o en tránsito y si presenta ulceraciones bajo un microscopio.

Estadio IV: este estadio describe un melanoma que se diseminó a través del torrente sanguíneo a otras partes del cuerpo, como lugares distantes en la piel o el tejido blando, los ganglios linfáticos alejados u otros órganos como el pulmón, el hígado, el cerebro, los huesos, o el tracto gastrointestinal. El estadio IV también se evalúa en función de la ubicación de la metástasis distante:

  • M1a: el cáncer solo se diseminó a la piel y/o los tejidos blandos distantes.

  • M1b: el cáncer se diseminó al pulmón.

  • M1c: el cáncer se diseminó a cualquier otra parte que no involucra el sistema nervioso central.

M1d: el cáncer se diseminó al sistema nervioso central, incluido el cerebro,la médula espinal y/o el líquido cefalorraquídeo, o al recubrimiento del cerebro y/o de la médula espinal.

Recurrente: El melanoma recurrente es el melanoma que ha vuelto a aparecer después del tratamiento. Si el melanoma regresa, se realizará otra serie de pruebas para obtener información sobre el alcance de la recurrencia. Esas pruebas y exploraciones podrían ser similares a aquellas que se realizan al momento del diagnóstico original.

Utilizado con el permiso del Colegio Estadounidense de Cirujanos (American College of Surgeons), Chicago, Illinois. La fuente original y principal de esta información es AJCC Cancer Staging Manual, octava edición (2017), publicado por Springer International Publishing.

La información sobre el estadio del cáncer ayudará al médico a recomendar un plan de tratamiento específico. La siguiente sección de esta guía es Tipos de tratamiento. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Melanoma - Tipos de tratamiento

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 01/2019

EN ESTA PÁGINA: obtendrá información sobre los diferentes tipos de tratamientos que los médicos usan para tratar a personas con melanoma. Use el menú para ver otras páginas.

Esta sección describe los tipos de tratamientos que son las normas de atención médica para el melanoma. “Las normas de atención” significa los mejores tratamientos conocidos. Al tomar decisiones relacionadas con el plan de tratamiento, se le recomienda que considere la opción de participar en ensayos clínicos. Un ensayo clínico es un estudio de investigación que prueba un nuevo enfoque al tratamiento. Losmédicos quieren conocer si el nuevo tratamiento es seguro, eficaz, y posiblemente mejor que el tratamiento estándar. Los ensayos clínicos pueden probar un nuevo fármaco, una nueva combinación de tratamientos estándares, o nuevas dosis de fármacos estándares u otros tratamientos. Los ensayos clínicos son una opción para tener en cuenta para el tratamiento y la atención en todos los estadios del cáncer. Su médico puede ayudarlo a considerar todas sus opciones de tratamiento. Obtenga más información sobre los ensayos clínicos en las secciones Acerca de los ensayos clínicos y Últimas investigaciones de esta guía.

El equipo de atención del cáncer

En la atención del cáncer, a menudo trabajan juntos distintos tipos de profesionales de atención médica para crear un plan de tratamiento integral del paciente que combine distintos tipos de tratamientos. Esto se denomina equipo multidisciplinario. En el caso de una persona con melanoma, este equipo puede estar integrado por los siguientes médicos:

  • Dermatólogo: médico que se especializa en enfermedades y afecciones de la piel.

  • Oncólogo quirúrgico: médico que se especializa en el tratamiento del cáncer mediante cirugía.

  • Oncólogo: médico que se especializa en el tratamiento del cáncer con medicamentos.

  • Radio oncólogo: médico que se especializa en tratar el cáncer mediante radioterapia.

  • Patólogo: médico que se especializa en interpretar análisis de laboratorio y evaluar células, tejidos, y órganos para diagnosticar enfermedades.

  • Radiólogo: médico que se especializa en utilizar pruebas por imágenes para diagnosticar enfermedades.

Los equipos de atención del cáncer incluyen una variedad de otros profesionales de atención médica importantes, por ejemplo, auxiliares médicos, personal de enfermería profesional, personal de enfermería de oncología, trabajadores sociales, farmacéuticos, asesores, dietistas, y otros.

Descripción general del tratamiento

Las recomendaciones de tratamiento dependen de muchos factores, incluidos el grosor del melanoma primario, la posibilidad de que el cáncer se haya diseminado, el estadio del melanoma, la presencia de cambios genéticos específicos en las células de melanoma, la tasa de crecimiento del melanoma, y otras afecciones médicas del paciente. Otros factores que se tienen en cuenta para tomar decisiones relacionadas con el tratamiento son los posibles efectos secundarios, así como también las preferencias del paciente y su salud general. Esta sección describe los tratamientos posibles en forma general y no se deberían considerar como recomendaciones de tratamiento para las personas.

A continuación, se describen los tipos de tratamiento frecuentes para el melanoma. Más adelante en esta sección, hay una lista de los tratamientos de acuerdo con el estadio del melanoma. Su plan de atención también puede incluir tratamiento para síntomas y efectos secundarios, una parte importante de la atención del cáncer. Tómese el tiempo para obtener información sobre todas sus opciones de tratamiento y asegúrese de hacer preguntas sobre cosas que no estén claras. Hable con su médico acerca de los objetivos de cada tratamiento y lo que puede esperar mientras recibe el tratamiento. Estos tipos de conversaciones se denominan “toma de decisiones compartida”. La toma de decisiones compartida es cuando usted y sus médicos trabajan juntos para elegir tratamientos que se ajusten a los objetivos de su atención. La toma de decisiones compartida es especialmente importante en los casos de melanoma ya que existen diferentes opciones de tratamiento. Obtenga más información sobre cómo tomar decisiones sobre el tratamiento.

Cirugía

La cirugía es la extirpación del tumor y de parte del tejido circundante sano durante una operación. El oncólogo quirúrgico es quien normalmente realiza este procedimiento.

La cirugía es el tratamiento principal para las personas con melanoma local y la mayoría de las personas con melanoma regional. La cirugía también puede ser una opción para algunas personas con melanoma metastásico. Si la cirugía no es una opción, el melanoma puede denominarse "no extirpable". Para recomendar un plan de tratamiento específico, los médicos tendrán en cuenta el estadio de la enfermedad y el riesgo de recurrencia en cada persona.

Los tipos de cirugía que se usan para tratar el melanoma local y regional son la escisión amplia, el mapeo linfático, y la biopsia del ganglio linfático centinela, y la disección de los ganglios linfáticos. A continuación se describe cada uno de ellos más detalladamente.

Antes de la cirugía, hable con el equipo de atención médica sobre los efectos secundarios posibles de la cirugía específica a la que se someterá. Obtenga más información sobre los conceptos básicos de la cirugía para el cáncer.

Escisión amplia

El tratamiento principal para el melanoma es la extirpación quirúrgica, o escisión, del melanoma primario de la piel. El alcance de la cirugía depende del grosor del melanoma. La mayoría de los melanomas se detectan cuando tienen menos de 1.0 mm de grosor, y en este caso, la cirugía ambulatoria es frecuentemente el único tratamiento necesario. El médico extirpa el tumor, el tejido que se encuentra debajo de la piel y parte del tejido sano que lo rodea, denominado margen, de modo que no queden células cancerosas. La biopsia del ganglio linfático centinela generalmente se realiza durante la escisión amplia (consulte Diagnóstico y lo que sigue).

  • Si el melanoma está en estadio in situ (estadio 0), el médico puede extraer un margen de piel de 5 mm (o 0.5 cm) de alrededor del cáncer. En general, la amplitud del margen aumenta con el grosor del melanoma, y oscila desde un margen de 1 cm para un melanoma de hasta 1.0 mm, hasta un margen de 2 cm para un melanoma de más de 2 mm.

  • Según el lugar y la magnitud de la cirugía, se puede necesitar un colgajo cutáneo o un injerto cutáneo. Se crea un colgajo cutáneo cuando se mueve el tejido cercano para cubrir el área extraída durante la cirugía. Un injerto cutáneo utiliza la piel de otra parte del cuerpo para cerrar la herida.

Mapeo linfático y biopsia del ganglio linfático centinela

Durante este procedimiento quirúrgico, el cirujano inyecta un tinte y un marcador radioactivo en el área del tumor. El objetivo es averiguar qué ganglios linfáticos podrían estar afectados y si el melanoma se diseminó a los ganglios linfáticos. Durante estos procedimientos, el cirujano extrae 1 o más ganglios linfáticos que hayan absorbido el tinte y/o el marcador radiactivo, denominados ganglios linfáticos centinela, para detectar la presencia de células de melanoma. Si no se encuentran células de cáncer de melanoma en el/los ganglio(s) linfático(s) centinela(s), no es necesario realizar otra cirugía de los ganglios linfáticos. Si el ganglio linfático centinela contiene melanoma, se denomina ganglio linfático centinela positivo. Esto significa que la enfermedad se diseminó y se puede recomendar la disección de los ganglios linfáticos (consulte a continuación).

Estos procedimientos se recomiendan normalmente para las personas con melanoma que tiene más de 0.8 mm de espesor o tiene ulceración. No obstante, es posible que un oncólogo quirúrgico también recomiende una biopsia del ganglio linfático centinela para algunos otros melanomas que tienen menos de 0.8 mm de espesor, según otros factores de riesgo asociados.

En el caso de los melanomas no ulcerados de menos de 0.8 mm de grosor, la probabilidad de que el cáncer se haya diseminado a los ganglios linfáticos es baja, por lo tanto, en la mayoría de los casos, no se recomienda el mapeo del ganglio linfático centinela. Sin embargo, a veces los médicos recomiendan este procedimiento a las personas con un melanoma delgado y de alto riesgo si hay otros signos de que el melanoma es más agresivo, como, por ejemplo, ulceración (ver Diagnóstico). Si el melanoma tiene menos de 0.8 mm, su médico analizará si recomienda este enfoque en función de otras características del melanoma primario y demás factores.

Se recomienda realizar el mapeo del ganglio linfático centinela durante el procedimiento de escisión amplia, ya que dicha cirugía puede cambiar el patrón de drenaje linfático. Esto puede afectar la confiabilidad del procedimiento en algunas situaciones.

Disección de ganglios linfáticos

Si los resultados de la biopsia demuestran que hay cáncer en los ganglios linfáticos centinela, los médicos pueden considerar la extracción del resto de los ganglios linfáticos de esa área mediante cirugía. Esto se denomina disección completa de ganglios linfáticos (DCGL). La cantidad de ganglios linfáticos que se extraen depende de la zona del cuerpo. Algunos pacientes tardan más en recuperarse después de una DCGL y tienen mayor riesgo de tener efectos secundarios. Las personas que tuvieron una disección de ganglios linfáticos en un brazo o una pierna tienen un mayor riesgo de acumulación de líquido en dicha extremidad, un efecto secundario que se denomina linfedema.

Algunas investigaciones demuestran que las personas que se hacen una DCGL después de una biopsia del ganglio linfático centinela positivo viven la misma cantidad de tiempo que aquellas que se controlan atentamente para detectar signos de cáncer y no se les realiza una DCGL a menos que haya signos de que la enfermedad está creciendo. Como resultado, algunas personas deciden no realizarse una DCGL. Hable con su médico sobre los posibles riesgos y los beneficios de realizarse una disección de ganglios linfáticos.

Esta información se basa en las recomendaciones de la American Society of Clinical Oncology para la biopsia de los ganglios linfáticos centinela en melanomas. Tenga en cuenta que este enlace lo llevará a otro sitio web en inglés de la American Society of Clinical Oncology.

A veces, durante un examen físico, una exploración o un ultrasonido, se detecta un ganglio linfático agrandado. Cuando esto sucede, los médicos habitualmente determinan el estadio. Si no se encuentra ninguna otra evidencia de diseminación, pueden recomendar una disección de ganglios linfáticos. Los médicos generalmente están de acuerdo en que es importante extraer todos los ganglios linfáticos en estas situaciones.

Radioterapia

La radioterapia es el uso de rayos X u otras partículas con alta potencia para eliminar las células cancerosas. El tipo más frecuente de tratamiento con radiación se denomina radioterapia con haz externo, que es radiación administrada desde una máquina externa al cuerpo. Este aparato produce un haz de radiación que se puede apuntar en distintas direcciones y se puede bloquear mediante técnicas especiales para ayudara disminuir los efectos secundarios. El radio oncólogo recomendará un régimen o programa de radioterapia específico, con una cantidad total de tratamientos y dosis de radiación.

A veces se recomienda la radioterapia después de la cirugía para evitar que el cáncer reaparezca, lo que se denomina recurrencia. La radioterapia que se administra de esta forma se denomina radioterapia adyuvante. Las investigaciones demostraron que, aunque puede reducir el riesgo de que el melanoma reaparezca en el área que recibió radiación, esta no aumenta el tiempo de vida de una persona. Las personas que reciben radioterapia adyuvante experimentan efectos secundarios en función del área del cuerpo que se trataron. Conforme a los resultados de ensayos clínicos recientes, la calidad de vida general de la persona es similar a la de aquellas que no se la realizan. Sin embargo, en esos estudios, algunos pacientes que recibieron radioterapia adyuvante tuvieron peores síntomas durante el primer año.

Si un melanoma se ha diseminado y provoca síntomas, tales como dolor de huesos o dolor de cabeza, entonces la radioterapia puede ayudar a aliviar estos síntomas. Esto se denomina radioterapia paliativa. Algunas personas reciben radioterapia paliativa en un órgano completo con varias dosis pequeñas de radiación, como en la totalidad del cerebro en la radioterapia cerebral total. Otras veces se administra 1 o solo unas pocas dosis altas de radioterapia mediante un acelerador lineal (o "linac", en forma abreviada del inglés) o una unidad Gamma Knife, CyberKnife o TomoTherapy. Esto se denomina radiocirugía estereotáctica, radioterapia ablativa estereotáctica o radioterapia corporal estereotáctica. Generalmente funciona mejor solo para 1 o pocos tumores en el cerebro u otras partes del cuerpo.

La radioterapia se usa cuando el cáncer se diseminó a los ganglios linfáticos o a la piel y no se puede extraer con cirugía. Los investigadores también están evaluando la eficacia de la combinación de radioterapia y medicamentos para tratar el melanoma. Obtenga más información sobre los conceptos básicos de la radioterapia.

Efectos secundarios de la radioterapia

Los efectos secundarios generales de la radioterapia incluyen irritación de la piel y fatiga. Estos problemas normalmente mejoran unas semanas después de terminar la radioterapia. Para ayudar a prevenir y tratar las reacciones de la piel por la radioterapia, se pueden usar corticoides tópicos y antibióticos.

Según el área del cuerpo que se está tratando con radioterapia, se pueden desarrollar otros efectos secundarios. Por ejemplo, después del tratamiento para la cabeza y/o la región del cuello, se puede producir una irritación temporal de la boca o dificultad para tragar. Si el tratamiento se centra en la axila o la región inguinal, la persona puede tener mayor riesgo de acumulación de líquido en dicha extremidad, este efecto secundario se conoce como linfedema. El linfedema puede ser un efecto secundario continuo a largo plazo. Hable con el oncólogo radiólogo para obtener más información sobre los posibles efectos secundarios que puede experimentar y cómo los puede manejar.

Terapias con medicamentos

La terapia sistémica es el uso de medicamentos para destruir las células cancerosas. Este tipo de medicamento se administra a través del torrente sanguíneo para alcanzar las células cancerosas en todo el cuerpo. Generalmente, el profesional que receta las terapias sistémicas es un oncólogo clínico, un médico que se especializa en el tratamiento del cáncer con medicamentos.

Algunos de los métodos frecuentes para administrar terapias sistémicas incluyen un tubo intravenoso (IV) que se coloca en una vena con una aguja, o una pastilla o cápsula que se traga (por vía oral).

Los tipos de terapias sistémicas que se usan para el melanoma incluyen:

  • Inmunoterapia

  • Terapia dirigida

  • Quimioterapia

Cada uno de estos tipos de terapias se analiza a continuación con más detalle. Una persona puede recibir 1 tipo de terapia sistémica por vez o una combinación de terapias sistémicas al mismo tiempo. También se pueden administrar como parte de un plan de tratamiento que puede incluir cirugía o radioterapia.

Los medicamentos utilizados para tratar el cáncer se evalúan constantemente. Con frecuencia, hablar con su médico es la mejor forma de obtener información sobre los medicamentos que le recetaron, su finalidad, y sus potenciales efectos secundarios o interacciones con otros medicamentos. También es importante informar a su médico si está tomando algún otro medicamento con receta o de venta libre o suplementos. Las hierbas, los suplementos, y otros fármacos pueden interactuar con los medicamentos para el cáncer. Obtenga más información sobre sus medicamentos recetados usando las bases de datos de fármacos (en inglés) en las que se pueden realizar búsquedas.

Inmunoterapia

La inmunoterapia, también llamada terapia biológica, está diseñada para estimular las defensas naturales del cuerpo a fin de combatir el cáncer. Utiliza materiales producidos por el cuerpo o fabricados en un laboratorio para mejorar, dirigir, o restaurar la función del sistema inmunitario. Obtenga más información sobre los aspectos básicos de la inmunoterapia.

En los últimos años, se produjo un gran avance en el tratamiento del melanoma en estadios III-IV mediante la inmunoterapia. Si bien la inmunoterapia puede ser eficaz para tratar el melanoma, este tratamiento tiene muchos efectos secundarios posibles. Los distintos tipos de inmunoterapia pueden provocar diferentes efectos secundarios. Los efectos secundarios frecuentes incluyen reacciones en la piel, síntomas similares a la gripe, diarrea, y cambios de peso. Obtenga más información sobre los efectos secundarios de la inmunoterapia.

Hable con su médico sobre los posibles efectos s[ecundarios de la inmunoterapia recomendada para usted. Los distintos tipos de inmunoterapia se describen a continuación.

Inhibidores de la PD-1

En la inmunoterapia para el melanoma, hay 2 anticuerpos monoclonales que bloquean la proteína de muerte celular programada 1 (programmed death-1, PD-1) aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) para tratar el melanoma en estadio III o metastásico: nivolumab (Opdivo) y pembrolizumab (Keytruda).

La PD-1 se encuentra en la superficie de las células T. Las células T son un tipo de glóbulo blanco que ayuda directamente al sistema inmunitario del cuerpo a combatir la enfermedad. La proteína PD-1 no permite que el sistema inmunitario destruya el cáncer. Como estos fármacos hacen que la PD-1 deje de funcionar, el sistema inmunológico puede dirigirse mejor hacia las células de melanoma.

Se demostró que nivolumab y pembrolizumab reducen el melanoma del 25 % al 45 % de los pacientes, según el momento en el que se administra el tratamiento. Los efectos secundarios ocurren con menos frecuencia con nivolumab y pembrolizumab comparado con ipilimumab (Yervoy, consulte a continuación). Por lo tanto, actualmente se recomienda nivolumab y pembrolizumab como primera opción de tratamiento para las personas diagnosticadas con melanoma metastásico.

Se están estudiando y desarrollando nuevos inhibidores de PD-1 y de ligando 1 de muerte programada (Programmed Death-ligand 1, PD-L1).

Inhibidores de CTLA4

Ipilimumab (Yervoy) es una inmunoterapia dirigida a una molécula llamada antígeno 4 asociado a los linfocitos T citotóxicos (cytotoxic T-lymphocyte associated molecule-4, CTLA4). Dos ensayos clínicos demostraron que las personas que recibieron ipilimumab tuvieron una mayor probabilidad de supervivencia que las personas que solo recibieron la quimioterapia tradicional (consulte a continuación). Se demostró que ipilimumab reduce el melanoma del 10 % al 15 % de los pacientes. Esas respuestas pueden durar años y son permanentes en muchos de los pacientes beneficiados.

Ipilimumab quita los frenos del sistema inmunitario. Ya que este fármaco activa el sistema inmunitario, puede desencadenar efectos secundarios "autoinmunes" en los que el sistema inmunitario del propio paciente ataca las células sanas del cuerpo. Estos efectos secundarios pueden ser graves e incluso potencialmente mortales.

Estos efectos secundarios incluyen inflamación significativa del colon (colitis), problemas hepáticos, reacciones en la piel, inflamación de las glándulas hormonales y nerviosas, y problemas oculares. Se monitorea atentamente a los pacientes para detectar diarrea, sarpullido, picazón, y otros efectos secundarios. Antes de comenzar el tratamiento, asegúrese de hablar con su equipo de atención médica acerca de los efectos secundarios. Informe a su equipo de atención médica de inmediato si desarrolla algún síntoma nuevo durante el tratamiento. También es importante que informe a su equipo de atención médica acerca de todos los demás medicamentos que esté tomando, incluidos los fármacos de venta libre y suplementos a base de hierbas o dietarios, a fin de evitar posibles efectos secundarios de interacciones medicamentosas con ipilimumab. Obtenga más información acerca de este medicamento y sus efectos secundarios en este podcast de Cancer.Net (en inglés).

Ipilimumab está aprobado por la FDA para el tratamiento adyuvante del melanoma en estadio III. Se demostró que ipilimumab retrasa las recurrencias y prolonga la vida de algunos pacientes con melanoma en estadio III, pero el riesgo de presentar efectos secundarios graves, potencialmente mortales, es de alrededor del 50 %. Debido a que esta terapia puede prolongar la vida pero también tiene una alta tasa de efectos secundarios graves, es importante que los oncólogos y las personas con melanoma en estadio III analicen los riesgos y los beneficios de ipilimumab y decidan juntos si vale la pena correr esos riesgos.

Se siguen estudiando ipilimumab y otros inhibidores de CTLA4 en ensayos clínicos. Para obtener más información, consulte la sección Últimas investigaciones.

Combinación de inhibidores de PD-1 y CTLA4

En 2015, la FDA aprobó la inmunoterapia que combina ipilimumab y nivolumab para el tratamiento del melanoma no extirpable en estadio III o IV. Esta combinación funciona mejor que los fármacos por separado en la reducción del tamaño de los tumores y el retraso de su crecimiento. Sin embargo, la combinación de estos fármacos causa muchos más efectos secundarios y no necesariamente ayuda a las personas a vivir más tiempo. La decisión de administrar esta terapia combinada a menudo depende de qué tan rápido crece el cáncer, a dónde se diseminó el cáncer, y la salud general de la persona.

Interleucina-2 (IL-2, Proleukin)

Otro tipo de inmunoterapia es la interleucina 2, la cual activa las células T. A veces se administra a personas con melanoma metastásico. La cantidad de personas a las que le funciona este tratamiento es similar a la de ipilimumab (alrededor del 16 %), con una respuesta completa en menos del 10 % de las personas. Una respuesta completa se define como la desaparición de todos los signos de cáncer como resultado del tratamiento.

Este tratamiento a menudo tiene múltiples efectos secundarios importantes. Los efectos secundarios más frecuentes de la IL-2 son presión arterial baja, fiebre, escalofríos, y una afección conocida como síndrome de fuga capilar. El síndrome de fuga capilar se produce cuando se fugan fluidos y proteínas de los vasos sanguíneos, lo cual puede causar presión arterial muy baja y otros efectos peligrosos. Los pacientes que se tratan con dosis altas de IL-2 requieren un monitoreo intensivo por parte del equipo de atención médica. La administración de IL-2 debe llevarse a cabo por un equipo de atención médica que esté familiarizado con los efectos secundarios del tratamiento con IL-2.

Terapia con virus

La terapia con virus es un tipo de inmunoterapia. La FDA aprobó el uso de talimogene laherparepvec (T-VEC; Imlygic) para el tratamiento del melanoma no extirpable en estadio III y en estadio IV. T-VEC es un virus del herpes diseñado en un laboratorio para producir una proteína que inicia una respuesta inmunitaria. Este virus puede infectar y destruir las células de melanoma. T-VEC también ayuda a estimular el sistema inmunitario para que destruya otros tumores de melanoma.

T-VEC se inyecta directamente en 1 o más tumores de melanoma, por lo que también se denomina terapia intralesional. Debido a que se demostró que T-VEC no reduce significativamente los tumores no inyectados en la mayoría de las personas, por lo general, no se ofrece este tratamiento a los pacientes con enfermedad metastásica generalizada. Se puede ofrecer, por ejemplo, a los pacientes que tienen un tumor que se detecta durante un examen y que tienen enfermedad metastásica limitada (pocos tumores o tumores pequeños) en otro lugar, como en los pulmones o el hígado. Se está estudiando T-VEC en combinación con otros medicamentos para mejorar su eficacia.

Interferón

Interferón alfa-2b en dosis altas (Intron A). Cuando se administra durante un año, se demostró que interferon alfa-2b en dosis altas es una inmunoterapia que retrasa las recurrencias en algunos pacientes. Sin embargo, no se demostró que prolongue la vida de la mayoría de las personas. Este tratamiento tiene frecuentes efectos secundarios importantes como síntomas similares a los de la gripe, tales como fatiga, fiebre, escalofríos, náuseas, vómitos y dolor de cabeza, sarpullido, adelgazamiento capilar, y depresión. Los médicos que tratan melanomas no recomiendan el uso de interferón en dosis altas por los efectos secundarios y porque no prolonga la vida de la mayoría de los pacientes que reciben este tratamiento.

Peginterferón alfa-2b (Sylatron). Esta inmunoterapia se administra mediante una inyección semanal durante un máximo de 5 años y se comprobó que retrasa las recurrencias en algunos pacientes. Sin embargo, no demostró prolongar la vida de las personas. Los efectos secundarios son muy similares a los del interferon alfa-2b en dosis altas. Los médicos que tratan los melanomas no recomiendan el uso de peginterferón por sus efectos secundarios y porque no prolongan la vida de la mayoría de los pacientes que reciben este tratamiento.

Terapia dirigida

La terapia dirigida es un tratamiento que apunta a los genes o a las proteínas específicas del cáncer, o a las condiciones del tejido que contribuyen al crecimiento y a la supervivencia del cáncer. Este tipo de tratamiento bloquea el crecimiento y la diseminación de las células cancerosas y, a la vez, limita el daño a las células sanas. Obtenga más información sobre los conceptos básicos de los tratamientos dirigidos.

Tal como se explica aquí y en Diagnóstico, las investigaciones en curso identificaron varias vías y genes claves involucrados en el crecimiento y la diseminación del melanoma. Estos avances permiten que los médicos adapten o personalicen el plan de tratamiento en función de las anormalidades o mutaciones genéticas del melanoma.

Un enfoque importante en la investigación es el desarrollo de fármacos nuevos que bloquean las vías bioquímicas específicas que necesitan las células de melanoma para crecer. Los diferentes tipos de terapias dirigidas se describen a continuación.

Inhibidores de BRAF

Dabrafenib (Tafinlar) y vemurafenib (Zelboraf) son terapias dirigidas aprobadas por la FDA para personas con melanoma en estadio IV y estadio III que no se pueden extirpar quirúrgicamente.

Estos fármacos, que se toman en forma de comprimido, se utilizan específicamente cuando los tumores de melanoma tienen una mutación V600E o V600K en el gen BRAF (ver Diagnóstico). Los pacientes que no tienen la mutación no deben tomar estos medicamentos ya que pueden ser perjudiciales para ellos.

En los ensayos clínicos con personas cuyo melanoma metastásico tiene la mutación en el gen BRAF, ambos fármacos redujeron los tumores en la mayoría de los pacientes. Se demostró que vemurafenib prolonga la supervivencia de los pacientes en casi un año en promedio. No se evaluó formalmente el efecto de dabrafenib en la supervivencia general. En función de estos ensayos clínicos, ambos fármacos están aprobados para su uso en pacientes con melanoma en estadio III avanzado a nivel local que no puede extirparse mediante cirugía y pacientes con melanoma en estadio IV, si el melanoma tiene el gen BRAF mutado.

Los efectos secundarios de vemurafenib incluyen problemas en la piel, como sarpullidos, adelgazamiento capilar, piel gruesa y seca, sensibilidad al sol, y una forma menos agresiva de cáncer de piel denominado carcinoma de células escamosas (en inglés) que a menudo se puede tratar con una cirugía menor. Otros efectos secundarios incluyen dolor articular, fatiga, náuseas, fiebre y adelgazamiento y rizado capilar. Antes de comenzar el tratamiento, hable con su médico acerca de los efectos secundarios que podría tener. Dabrafenib parece tener menos efectos secundarios, como piel gruesa y seca y adelgazamiento capilar, y rara vez causa sensibilidad al sol.

Inhibidores de MEK

Trametinib (Mekinist) está aprobada como una terapia dirigida para melanoma no extirpable o metastásico con mutación V600E o V600K en el gen BRAF. Este fármaco, que se toma en forma de comprimido, se dirige específicamente a la proteína MEK, la cual participa en el crecimiento y la supervivencia del cáncer. Trametinib fue aprobado en función de los resultados de un estudio clínico que demostró que las personas con melanoma en estadio IIIC o IV que tomaron esta terapia dirigida vivieron más tiempo sin que empeorara el cáncer que aquellos que recibieron quimioterapia. Los efectos secundarios de trametinib incluyen una erupción similar al acné, inflamación de las uñas, picazón, piel seca, y diarrea.

Combinación de inhibidores de BRAF y MEK

El descubrimiento de que aproximadamente el 50 % de los melanomas tienen un gen BRAF mutado o activado proporcionó una nueva dirección importante en la terapia dirigida para melanoma. Dos ensayos clínicos demostraron que la combinación de dabrafenib, un inhibidor de BRAF y trametinib, un inhibidor de MEK, está asociada con mejores tasas de reducción del tumor, retraso en el crecimiento tumoral y vida más prolongada en comparación con vemurafenib solo, en 1 estudio y dabrafenib solo, en el otro estudio. Como resultado de estos ensayos, en 2014, la FDA aprobó el uso de la combinación de dabrafenib y trametinib para el tratamiento de melanoma que no se puede extirpar quirúrgicamente o el melanoma metastásico con una mutación V600E o V600K en BRAF. No se espera que esta combinación ayude a las personas que tienen melanoma sin una mutación en BRAF perceptible.

En un ensayo clínico más reciente, se demostró que 1 año de tratamiento con la combinación de dabrafenib y trametinib mejora los resultados en personas con melanoma en estadio III después de terminar de la cirugía. Estos datos permitieron que, en 2018, se aprobara esta combinación como terapia adyuvante para personas con melanoma en estadio III que se extirpó con cirugía.

Los efectos secundarios más frecuentes del tratamiento con trametinib en combinación con dabrafenib incluyen fiebre, escalofríos, cansancio, sarpullido, náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, hinchazón de las manos y los pies, tos, dolor de cabeza, dolor articular, sudoración nocturna, disminución del apetito, estreñimiento, y dolor muscular. Curiosamente, la combinación de dabrafenib y trametinib reduce algunos efectos secundarios en comparación con cualquiera de los medicamentos tomados por separado, incluidos una tasa más baja de cánceres de piel secundarios y sarpullido.

En 2015, la FDA aprobó una segunda combinación de inhibidores de BRAF y MEK. Consiste en el inhibidor de BRAF vemurafenib y el inhibidor de MEK cobimetinib (Cotellic). Un ensayo clínico demostró que la combinación de vemurafenib y cobimetinib se asocia con mejores tasas de reducción del tumor, retraso en el crecimiento tumoral y vida más larga comparado con vemurafenib solo. Los efectos secundarios frecuentes con esta combinación incluyen cansancio, náuseas, diarrea, dolor en las articulaciones, sensibilidad al sol, sarpullido, fiebre, irritación hepática e hinchazón de las manosy los pies.

En junio de 2018, la FDA aprobó una tercera combinación, la cual incluye el inhibidor de BRAF encorafenib (Braftovi) y el inhibidor de MEK binimetinib (Mektovi). Un ensayo clínico de fase III demostró que esta combinación ayudó a que las personas vivieran más tiempo que los que se trataron con vemurafenib solo. Los efectos secundarios más frecuentes de esta combinación fueron fatiga, náuseas, diarrea, vómitos, dolor abdominal y dolor articular.

Debido a los resultados mejorados y la reducción de los efectos secundarios de las combinaciones de inhibidores de BRAF y MEK en comparación con los inhibidores de BRAF o MEK solos, es una práctica habitual recomendar 1 de estas 3 combinaciones aprobadas cuando la terapia dirigida se ofrece a pacientes que tienen tumores con mutaciones en BRAF.

Inhibidores de KIT

Los investigadores se están enfocando también en el desarrollo de terapias dirigidas al gen KIT, el cual está mutado o multiplicado (copias adicionales del gen) en algunos tumores de ciertos subtipos del melanoma, incluidos el melanoma lentigo maligno, el melanoma mucoso y el melanoma lentiginoso acral. Los fármacos que se están estudiando actualmente en ensayos clínicos para personas con melanoma en estadio IV con mutación en KIT incluyen dasatinib (Sprycel), imatinib (Gleevec) y nilotinib (Tasigna).

Tratamientos agnósticos del tumor

Larotrectinib (Vitrakvi) es un tipo de terapia dirigida que no es específico para un determinado tipo de cáncer (en inglés), pero se concentra en un cambio genético específico denominado fusión NTRK.

Este tipo de cambio genético se encuentra en varios tipos de cáncer, incluido el melanoma. Está aprobado como tratamiento para el melanoma con una fusión NTRK que es metastásico o que no se puede extirpar con cirugía y empeoró con otros tratamientos.

Quimioterapia

La quimioterapia es el uso de fármacos para destruir las células cancerosas, generalmente al evitar que las células cancerosas crezcan, se dividan, y produzcan más células.

Todavía se utilizan los tipos de quimioterapia tradicionales para tratar el melanoma, pero por lo general, ya no se usan como tratamientos de primera línea. El tratamiento de primera línea es el tratamiento inicial que se recomienda después de un diagnóstico de cáncer.

Un régimen o programa de quimioterapia, por lo general, consiste en una cantidad específica de ciclos que se administran en un período determinado. Un paciente puede recibir 1 fármaco por vez o una combinación de diferentes fármacos administrados al mismo tiempo. La dacarbazina (DTIC; disponible como un fármaco genérico) es la única quimioterapia aprobada por la FDA para el melanoma. La temozolomida (Temodar) es básicamente una versión oral de la dacarbazina y se utiliza en el tratamiento del melanoma en estadio IV.

Se demostró que la DTIC y la temozolomida reducen el melanoma en aproximadamente el 12 % y 15 % de los pacientes. Sin embargo, ningún ensayo clínico evaluó si estos fármacos ayudar a las personas con melanoma a vivir más tiempo después del tratamiento. Ambos fármacos tienen una cantidad limitada de efectos secundarios. Hable con su médico acerca de estos posibles efectos secundarios de estos fármacos.

Otras quimioterapias que se usan para tratar el melanoma incluyen un fármaco genérico denominado cisplatino, fotemustina (Muphoran, que solo está aprobada en Europa), lomustina (Gleostine), los taxanos (un grupo de fármacos que incluyen docetaxel [Taxotere] y paclitaxel [Taxol]) y otro fármaco genérico denominado vinblastina. Se pueden usar combinaciones de fármacos de quimioterapia, como paclitaxel y carboplatino o cisplatino combinado con vinblastina y dacarbazina. Algunas combinaciones de fármacos de quimioterapia presentan una mayor probabilidad de reducir el melanoma, pero también causan más efectos secundarios.

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen del paciente y de la dosis utilizada, pero pueden incluir fatiga, riesgo de infección, náuseas y vómitos, cambios en las uñas, pérdida del apetito, diarrea, algún daño nervioso que causa cambios en las sensaciones y caída del cabello. Estos efectos secundarios generalmente desaparecen después de finalizado el tratamiento.

Obtenga más información sobre los aspectos básicos de la quimioterapia.

Terapia de infusión en la extremidad aislada

A veces el melanoma puede diseminarse y aparecer en forma de tumores que se desarrollan en la pierna o el brazo. En estas situaciones, la cirugía no es posible ni útil porque hay demasiados tumores. El médico puede recomendar la infusión o la perfusión de la extremidad aislada con quimioterapia.

Durante este tratamiento, se coloca un torniquete en el brazo o la pierna antes de que se administren dosis altas de quimioterapia a través de un catéter, que usualmente es colocado por el equipo de radiología intervencionista. El torniquete conserva la quimioterapia en el brazo o la pierna y evita que se transporte a través del cuerpo. Este tratamiento normalmente se administra con anestesia general.

Aproximadamente, del 50 % al 80 % de los tumores que se encuentran en el área en donde circula la quimioterapia se reducen como resultado de este tratamiento. Si bien la reducción del tamaño del tumor es generalmente temporal, se puede controlar el melanoma durante un año o más en algunas personas. Los investigadores también están evaluando la eficacia de la combinación de la terapia de infusión en la extremidad aislada con otros medicamentos.

Efectos físicos, emocionales y sociales del cáncer

El cáncer y su tratamiento producen síntomas y efectos secundarios físicos, así como efectos emocionales, sociales, y económicos. El manejo de estos efectos se denomina cuidados paliativos o atención médica de apoyo. Es una parte importante de su atención que se incluye junto con los tratamientos que tienen como fin retrasar, detener, o eliminar el cáncer.

Los cuidados paliativos se centran en mejorar cómo se siente durante el tratamiento al manejar los síntomas y brindar apoyo a los pacientes y sus familias con otras necesidades no médicas. Cualquier persona, independientemente de la edad o del tipo y estadio de cáncer, puede recibir este tipo de atención. Y en general, funciona mejor cuando se inicia poco después del diagnóstico de cáncer. Las personas que reciben cuidados paliativos junto con el tratamiento para el cáncer con frecuencia tienen síntomas menos graves y mejor calidad de vida, e informan que están más satisfechas con el tratamiento.

Los tratamientos paliativos varían ampliamente y, con frecuencia, incluyen medicamentos, cambios nutricionales, técnicas de relajación, apoyo emocional y espiritual, y otras terapias. Usted también puede recibir tratamientos paliativos similares a los utilizados para eliminar el cáncer, como quimioterapia, cirugía, o radioterapia.

Antes de comenzar con el tratamiento, hable con su médico sobre los objetivos de cada tratamiento en el plan de tratamiento. También debe hablar sobre los efectos secundarios posibles del plan de tratamiento específico y las opciones de cuidados paliativos.

Durante el tratamiento, su equipo de atención médica puede pedirle que responda a preguntas sobre sus síntomas y efectos secundarios y que describa cada problema. Asegúrese de informar al equipo de atención médica si experimenta algún problema. Esto ayuda a que el equipo de atención médica pueda tratar cualquier síntoma y efecto secundario lo más rápido posible. También puede ayudar a prevenir problemas más graves en el futuro.

Obtenga más información sobre la importancia de llevar un registro de los efectos secundarios en otra parte de esta guía. Obtenga más información sobre los cuidados paliativos en una sección diferente de este sitio web.

Opciones de tratamiento según el estadio del melanoma

Esta sección describe las opciones de tratamiento que se recomiendan para cada estadio del melanoma. Anteriormente en esta página se describió en detalle cada tipo de tratamiento. Recuerde, los ensayos clínicos también son una opción de tratamiento posible para cada estadio del melanoma.

Melanoma en estadio 0

El melanoma en estadio 0 casi siempre se trata solo con cirugía, por lo general, una escisión amplia.

Melanoma en estadio I

El melanoma en estadio I generalmente se trata con la extirpación quirúrgica del tumor y cierto tejido sano circundante. El médico puede recomendar el mapeo de los ganglios linfáticos y es posible que se extraigan algunos de ellos.

Melanoma en estadio II

El tratamiento estándar para el melanoma en estadio II es una cirugía para extirpar el tumor y cierto tejido sano circundante. Mientras se realiza esta cirugía, también se puede hacer el mapeo de los ganglios linfáticos y la biopsia del ganglio linfático centinela. En algunas personas con melanoma en estadio II, se recomienda el tratamiento con interferón después de la cirugía para reducir la posibilidad de que el cáncer regrese.

Melanoma en estadio III que se puede extirpar con cirugía

El melanoma en estadio III se diseminó a nivel local o a través del sistema linfático a un ganglio linfático regional que se encuentra cerca de donde se originó el cáncer o a algún lugar de la piel en el recorrido hacia un ganglio linfático. Si el melanoma en estadio III se puede extirpar con cirugía, entonces esa será la primera opción de tratamiento. Los ganglios linfáticos se revisan para detectar signos de cáncer y se extraen. Después de la cirugía, se puede recomendar un tratamiento con inmunoterapia o una terapia dirigida para evitar que el cáncer reaparezca.

Melanoma avanzado

El melanoma avanzado es un melanoma en estadio III que no se puede tratar con cirugía o un melanoma en estadio IV. El melanoma en estadio IV se diseminó a otras partes del cuerpo, como los ganglios linfáticos distantes o el hígado, los pulmones, el cerebro, los huesos, o el tracto gastrointestinal. Los médicos también lo denominan melanoma metastásico. Si esto sucede, es una buena idea hablar con los médicos que tienen experiencia en tratarlo. Los médicos pueden tener opiniones diferentes sobre el mejor plan de tratamiento estándar. Los ensayos clínicos también pueden ser una opción. Obtenga más información sobre la búsqueda de una segunda opinión antes de comenzar el tratamiento, de manera que se sienta cómodo con el plan de tratamiento elegido.

El melanoma en estadio III que no se puede extirpar con cirugía, a veces denominado en estadio III no extirpable, y el melanoma en estadio IV en general se tratan de la misma manera, con inmunoterapia, terapia dirigida, y quimioterapia. También se pueden recomendar los tratamientos paliativos, destinados a aliviar los síntomas, como la cirugía o la radioterapia para tratar los ganglios linfáticos afectados y los tumores más pequeños que se diseminaron a otras partes del cuerpo. El plan de tratamiento también dependerá de una serie de factores:

  • La edad y la salud general de la persona.

  • La cantidad de metástasis y la ubicación.

  • La rapidez con la que se está diseminando la enfermedad.

  • La presencia de mutaciones genéticas específicas en el tumor.

  • Las preferencias del paciente.

Para la mayoría de las personas, un diagnóstico de cáncer metastásico es muy estresante y, a veces, difícil de sobrellevar. Se alienta a usted y a su familia a que hablen sobre cómo se sienten con los médicos, el personal de enfermería, los trabajadores sociales, u otros integrantes del equipo de atención médica. También puede ser útil hablar con otros pacientes, incluso a través de un grupo de apoyo.

Tratamiento de metástasis cerebral

El cerebro es uno de los lugares más frecuentes a los que se disemina el melanoma. Desafortunadamente, la presencia de metástasis cerebral está vinculado a un pronóstico reservado. Se denomina pronóstico a la probabilidad de recuperación. Tradicionalmente, menos del 50 % de las personas cuyo melanoma se diseminó al cerebro vive 6 meses, aunque esto está cambiando en los últimos años. Debido a este pronóstico reservado y a la dificultad que tiene el cerebro de recibir fármacos de quimioterapia en el tejido cerebral (lo que se denomina barrera hematoencefálica), las personas con melanoma diseminado al cerebro, por lo general, no pueden participar en ensayos clínicos.

Afortunadamente, esto está cambiando y hay ensayos clínicos para pacientes con melanoma y metástasis cerebrales. Lea esta hoja informativa en inglés para aprender más acerca del cáncer que se diseminó al cerebro.

En la actualidad, se recomiendan los siguientes tratamientos para tratar el melanoma que se diseminó al cerebro:

  • Radioterapia. La radioterapia en dosis altas administrada mediante técnicas estereotácticas normalmente se utiliza cuando hay solo unos pocos tumores metastásicos en el cerebro. Estas técnicas son altamente eficaces para eliminar los tumores existentes. Sin embargo, no previenen el desarrollo de nuevos tumores. El cerebro completo se puede tratar con radioterapia, esto se conoce como radioterapia cerebral total. Sin embargo, debido a que la dosis de radiación que se usa para tratar el cerebro completo es menor, este tipo de tratamiento por lo general no reduce los tumores y, con frecuencia, causa problemas para pensar con claridad (cognición).

  • Inhibidores de BRAF. Para las personas que tienen melanoma con mutación en el gen BRAF, se pueden recomendar los fármacos como dabrafenib y vemurafenib. Estos fármacos penetran fácilmente en el cerebro. Los ensayos clínicos demostraron que los tumores por melanoma en el cerebro tratados con estos medicamentos se reducen alrededor del 40 % al 50 % del tiempo.

  • Inmunoterapia. En ensayos clínicos recientes, se estudió el uso de ipilimumab, nivolumab y pembrolizumab para tratar personas con melanoma diseminado al cerebro. Estos ensayos demostraron que estos tratamientos pueden ayudar a los pacientes con melanoma y metástasis cerebrales. En particular, la combinación de ipilimumab y nivolumab parece ser la terapia más eficaz para dichos pacientes, aunque debido a la alta tasa de efectos secundarios, este tratamiento no es la mejor opción para todos.

Obtenga más información acerca de la atención de una persona con cáncer que se diseminó al cerebro.

Remisión y probabilidad de recurrencia

Una remisión se produce cuando el cáncer no puede detectarse en el cuerpo y no hay síntomas. Esto también puede denominarse “sin evidencia de enfermedad”.

Una remisión puede ser temporal o permanente. Esta incertidumbre hace que a muchas personas les preocupe que el cáncer regrese. Aunque muchas remisiones son permanentes, es importante hablar con su médico sobre la posibilidad de que el cáncer reaparezca. Comprender el riesgo de recurrencia y las opciones de tratamiento puede ayudarlo a sentirse más preparado si, en efecto, el cáncer reaparece. Obtenga más información en inglés sobre cómo sobrellevar el temor a la recurrencia.

Si el melanoma regresa después del tratamiento original, se denomina “cáncer recurrente”. El cáncer puede reaparecer en el mismo lugar (lo cual se denomina recurrencia local), en las cercanías (recurrencia regional), o en otra parte del cuerpo (recurrencia a distancia).

Cuando esto sucede, comenzará un nuevo ciclo de pruebas para obtener la mayor cantidad de información posible sobre la recurrencia. Después de realizadas estas pruebas, usted y su médico hablarán sobre sus opciones de tratamiento. A menudo, el plan de tratamiento incluirá los tratamientos descritos anteriormente, como cirugía, quimioterapia, inmunoterapia, terapia dirigida y radioterapia, pero se pueden usar con una combinación diferente o administrarse con un ritmo diferente. El médico puede sugerirle ensayos clínicos que estén estudiando métodos nuevos para tratar este tipo de cáncer recurrente. Sea cual sea el plan de tratamiento que usted elija, los cuidados paliativos serán importantes para aliviar los síntomas y los efectos secundarios.

Las personas con cáncer recurrente a menudo sienten emociones como incredulidad o temor. Es recomendable que hable con su equipo de atención médica respecto de estos sentimientos y que solicite servicios de apoyo que lo ayuden a sobrellevar la situación. Obtenga más información en inglés sobre cómo afrontar la recurrencia del cáncer.

Si el tratamiento no funciona

Recuperarse del cáncer no siempre es posible. Si el cáncer no se puede curar o controlar, la enfermedad se puede denominar cáncer avanzado o terminal. Este diagnóstico es estresante y, para muchas personas, hablar sobre el cáncer avanzado resulta difícil. Sin embargo, es importante que mantenga conversaciones abiertas y sinceras con su equipo de atención médica a fin de expresar sus sentimientos, preferencias, e inquietudes. El equipo de atención médica tiene habilidades especiales, experiencia, y conocimientos para brindar apoyo a los pacientes y a sus familiares, y está aquí para ayudar. Es extremadamente importante asegurarse de que una persona se sienta físicamente cómoda, que no tenga dolor, y que reciba apoyo emocional.

Es posible que las personas con cáncer avanzado y con una expectativa de vida inferior a 6 meses quieran considerar los cuidados para enfermos terminales. Los cuidados para enfermos terminales están pensados para proporcionar la mejor calidad de vida posible para las personas que están cerca de la etapa final de la vida. Es recomendable que usted y su familia hablen con el equipo de atención médica respecto a las opciones de cuidados para enfermos terminales, que incluyen cuidados domiciliarios para enfermos terminales, cuidados en un hospital de cuidados paliativos u otros lugares de atención médica. El cuidado de enfermería y los equipos especiales pueden hacer que permanecer en el hogar sea una opción factible para muchas familias. Obtenga más información sobre la planificación de la atención del cáncer avanzado.

Después de la muerte de un ser querido, muchas personas necesitan apoyo para ayudarlas a sobrellevar la pérdida. Obtenga más información sobre sufrimiento y pérdida.

La siguiente sección de esta guía es Acerca de los ensayos clínicos. Ofrece más información sobre los estudios de investigación que se centran en buscar mejores maneras de atender a las personas con cáncer. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Melanoma - Acerca de los ensayos clínicos

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 01/2019

EN ESTA PÁGINA: encontrará más información sobre los ensayos clínicos, los cuales son la principal forma en que se prueban enfoques médicos nuevos para averiguar qué tan bien funcionan. Use el menú para ver otras páginas.

¿En qué consisten los ensayos clínicos?

Los médicos y los científicos siempre buscan mejores métodos para la atención de las personas con melanoma. Para realizar avances científicos, los médicos desarrollan estudios de investigación, que se denominan ensayos clínicos, en los que participan voluntarios. De hecho, cada fármaco que está aprobado por la FDA en la actualidad fue probado en ensayos clínicos.

Los ensayos clínicos se usan para todos los tipos y estadios del melanoma. Muchos se centran en nuevos tratamientos para determinar si un tratamiento nuevo es seguro, eficaz y posiblemente mejor que los tratamientos ya existentes. Estos tipos de estudios evalúan fármacos nuevos, diferentes combinaciones de tratamientos, enfoques nuevos de radioterapia o cirugía, y métodos nuevos de tratamiento.

Las personas que participan en los ensayos clínicos pueden ser algunas de las primeras en recibir un tratamiento antes de que esté disponible para el público en general. Sin embargo, existen algunos riesgos en los ensayos clínicos, incluidos efectos secundarios posibles y la posibilidad de que el nuevo tratamiento no funcione. Se recomienda a las personas que hablen con su equipo de atención médica acerca de las ventajas y las desventajas de participar en un estudio en particular.

Algunos ensayos clínicos estudian nuevas formas de aliviar los síntomas y los efectos secundarios durante el tratamiento. Otros estudian cómo manejar los efectos tardíos que pueden presentarse mucho tiempo después del tratamiento. Hable con su médico sobre los ensayos clínicos en relación con los síntomas y los efectos secundarios.

La decisión de participar en un ensayo clínico

Las personas deciden participar en los estudios clínicos por muchos motivos. Para algunas, el ensayo clínico es la mejor opción de tratamiento disponible. Debido a que los tratamientos estándares no son perfectos, las personas a menudo están dispuestas a enfrentar el mayor grado de incertidumbre de un ensayo clínico con la esperanza de obtener un mejor resultado. Otras personas se presentan voluntariamente para participar en ensayos clínicos porque saben que estos estudios son una forma de contribuir con el progreso del tratamiento del melanoma. Aunque el ensayo clínico no los beneficie directamente, su participación puede beneficiar a futuros pacientes con melanoma.

La cobertura de seguro y los costos de los ensayos clínicos difieren según la ubicación y el estudio. En algunos programas, se reembolsan parte de los gastos generados al participar en el ensayo clínico. En otros, esto no sucede. Es importante hablar primero con el equipo de investigación y con su aseguradora para conocer si el tratamiento en un ensayo clínico se cubrirá y de qué forma. Obtenga más información sobre la cobertura de seguro médico de los ensayos clínicos.

En ocasiones, a las personas les preocupa que en un ensayo clínico no reciban tratamiento y, en su lugar, reciban un placebo o una “pastilla de azúcar”. Cuando se utilizan, los placebos normalmente se combinan con un tratamiento estándar en la mayoría de los ensayos clínicos sobre el cáncer. Cuando se usa un placebo en un estudio, se hace con el pleno conocimiento de los participantes. Encuentre más información en inglés sobre el uso de placebos en ensayos clínicos sobre el cáncer.

Seguridad del paciente y consentimiento informado

Para participar en un ensayo clínico, las personas deben participar en un proceso conocido como consentimiento informado. Durante el consentimiento informado, el médico debe hacer lo siguiente:

  • Describir todas las opciones de modo que la persona comprenda en qué se diferencia el nuevo tratamiento del tratamiento estándar.

  • Enumerar todos los riesgos conocidos o esperados del tratamiento nuevo, que pueden o no ser diferentes de los riesgos del tratamiento estándar.

  • Explicar qué se requerirá de cada persona para participar en el ensayo clínico, incluidas la cantidad de visitas al médico, las pruebas y el programa del tratamiento.

Los ensayos clínicos también tienen ciertas reglas denominadas “requisitos de elegibilidad”, que ayudan a estructurar la investigación y mantener la seguridad de los pacientes. Usted y el equipo de investigación revisarán detenidamente estos requisitos.

Las personas que participan en un ensayo clínico pueden dejar de hacerlo encualquier momento por motivos personales o médicos. Esto puede incluir el hecho de que el tratamiento nuevo no esté funcionando o se presenten efectos secundarios graves. Es importante que las personas que participan en un ensayo clínico hablen con el médico y los investigadores acerca de quiénes serán los encargados de proporcionar tratamiento y atención durante el ensayo clínico, después de su finalización y/o en caso de que decidan retirarse del ensayo clínico antes de que este concluya.

Cómo buscar un ensayo clínico

Hay investigaciones en curso a través de ensayos clínicos para todos los tipos de cáncer. Para obtener más información sobre temas específicos que están en estudio para el melanoma, consulte la sección Últimas investigaciones.

Cancer.Net ofrece una gran cantidad de información sobre ensayos clínicos acerca del cáncer en otras áreas del sitio web, incluida una sección completa sobre ensayos clínicos y lugares para buscar ensayos clínicos para un tipo específico de cáncer.

PRE-ACT, Preparatory Education About Clinical Trials

Además, puede encontrar un programa educativo en video en inglés gratuito sobre los ensayos clínicos de cáncer en otra sección de este sitio web.

La siguiente sección de esta guía es Últimas investigaciones. Explica áreas de investigación científica sobre el melanoma. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Melanoma - Últimas investigaciones

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 01/2019

EN ESTA PÁGINA: leerá sobre la investigación científica que se está realizando para obtener más información sobre el melanoma y cómo tratarlo. Use el menú para ver otras páginas. Los

médicos están trabajando para obtener más información sobre el melanoma, las maneras de prevenirlo, cuál es el mejor tratamiento y cómo brindar la mejor atención a las personas que se les diagnosticó esta enfermedad. Las siguientes áreas de investigación pueden incluir opciones nuevas para las pacientes mediante los ensayos clínicos. Esta sección no pretende ser una lista completa de los ensayos clínicos nuevos porque este campo cambia constantemente. Hable siempre con su médico sobre las opciones de diagnóstico y tratamiento más adecuadas para su caso.

  • Métodos mejorados de prevención y detección temprana. Hay investigaciones en curso sobre mejores estrategias de prevención y detección temprana del melanoma. Tanto la prevención primaria como la secundaria son importantes. La prevención primaria implica evitar que el melanoma se desarrolle, por ejemplo, reducir la exposición a la radiación ultravioleta (UV) del sol y evitar el uso de dispositivos de bronceado en interiores. La prevención secundaria incluye los métodos de detección temprana. Un área prometedora es la examinación de personas con un alto riesgo de desarrollar melanoma.

  • Terapia dirigida. Tal como se indicó en los Tipos de tratamiento, la terapia dirigida es un tratamiento dirigido a determinados genes o proteínas. Las investigaciones realizadas identificaron una cantidad de vías moleculares y genes activados o mutados en el melanoma. Hay ensayos clínicos en los que se están evaluando fármacos nuevos que inhiben las vías de la MAP cinasa y otras vías que el melanoma podría usar para crecer y diseminarse. También se están evaluando algunas estrategias para impedir que el melanoma se vuelva resistente al tratamiento, tales como usar combinaciones de fármacos o probar cronogramas nuevos de administración de fármacos para los pacientes.

  • Inmunoterapia. Los investigadores están estudiando nuevos inhibidores de puntos de control e inmunoterapias dirigidas a otras partes del sistema inmunitario. Estos incluyen inhibidores de TIM3, inhibidores de LAG3, agonistas de OX40, agonistas de CD137, agonistas de GITR e inhibidores de IDO. Además, se están estudiando una cantidad de combinaciones de inmunoterapias, incluidos todos los agentes mencionados anteriormente con los anticuerpos anti-PD-1 o anti-PD-L1 y también combinaciones de terapias dirigidas con los anticuerpos anti-PD-1 o anti-PD-L1.

  • Terapia con células T con receptores de antígenos quiméricos (abreviado por sus siglas en inglés, chimeric antigen receptor T-cell, CAR-T) y terapia con receptor de células T (T-cell receptor, TCR). Otro tipo de inmunoterapia experimental implica la alteración de los glóbulos blancos de una persona, conocidos como linfocitos, en un laboratorio. Esto se realiza para aumentar su capacidad de combatir el tumor. Las células modificadas se vuelven a administrar al paciente, a menudo en combinación con quimioterapia, interleucina-2 y/u otras inmunoterapias.

  • Vacunas. Múltiples ensayos clínicos se concentraron en las vacunas terapéuticas que pueden mejorar la respuesta inmunitaria específica al melanoma. En algunos ensayos clínicos se están evaluando vacunas peptídicas contra el melanoma en pacientes con melanomas localizados y avanzados. La investigación demostró que la vacunación puede lograr que el sistema inmunitario destruya el melanoma, incluso en la enfermedad avanzada, pero estas terapias aún se consideran experimentales. Las vacunas se elaboran mediante determinadas proteínas que se encuentran solamente en un tumor de melanoma y se administran en forma de inyección. El sistema inmunitario de la persona reconoce entonces a las proteínas y destruye las células de cáncer de melanoma. Hasta la fecha, ninguna vacuna demostró tener un beneficio clínico en los pacientes. Obtenga más información en inglés acerca de las vacunas contra el cáncer.

  • Cuidados paliativos/atención médica de apoyo. Se están realizando ensayos clínicos para encontrar mejores maneras de reducir los síntomas y los efectos secundarios de los tratamientos actuales para el melanoma a fin de mejorar el bienestar y la calidad de vida de los pacientes.

¿Desea obtener más información sobre las últimas investigaciones?

Si desea obtener información adicional sobre las áreas de investigación más recientes sobre el melanoma, explore estos temas relacionados que lo llevarán fuera de esta guía:

  • Para encontrar estudios clínicos específicos de su diagnóstico, hable con su médico o busque en las bases de datos (en inglés) de ensayos clínicos en línea ahora.

  • Revise las investigaciones que se presentaron en los congresos científicos recientes sobre los avances en el tratamiento del melanoma en el blog de Cancer.Net.

  • Escuche los podcasts de un experto de la American Society of Clinical Oncology en el que analizan los puntos destacados sobre el melanoma de la Reunión Anual de la American Society of Clinical Oncology de 2018 y 2019.

  • Visite el sitio web de la fundación Conquer Cancer, the ASCO Foundation (Fundación para vencer el cáncer) de la American Society of Clinical Oncology para averiguar cómo ayudar a apoyar la investigación del cáncer. Tenga en cuenta que este enlace lo llevará a un sitio web diferente de la American Society of Clinical Oncology.

La siguiente sección de esta guía es Cómo sobrellevar el tratamiento. Ofrece orientación sobre cómo sobrellevar los cambios físicos, emocionales, sociales y económicos que el cáncer y su tratamiento pueden ocasionar. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Melanoma - Cómo sobrellevar el tratamiento

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 01/2019

EN ESTA PÁGINA: encontrará más información sobre cómo sobrellevar los efectos físicos, emocionales, sociales y económicos del cáncer y su tratamiento. Use el menú para ver otras páginas.

Todos los tratamientos para el cáncer pueden provocar efectos secundarios o cambios en su cuerpo y en cómo se siente. Por muchos motivos, las personas no experimentan los mismos efectos secundarios, incluso cuando reciben el mismo tratamiento para el mismo tipo de cáncer. Esto puede hacer que sea difícil predecir cómo se sentirá durante el tratamiento.

Mientras se prepara para iniciar el tratamiento para el cáncer, es normal sentir ansiedad relacionada con los efectos secundarios del tratamiento. Puede ser útil saber que su equipo de atención médica se esforzará por prevenir y aliviar los efectos secundarios físicos y emocionales. Los médicos llaman a esta parte del tratamiento para el cáncer “cuidados paliativos” o “atención de apoyo”. Esta es una parte importante de su plan de tratamiento, independientemente de su edad o del estadio de la enfermedad.

Cómo sobrellevar los efectos secundarios físicos

Los efectos secundarios físicos frecuentes de cada opción de tratamiento para el melanoma se describen en la sección Tipos de tratamiento. Obtenga más información sobre los efectos secundarios del cáncer y su tratamiento, junto con las formas de prevenirlos o controlarlos. Los cambios en su salud física dependen de varios factores, incluidos el estadio del cáncer, la duración y la dosis del tratamiento, y su estado de salud general.

Si su tratamiento incluyó la disección de ganglios linfáticos y/o radioterapia debajo del brazo o en la ingle, es posible que se acumule líquido en la extremidad afectada, lo cual se denomina linfedema. Las prendas de soporte graduado, los masajes especiales y otras terapias ayudar a manejar la afección.

Hable con su equipo de atención médica con regularidad sobre cómo se siente. Es importante que le informe al equipo sobre cualquier efecto secundario nuevo o cambio en los efectos secundarios existentes. Si su equipo de atención médica sabe cómo se siente, podrá encontrar maneras de aliviar o manejar los efectos secundarios para ayudarlo a sentirse más cómodo y, posiblemente, evitar que los efectos secundarios empeoren.

Puede ser útil llevar un registro de sus efectos secundarios de manera que sea más fácil explicarle cualquier cambio a su equipo de atención médica. Obtenga más información en inglés sobre por qué es útil llevar un registro de los efectos secundarios.

A veces, los efectos secundarios físicos pueden permanecer después de terminado el tratamiento. Los médicos los denominan efectos secundarios a largo plazo. A los efectos secundarios que suceden meses o años después del tratamiento, los denominan efectos tardíos. El tratamiento de los efectos secundarios a largo plazo y los efectos tardíos es una parte importante de la atención de sobrevivencia. Obtenga más información leyendo la sección Atención de seguimiento de esta guía o hable con su médico.

Cómo sobrellevar los efectos emocionales y sociales

Usted puede experimentar efectos emocionales y sociales, además de los efectos físicos, después de recibir un diagnóstico de cáncer. Estos pueden incluir el enfrentar emociones difíciles, como tristeza, ansiedad, depresión, temor, enojo, o manejar su nivel de estrés. A veces, a los pacientes les resulta difícil expresar cómo se sienten a sus seres queridos. A estos seres queridos también se les puede dificultar apoyarlo o responder a sus emociones.

Se alienta a los pacientes y a sus familiares a compartir sus sentimientos con un integrante del equipo de atención médica. Los equipos de atención pueden ponerlo en contacto con un profesional de la salud mental que se especialice en ayudar a personas con cáncer. Los profesionales de la salud mental pueden ayudar a los pacientes y sus familias a manejar y enfrentar sus sentimientos relacionado con el cáncer. Usted también puede encontrar estrategias para sobrellevar los efectos emocionales y sociales en una sección diferente de este sitio web. Esta sección incluye muchos recursos para buscar apoyo e información para satisfacer sus necesidades.

Cómo sobrellevar los efectos económicos

El tratamiento para el cáncer puede resultar costoso. Por lo general, genera estrés y ansiedad en las personas con cáncer y en sus familias. Además de los costos del tratamiento, muchas personas descubren que tienen gastos adicionales y no previstos en relación con su atención. A algunas personas, el alto costo de la atención médica les impide seguir o completar su plan de tratamiento para el cáncer. Esto puede poner en riesgo su salud y generar mayores costos en el futuro. Se alienta a los pacientes y a sus familias a que hablen acerca de sus inquietudes económicas con un integrante del equipo de atención médica. Es posible que haya recursos disponibles para ayudar con los costos relacionados con el cáncer. Obtenga más información sobre cómo manejar las consideraciones económicas en una parte diferente de este sitio web.

El cuidado de un ser querido con cáncer

Los familiares y los amigos en ocasiones desempeñan un papel importante en el cuidado de una persona con melanoma. Estas personas reciben el nombre de cuidadores. Los cuidadores pueden proporcionar apoyo físico, práctico y emocional al paciente, incluso si viven lejos.

Los cuidadores pueden tener diversas responsabilidades diarias, o según sea necesario, que incluyen las siguientes:

  • Proporcionar apoyo y aliento.

  • Conversar con el equipo de atención médica.

  • Administrar medicamentos.

  • Ayudar a manejar los síntomas y efectos secundarios.

  • Coordinar las citas médicas.

  • Llevar al paciente a las citas.

  • Asistir con las comidas.

  • Ayudar con las tareas domésticas.

  • Manejar asuntos del seguro y la facturación.

Obtenga más información sobre el cuidado de un ser querido con cáncer.

Cómo hablar con su equipo de atención médica sobre los efectos secundarios

Hable con su médico acerca de los efectos secundarios posibles antes de comenzar el tratamiento. Pregunte lo siguiente:

  • ¿Qué efectos secundarios son los más probables?

  • ¿Cuándo es probable que se produzcan?

  • ¿Qué podemos hacer para prevenirlos o aliviarlos?

Asegúrese de contarle a su equipo de atención médica sobre cualquier efecto secundario que se produzca durante el tratamiento y también después de este. Cuéntele incluso si no le parece que los efectos secundarios sean graves. Esta charla debería incluir los efectos físicos, emocionales y sociales del cáncer.

Además, pregunte cuánta atención puede llegar a necesitar en su hogar y en sus tareas cotidianas durante y después del tratamiento. Esto puede ayudarlo a preparar un plan para su cuidado. Cree un plan para su cuidado con esta hoja informativa de 1 página (en inglés) que incluye un plan de acción para ayudar a que el cuidado del paciente sea un esfuerzo colectivo. Esta hoja informativa gratuita está disponible en PDF, de manera que es fácil de imprimir.

¿Desea obtener más información sobre cómo llevar un registro de los efectos secundarios?

Cancer.Net ofrece varios recursos para ayudarlo a llevar un registro de sus síntomas y efectos secundarios. Tenga en cuenta que estos enlaces lo llevan a otras secciones de Cancer.Net:

  • Cancer.Net Mobile: la aplicación móvil de Cancer.Net gratuita le permite registrar de manera segura el momento y la gravedad de los síntomas y efectos secundarios.

  • Manejo del dolor de ASCO Answers: obtenga este cuadernillo de 36 páginas sobre la importancia del alivio del dolor, que incluye una hoja de seguimiento del dolor a fin de ayudar a los pacientes a registrar cómo los afecta el dolor. El cuadernillo gratuito está disponible en PDF, de manera que es fácil de imprimir.

  • Hojas de datos de ASCO Answers: lea las hojas informativas en inglés de 1 página sobre diarrea y erupción que incluyen una hoja de seguimiento para registrar el momento y la gravedad del efecto secundario. Estas hojas informativas gratuitas están disponibles en PDF, de manera que son fáciles de imprimir.

La siguiente sección de esta guía es Atención de seguimiento. Explica la importancia de los controles médicos una vez terminado el tratamiento del melanoma. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Melanoma - Atención de seguimiento

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 01/2019

EN ESTA PÁGINA: leerá acerca de su atención médica después de que el tratamiento contra el cáncer haya finalizado y por qué este tipo de atención de seguimiento es importante. Use el menú para ver otras páginas.

La atención de las personas que tienen un diagnóstico de melanoma no finaliza cuando ha terminado el tratamiento activo. Su equipo de atención médica seguirá verificando que el cáncer no haya regresado, manejará cualquier efecto secundario y monitoreará su salud general. Esto se denomina atención de seguimiento o vigilancia y monitoreo.

Este plan puede incluir exámenes físicos y dermatológicos (de la piel) regulares y/o pruebas médicas para monitorear su recuperación durante los próximos meses y años. El propósito del monitoreo es detectar la recurrencia o la diseminación de la enfermedad, así como la aparición de un melanoma primario nuevo. El programa de seguimiento y vigilancia de una persona con antecedentes de melanoma se basa en el riesgo de recurrencia de una persona, es personalizado y puede variar de una persona a otra. Las partes más importantes de esta vigilancia son sus antecedentes médicos y exámenes físicos.

Obtenga más información sobre la importancia de la atención de seguimiento.

Detectar una recurrencia

Un objetivo de la atención de seguimiento es verificar si hay una recurrencia, lo que significa que el cáncer ha regresado. El cáncer vuelve a aparecer porque áreas pequeñas de células cancerosas pueden permanecer sin ser detectadas en el cuerpo. Con el tiempo, la cantidad de estas células puede incrementarse hasta que se muestran en los resultados de las pruebas o causan signos o síntomas. Durante el control de seguimiento, un médico familiarizado con sus antecedentes médicos puede brindarle información personalizada sobre su riesgo de recurrencia. Su médico le hará preguntas específicas sobre su salud. A algunas personas se les pueden realizar análisis de sangre o pruebas por imágenes como parte de su atención de seguimiento habitual, pero las recomendaciones sobre las pruebas dependen de varios factores, incluidos el tipo y estadio del cáncer diagnosticado originalmente y los tipos de tratamiento proporcionados.

En general, los exámenes físicos y de la piel se realizan cada 3 a 6 meses durante los primeros 2 a 3 años, y a partir de entonces, una vez al año. Sin embargo, su médico le puede recomendar un cronograma de seguimiento diferente. Se puede recomendar una radiografía de tórax, una tomografía computarizada, una IRM, y/o una exploración por TEP-TC si el melanoma tiene más probabilidades de volver. Por lo general, no se aconseja la realización de estudios durante la atención de seguimiento en personas que se tratan por melanoma en la etapa inicial.

La anticipación antes de someterse a una prueba de seguimiento o el esperar los resultados de una prueba puede aumentarle el estrés a usted o a un familiar. Esto a veces se llama “ansiedad ante las pruebas”. Obtenga más información sobre cómo sobrellevar este tipo de estrés.

Prevenir y detectar segundos cánceres de piel

Las exploraciones de rutina con un examen de la piel en el que se pueda detectar un melanoma nuevo y cáncer de piel no melanoma son parte de la atención de seguimiento, como lo son usar protección solar y evitar el sol. Dentro de las exploraciones para detectar un melanoma y otros tipos de cáncer de piel se incluye el mapeo de los lunares (fotografía de los lunares) realizado por un médico u otro profesional de atención médica. Si es posible, pídale a su médico las copias de sus fotografías y aprenda cómo realizar un autoexamen de la piel. Cada vez hay más evidencias de que las personas a quienes se les realiza un seguimiento con fotografías se las diagnostica en un estadio más temprano del melanoma.

Es importante que proteja su piel de la radiación UV para ayudar a prevenir segundos cánceres de piel, ya sea melanoma o cáncer de piel no melanoma. Muchas personas que reciben tratamiento para melanoma llevan un estilo de vida activo al aire libre. Es importante tomar las medidas necesarias para evitar causarle más daño a la piel. Puede protegerse de un mayor daño solar de la siguiente manera:

  • Participar en actividades al aire libre antes de 10:00 a.m. o después de 4:00 p.m.

  • Usar mangas largas y pantalones largos.

  • Usar un protector solar de amplio espectro con factor de protección solar (FPS) de al menos 30. Recuerde que debe repetir la aplicación del protector cada 2 horas o, si tiene sudoración o está en el agua, a cada hora.

  • Usar anteojos de sol con protección UV.

  • Usar sombrero.

Una consideración importante tras el diagnóstico y el tratamiento del melanoma es adaptar el estilo de vida de una persona para protegerse del sol y evitarlo en todo momento, además de evitar dispositivos solares en interiores. Además, si una persona trabaja en un área donde hay una alta exposición a los rayos UV, puede haber cuestiones relacionadas con el trabajo a tener en cuenta. Obtenga más información en inglés sobre cómo proteger la piel del sol.

Cómo manejar los efectos secundarios a largo plazo y tardíos

La mayoría de las personas esperan tener efectos secundarios cuando reciben un tratamiento. Sin embargo, con frecuencia es sorprendente para los sobrevivientes que algunos efectos secundarios puedan persistir después del período de tratamiento. Estos efectos se denominan efectos secundarios a largo plazo. Otros efectos secundarios denominados efectos tardíos pueden desarrollarse meses o incluso años después. Los efectos a largo plazo y tardíos pueden incluir tanto cambios físicos como emocionales.

Hable con su médico sobre el riesgo de presentar dichos efectos secundarios según el tipo de cáncer, su plan de tratamiento individual y su salud general. Si le realizaron un tratamiento del cual se sabe que causa efectos tardíos específicos, es posible que se le realicen determinados exámenes físicos, exploraciones o análisis de sangre para ayudar a identificarlos y manejarlos.

Para un melanoma delgado y en etapa inicial, la cirugía generalmente es ambulatoria y necesita poca rehabilitación. Con un melanoma más grueso y posibles injertos cutáneos, quizás se necesite rehabilitación después del tratamiento, según dónde esté ubicado. Como se explicó en Cómo sobrellevar el tratamiento, algunos pacientes experimentan linfedema o dolor crónico. Hable con su equipo de atención médica acerca de cómo puede manejarlos.

Mantenimiento de registros de salud personales

Usted y su médico deben trabajar en conjunto para desarrollar un plan de atención de seguimiento personalizado. Asegúrese de consultar sobre cualquier inquietud que tenga en relación con su salud física o emocional futura. La American Society of Clinical Oncology ofrece formularios en inglés para ayudar a llevar un registro del tratamiento para el cáncer que recibió y desarrollar un plan de atención de sobrevivencia al finalizar el tratamiento.

Este también es un buen momento para hablar con su médico sobre quién dirigirá su atención de seguimiento. Algunos sobrevivientes siguen viendo al oncólogo, mientras que otros vuelven a la atención del médico general u otro profesional de atención médica. Esta decisión depende de varios factores, incluidos el tipo y el estadio del cáncer, los efectos secundarios, las reglas del seguro médico y sus preferencias personales.

Si un médico que no participó directamente en su atención del cáncer dirigirá el control de seguimiento, asegúrese de compartir con el médico el resumen del tratamiento del cáncer y los formularios del plan de atención de sobrevivencia, así como con todos los proveedores de atención médica futuros. Los detalles sobre su tratamiento para el cáncer son muy valiosos para los profesionales de atención médica que cuidarán de usted durante la vida.

La siguiente sección de esta guía es Sobrevivencia. Describe cómo sobrellevar los desafíos cotidianos después de un diagnóstico de cáncer. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Melanoma - Sobrevivencia

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 01/2019

EN ESTA PÁGINA: leerá acerca de cómo sobrellevar los desafíos cotidianos después de un diagnóstico de cáncer. Use el menú para ver otras páginas.

¿Qué es la sobrevivencia?

La palabra “sobrevivencia” significa distintas cosas para diferentes personas. Las definiciones frecuentes incluyen lo siguiente:

  • No tener signos de cáncer luego de haber finalizado el tratamiento.

  • Vivir con cáncer, sobrellevar el cáncer y sobrevivir a la enfermedad. Según esta definición, la sobrevivencia al cáncer comienza con el diagnóstico e incluye a las personas que continúan recibiendo tratamiento a largo plazo para reducir el riesgo de que el cáncer regrese o para manejar la enfermedad crónica.

La sobrevivencia es uno de los aspectos más complicados de tener cáncer. Se debe a que es diferente para cada persona.

Los sobrevivientes pueden experimentar una mezcla de sensaciones, incluidas alegría, preocupación, alivio, culpa y miedo. Algunas personas dicen que aprecian más la vida después de haber recibido el diagnóstico de cáncer y que han logrado una mayor aceptación de ellas mismas. Otras se vuelven muy ansiosas respecto a la salud y sienten incertidumbre en cuanto a cómo sobrellevar la vida cotidiana.

Los sobrevivientes pueden sentir algo de estrés o ansiedad cuando finaliza su tratamiento y las visitas al equipo de atención médica se hacen menos frecuentes. A menudo, las relaciones generadas con el equipo de atención del cáncer brindan una sensación de seguridad durante el tratamiento, y las personas extrañan este tipo de apoyo. Esto puede ser especialmente cierto cuando aparecen preocupaciones y desafíos nuevos con el tiempo, como cualquier efecto tardío del tratamiento, desafíos emocionales, incluidos el miedo a la recurrencia, problemas relacionados con la sexualidad y la fertilidad, y problemas económicos y del lugar de trabajo.

Cada sobreviviente tiene inquietudes y desafíos individuales. Ante cualquier desafío, un buen primer paso es ser capaz de reconocer los miedos y hablar sobre ellos. Para sobrellevar con eficacia una situación se requiere:

  • Entender el desafío al que se enfrenta.

  • Pensar en soluciones.

  • Pedir y permitir el apoyo de otros.

  • Sentirse cómodo con el curso de acción que eligió seguir.

A muchos sobrevivientes les resulta útil unirse a un grupo de apoyo en persona o a una comunidad en línea de sobrevivientes. Esto les permite hablar con personas que han tenido experiencias personales similares. Otras opciones para buscar apoyo incluyen hablar con un amigo o con un integrante de su equipo de atención médica, obtener asesoramiento individual o pedir asistencia en el centro de recursos de aprendizaje del lugar en donde recibió tratamiento.

El papel cambiante de los cuidadores

Los familiares y los amigos también pueden atravesar períodos de transición. Un cuidador desempeña un papel muy importante en cuanto a brindar apoyo a una persona a quien se le diagnosticó cáncer y brindar atención física, emocional y práctica todos los días o según sea necesario. Muchos cuidadores se centran en brindar este apoyo, especialmente si el período de tratamiento dura muchos meses o un tiempo más prolongado.

No obstante, cuando se completa el tratamiento, el rol del cuidador generalmente cambia. Con el tiempo, la necesidad de tener un cuidador debido al diagnóstico de cáncer se volverá mucho menor o llegará a su fin. Los cuidadores también pueden obtener más información en inglés sobre cómo adaptar su vida después de haber sido un cuidador.

Una perspectiva nueva sobre su salud

Para muchas personas, la sobrevivencia es una gran motivación para realizar cambios en el estilo de vida.

Se alienta a que las personas que se recuperan del melanoma sigan pautas establecidas para tener una buena salud, como no fumar, limitar el alcohol, alimentarse bien, manejar el estrés y proteger la piel del sol. La actividad física regular puede ayudarlo a recobrar su fuerza y nivel de energía. El equipo de atención médica puede ayudarlo a diseñar un plan de ejercicios adecuado según sus necesidades, sus aptitudes físicas y su nivel físico. Obtenga más información sobre cómo hacer elecciones para tener un estilo de vida saludable.

Es importante que se realice las pruebas y los controles médicos recomendados (consulte Atención de seguimiento) para cuidar de su salud. Es posible que se recomiende la rehabilitación del cáncer, y esto podría incluir cualquier servicio de una amplia gama de servicios como fisioterapia, asesoramiento vocacional, manejo del dolor, planificación nutricional o asesoramiento emocional. El objetivo de la rehabilitación es ayudar a la persona a recobrar el control sobre muchos aspectos de la vida y a permanecer tan independiente y productiva como sea posible.

Hable con su equipo de atención médica para desarrollar el plan de atención de sobrevivencia que mejor se adapte a sus necesidades.

¿Está buscando más recursos de sobrevivencia?

Para obtener más información sobre la sobrevivencia al cáncer, explore estos artículos relacionados. Tenga en cuenta que estos enlaces lo llevan a otras secciones de Cancer.Net:

  • Guía de sobrevivencia del cáncer de ASCO Answers: obtenga este cuadernillo de 44 páginas que ayuda a las personas con la transición a la vida después del tratamiento. Incluye formularios en blanco del resumen de tratamiento y del plan de atención de sobrevivencia. El cuadernillo gratuito está disponible en PDF, de manera que es fácil de imprimir.

  • Video educativo de Cancer.Net para pacientes: vea un video corto en inglés dirigido por un experto de la American Society of Clinical Oncology que proporciona información sobre lo que viene después de finalizar el tratamiento.

  • Recursos de sobrevivencia: Cancer.Net ofrece toda un área de este sitio web con recursos para ayudar a los sobrevivientes, y abarca a los que se encuentran en diferentes grupos de edades.

La siguiente sección es Preguntas para hacerle al equipo de atención médica a fin de ayudarlo a iniciar conversaciones con su equipo de atención del cáncer. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Melanoma - Preguntas para hacerle al equipo de atención médica

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 01/2019

EN ESTA PÁGINA: encontrará algunas preguntas para hacerle al médico u otros integrantes del equipo de atención médica, que lo ayudarán a comprender mejor su diagnóstico, el plan de tratamiento y la atención en general. Use el menú para ver otras páginas.

Es importante hablar con frecuencia con el equipo de atención médica para tomar decisiones informadas respecto de la atención médica. Las preguntas que aquí se sugieren son un punto de partida para ayudarlo a obtener más información sobre la atención y el tratamiento para el cáncer. También se aconseja que haga preguntas adicionales que sean importantes para usted. Le recomendamos que imprima esta lista y que la lleve a su próxima cita o que descargue la aplicación móvil gratuita de Cancer.Net,a fin de obtener una lista digital y otras herramientas interactivas para manejar su atención. También puede ser útil pedir a un familiar o amigo que asista con usted a las citas para ayudarla a tomar notas.

Preguntas para hacer después de recibir un diagnóstico

  • ¿Qué tipo o subtipo de melanoma tengo?

  • ¿Me puede explicar mi informe de anatomía patológica?

  • ¿En qué estadio se encuentra el melanoma? ¿Qué significa esto?

  • ¿Cuál es la profundidad del melanoma en milímetros?

  • ¿Está ulcerado el melanoma?

  • ¿El melanoma tiene actividad mitótica?

  • ¿Es probable que el melanoma se haya diseminado? ¿Por qué sí o por qué no?

Preguntas para hacer sobre cómo elegir un tratamiento y manejar los efectos secundarios

  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?

  • ¿En qué ensayos clínicos puedo participar? ¿Dónde están ubicados y cómo averiguo más sobre ellos?

  • ¿Qué plan de tratamiento me recomienda? ¿Por qué?

  • ¿Cuál es el objetivo de cada tratamiento? ¿Sirve para eliminar el cáncer, ayudar a que me sienta mejor o ambas cosas?

  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de cada opción de tratamiento, tanto a corto como a largo plazo? ¿Hay algo que podamos hacer para prevenirlos?

  • ¿Quiénes integrarán mi equipo de atención médica y qué hace cada integrante?

  • ¿Quién coordinará mi tratamiento general?

  • ¿Dequé manera el tratamiento afectará mi vida cotidiana? ¿Podré trabajar, hacer ejercicio y realizar mis actividades habituales?

  • ¿Este tratamiento podría afectar mi vida sexual? De ser así, ¿cómo y durante cuánto tiempo?

  • ¿Podría afectar este tratamiento mi capacidad de quedar embarazada o de tener hijos? De ser así, ¿debería hablar con un especialista en fertilidad antes de comenzar el tratamiento para el cáncer?

  • Si me preocupa cómo manejar los costos relacionados con la atención del cáncer, ¿quién me puede ayudar?

  • ¿Qué servicios de apoyo tengo a mi disposición? ¿Y a disposición de mi familia?

  • ¿A quién debo llamar si tengo preguntas o problemas?

Preguntas para hacer sobre la realización de cirugía

  • ¿Qué tipo de cirugía me recomienda?

  • ¿Debo realizarme una biopsia del ganglio linfático centinela para averiguar si hay diseminación a los ganglios linfáticos?

  • ¿La cirugía podrá eliminar todo el cáncer? ¿Necesitaré una cirugía adicional?

  • ¿Cuánto tiempo durará la operación?

  • ¿Cuánto tiempo estaré hospitalizado?

  • Después de la extracción quirúrgica del melanoma, ¿necesitaré un injerto de piel?

  • ¿Puede describir cómo será mi recuperación de la cirugía?

  • ¿Con quién debo comunicarme si experimento algún efecto secundario? ¿Cuán pronto debo comunicarme?

  • ¿Cuáles son los posibles efectos a largo plazo de la realización de esta cirugía?

  • ¿Necesitaré un tratamiento después de la cirugía?

Preguntas para hacer sobre el tratamiento adyuvante o sistémico

  • ¿Qué tipo de tratamiento se recomienda?

  • ¿Mi melanoma tiene una mutación genética de BRAF u otra mutación conocida? ¿Es la inmunoterapia o la terapia dirigida una opción para mí?

  • ¿Cuál es el objetivo de este tratamiento?

  • ¿Cuánto tiempo durará la administración de este tratamiento?

  • ¿Qué efectos secundarios puedo esperar durante el tratamiento?

  • ¿Con quién debo comunicarme si experimento algún efecto secundario? ¿Qué tan pronto debo comunicarme?

  • ¿Cuáles son los posibles efectos a largo plazo de realizar este tratamiento?

  • ¿Qué se puede hacer para prevenir o manejar estos efectos secundarios?

Preguntas para hacer sobre el melanoma en estadio III

  • ¿A cuántos ganglios linfáticos afectó el melanoma?

  • ¿Se extirpará el resto de los ganglios linfáticos? Si la respuesta es sí, ¿cuáles son las posibles complicaciones de la cirugía de los ganglios linfáticos?

  • ¿Se ha diseminado el melanoma fuera de los ganglios linfáticos? Esto se denomina extensión extraganglionar del melanoma. ¿Qué significa esto para mi tratamiento?

  • ¿Se recomienda la radioterapia u otro tratamiento después de la cirugía?

  • ¿Cuáles son los objetivos de cada tratamiento? ¿Cuál es mi pronóstico?

Preguntas para hacer sobre el melanoma en estadio IV

  • ¿A dónde se diseminó el melanoma? ¿Necesito una gammagrafía cerebral o una exploración por TEP-TC para saber a dónde se diseminó?

  • ¿Es una opción la extirpación quirúrgica de las metástasis, especialmente si hay 1 o 2 tumores presentes? Si lo es, ¿cuáles son los riesgos y los beneficios?

  • ¿Cuáles son los objetivos de cada tratamiento? ¿Cuál es mi pronóstico?

  • ¿Cómo se evitarán y manejarán los síntomas y efectos secundarios para reducir las molestias y aumentar mi calidad de vida?

Preguntas para hacer sobre cómo planificar la atención de seguimiento

  • ¿Cuál es la probabilidad de que reaparezca el cáncer? ¿Debería prestar atención a la aparición de signos o síntomas específicos?

  • ¿Qué medidas puedo tomar para reducir el riesgo de desarrollar un melanoma nuevo u otro tipo de cáncer de piel?

  • ¿Qué efectos secundarios a largo plazo o efectos tardíos son posibles según el tratamiento para el cáncer que recibí?

  • ¿Qué pruebas de seguimiento necesitaré y con qué frecuencia?

  • ¿Cómo obtengo un resumen del tratamiento y el plan de atención de sobrevivencia para conservarlos en mis registros personales?

  • ¿Quién estará a cargo de mi atención de seguimiento?

  • ¿Qué servicios de apoyo de sobrevivencia hay a mi disposición? ¿Y a disposición de mi familia?

  • ¿Los miembros de mi familia presentan un mayor riesgo de desarrollar melanoma?

La siguiente sección de esta guía es Recursos adicionales. Ofrece algunos recursos adicionales en el sitio web que pueden resultarle de utilidad. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Melanoma - Recursos adicionales

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 01/2019

EN ESTA PÁGINA: encontrará algunos enlaces útiles a otras áreas de Cancer.Net que proporcionan información sobre la atención y el tratamiento para elcáncer. Esta es la última página de la Guía para el melanoma de Cancer.Net. Use el menú para regresar y ver otras páginas.

Cancer.Net incluye muchas otras secciones sobre los aspectos médicos y emocionales del cáncer para la persona que ha recibido el diagnóstico y sus familiares y amigos. Este sitio web pretende ser un recurso para usted y sus seres queridos desde el momento del diagnóstico, durante el tratamiento y después de este.

Se incluyen a continuación algunos enlaces para ayudarlo a explorar otras partes de Cancer.Net:

Este es el final de la Guía para el melanoma de Cancer.Net. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.